LA MÚ­SI­CA DEL PA­CÍ­FI­CO

Arcadia - - ESPECIAL - Ma­nuel Se­vi­lla* * Pro­fe­sor de la Pon­ti­fi­cia Uni­ver­si­dad Ja­ve­ria­na de Ca­li e in­te­gran­te del co­mi­té con­cep­tual del Fes­ti­val Pe­tro­nio Ál­va­rez des­de 2010

Al igual que la aca­de­mia, la in­dus­tria mu­si­cal se to­mó su tiem­po en fi­jar­se en el Pa­cí­fi­co

Por años, el ais­la­mien­to geo­grá­fi­co y sim­bó­li­co de la re­gión y la po­de­ro­sa atrac­ción de otros com­ple­jos cul­tu­ra­les (co­mo el Ca­ri­be) man­tu­vie­ron a la mú­si­ca del Pa­cí­fi­co le­jos de la in­ves­ti­ga­ción, la do­cu­men­ta­ción sis­te­má­ti­ca y la in­dus­tria. Pro­po­ne­mos dis­tin­tas ma­ne­ras de apro­xi­mar­se a su di­ver­si­dad.

Lo que se co­no­ce co­mo el Pa­cí­fi­co co­lom­biano se ex­tien­de des­de la fron­te­ra con Pa­na­má (Pa­cí­fi­co nor­te) has­ta los lí­mi­tes con Ecua­dor (Pa­cí­fi­co sur). La zo­na que más pre­sen­te es­tá en el ima­gi­na­rio de los co­lom­bia­nos es la fran­ja que co­rre en­tre la Cordillera Oc­ci­den­tal y el océano. Otra, me­nos co­no­ci­da, es­tá com­pues­ta por el va­lle del río Cau­ca, al sur de la ciu­dad de Ca­li, y por el va­lle del río Pa­tía, al sur de Po­pa­yán (Pa­cí­fi­co in­ter­an­dino). Es­ta vas­ta re­gión es el ho­gar de nu­me­ro­sas co­mu­ni­da­des cam­pe­si­nas ne­gras que en su ma­yo­ría se ga­nan la vi­da co­mo agri­cul­to­res y pes­ca­do­res de los ríos ve­ci­nos y del mar, y co­mo asa­la­ria­dos y pe­que­ños co­mer­cian­tes en los pun­tos se­mi­rru­ra­les.

Por si­glos, la mú­si­ca tra­di­cio­nal ha si­do par­te de su co­ti­dia­ni­dad en los ca­se­ríos, los mu­ni­ci­pios me­dia­nos y, más re­cien­te­men­te, tam­bién en ciu­da­des co­mo Ca­li, Me­de­llín y Bue­na­ven­tu­ra, don­de mu­chos mi­gran­tes han echado raí­ces. Con un pa­trón mu­si­cal co­mún de me­lo­días, acom­pa­ña­mien­to y per­cu­sión que se or­ga­ni­za en for­ma­tos pro­pios de ca­da su­bre­gión, es­cu­char y ha­cer mú­si­ca es al­go que se per­ci­be y se vi­ve co­mo una tra­di­ción cen­tral y de­fi­ni­to­ria de la iden­ti­dad cul­tu­ral afro­pa­cí­fi­ca co­lom­bia­na.a pe­sar de es­ta re­le­van­cia, es po­co lo que se co­no­ce al res­pec­to fue­ra del te­rri­to­rio mis­mo, o en­tre las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes que han cre­ci­do en las ciu­da­des. El re­la­ti­vo ais­la­mien­to geo­grá­fi­co y sim­bó­li­co de la ma­yor par­te de esa re­gión fren­te al res­to del país, y la po­de­ro­sa atrac­ción de otros com­ple­jos cul­tu­ra­les (la re­gión Ca­ri­be, por ejem­plo), man­tu­vie­ron esas tra­di­cio­nes mu­si­ca­les por fue­ra de las prio­ri­da­des de la in­ves­ti­ga­ción uni­ver­si­ta­ria y de un tra­ba­jo de do­cu­men­ta­ción sis­te­má­ti­ca (sal­vo al­gu­nas ex­cep­cio­nes de in­te­lec­tua­les y co­no­ce­do­res, co­mo la cé­le­bre “ex­pe­di­ción cul­tu­ral” al Pa­cí­fi­co sur que li­de­ró De­lia Za­pa­ta Oli­ve­lla en los años se­sen­ta con el apo­yo del Ins­ti­tu­to Po­pu­lar de Cul­tu­ra de Ca­li, o el es­tu­dio so­bre los bai­les de ju­ga del nor­te del Cau­ca que hi­cie­ron Jai­me Aten­cio Ba­bi­lo­nia e Isa­bel Cas­te­lla­nos en la Uni­ver­si­dad del Va­lle en 1982).

Al igual que la aca­de­mia, la in­dus­tria mu­si­cal se to­mó su tiem­po en fi­jar­se en la re­gión. Las dis­que­ras sur­gie­ron en Co­lom­bia a fi­na­les de los años cin­cuen­ta y se con­cen­tra­ron en las mú­si­cas an­di­nas co­lom­bia­nas y los gé­ne­ros bai­la­bles del Ca­ri­be. En los ca­tá­lo­gos, la mú­si­ca del Pa­cí­fi­co es­ta­ba re­pre­sen­ta­da ex­clu­si­va­men­te por la fi­gu­ra de Nés­tor Ur­bano Te­no­rio, co­no­ci­do co­mo Pe­re­go­yo, un in­tér­pre­te y com­po­si­tor de Bue­na­ven­tu­ra que ga­nó re­nom­bre na­cio­nal en 1961 con su ver­sión de “Mi Bue­na­ven­tu­ra”. Esa pie­za ha­bía si­do com­pues­ta co­mo un ca­den­cio­so la­men­to de ai­res an­ti­lla­nos por Pe­tro­nio Ál­va­rez Quin­te­ro, un ma­qui­nis­ta de tren ver­sa­do en los rit­mos ca­ri­be­ños.

An­sio­so por en­trar en la mo­vi­da de la mú­si­ca bai­la­ble, y con buen ol­fa­to de arre­glis­ta co­mer­cial, Pe­re­go­yo eli­mi­nó la gui­ta­rra ori­gi­nal, ace­le­ró el tem­po y gra­bó la pie­za con un for­ma­to de or­ques­ta de bai­le. El so­ni­do bri­llan­te de los me­ta­les se com­ple­men­tó con la voz de Mar­qui­tos Mi­col­ta, quien, co­mo Pe­tro­nio, mi­ra­ba más ha­cia Cuba que ha­cia la mú­si­ca de ma­rim­ba que in­ter­pre­ta­ban los cam­pe­si­nos en los es­te­ros ve­ci­nos al puer­to. La can­ción se vol­vió un éxi­to y per­ma­ne­ció por dé­ca­das co­mo ícono de la mú­si­ca po­pu­lar de la re­gión. So­lo has­ta el año 2000 la mú­si­ca del Pa­cí­fi­co vol­vió a so­nar a ni­vel na­cio­nal con “La va­mo a tum­bá”, del gru­po cho­coano Sa­bo­reo.

Si es­to ha pa­sa­do con la mú­si­ca po­pu­lar he­cha en el Pa­cí­fi­co, que se su­po­ne tie­ne ma­yo­res po­si­bi­li­da­des de di­fu­sión, no sor­pren­de en­ton­ces que el des­co­no­ci­mien­to de las mú­si­cas tra­di­cio­na­les sea in­clu­so ma­yor.

UN PRO­CE­SO SO­CIAL

Una bue­na es­tra­te­gia pa­ra apro­xi­mar­se a esa di­ver­si­dad des­co­no­ci­da es pen­sar la mú­si­ca a par­tir de los di­fe­ren­tes con­tex­tos de in­ter­pre­ta­ción y es­cu­cha. En con­tras­te con las mú­si­cas co­mer­cia­les, las mú­si­cas tra­di­cio­na­les sur­gen y se man­tie­nen co­mo par­te de pro­ce­sos so­cia­les más am­plios, don­de el fo­co no siem­pre es la mú­si­ca. En las su­bre­gio­nes del Pa­cí­fi­co co­lom­biano, hay tres con­tex­tos prin­ci­pa­les en los que aún se in­ter­pre­ta y se es­cu­cha mú­si­ca tra­di­cio­nal: las ce­le­bra­cio­nes en torno a vír­ge­nes y san­tos, los es­pa­cios de in­ter­ac­ción fes­ti­va con ami­gos y fa­mi­lia­res, y los ri­tua­les fu­ne­ra­rios. Ca­da uno de ellos re­ci­be un nom­bre di­fe­ren­te se­gún la su­bre­gión y es­tá aso­cia­do a prác­ti­cas mu­si­ca­les par­ti­cu­la­res.

El pri­mer con­tex­to son los en­cuen­tros de per­so­nas que se con­gre­gan pa­ra ado­rar a un san­to, al ni­ño Dios o a la Vir­gen Ma­ría. Se tra­ta, an­te to­do, de ce­le­bra­cio­nes re­li­gio­sas con una sec­ción ini­cial muy so­lem­ne que deriva lue­go en una fies­ta. Es­tán, por ejem­plo, las fies­tas de San Fran­cis­co de Asís en Quib­dó (Pa­cí­fi­co nor­te), las bal­sa­das de la­vir­gen de la Inmaculada Con­cep­ción y la Vir­gen de Ato­cha (Pa­cí­fi­co sur) y las ado­ra­cio­nes del ni­ño Dios (nor­te del Cau­ca y sur del­va­lle). En es­tas ce­le­bra­cio­nes pri­man las can­cio­nes con tex­tos re­li­gio­sos.aquí son las mu­je­res quie­nes li­de­ran tan­to la pre­pa­ra­ción (imá­ge­nes, ve­las y al­ta­res) co­mo la in­ter­pre­ta­ción de los can­tos, que tie­nen en su ma­yo­ría una es­truc­tu­ra res­pon­so­rial. Uno de los gé­ne­ros del Pa­cí­fi­co sur son los bun­des (“Ve­lo qué bo­ni­to”;“al al­ba”; y las ju­gas (“San Jo­sé ben­di­to”), mien­tras que en el Pa­cí­fi­co in­ter­an­dino se es­cu­chan las ju­gas (“Sal­ve rei­na y ma­dre”) y un am­plí­si­mo re­per­to­rio de re­ci­ta­cio­nes o “loas” que re­crean pa­sa­jes del na­ci­mien­to de Je­sús.

El se­gun­do con­tex­to es la fies­ta, que, con mu­cha fre­cuen­cia, le si­gue a la fes­ti­vi­dad re­li­gio­sa. Qui­zás el más co­no­ci­do es el cu­rru­lao del Pa­cí­fi­co sur, que en otros tiem­pos era lla­ma­do “bai­le de ma­rim­ba”: un es­pa­cio don­de se cuen­tan chis­tes y cuen­tos, se be­be li­cor, se co­me en abun­dan­cia, se can­ta y se to­ca la ma­rim­ba. (Es fre­cuen­te que los gé­ne­ros mu­si­ca­les y los con­tex­tos don­de se in­ter­pre­tan ten­gan el mis­mo nom­bre, co­mo en es­te ca­so y otros que ve­re­mos más ade­lan­te.)

Una tra­di­ción equi­va­len­te en el nor­te del Cau­ca eran las que­mas, una se­re­na­ta co­lec­ti­va que se lle­va­ba a una ca­sa co­mo ges­to de des­agra­vio en­tre fa­mi­lia­res y ami­gos, y que ter­mi­na­ba al ama­ne­cer con la par­ti­ci­pa­ción de los ve­ci­nos y to­do aquel que qui­sie­ra unir­se. La­men­ta­ble­men­te, no hay re­gis­tros re­cien­tes de es­ta for­ma de re­con­ci­lia­ción a tra­vés de la mú­si­ca.

Los gé­ne­ros tra­di­cio­na­les de los es­pa­cios fes­ti­vos del Pa­cí­fi­co sur son los cu­rru­laos (“Adiós Margarita”; “quí­ta­te de mi es­ca­le­ra”) y sus va­rian­tes de bam­bu­co vie­jo (“A Gua­pi”, “Mi­ran­do”): be­re­jú, pan­go y pa­ta­co­ré. Es­tán tam­bién las ju­gas pro­fa­nas (“Ron­ca ca­na­le­te”; “La gua­ya­bi­ta”), el torbellino y la rum­ba (“La me­mo­ria de Justino”).aquí los va­ro­nes tie­nen más pro­ta­go­nis­mo, prin­ci­pal­men­te por la in­ter­pre­ta­ción de la ma­rim­ba. Es usual que el mis­mo ma­rim­be­ro sea quien lle­ve la voz prin­ci­pal y quien li­de­re al gru­po, in­te­gra­do por ins­tru­men­tos de per­cu­sión y vo­ces. Pa­ra el ca­so del Pa­cí­fi­co nor­te, el com­po­si­tor e in­ves­ti­ga­dor quib­do­se­ño Leo­ni­das Va­len­cia pro­po­ne una di­fe­ren­cia­ción en­tre los gé­ne­ros pro­pios y los in­fluen­cia­dos. En­tre los pri­me­ros es­tán el abo­zao, el le­van­ta­pol­vo, el po­rro cho­coano, el son cho­coano, el tam­bo­ri­to, el sa­po­rron­dó. Los se­gun­dos son ver­sio­nes lo­ca­les de gé­ne­ros eu­ro­peos ins­tru­men­ta­les e in­clu­yen ma­zur­cas, jo­tas, pol­kas, con­tra­dan­zas y la dan­za cho­coa­na. En el va­lle del Pa­tía se en­cuen­tran el bam­bu­co pa­tiano y el son pa­tiano, es­te úl­ti­mo con cla­ras influencias an­ti­lla­nas; al nor­te del Cau­ca, las ju­gas o fu­gas, con te­má­ti­cas cam­pe­si­nas que se adap­tan a me­lo­días co­mu­nes a la ma­yo­ría de agru­pa­cio­nes.

El ter­cer con­tex­to so­cial son los ve­lo­rios. Los de los ni­ños, co­no­ci­dos co­mo gua­líes en el Pa­cí­fi­co nor­te, chi­gua­los en el Pa­cí­fi­co sur y bun­des en el Pa­cí­fi­co in­ter­an­dino, se rea­li­zan cuan­do mue­re un pe­que­ño me­nor de sie­te u ocho años, y la mú­si­ca le im­pri­me a es­te epi­so­dio do­lo­ro­so un sen­ti­mien­to de es­pe­ran­za, pues se con­si­de­ra que el ni­ño mu­rió “con el al­ma pu­ra”. En al­gu­nos ca­sos, el cuer­po del di­fun­to se cu­bre con flo­res y se can­ta y se bai­la a su al­re­de­dor. El ve­lo­rio de los adul­tos, en cam­bio, sí se vi­ve co­mo un even­to trá­gi­co, ya que el ma­yor co­no­ció el pe­ca­do. En es­tos ca­sos se re­za du­ran­te nue­ve días (no­ve­na­rio) y se can­ta ala­baos en la úl­ti­ma no­che.

En el ca­so de los ve­lo­rios de ni­ños, el gé­ne­ro prin­ci­pal es el bun­de, que es­tá pre­sen­te en las tres su­bre­gio­nes y don­de las vo­ces apa­re­cen acom­pa­ña­das por una ba­se de per­cu­sión so­bria. En los ve­lo­rios de adul­tos se in­ter­pre­tan los ala­baos, me­lan­có­li­cos can­tos a ca­pe­la que sue­len in­cluir tex­tos to­ma­dos de la an­ti­gua poe­sía po­pu­lar his­pá­ni­ca y en los cua­les se ex­po­nen po­li­fo­nías (va­rias vo­ces

con me­lo­días com­ple­men­ta­rias) de al­to ni­vel de ela­bo­ra­ción (“Qué bo­ni­ta es­tá la tum­ba”).

LOS INS­TRU­MEN­TOS

La or­ga­no­lo­gía o con­for­ma­ción ins­tru­men­tal es otra ti­po­lo­gía útil pa­ra acer­car­se a los rit­mos del Pa­cí­fi­co. La pri­me­ra es la de los ins­tru­men­tos de per­cu­sión: bom­bo, cu­nuno (un ti­po de tam­bor ver­ti­cal) y gua­sá (un so­na­je­ro ci­lín­dri­co de ma­de­ra y se­mi­llas se­cas) pa­ra el Pa­cí­fi­co sur; tam­bo­ra (en oca­sio­nes con pla­ti­llo), re­do­blan­te y ma­ra­cas pa­ra el Pa­cí­fi­co in­ter­an­dino; y bom­bo, re­do­blan­te y pla­ti­llo de la­tón pa­ra el Pa­cí­fi­co nor­te.

En se­gun­do lu­gar es­tán los ins­tru­men­tos de rit­mo ar­mó­ni­co, que son la ba­se que acom­pa­ña la me­lo­día. En los valles in­ter­an­di­nos es­tán el con­tra­ba­jo, el ti­ple, la gui­ta­rra y la tu­ba (pa­ra los con­jun­tos de vien­tos); en el nor­te, el bom­bar­dino, y en el sur, la ma­rim­ba (cu­ya fun­ción de acom­pa­ña­mien­to se co­no­ce co­mo “bor­dón”) y las flau­tas de al­gu­nos con­jun­tos pre­sen­tes en la zo­na del río Na­pi, cer­ca de Gua­pi, Cau­ca (en es­te for­ma­to el acom­pa­ña­mien­to per­cu­si­vo in­clu­ye el trián­gu­lo).

Por úl­ti­mo se en­cuen­tran los ins­tru­men­tos me­ló­di­cos, que sue­len ser los más re­co­no­ci­dos por­que tie­nen a su car­go el so­ni­do con que se iden­ti­fi­can las pie­zas y se ta­ta­rean, y por­que han re­ci­bi­do un am­plio des­plie­gue me­diá­ti­co en los úl­ti­mos años. El más vi­si­ble es la ma­rim­ba de chon­ta del Pa­cí­fi­co sur, que tra­di­cio­nal­men­te el cons­truc­tor afi­na a oí­do y com­par­te su pa­pel con las vo­ces. Es­tán tam­bién las flau­tas de la zo­na de Na­pi, los cla­ri­ne­tes del Pa­cí­fi­co nor­te,la trom­pe­ta y el cla­ri­ne­te del nor­te del Cau­ca, y los vio­li­nes del Pa­cí­fi­co in­ter­an­dino.

En el con­tex­to y la di­ná­mi­ca de fes­ti­va­les co­mo el Pe­tro­nio Ál­va­rez en Ca­li o el Elea­zar Ca­ra­ba­lí de San­tan­der de Qui­li­chao, la com­pe­ten­cia obli­ga a que ha­ya for­ma­tos es­tan­da­ri­za­dos que li­mi­tan el nú­me­ro de ins­tru­men­tos por ca­da ca­te­go­ría. Sin em­bar­go, en la prác­ti­ca tra­di­cio­nal y co­ti­dia­na eso se re­la­ti­vi­za y los con­jun­tos se in­te­gran se­gún la dis­po­ni­bi­li­dad de los par­ti­ci­pan­tes.

LOS AC­TO­RES DE LA MÚ­SI­CA

Una úl­ti­ma ca­te­go­ría po­si­ble es el de los ro­les in­di­vi­dua­les. Es­tán aque­llas per­so­nas que in­ter­vie­nen de for­ma di­rec­ta en la prác­ti­ca mu­si­cal (las can­to­ras ocu­pan un lu­gar preponderante, al igual que los in­tér­pre­tes vo­ca­les mas­cu­li­nos, lla­ma­dos chu­rea­do­res en el Pa­cí­fi­co sur) y los in­tér­pre­tes de los dis­tin­tos ins­tru­men­tos com­ple­men­ta­rios. Mu­chos de ellos asu­men con el tiem­po un rol pa­ra­le­lo que es fun­da­men­tal: ser maes­tros de mú­si­ca. Por ge­ne­ra­cio­nes, la trans­mi­sión del co­no­ci­mien­to mu­si­cal ha si­do po­si­ble por la par­ti­ci­pa­ción de los jó­ve­nes en los dis­tin­tos con­tex­tos mu­si­ca­les. Allí se acer­can a ca­da ins­tru­men­to guia­dos por los mú­si­cos más ex­pe­ri­men­ta­dos, en una re­la­ción maes­tro-dis­cí­pu­lo que se man­tie­ne vi­gen­te has­ta hoy.

Otro rol es el de cons­truc­tor de ins­tru­men­tos. Mu­chas de las mú­si­cas del Pa­cí­fi­co se in­ter­pre­tan con ins­tru­men­tos acús­ti­cos, he­chos de for­ma ar­te­sa­nal a tra­vés del cul­ti­vo, se­lec­ción, ade­cua­ción y en­sam­ble de ma­te­ria­les sel­vá­ti­cos: ma­de­ra de pal­mas y bam­búes (ma­rim­bas y vio­li­nes de gua­dua), ma­de­ra de ár­bo­les con cueros de ve­na­do y cer­do mon­tés (bom­bos y cu­nu­nos), gua­dua y se­mi­llas (gua­sás). Es­te es un sa­ber tra­di­cio­nal que se man­tie­ne en se­cre­to den­tro de la fa­mi­lia del cons­truc­tor.

EL ES­CE­NA­RIO AC­TUAL

Los va­rios ele­men­tos de es­te es­pa­cio so­cio­cul­tu­ral (con­tex­tos so­cia­les, gé­ne­ros mu­si­ca­les, ins­tru­men­tos y ro­les) son la ex­pre­sión de mo­dos de ser y re­la­cio­nar­se con el mun­do que son pro­pios de las co­mu­ni­da­des ru­ra­les y se­mi­rru­ra­les del Pa­cí­fi­co afro­co­lom­biano. Son tam­bién el re­sul­ta­do de una lar­ga his­to­ria de adaptación y apro­pia­ción de un en­torno di­fí­cil. Sin em­bar­go, las trans­for­ma­cio­nes de la Co­lom­bia ac­tual han he­cho que mu­chos de los con­tex­tos de in­ter­pre­ta­ción des­cri­tos aquí se des­di­bu­jen. Eso ha afec­ta­do las prác­ti­cas mu­si­ca­les, so­bre to­do las fes­ti­vas.ade­más, los mi­gran­tes a las gran­des ciu­da­des han te­ni­do que adap­tar las ce­le­bra­cio­nes re­li­gio­sas y los fu­ne­ra­les al nue­vo en­torno. Eso tam­bién ha in­ci­di­do en lo mu­si­cal.

Aun así, con el tiem­po ha ha­bi­do cam­bios po­si­ti­vos co­mo el vi­ra­je de las uni­ver­si­da­des a la in­ves­ti­ga­ción, do­cu­men­ta­ción y en­se­ñan­za de re­per­to­rios tra­di­cio­na­les, y la pau­la­ti­na aper­tu­ra de es­pa­cios pa­ra el Pa­cí­fi­co en las ru­tas de cir­cu­la­ción de la in­dus­tria mu­si­cal (pen­se­mos en el triun­fo de He­ren­cia de Tim­bi­quí en Vi­ña del Mar en 2013, o en el de­but de Ca­na­lón en el fes­ti­val de rock Glas­ton­bury en In­gla­te­rra, en 2017). Fes­ti­va­les co­mo el Pe­tro­nio Ál­va­rez en Ca­li, el Fes­ti­val Cen­tro en Bo­go­tá o la no­che afro de la Fe­ria de las Flo­res de Me­de­llín con­tri­bu­yen a eso, y al co­no­ci­mien­to y va­lo­ra­ción de un uni­ver­so mu­si­cal que es par­te fun­da­men­tal de nues­tra cul­tu­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.