LEC­CIO­NES DE OB­SER­VA­CIÓN

Ca­mi­lo Ho­yos

Arcadia - - CRÍTICA -

En 1922, Paul Éluard pu­bli­có en la edi­to­rial fran­ce­sa Au Sans Pa­reil su co­lec­ción de poe­mas Ré­pé­ti­tions, acom­pa­ña­da de ilus­tra­cio­nes de su ami­go y tam­bién su­rrea­lis­ta Max Ernst. En la por­ta­da que acom­pa­ña el li­bro, Ernst lo­gró plas­mar en mu­chos as­pec­tos lo que pa­ra 1922 era la idea su­rrea­lis­ta so­bre la mi­ra­da: a tra­vés de un co­lla­ge, to­mó la fa­mo­sa bo­la del ma­go Ro­bert-houdin y la con­vir­tió en un ojo atra­ve­sa­do por un hi­lo; se tra­ta del mis­mo ojo con­cep­tual que lue­go Bu­ñuel y Da­lí se en­car­gan de di­sec­cio­nar en las pri­me­ras es­ce­nas de El pe­rro an­da­luz (1929). Esas imá­ge­nes tam­bién es­ta­ban en el vie­jo le­tre­ro que col­ga­ron en la en­tra­da de las Ofi­ci­nas de In­ves­ti­ga­cio­nes Su­rrea­lis­tas, en el nú­me­ro 15 de la ca­lle Gre­ne­lle en Pa­rís, don­de se leía:“us­te­des que no ven, pien­sen en los que sí ven”. Di­cho en tér­mi­nos su­rrea­lis­tas: us­te­des, bur­gue­ses, lo son por su es­ta­do de ce­gue­ra; no­so­tros los ar­tis­tas so­mos quie­nes en reali­dad sa­be­mos mi­rar el mun­do.

Es di­fí­cil no pen­sar en esa no­ción de la mi­ra­da al com­pro­bar que el mun­do que vi­vi­mos es en reali­dad el mun­do que so­mos ca­pa­ces de ob­ser­var. Ma­ría Gain­za es­cri­be en El ner­vio óp­ti­co (Bue­nos Ai­res, 1975), a tra­vés de un len­gua­je na­rra­ti­vo, lo que pa­re­ce­rían ser unas lec­cio­nes so­bre có­mo ob­ser­var, no so­lo el ar­te pic­tó­ri­co al cual ha­ce re­fe­ren­cia en el li­bro, sino a sí mis­ma, pa­ra com­pren­der­se. Su na­rra­dor se com­pren­de me­dian­te la ob­ser­va­ción de un cua­dro.

Es di­fí­cil cla­si­fi­car es­te tex­to por­que en él no es cla­ro has­ta dón­de lle­ga la au­to­bio­gra­fía y en qué mo­men­to co­mien­za la fic­ción no­ve­les­ca. Pe­ro su con­te­ni­do pa­re­ce po­ner de re­lie­ve que eso es lo de me­nos, por­que lo que in­tere­sa es el pro­gra­ma de ob­ser­va­ción que pro­po­ne.

La na­rra­do­ra (de quien no sa­be­mos el nom­bre, más allá de que en al­gún mo­men­to men­cio­na que la pa­la­bra “mar” es­tá in­clui­da en su nom­bre), di­vi­de el li­bro en on­ce ca­pí­tu­los, o tex­tos, o cuen­tos se­pa­ra­dos, en los que pre­va­le­ce por lo ge­ne­ral un te­ma bio­grá­fi­co que es com­pren­di­do a tra­vés de un pintor, de al­gu­na obra en par­ti­cu­lar, o en mu­chos ca­sos, de la bio­gra­fía pro­pia de la au­to­ra. El pun­to de par­ti­da es al­gu­na anécdota fa­mi­liar (pa­dre, ma­dre, pri­ma, her­mano, etc.) de la que sin em­bar­go pa­re­ce de­cir lo mis­mo que afir­ma en el se­gun­do ca­pí­tu­lo: “No sa­bía bien adón­de ir pe­ro mi ins­tin­to de su­per­vi­ven­cia me lle­va siem­pre a los mu­seos, co­mo la gen­te en la gue­rra co­rría a los re­fu­gios an­ti­bom­bas”. No se tra­ta de vi­si­tar los mu­seos y las obras a par­tir de la es­pe­cu­la­ción, sino de com­pro­bar que en la lec­tu­ra y com­pren­sión de esas obras de ar­te se en­cuen­tran mu­chos se­cre­tos por des­ci­frar, o aca­so cla­ves que le per­mi­ten com­pren­der su pro­pia vi­da o sus pro­pios re­cuer­dos.

El li­bro con­tie­ne, por su­pues­to, una gran can­ti­dad de re­fe­ren­cias a pin­to­res que for­man par­te del ca­non oc­ci­den­tal y que han ha­bi­ta­do su pe­ri­fe­ria, co­mo Al­fred Dreux, Mark Roth­ko, Hen­ri Rous­seau, Gus­ta­ve Cour­bet y Tsu­guha­ru Fou­ji­ta. La gra­cia es­tá en la ma­ne­ra co­mo es­tos pin­to­res hablan a tra­vés de la plu­ma de Gain­za pa­ra acer­car­nos al mun­do.

El crí­ti­co de ar­te Victor Stoi­chi­ta di­jo en al­gu­na par­te que uno de los com­po­nen­tes que me­jor de­fi­nen, pa­ra bien y pa­ra mal, nues­tra no­ción y uti­li­dad de ar­te es esos le­tre­ros que siem­pre en­con­tra­mos en los mu­seos:“no to­car” y/o “No cru­zar es­ta lí­nea”. El oxí­geno que mu­chas ve­ces ali­men­ta la per­cep­ción y com­pren­sión de la obra pic­tó­ri­ca es su es­ta­do in­ape­la­ble fren­te a los sen­ti­dos; es de­cir, que no for­ma par­te de la es­fe­ra de nues­tra ex­pe­rien­cia. El li­bro de Gain­za es una afren­ta a esa re­gla o im­po­si­ción. Es una ex­pe­rien­cia que mues­tra las mu­chas ma­ne­ras en las que po­de­mos re­la­cio­nar­nos con el ar­te, siem­pre am­pa­ra­dos en una cues­tión: nues­tra ma­ne­ra de en­ten­der, de crear sen­ti­do a par­tir de una obra y un sis­te­ma de co­rres­pon­den­cias en el que apren­de­mos de los que sí pue­den ver.

El ner­vio óp­ti­co Ma­ría Gain­za La­gu­na Li­bros – Li­bros del Lau­rel 175 pá­gi­nas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.