Pin­tu­ras que nos mi­ran y nos in­clu­yen

Ne­re­te, Mu­la­tos, Es­pe­ran­za, Pla­yas Unidas, Pro­gre­so del Cam­po son al­gu­nos de los nom­bres de los con­se­jos co­mu­ni­ta­rios del mu­ni­ci­pio de La To­la, en el Pa­cí­fi­co na­ri­ñen­se, en los que, en reunio­nes con­vo­ca­das pa­ra res­ta­ble­cer sus de­re­chos, se di­bu­jó pa­ra dar

Arcadia - - ESPECIAL VICTIMAS - Her­nán Darío Co­rrea* Bo­go­tá Vea to­da la ga­le­ría de di­bu­jos en www.re­vis­taar­ca­dia.com *So­ció­lo­go y edi­tor. Au­tor del li­bro Co­mo mar­cas en la brecha (El Pe­re­grino Edi­cio­nes, 2016).

Car­to­gra­fía so­cial”, pin­tu­ras o di­bu­jos que na­rran; ex­pre­sio­nes ar­tís­ti­cas que son al mis­mo tiem­po me­mo­ria y proyección de fu­tu­ro, re­pre­sen­ta­cio­nes de los há­bi­tats sin­gu­la­res en ta­ble­ros o te­lo­nes don­de se re­cons­tru­ye o se aca­ba de in­ven­tar el te­ji­do so­cial ro­to por la vio­len­cia, o aún inaca­ba­do por un país que si­gue pla­nean­do su de­ve­nir te­rri­to­rial so­bre ma­pas di­se­ña­dos a es­ca­las geo­grá­fi­cas de 1:100.000, en los cua­les no se al­can­zan a de­no­tar los te­rru­ños con sus ele­men­tos de identidad más con­cre­tos. Va­lo­ra­cio­nes so­cia­les y per­so­na­les de la vi­vien­da, del cam­po de­por­ti­vo, de los cul­ti­vos, del “bos­que de res­pal­do” esen­cial en la vi­da de la gen­te del Pa­cí­fi­co, me­dian­te tra­zos que se agi­gan­tan o se con­traen al te­nor de los re­cuer­dos o de los an­he­los, co­mo aque­llos se­res enamo­ra­dos de bra­zos que se cre­cen pa­ra abra­zar me­jor a su pa­re­ja, en los gra­ba­dos eró­ti­cos de Pi­cas­so. Al­deas que gi­ran en el es­pa­cio oní­ri­co, a la ma­ne­ra de Cha­gall. Téc­ni­cas ar­tís­ti­cas que anidan en el al­ma poé­ti­ca de to­do ser hu­mano.

Vi­sio­nes in­te­gra­les del te­rri­to­rio de las co­mu­ni­da­des ne­gras des­de sue­ños so­ña­dos des­pier­tos, en tec­ni­co­lor o en blan­co y ne­gro, pa­ra de­no­tar la po­ten­cia de la es­pe­ran­za, o el va­cío de la muer­te y del des­po­jo, por co­lec­ti­vos que res­ca­tan las mi­cro­his­to­rias de la vi­da y del con­flic­to pa­ra el de­ve­nir na­cio­nal, y fun­da­men­tan la paz des­de los tué­ta­nos de víc­ti­mas que nos mi­ran y nos ha­blan co­mo “otros” des­de el en­vés del es­pe­jo de lo que nos ha pa­sa­do co­mo nación, in­clu­yén­do­nos, dan­do pie a una re­in­cor­po­ra­ción de to­dos co­mo agen­tes di­rec­tos o in­di­rec­tos de una his­to­ria pre­ña­da en una co­lom­bia­ni­dad que no aca­ba­mos de des­ci­frar, o de in­ven­tar…

Lec­tu­ras y re­la­tos pri­mi­ti­vis­tas que nos aso­man a len­gua­jes in­clu­yen­tes, fun­da­do­res de uni­ver­sos cul­tu­ra­les in­sos­pe­cha­dos en los ais­la­mien­tos ur­ba­nos, co­mo lo hi­cie­ron pa­ra la mo­der­ni­dad aque­llas pin­tu­ras del du­que de Berry, don­de se plas­ma­ron las je­rar­quías me­die­va­les de tie­rra y cie­lo, mien­tras trans­cu­rrían Las ho­ras de otros tiem­pos de tra­ba­jo, ora­ción y vio­len­cia; o co­mo lo hi­zo Orlando Ri­ve­ra, “Fi­gu­ri­ta”, en la na­cien­te con­tem­po­ra­nei­dad ba­rran­qui­lle­ra de La Cue­va.

Así nos mi­ran es­tas es­tam­pas re­crea­das por las víc­ti­mas miem­bros de co­mu­ni­da­des ne­gras de ve­re­das cu­yos nom­bres tam­bién re­ve­lan iden­ti­da­des, con­vic­cio­nes, ex­pec­ta­ti­vas: Ne­re­te, Mu­la­tos, Es­pe­ran­za, Pla­yas Unidas, Pro­gre­so del Cam­po… del mu­ni­ci­pio de La To­la, en el Pa­cí­fi­co na­ri­ñen­se, en reunio­nes con­vo­ca­das pa­ra res­ta­ble­cer sus de­re­chos, pro­pi­cia­das por equi­pos de jó­ve­nes apo­ya­dos por el Mi­nis­te­rio del In­te­rior en cum­pli­mien­to de los Au­tos 005 de 2009 y 073 de 2014 en se­gui­mien­to a la Sen­ten­cia T-025 de 2004 de la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal so­bre las víc­ti­mas del con­flic­to ar­ma­do.

Des­de allí los ha­bi­tan­tes de aque­llas ve­re­das nos pro­po­nen sus ver­da­des en es­tos tiem­pos en los que se quie­re ocul­tar la ver­dad en pos de la im­pu­ni­dad, o por la des­le­gi­ti­ma­ción de los ad­ver­sa­rios po­lí­ti­cos, y nos ofre­cen la opor­tu­ni­dad de cons­truir­nos des­de el mu­tuo re­co­no­ci­mien­to, con pro­yec­cio­nes ha­cia un país don­de to­dos ha­ble­mos, sig­ni­fi­que­mos, apor­te­mos a una con­ver­sa­ción ne­ce­sa­ria pa­ra ir de­jan­do atrás los due­los, los atur­di­mien­tos, la ra­bia y el do­lor, y po­da­mos re­cons­truir ve­cin­da­rios de paz, es­ce­na­rios en los que se res­pe­ten los ám­bi­tos del jue­go, del tra­ba­jo, de lo do­més­ti­co, los re­co­dos de la na­tu­ra­le­za, los ríos, los bos­ques, las pla­yas, los pai­sa­jes ur­ba­nos, co­mo es­pa­cios hu­ma­ni­za­dos que nos re­afir­man y dan po­si­bi­li­dad a la vi­da; en su­ma, co­mo ge­ne­ra­do­res del te­rri­to­rio co­mo há­bi­tat, co­mo po­si­bi­li­dad de in­ven­tar y re­crear, otra vez, la fe­li­ci­dad… •

Es­ta ini­cia­ti­va es un es­fuer­zo con­jun­to del Gru­po de Ar­ti­cu­la­ción pa­ra la Po­lí­ti­ca de Víc­ti­mas del Con­flic­to Ar­ma­do (GAPV) del Mi­nis­te­rio del In­te­rior y la Or­ga­ni­za­ción In­ter­na­cio­nal pa­ra las Mi­gra­cio­nes (OIM).

A par­tir de ta­lle­res, las co­mu­ni­da­des ne­gras de La To­la fue­ron dán­do­le una to­po­ni­mia a su his­to­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.