La con­tro­ver­sia

Arcadia - - OPINIÓN -

EL 27 DE ABRIL, el go­bierno con­fir­mó quié­nes ha­rán los tres mo­nu­men­tos con las ar­mas que en­tre­ga­ron las Farc. La es­cul­to­ra bo­go­ta­na Do­ris Sal­ce­do es­ta­rá a car­go del de Co­lom­bia. La obra se lla­ma­rá Frag­men­tos y es­ta­ría lis­ta en agos­to. Sal­ce­do ya avan­za en la eje­cu­ción del mo­nu­men­to, que se al­za­rá en el ba­rrio La Can­de­la­ria de Bo­go­tá. An­tes de esos anun­cios, en sep­tiem­bre de 2017,Yo­lan­da Sie­rra (in­ves­ti­ga­do­ra de De­re­cho Cons­ti­tu­cio­nal de la Uni­ver­si­dad Ex­ter­na­do y ex­per­ta en te­mas de ar­te y jus­ti­cia tran­si­cio­nal) ha­bía or­ga­ni­za­do un co­lo­quio,“el mo­nu­men­to con las Ar­mas Fun­di­das de las FARC-EP. ¿Quién/có­mo/ dón­de de­be­ría ser/ha­cer o es­tar el mo­nu­men­to?”, en el que par­ti­ci­pa­ron víc­ti­mas, ar­tis­tas, ju­ris­tas y aca­dé­mi­cos, y del cual re­sul­tó un do­cu­men­to pú­bli­co con 29 re­co­men­da­cio­nes pa­ra su ela­bo­ra­ción. El do­cu­men­to fue en­tre­ga­do a Ro­dri­go Ri­ve­ra, al­to co­mi­sio­na­do pa­ra la paz, y avic­to­ria San­dino, de la Sub­co­mi­sión de Gé­ne­ro y Paz de las Farc. Las par­tes re­vi­sa­ron el do­cu­men­to y con­tem­pla­ron las re­co­men­da­cio­nes. La se­lec­ción, afir­mó el mi­nis­te­rio, se hi­zo a tra­vés de una con­vo­ca­to­ria en la que par­ti­ci­pa­ron 28 pro­yec­tos, cu­yos ju­ra­dos fue­ron la ar­tis­ta Cle­men­cia Eche­ve­rri, el cu­ra­dor Jo­sé Ro­ca y el di­rec­tor Li­san­dro Du­que. En cual­quier ca­so, la di­fu­sión y co­mu­ni­ca­ción so­bre ese pro­ce­so ha si­do par­ca.

Sin em­bar­go, Sie­rra te­me que la obra de Sal­ce­do no re­fle­je lo pac­ta­do en el acuer­do: “Más allá de la au­to­no­mía de la ar­tis­ta, en es­te ca­so hay un mar­co ju­rí­di­co; es­te es un mo­nu­men­to pac­ta­do en­tre el go­bierno na­cio­nal y las Farc, y por con­si­guien­te de­be in­cor­po­rar los pun­tos del acuer­do”. Una de sus in­quie­tu­des se ba­sa en al­go que ella lla­ma “Au­to­ría su­pra­per­so­nal”:“es­ta­mos ha­blan­do de ocho mi­llo­nes de víc­ti­mas: ese sím­bo­lo no de­be­ría te­ner el nom­bre de una per­so­na, ni de un ar­tis­ta, ni de un líder. El pro­ble­ma no es Sal­ce­do, se­ría igual si fue­ra un ar­tis­ta del Pu­tu­ma­yo. El pro­ble­ma es que el nom­bre de al­guien le res­ta la su­pra­per­so­na­li­dad que ga­ran­ti­za­ría que a to­das las víc­ti­mas se les tra­te por igual”. Por úl­ti­mo, Sie­rra afir­ma que es im­por­tan­te que en la con­se­cu­ción del mo­nu­men­to par­ti­ci­pen ac­ti­va­men­te las víc­ti­mas y la so­cie­dad. Es­to ha­ce pen­sar en la ne­ce­si­dad de que ha­ya un de­ba­te más pro­fun­do so­bre la con­cep­ción y cons­truc­ción del mo­nu­men­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.