OC­TA­VO MO­VI­MIEN­TO: LEN­TO LÁN­GUI­DO

Emi­lio San­mi­guel

Arcadia - - CRÍTICA -

Ocho años es­tu­vo al fren­te del mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra Ma­ria­na Gar­cés Cór­do­ba: los dos pe­rio­dos de go­bierno de Juan Ma­nuel San­tos. Ca­so úni­co, sal­vo el ya his­tó­ri­co epi­so­dio de Glo­ria Zea, que en su mo­men­to es­tu­vo al fren­te de Col­cul­tu­ra du­ran­te los go­bier­nos de Ló­pez y Tur­bay.

Zea sa­lió de Col­cul­tu­ra en 1982, en “olor de san­ti­dad”, por­que si bien es cier­to que no era una per­so­na “cul­ta” en el sen­ti­do tras­cen­den­tal de la pa­la­bra, hi­zo his­to­ria por el ins­tin­to que de­mos­tró al sa­ber­se ro­dear de quie­nes sí lo eran. Mu­si­cal­men­te ha­blan­do, de­jó fun­cio­nan­do un ex­ce­len­te co­ro es­ta­ble, la Ópe­ra de Co­lom­bia, que atra­ve­sa­ba en­ton­ces su épo­ca de oro; una com­pa­ñía de ba­llet clá­si­co que da­ba los pri­me­ros pa­sos en fir­me; y la Or­ques­ta Sin­fó­ni­ca Na­cio­nal de Co­lom­bia, que no atra­ve­sa­ba su me­jor mo­men­to, pe­ro es­ta­ba en pie.

La mú­si­ca, por el con­tra­rio, no fue la prio­ri­dad de Gar­cés. Ella mis­ma lo ha di­cho has­ta el can­san­cio: su prio­ri­dad fue in­cre­men­tar la lec­tu­ra, sa­car la se­gun­da Ley de Ci­ne y la Ley de Pa­tri­mo­nio Cul­tu­ral Su­mer­gi­do.y así fue. Por­que en ma­te­ria mu­si­cal, los re­sul­ta­dos no se com­pa­de­cen con la tra­yec­to­ria de la co­lom­bia­na que más car­gos ha­ya de­ten­ta­do en la bu­ro­cra­cia cul­tu­ral. En 1984, cuan­do era es­tu­dian­te de De­re­cho, fue nom­bra­da asis­ten­te de la di­rec­to­ra de Col­cul­tu­ra, Am­pa­ro Si­nis­te­rra de Car­va­jal, quien tam­bién lle­va­ba la di­rec­ción eje­cu­ti­va de la Or­ques­ta Fi­lar­mó­ni­ca de Ca­li y era miem­bro de la (en bue­na ho­ra des­apa­re­ci­da) Co­mi­sión de te­le­vi­sión. Lue­go vino a li­de­rar la car­te­ra ministerial.

El ba­lan­ce mu­si­cal de su ges­tión es mor­tal­men­te ma­gro. Res­ca­to su de­ci­di­da par­ti­ci­pa­ción en la res­tau­ra­ción del ór­gano de la Ca­te­dral Pri­ma­da de Bo­go­tá y ha­ber pa­tro­ci­na­do allí la rea­li­za­ción de los 16 con­cier­tos con la obra com­ple­ta pa­ra ór­gano de Johann Se­bas­tian Bach. Fue­ron 16 even­tos mul­ti­tu­di­na­rios sin pre­ce­den­tes en la his­to­ria del país. Pe­ro la in­ver­sión de 150.000 mi­llo­nes de pe­sos en la res­tau­ra­ción y am­plia­ción del Tea­tro Co­lón (di­ri­gi­do por su pro­pie­ta­rio) fran­ca­men­te no tie­ne pre­sen­ta­ción.tam­po­co la tie­ne que el Plan de Con­ser­va­to­rios de fron­te­ra, anun­cia­do en el con­cier­to bi­na­cio­nal de la Sin­fó­ni­ca Si­món Bo­lí­var con la Fi­lar­mó­ni­ca de Bo­go­tá en 2010, ha­ya ter­mi­na­do en agua de bo­rra­jas.

¿Dón­de es­tu­vo el error de Gar­cés? De­bo de­cir que en su mo­men­to aplau­dí sin re­ser­vas su nom­bra­mien­to, jus­ta­men­te por­que pre­su­mí que lle­ga­ba al mi­nis­te­rio con una ex­pe­rien­cia va­lio­sa. De he­cho, du­ran­te al­gu­nos años ha­bía ma­ni­fes­ta­do ser es­cép­ti­ca del cen­tra­lis­mo cul­tu­ral im­pe­ran­te en el país, que ella mis­ma pa­de­ció al fren­te de la di­rec­ción de las or­ga­ni­za­cio­nes cul­tu­ra­les de su de­par­ta­men­to. Pe­ro me atre­vo a de­cir, al me­nos en lo que a la mú­si­ca ata­ñe, que Gar­cés no tu­vo eso que ca­rac­te­ri­zó a Glo­ria Zea: sa­ber­se ro­dear, y delegar. Es un he­cho que en es­tos años con­cen­tró un po­der sin pre­ce­den­tes. De una u otra ma­ne­ra las ins­ti­tu­cio­nes mu­si­ca­les del país, con muy po­cas ex­cep­cio­nes, que­da­ron, di­rec­ta o in­di­rec­ta­men­te, ba­jo su do­mi­nio, y las en­tre­gó a per­so­nas que no da­ban la ta­lla, “es­pe­cia­lis­tas en ideas ge­ne­ra­les”.y así no se pue­de.

Co­sas co­mo la crea­ción, por ejem­plo, de una or­ques­ta ba­rro­ca pa­ra lle­var­le al pú­bli­co el re­per­to­rio uni­ver­sal y el pa­tri­mo­nio na­cio­nal que duer­me des­de ha­ce si­glos el sue­ño de los jus­tos, o re­vi­vir el inol­vi­da­ble Gru­po Co­lom­biano de Mú­si­ca Con­tem­po­rá­nea, sen­ci­lla­men­te no ocu­rrie­ron. Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, la ca­rre­ra de Mú­si­ca es­tá en la ofer­ta de to­das las uni­ver­si­da­des im­por­tan­tes de es­te país.tam­po­co em­pren­dió la rea­li­za­ción de una His­to­ria de la mú­si­ca en Co­lom­bia. De­bió por lo me­nos edi­tar de nue­vo la del pa­dre Jo­sé Ig­na­cio Per­do­mo de 1938, que des­de 1980 no ha vuel­to a la im­pren­ta. Ni en las li­bre­rías de vie­jo se con­si­gue un ejem­plar.tam­po­co apro­ve­chó es­tos ocho lar­gos años pa­ra, por lo me­nos, usar su in­fluen­cia y ha­cer que el es­tu­dio de la mú­si­ca re­gre­sa­ra a las au­las de los co­le­gios.

A la fi­nal, me pre­gun­to si es­to que es­cri­bo es del to­do jus­to. Por­que el pro­ble­ma es­tá en lo que de so­bra se sa­be: pa­ra los pre­si­den­tes la cul­tu­ra (ex­cep­tuan­do a Be­li­sa­rio Be­tan­cur) no es más que un fas­ti­dio con el cual hay que li­diar… Y los que la des­cu­bren, lo ha­cen tar­día­men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.