Mil pa­la­bras por una ima­gen

Arcadia - - EDITORIAL - Por An­to­nio Ca­ba­lle­ro

An­to­nio Ca­ba­lle­ro

Es un idio­ta el que no cambia de opi­nión, di­jo un po­lí­ti­co co­lom­biano ex­cu­san­do sus pro­pias vol­te­re­tas. Al ver aho­ra las ma­ni­fes­ta­cio­nes con­tra Da­niel Or­te­ga en Ni­ca­ra­gua pien­so en eso, re­cor­dan­do que ha­ce cua­ren­ta años –ha­ce ya na­da me­nos que cua­ren­ta años– mu­chos, y en­tre esos mu­chos yo, aplau­día­mos

a Or­te­ga y a sus com­pa­ñe­ros san­di­nis­tas que es­ta­ban de­rro­can­do la dic­ta­du­ra he­re­di­ta­ria de los So­mo­za, im­pues­ta por los ne­go­cios de los Es­ta­dos Uni­dos. Aho­ra la ve­mos re­em­pla­za­da por la dic­ta­du­ra he­re­di­ta­ria de los Or­te­ga, res­pal­da­da por los ne­go­cios de la Chi­na, in­clu­yen­do el muy gran­de de la ex­ca­va­ción de un nue­vo ca­nal in­ter­oceá­ni­co pa­ra ri­va­li­zar con el de Pa­na­má. No me arre­pien­to de ha­ber aplau­di­do el de­rro­ca­mien­to de la dic­ta­du­ra del úl­ti­mo So­mo­za. Sí me arre­pien­to de ha­ber aplau­di­do la as­cen­sión al po­der del pri­mer Or­te­ga, de su es­po­sa y vi­ce­pre­si­den­ta Ro­sa­rio Mu­ri­llo, y de sus mu­chos hi­jos.

Pe­ro, ¿quie­re de­cir eso que no soy un idio­ta, pues­to que he cam­bia­do de opi­nión con res­pec­to a Or­te­ga? Por­que no creo que sea Or­te­ga el que se con­si­de­re idio­ta. Tras el triun­fo de la Re­vo­lu­ción San­di­nis­ta en l979 go­ber­nó el país por diez años, has­ta 1990, en­fren­tán­do­se a la gue­rri­lla de los Con­tras, res­pal­da­da por los Es­ta­dos Uni­dos. De­rro­ta­do en las elec­cio­nes, quin­ce años pa­só en la opo­si­ción, has­ta que, alia­do con sus has­ta en­ton­ces ene­mi­gos de la de­re­cha, re­con­quis­tó el po­der en 2006, pa­ra no sol­tar­lo más. De mo­do que ha go­ber­na­do Ni­ca­ra­gua du­ran­te vein­ti­dós años: ca­si el do­ble que su pre­de­ce­sor Anas­ta­sio So­mo­za. Y por su re­suel­ta in­ten­ción de se­guir en el po­der es de su­po­ner que es­tá per­fec­ta­men­te sa­tis­fe­cho de sí mis­mo.

No pien­san lo mis­mo otros mu­chos ni­ca­ra­güen­ses. Es­ta fo­to­gra­fía de agen­cia (afp) nos mues­tra las pro­tes­tas con­tra Or­te­ga y su mu­jer que aho­ra sa­cu­den con san­gre a Ni­ca­ra­gua. Es muy po­co re­ve­la­do­ra so­bre la cruen­ta re­be­lión, que lle­va ya va­rias se­ma­nas y ca­si tres cen­te­na­res de muer­tos, y a la vez muy elo­cuen­te en cuan­to a la mo­nó­to­na co­ti­dia­ni­dad de las gue­rras en es­ta tris­te América mes­ti­za. Una enor­me pan­car­ta con­tra Or­te­ga ocu­pa

la fo­to ca­si por com­ple­to, pe­ro el in­te­rés no es­tá ahí, sino en su es­qui­na de­re­cha.

Ahí, un hom­bre gor­do de bo­tas pan­ta­ne­ras y blu­yins (pro­ba­ble­men­te made in Chi­na so­bre el mo­de­lo uni­ver­sal nor­te­ame­ri­cano), y des­te­ñi­da ca­mi­se­ta ama­ri­lla (que a lo me­jor lle­va en el pe­cho un es­lo­gan en in­glés o un Mic­key Mou­se, co­mo las de los pe­rio­dis­tas ase­si­na­dos ha­ce unas se­ma­nas en la fron­te­ra colombo-ecua­to­ria­na), ca­mi­na tran­qui­la­men­te ha­cia una ba­rri­ca­da cui­da­do­sa­men­te, me­ticu­losa­men­te cons­trui­da con ado­qui­nes: ya la qui­sie­ran los in­ge­nie­ros de Hi­droi­tuan­go. De una mano le cuel­gan dos ga­lli­nas ata­das por las pa­tas, y de la otra un ta­le­go de plás­ti­co con tres o cua­tro hue­vos. Aún sin ver­le la ca­ra se no­ta que no ha leí­do el enor­me le­tre­ro que cuel­ga de la ba­rri­ca­da: Or­te­ga Ven­de Pa­tria.

Y se no­ta tam­bién que pa­ra él la ba­rri­ca­da rebelde es sim­ple­men­te un obs­tácu­lo in­có­mo­do que lo obli­ga a dar un ro­deo en el ca­mino de su ca­sa, don­de pien­sa pre­pa­rar un san­co­cho con su par de ga­lli­nas. A es­te se­ñor la su­ble­va­ción con­tra Da­niel Or­te­ga lo tie­ne sin cuidado. Sim­ple­men­te le mo­les­ta, co­mo es pro­ba­ble que ha­ce cua­ren­ta años le mo­les­ta­ra a su pa­dre aque­lla otra su­ble­va­ción de Or­te­ga y sus com­pa­ñe­ros con­tra Anas­ta­sio So­mo­za. Co­sas que se re­pi­ten en el ru­ti­na­rio eterno re­torno de to­das las co­sas. Nietz­che, Marx, He­gel mi­ra­rían sin du­da con des­dén a es­te pa­cho­rru­do ciu­da­dano, tan in­di­fe­ren­te a los ava­ta­res del Es­pí­ri­tu.

Pe­ro es que es­ta­mos en Ni­ca­ra­gua. En es­ta América tro­pi­cal de la cual los fi­ló­so­fos ale­ma­nes di­je­ron al uní­sono que so­lo ha­bía con­tri­bui­do al de­ve­nir de la His­to­ria (usan­do la ma­yús­cu­la pro­pia de los sus­tan­ti­vos en ale­mán) con el Ar­te de be­ber Aguar­dien­te: Kunst des Sch­naps­bren­nens, si he de creer­le –y no es­toy muy se­gu­ro– al dic­cio­na­rio es­pa­ñol-ale­mán de mís­ter Goo­gle.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.