Tum­ba te­cho

Arcadia - - EDITORIAL - Por Ma­rio Jur­sich

En su res­pues­ta a mi co­lum­na “Heraldos de la res­tau­ra­ción”, pu­bli­ca­da en el nú­me­ro 143 de Ar­ca­dia, Evelio Rosero no so­lo se re­afir­ma en que exis­te una ima­gen ofi­cial de Si­món Bo­lí­var en nues­tro país, sino que me for­mu­la una se­rie de pre­gun­tas cu­ya fi­na­li­dad es –pa­ra

de­cir­lo con de­li­ca­de­za– pu­ra­men­te de­co­ra­ti­va.

“¿Que no hay ver­sión ofi­cial? –em­pie­za di­cien­do el au­tor de La ca­rro­za de Bo­lí­var–. Es la mis­ma que me hi­cie­ron es­tu­diar en el co­le­gio cuan­do se ha­bla­ba de his­to­ria de Co­lom­bia,la mis­ma que sin du­da es­tu­dió cuan­do ni­ño el co­men­ta­ris­ta Jur­sich, y so­bre to­do la mis­ma que hoy se lee en to­das las es­cue­las y co­le­gios de Co­lom­bia”.

Lo cu­rio­so es que, no obs­tan­te lo in­ape­la­ble de su ve­re­dic­to, Rosero se mues­tra in­ca­paz de re­cor­dar el tí­tu­lo de ese li­bro en que to­dos su­pues­ta­men­te apren­di­mos la le­yen­da ro­sa so­bre el Li­ber­ta­dor.yo me ima­gino que al es­cri­bir la fra­se el no­ve­lis­ta pas­tu­so te­nía en men­te la His­to­ria de Co­lom­bia (1910), de Ge­rar­do He­nao y Je­sús Ma­ría Arru­bla, pe­ro pa­ra su des­gra­cia ese ma­nual fue re­ti­ra­do co­mo tex­to obli­ga­to­rio de en­se­ñan­za ha­ce más de 35 años: es di­fí­cil que Rosero ha­ya es­tu­dia­do con él, yo cier­ta­men­te no lo hi­ce y por su­pues­to nin­gún ni­ño lo uti­li­za en la ac­tua­li­dad.

Se me ocu­rre que tan­ta con­fu­sión pro­vie­ne de que Rosero es­tá pen­san­do en reali­dad en otro país.en­ve­ne­zue­la,a di­fe­ren­cia de lo que su­ce­de en Co­lom­bia,sí exis­te un cul­to ofi­cial a Si­món Bo­lí­var. Eso sig­ni­fi­ca que to­dos los es­tu­dian­tes ve­ne­zo­la­nos cur­san una cá­te­dra bo­li­va­ria­na, apren­den un con­te­ni­do doc­tri­na­rio es­pe­cí­fi­co y leen unos tex­tos se­lec­cio­na­dos cui­da­do­sa­men­te por el Mi­nis­te­rio del Po­der Po­pu­lar. La mis­ma di­rec­triz es­ta­tal es res­pon­sa­ble de que ha­ya re­tra­tos de Bo­lí­var en ca­da ofi­ci­na del go­bierno, de que la mo­ne­da se lla­me “bo­lí­var fuer­te” y de que al Li­ber­ta­dor se le in­vo­que co­mo fuen­te di­rec­ta de las po­lí­ti­cas pú­bli­cas –al­go en lo que Hu­go Chá­vez Frías fue un con­su­ma­do maes­tro.

Es evi­den­te que no exis­te na­da pa­re­ci­do en nues­tro país. En Co­lom­bia los co­le­gios es­co­gen las lec­tu­ras de sus alum­nos, en las de­pen­den­cias ofi­cia­les no hay re­tra­tos del “pa­dre de la pa­tria”, los po­lí­ti­cos ra­ra vez men­cio­nan al Li­ber­ta­dor co­mo fuen­te ideo­ló­gi­ca de sus pro­gra­mas y Bo­lí­var no es la ima­gen le­gi­ti­ma­do­ra del va­lor de la mo­ne­da (aho­ra pre­fe­ri­mos ren­dir­le cul­to a don Ga­briel, a doña Vir­gi­nia y a doña Dé­bo­ra). Por eso me pa­re­ce ca­pri­cho­so, e in­clu­so ri­dícu­lo, sos­te­ner que hay una ver­sión ofi­cial de Li­ber­ta­dor en un país don­de los úni­cos que lo ci­tan son los ex­gue­rri­lle­ros de las Farc.

“¿Qué pue­de im­por­tar aho­ra la teo­ría de la ex­pia­ción?”, me si­gue di­cien­do Rosero en su res­pues­ta.“una le­gión de his­to­ria­do­res re­cu­rrió per­pe­tua­men­te a

ella pa­ra des­co­no­cer la co­lo­sal in­ves­ti­ga­ción his­tó­ri­ca efec­tua­da por Sa­ñu­do al­re­de­dor de Bo­lí­var”.

El pro­ble­ma es que el pro­pio Sa­ñu­do hu­bie­ra es­ta­do en desacuer­do. Con­tra lo que su­gie­re Rosero, su teo­ría de la ex­pia­ción, más que un de­ta­lle me­nor, es la ra­zón úl­ti­ma que da cohe­sión a to­dos sus em­pe­ños [no ol­vi­de­mos que el pri­mer li­bro del his­to­ria­dor pas­tu­so se lla­mó –¿pre­mo­ni­to­ria­men­te?– La ex­pia­ción de una ma­dre (1894) y que en los úl­ti­mos se­guía re­pi­tien­do “si las obras de un hom­bre aca­rrean con­se­cuen­cias a la so­cie­dad; con ma­yor ra­zón las de su je­fe o ca­be­za”].

Mu­cho de lo que Sa­ñu­do le atri­bu­ye a Bo­lí­var es cier­to, pe­ro ca­re­ce de im­por­tan­cia en tér­mi­nos his­to­rio­grá­fi­cos:pa­ra él no se tra­ta­ba de juz­gar con ecua­ni­mi­dad a Bo­lí­var, sino de pre­sen­tar­lo co­mo un “pe­ca­dor”. De ese mo­do lo­gra­ba jus­ti­fi­car em­pí­ri­ca­men­te la ne­ce­si­dad de una “ex­pia­ción”, que en el ca­so con­cre­to de Co­lom­bia pa­sa­ba por “sa­cri­fi­car” al pa­dre po­lí­ti­co y re­cha­zar lo que con él nos ha­bía lle­ga­do: la in­fluen­cia fran­ce­sa, el re­cha­zo de Es­pa­ña, la se­pa­ra­ción en­tre la Igle­sia y el Es­ta­do. Eso es pre­ci­sa­men­te lo que Rosero no en­tien­de: que “la co­lo­sal in­ves­ti­ga­ción his­tó­ri­ca” de su hé­roe in­te­lec­tual so­lo es un lar­guí­si­mo ro­deo pa­ra em­pren­der un pro­yec­to no me­nos co­lo­sal de res­tau­ra­ción po­lí­ti­ca. Me pa­re­ce ton­to, ade­más de anacró­ni­co, dar­le cré­di­to a un au­tor cu­yo pro­pó­si­to ex­plí­ci­to era echar atrás la In­de­pen­den­cia.

Rosero cie­rra su car­ta de res­pues­ta di­cien­do que yo com­par­to “la mio­pía his­tó­ri­ca al­re­de­dor de un gran­de co­mo Jo­sé Ra­fael Sa­ñu­do” y po­ne en du­da la re­la­ción de es­te con el prin­ci­pal lí­der del con­ser­va­tis­mo en la his­to­ria de Co­lom­bia.“¿cuá­les ideas –me pre­gun­ta– en la obra de Sa­ñu­do son las mis­mas de Lau­reano Gó­mez?”.

Di­ga­mos que la du­da me hi­zo son­reír. Por lo vis­to, aun­que lo con­si­de­ra una fi­gu­ra ex­cep­cio­nal, Rosero ig­no­ra que Sa­ñu­do se for­mó ba­jo el am­pa­ro del sa­cer­do­te Eze­quiel Moreno, el mis­mo que acon­se­ja­ba a sus fe­li­gre­ses em­pu­ñar las ar­mas con­tra los li­be­ra­les; que des­de muy jo­ven de­fen­dió la pe­na de muer­te; que abo­rre­cía el ar­te mo­derno y que siem­pre re­co­no­ció, co­mo pue­de ver­se en los pe­rió­di­cos de la épo­ca, la je­fa­tu­ra na­tu­ral del lla­ma­do “Mons­truo”.así que tal vez con­ven­ga for­mu­lar la pre­gun­ta de ma­ne­ra in­ver­sa: no cuá­les ideas en la obra de Sa­ñu­do son las mis­mas de Lau­reano Gó­mez, sino qué ideas de Sa­ñu­do es­tán en las de Lau­reano Gó­mez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.