LA ES­CRI­TU­RA CO­MO MA­NI­FIES­TO

Arcadia - - LIBROS - Por Yohain­na Ab­da­la-me­sa* * PH.D. Uni­ver­si­dad de Den­ver

Cuen­tos com­ple­tos Mar­vel Moreno Pen­guin Ran­dom Hou­se | 410 pá­gi­nas

Es­ta obra es la re­edi­ción de la co­lec­ción com­ple­ta de los re­la­tos de Mar­vel Moreno, que en es­ta oca­sión rea­li­za el se­llo Al­fa­gua­ra. El vo­lu­men lle­ga al pú­bli­co co­lom­biano des­pués de un in­te­rés reite­ra­do de la nue­va crí­ti­ca en su obra y de la re­edi­ción de la no­ve­la En di­ciem­bre lle­ga­ban las bri­sas (Al­fa­gua­ra, 2014). Cuen­tos com­ple­tos in­clu­ye los tres li­bros de re­la­tos que es­cri­bió: Al­go tan feo en la vi­da de una se­ño­ra bien (Plu­ma, 1981), El en­cuen­tro y otros re­la­tos (El Án­co­ra, 1987) y Las fie­bres del Mi­ra­mar, que se pu­bli­có pós­tu­ma­men­te en la pri­me­ra edi­ción de Cuen­tos com­ple­tos (Nor­ma, 2001).

El vo­lu­men com­pren­de 27 re­la­tos, tres frag­men­tos y un en­sa­yo so­bre los cri­te­rios de la edi­ción que ex­pli­ca la la­bor de cu­ra­du­ría edi­to­rial rea­li­za­da por Jac­ques Gi­lard (†2008) y Fa­bio Ro­drí­guez Ama­ya, quie­nes tra­ba­ja­ron en los ma­nus­cri­tos y en los do­cu­men­tos de Moreno pa­ra res­ti­tuir la in­te­gri­dad de su obra.por eso los lec­to­res des­cu­bri­rán que el pri­mer li­bro de cuen­tos cam­bió de nom­bre y se ti­tu­la Oria­ne, tía Oria­ne, ha­cien­do alu­sión al re­la­to que ins­pi­ró la pe­lí­cu­la Oria­na (1985), cu­yo éxi­to en Can­nes fue un hi­to en su ca­rre­ra, tan­to co­mo lo fue es­ta mis­ma co­lec­ción. Aquí en­con­tra­mos re­la­tos co­mo “Au­to­crí­ti­ca”, una me­tá­fo­ra pro­di­gio­sa ba­sa­da en la con­fe­sión obli­ga­da del poe­ta He­ber­to Pa­di­lla fren­te a la Unión de Ar­tis­tas y Es­cri­to­res de Cuba en 1961, que Moreno vi­vió a fon­do cuan­do co­la­bo­ra­ba en la re­vis­ta Li­bre en Pa­rís. La no­ve­la ti­tu­la­da La no­che fe­liz de Ma­da­me Yvonne, en la que un vai­vén de per­so­na­jes apa­re­ce en una fies­ta de Carnaval del Ho­tel del Pra­do, es un cla­ro an­te­ce­den­te de su obra no­ve­lís­ti­ca y en don­de se in­tro­du­ce a Li­na, el mí­ti­co per­so­na­je, la na­rra­do­ra en­mas­ca­ra­da, eje de su mun­do fic­cio­nal.

La se­gun­da par­te del vo­lu­men la ocu­pa “El en­cuen­tro y otros re­la­tos”, es­cri­to en­tre 1986 y 1989. En es­ta obra se apre­cia un cam­bio im­por­tan­te en la for­ma de na­rrar, que se des­li­ga de la pro­sa poé­ti­ca del pri­mer li­bro, al­go que la crí­ti­ca en su mo­men­to re­ci­bió con cier­ta per­ple­ji­dad (ver la re­se­ña de Ma­ría Mer­ce­des Ca­rran­za en la re­vis­ta Se­ma­na, 22 de sep­tiem­bre de 1992). En es­ta co­lec­ción se des­ta­can cuen­tos co­mo “La som­bra”, en el cual una voz po­li­fó­ni­ca co­nec­ta los ecos del pa­sa­do, el pre­sen­te y el fu­tu­ro, y “El vio­lín”, un mo­nó­lo­go in­te­rior que ex­plo­ra las com­ple­ji­da­des de la re­la­ción ma­dre e hi­ja, y que se ale­ja del mun­do del Ca­ri­be.

En “Las fie­bres del Mi­ra­mar”, ter­ce­ra par­te de es­te vo­lu­men, se com­pi­lan los úl­ti­mos cuen­tos de Moreno, es­cri­tos en­tre 1994 y 1995, fe­cha de su muer­te.es­tas na­rra­cio­nes dan la im­pre­sión de per­te­ne­cer a di­fe­ren­tes pro­yec­tos crea­ti­vos y con­cep­tua­les en cier­nes. En “O.R.L.”, por ejem­plo, un gru­po de per­so­na­jes se con­fron­ta con la mi­ra­da del otro en el pa­no­ra­ma de­sola­dor del Hos­pi­tal Nec­ker de Pa­rís; y en “Mu­je­res, ¿han di­cho mu­je­res?” se ob­ser­va una es­truc­tu­ra que tie­ne ele­men­tos for­ma­les y te­má­ti­cos que apa­re­cen en la no­ve­la El tiem­po de las ama­zo­nas, que aún es­tá por edi­tar­se.

Cuen­tos com­ple­tos per­mi­te que los lec­to­res com­pren­dan la evo­lu­ción del pro­ce­so crea­ti­vo de es­ta au­to­ra du­ran­te ca­si tres dé­ca­das, per­ci­ban la trans­for­ma­ción en la pro­sa, en el dis­cur­so y en el len­gua­je, y entiendan la for­ma en que ex­plo­ra sus po­si­bi­li­da­des en la es­cri­tu­ra. Moreno re­vi­si­ta la me­mo­ria trans­cul­tu­ral de Barranquilla, pe­ro tam­bién exa­mi­na las va­rias dé­ca­das pa­sa­das en Pa­rís. Del po­der de la evo­ca­ción y la me­mo­ria, de la eru­di­ción del dis­cur­so ideo­ló­gi­co, se mue­ve a una ex­pre­sión más li­bre, no ca­nó­ni­ca del mo­men­to pre­sen­te,que pri­vi­le­gia el des­cu­bri­mien­to y el li­bre ejer­ci­cio de la se­xua­li­dad y que iro­ni­za so­bre el po­der re­pre­si­vo de ins­ti­tu­cio­nes co­mo el ma­triar­ca­do, la re­li­gión y el ma­tri­mo­nio.la es­cri­tu­ra de sus úl­ti­mos días se con­vier­te ade­más en un ma­ni­fies­to que ex­pre­sa las vi­ci­si­tu­des del do­lor fí­si­co, de la so­le­dad, del mie­do y de una cru­da per­cep­ción de la con­di­ción hu­ma­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.