Ex­ce­so de me­mo­ria

Arcadia - - MUTANTES DIGITALES - Car­los Cortés* Bo­go­tá Crea­dor de La Me­sa de Cen­tro de La Si­lla Va­cía. Fun­da­dor del Cen­tro de In­ter­net y So­cie­dad Lin­ter­na Ver­de

Los usua­rios de re­des so­cia­les que ex­pu­sie­ron a los hin­chas to­man­do tra­go en Ru­sia ol­vi­da­rán sus nom­bres. Pe­ro, en un mi­li­se­gun­do, Goo­gle re­cor­da­rá pa­ra siem­pre el an­te­ce­den­te. En círcu­los es­pe­cia­li­za­dos lle­van años ha­blan­do del “de­re­cho al ol­vi­do” di­gi­tal, pe­ro par­te de la dis­cu­sión es si real­men­te es­te de­re­cho exis­te.

Pa­re­ce una es­ce­na cual­quie­ra de aque­llas que inun­da­ron las re­des so­cia­les y los gru­pos de What­sapp du­ran­te el Mun­dial de Fút­bol: un brin­dis en­tre hin­chas co­lom­bia­nos en Ru­sia. Uno de ellos sir­ve tra­go de unos bi­no­cu­la­res fal­sos que ha­cen las ve­ces de can­tim­plo­ra y que otro de ellos en­tró al es­ta­dio. Una ca­ma­ra­de­ría mo­men­tá­nea; una com­pli­ci­dad pa­sa­je­ra. Un hin­cha ce­le­bra el in­ge­nio de quie­nes bur­la­ron la se­gu­ri­dad ru­sa; otro bro­mea con de­nun­ciar el ac­to si no lo in­vi­tan a una ron­da; el que sir­ve se en­co­ge de hom­bros an­te su pro­pia au­da­cia. Ríen los que es­tán fren­te a la cá­ma­ra y ríen otros más que es­tán fue­ra del cua­dro. ¡Sa­lud! Ten­dría que ha­ber si­do so­lo eso: un brin­dis.

PE­RO IN­TER­NET NUN­CA OL­VI­DA

No es­tá cla­ro dón­de em­pie­za la in­dig­na­ción di­gi­tal, pe­ro sí dón­de ter­mi­na. En es­te ca­so tal vez em­pe­zó cuan­do Mar­tín San­tos com­par­tió el vi­deo en Twit­ter con un men­sa­je: “¿Nos pa­re­ce ba­ca­ní­si­mo es­to, pe­ro nos em­be­rra­ca­mos cuan­do nos ra­que­tean en los ae­ro­puer­tos?” (so­lo ese vi­deo tie­ne un mi­llón de vis­tas). Y ter­mi­nó con la no­ti­cia que co­no­ce­mos, que sue­le ser una mez­cla de de­cla­ra­cio­nes y es­pe­cu­la­cio­nes: que a los hin­chas les van a re­vo­car la acre­di­ta­ción pa­ra es­tar en el Mun­dial; que los van a de­por­tar de Ru­sia. Nun­ca sa­bre­mos qué pa­só, y en el fon­do a na­die le im­por­ta.

Pe­ro no era su­fi­cien­te, que­ría­mos una his­to­ria. Al­guien des­cu­brió el nom­bre de un ac­tor se­cun­da­rio del vi­deo, el po­bre diablo que fue por un tra­go y se dio la vuel­ta pa­ra se­guir con su vi­da. El pro­ble­ma es que tra­ba­ja­ba en una ae­ro­lí­nea que ne­ce­si­ta una reivin­di­ca­ción en re­des so­cia­les. La ae­ro­lí­nea anun­ció –por Twit­ter, por su­pues­to– que el po­bre diablo es­ta­ba des­pe­di­do. In­ter­net res­pi­ró tran­qui­la. Cuan­do des­ple­ga­mos el ac­to de aver­gon­zar o hu­mi­llar en in­ter­net, ex­pli­ca el es­cri­tor Jon Ron­so, uti­li­za­mos un po­der co­lec­ti­vo in­men­so, que es coer­ci­ti­vo, no tie­ne fron­te­ras y cu­yo im­pac­to es cre­cien­te en tér­mi­nos de ve­lo­ci­dad e in­fluen­cia. Es ade­más un po­der efí­me­ro, pe­ro con efec­tos to­tal­men­te des­pro­por­cio­na­dos: con la ca­pa­ci­dad de aten­ción de un pez, los in­dig­na­dos pa­sa­rán a otro te­ma en el se­gun­do si­guien­te, pe­ro la víc­ti­ma de la in­dig­na­ción ten­drá ta­tua­do el an­te­ce­den­te co­mo una le­tra es­car­la­ta. La ana­lo­gía no es gra­tui­ta. “Es­ta­mos en el co­mien­zo del gran re­na­ci­mien­to de la hu­mi­lla­ción pú­bli­ca”, afir­ma Ron­son. Por ca­si 200 años (prin­ci­pal­men­te en­tre los si­glos xviii y xix) la hu­mi­lla­ción pú­bli­ca, com­bi­na­da con tor­tu­ras y san­cio­nes eco­nó­mi­cas, se usa­ba en Eu­ro­pa y Es­ta­dos Uni­dos co­mo un me­ca­nis­mo de con­trol so­cial. De ahí vie­ne la pi­co­ta pú­bli­ca: una co­lum­na a la en­tra­da del pue­blo don­de se ex­po­nía a los hu­mi­lla­dos.

En esos tiem­pos, una per­so­na hu­mi­lla­da por un de­li­to gra­ve (ha­ber vio­la­do o ase­si­na­do) o por una ac­to so­cial cues­tio­na­ble (te­ner ideas li­be­ra­les o ser in­fiel) po­día sim­ple­men­te des­apa­re­cer, ir­se a otro pue­blo, a otro con­ti­nen­te, em­pe­zar otra vi­da. En tiem­pos de in­ter­net dar­se ese lu­jo es im­po­si­ble. La tur­ba en­fu­re­ci­da que ex­pu­so al hin­cha en Ru­sia ol­vi­da­rá su nom­bre, pe­ro en un mi­li­se­gun­do Goo­gle re­cor­da­rá siem­pre su an­te­ce­den­te. En­fren­ta­mos un cam­bio de pa­ra­dig­ma, ex­pli­ca el pro­fe­sor Vik­tor Ma­yer-schön­ber­ger. An­tes la re­gla ge­ne­ral era ol­vi­dar y la ex­cep­ción era re­cor­dar. Aho­ra es al re­vés: re­cor­da­mos mu­cho y ol­vi­da­mos po­co. Te­ne­mos to­da cla­se de dis­po­si­ti­vos pa­ra gra­bar con­ver­sa­cio­nes, tex­tos y vi­deos; una ca­pa­ci­dad de al­ma­ce­na­mien­to en in­cre­men­to cons­tan­te, y unos al­go­rit­mos que po­nen de­lan­te de nues­tros ojos cual­quier co­sa que es­te­mos bus­can­do.

En los círcu­los es­pe­cia­li­za­dos lle­va­mos va­rios años ha­blan­do del “de­re­cho al ol­vi­do” di­gi­tal. Lo es­cri­bo en­tre co­mi­llas por­que par­te de la dis­cu­sión es si real­men­te es­te de­re­cho exis­te. La aca­dé­mi­ca es­ta­dou­ni­den­se Meg Le­ta Jo­nes lo de­fi­ne co­mo “el de­re­cho a si­len­ciar even­tos pa­sa­dos de la vi­da que ya no es­tán su­ce­dien­do”. El ol­vi­do di­gi­tal es po­der rein­ven­tar­se o re­di­mir­se, y tie­ne su an­te­ce­den­te en el “ol­vi­do” de an­te­ce­den­tes fi­nan­cie­ros y pe­na­les y en la pro­tec­ción de da­tos per­so­na­les. Sin em­bar­go, su ám­bi­to de apli­ca­ción es­tá lleno de zo­nas gri­ses y nin­gu­na res­pues­ta pa­re­ce sa­tis­fac­to­ria.

Es­tán los ca­sos ob­vios: una mu­jer que quie­re que in­ter­net “ol­vi­de” un vi­deo ín­ti­mo de ella di­vul­ga­do sin su con­sen­ti­mien­to (la mal lla­ma­da “porno-ven­gan­za”). Es­tán los ca­sos ano­di­nos: una per­so­na que exi­ge que se bo­rre de Fa­ce­book una pu­bli­ca­ción don­de al­guien le co­bra una deu­da ja­más pa­ga­da. Es­tán los ca­sos gri­ses: una no­ti­cia de ha­ce vein­te años so­bre una per­so­na que es­tu­vo in­ves­ti­ga­da por un de­li­to, nun­ca fue ab­suel­ta ni con­de­na­da, pe­ro cu­yo nom­bre apa­re­ce aso­cia­do a ese an­te­ce­den­te si al­guien la bus­ca en Goo­gle. Y es­tán los ca­sos pro­ble­má­ti­cos: un ex­fun­cio­na­rio pú­bli­co que desea que su nom­bre se eli­mi­ne de un re­por­ta­je del pa­sa­do so­bre un ca­so de co­rrup­ción o, peor aún, de una po­si­ble vio­la­ción de de­re­chos hu­ma­nos.“el ‘de­re­cho al ol­vi­do’ es co­mo un test de Rors­chach. La gen­te pue­de ver en él lo que quie­ra”, afir­ma el ex­per­to en pri­va­ci­dad Pe­ter Fleis­cher. LI­BE­RAR­SE DEL PA­SA­DO

¿Qué de­be­ría ser ol­vi­da­do en in­ter­net? ¿Cuál es el pa­sa­do que no de­be re­gre­sar y cuál el que de­be per­ma­ne­cer? La res­pues­ta se es­tá es­cri­bien­do en des­or­den y a va­rias ma­nos. Eu­ro­pa, que tie­ne una tra­di­ción más pro­tec­cio­nis­ta de la pri­va­ci­dad, dio el pri­mer pa­so: la Unión Eu­ro­pea les exi­gió a los mo­to­res de bús­que­da –Goo­gle, en par­ti­cu­lar– desa­rro­llar un sis­te­ma de que­jas y re­cla­mos pa­ra que una per­so­na afec­ta­da por in­for­ma­ción pa­sa­da que con­si­de­re irre­le­van­te, desac­tua­li­za­da o ex­ce­si­va, pue­da pe­dir que se cor­te el ne­xo en­tre ese an­te­ce­den­te y su nom­bre. Así, cuan­do un fu­tu­ro em­plea­dor o una even­tual pa­re­ja bus­que a esa per­so­na en Goo­gle (y que al­ce la mano el que no lo ha­ya he­cho) no ha­brá ma­ne­ra de en­con­trar ese pa­sa­do. La in­for­ma­ción no ha­brá des­apa­re­ci­do de in­ter­net, pe­ro no se­rá sen­ci­llo lle­gar a ella. En América La­ti­na, por su par­te, al­gu­nos paí­ses han adop­ta­do la mis­ma so­lu­ción a tra­vés de de­ci­sio­nes ju­di­cia­les. En otros ca­sos, los tri­bu­na­les de­ci­die­ron cen­trar­se no en el mo­tor de bús­que­da, sino en el au­tor de la in­for­ma­ción. Es de­cir, la or­den le exi­ge al me­dio de co­mu­ni­ca­ción que pu­bli­có la no­ti­cia que la ac­tua­li­ce o la eli­mi­ne. Es­ta vez, la in­for­ma­ción ha­brá des­apa­re­ci­do.

En América La­ti­na, la idea de un ol­vi­do di­gi­tal for­mal ge­ne­ra un te­mor jus­ti­fi­ca­do. Con ín­di­ces al­tos de im­pu­ni­dad, en mo­men­tos de­mo­crá­ti­cos muy frá­gi­les y an­te vio­la­cio­nes de de­re­chos hu­ma­nos que se per­pe­túan en el pre­sen­te, los in­for­mes pe­rio­dís­ti­cos y de la so­cie­dad ci­vil sue­len ser la ver­dad a la que mu­chos se afe­rran. En ese con­tex­to, te­ner un me­ca­nis­mo que per­mi­ta eli­mi­nar o in­vi­si­bi­li­zar in­for­ma­ción de in­ter­net po­dría ser ob­je­to de abu­sos por par­te de los go­ber­nan­tes de turno, los fun­cio­na­rios pú­bli­cos y, en ge­ne­ral, las per­so­nas po­de­ro­sas, co­mo en efec­to ya he­mos vis­to en la re­gión.

Pe­ro el di­le­ma no es tan sen­ci­llo. La ma­yo­ría de ca­sos que ve­mos en la prác­ti­ca no tie­ne na­da que ver con asun­tos de in­te­rés pú­bli­co, no es­tá en jue­go el de­re­cho a la ver­dad de la so­cie­dad ni la li­ber­tad de ex­pre­sión de los ciu­da­da­nos. Lo que es­ta­mos en­fren­tan­do son cos­to­sas fa­mas efí­me­ras de per­so­nas que co­me­tie­ron una im­pru­den­cia, un error o sim­ple­men­te hi­cie­ron lo que cual­quier per­so­na hi­zo al­gu­na vez sin una cá­ma­ra al fren­te. Es­ta­mos an­te víc­ti­mas de la in­mo­ra­li­dad de una an­ti­gua pa­re­ja o del ma­to­neo irre­fle­xi­vo de un gru­po de ami­gos que se des­bor­da a las re­des so­cia­les. Y es­ta­mos en­fren­tan­do si­tua­cio­nes en que una per­so­na sim­ple­men­te ne­ce­si­ta li­be­rar­se de su pa­sa­do. Es­ta­mos atra­pa­dos en­tre la es­tri­den­cia de las re­des so­cia­les, la san­ción mo­ral y la fal­ta de em­pa­tía (so­bre es­to úl­ti­mo es­cri­bí un ar­tícu­lo en la edi­ción 152 de AR­CA­DIA).

Mien­tras las re­des so­cia­les ofre­cen al­gu­nas res­pues­tas (me­ca­nis­mos pa­ra pe­dir la ba­ja­da de con­te­ni­dos y la sus­pen­sión de cuen­tas, en­tre otros) y los jue­ces y le­gis­la­do­res in­ten­tan po­ner­se al día con la di­men­sión téc­ni­ca de sus de­ci­sio­nes, que­da so­bre la me­sa la pre­gun­ta por la me­mo­ria en la era di­gi­tal. “Ol­vi­dar no es una li­mi­ta­ción del ser hu­mano, sino un me­ca­nis­mo men­tal pa­ra fil­trar la inun­da­ción sen­so­rial y en­ten­der el mun­do”, afir­ma el aca­dé­mi­co de compu­tación Liam Ban­non. La ma­ne­ra co­mo re­cor­da­mos al­go es nues­tra ne­go­cia­ción en­tre la evo­ca­ción del pa­sa­do y la ne­ce­si­dad de te­ner un pre­sen­te. Ol­vi­dar o re­cor­dar par­cial­men­te, o de ma­ne­ra dis­tor­sio­na­da in­clu­so, no so­lo no es un de­fec­to, sino que es nues­tra es­tra­te­gia de su­per­vi­ven­cia.

Al­gu­nos ex­per­tos pro­po­nen in­tro­du­cir esa con­di­ción hu­ma­na en la tec­no­lo­gía que nos ro­dea, por ejem­plo con fe­chas de ex­pi­ra­ción pa­ra los ar­chi­vos di­gi­ta­les. Fo­tos y do­cu­men­tos que des­pués de un tiem­po se di­suel­van; re­cuer­dos elec­tró­ni­cos que se vuel­van mor­ta­les. La tec­no­lo­gía, sin em­bar­go, pa­re­ce ir en la di­rec­ción opues­ta y amenaza con con­ver­tir­nos en un ejér­ci­to de Ire­neos Fu­nes: ciu­da­da­nos que re­cor­da­rán –o ten­drán siem­pre có­mo re­cor­dar– ca­da ho­ja de ca­da ár­bol de ca­da mon­te.

An­tes la re­gla ge­ne­ral era ol­vi­dar y la ex­cep­ción era re­cor­dar. Aho­ra es al re­vés: re­cor­da­mos mu­cho y ol­vi­da­mos po­co

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.