Pa­ra qué las bi­blio­te­cas

Arcadia - - EDITORIAL -

Ha­ce al­gu­nos días se desató una de aque­llas efer­ves­cen­tes y cor­tas po­lé­mi­cas del mun­do di­gi­tal: un re­vue­lo in­dig­na­do,pe­ro fú­til,por cuen­ta de un ar­tícu­lo pu­bli­ca­do el pa­sa­do 21 de ju­lio en la pá­gi­na web de la re­vis­ta For­bes. En la no­ta, ti­tu­la­da “Ama­zon de­be­ría re­em­pla­zar a las bi­blio­te­cas lo­ca­les pa­ra aho­rrar­le di­ne­ro al con­tri­bu­yen­te”, un pro­fe­sor de LIU Post y de la Uni­ver­si­dad de Co­lum­bia en Nue­va­york, Pa­nos Mour­dou­kou­tas, in­ten­ta­ba ex­pli­car por qué es­tos lu­ga­res, se­gún él, han per­di­do “va­lor y uti­li­dad”. Si de con­se­guir un si­tio con in­ter­net se tra­ta, de­cía, pa­ra eso es­tá Star­bucks, y si se tra­ta de al­qui­lar un vi­deo, pa­ra eso exis­te Net­flix. Al ce­rrar las bi­blio­te­cas, con­cluía, el go­bierno aho­rra­ría en gas­to y Ama­zon po­dría su­plir la de­man­da de li­bros en for­ma­to fí­si­co.

La te­sis gro­tes­ca de Mour­dou­kou­tas no re­sis­tió a las crí­ti­cas de los tui­te­ros. For­bes re­ti­ró el ar­tícu­lo de la red y los me­dios de­fen­die­ron al uní­sono la ne­ce­si­dad de la bi­blio­te­ca. Era ape­nas na­tu­ral que lo hi­cie­ran, pues, a di­fe­ren­cia de lo que hoy pien­sen cier­tos es­cu­de­ros del pro­gre­so, el mun­do no pier­de la creen­cia en el po­der de es­tos es­pa­cios, ni el de los li­bros. Pre­ci­sa­men­te en los días de la con­tro­ver­sia, Hel­sin­ki anun­ció la fa­se fi­nal de su nue­va bi­blio­te­ca cen­tral, me­jor co­no­ci­da co­mo Oo­di (“oda” en fin­lan­dés, bau­ti­za­da así por los mis­mos ciu­da­da­nos), un edi­fi­cio de tres pi­sos que tie­ne in­clu­so salas de sau­na y una ci­ne­ma­te­ca, y que abri­rá sus puertas a fi­na­les de año y cos­tó 98 mi­llo­nes de eu­ros. La enor­me bi­blio­te­ca Dokk1 de Aar­hus, en Di­na­mar­ca, la más gran­de de Es­can­di­na­via, aca­ba de inau­gu­rar su más re­cien­te am­plia­ción, y lo mis­mo su­ce­dió ha­ce po­cos días en la Bi­blio­te­ca Pú­bli­ca de Stutt­gart, ga­na­do­ra en años re­cien­tes de pre­mios y re­co­no­ci­mien­tos en Ale­ma­nia.

No hay que ir tan le­jos. El go­bierno Santos inau­gu­ró en ocho años más de 200 bi­blio­te­cas pú­bli­cas, des­ple­gó bi­blio­te­cas mó­vi­les, reha­bi­li­tó otras en zo­nas de des­mi­na­do, do­tó a bue­na par­te de ellas de tec­no­lo­gía y per­so­nal ca­pa­ci­ta­do, y las co­nec­tó a in­ter­net. Es­tá por ver­se qué im­pac­to ten­drán en los pró­xi­mos años, pe­ro se tra­tó de una po­lí­ti­ca pú­bli­ca jus­ta y des­ta­ca­ble.

Por for­tu­na, po­dría de­cir­se, pa­ra ter­mi­nar de apa­lear a Mour­dou­kou­tas, en el mun­do abun­dan las bi­blio­te­cas. Sin em­bar­go, la pre­gun­ta que él, qui­zá sin que­rer­lo, plan­teó con­lle­va re­fle­xio­nes de fon­do pre­ci­sa­men­te so­bre el rol que es­tas de­be­rían te­ner en la ac­tua­li­dad.

En una en­tre­vis­ta re­cien­te, el di­rec­tor de la bi­blio­te­ca de Aar­hus, Knud Schulz, res­pon­dió a la pre­gun­ta por la uti­li­dad y el va­lor de las bi­blio­te­cas así:“que­re­mos lle­var a los usua­rios a no ver más al li­bro co­mo un ras­go iden­ti­ta­rio de es­tas”. Lo que di­ce Schulz va di­rec­to al co­ra­zón del pro­ble­ma que hoy po­drían es­tar su­fien­do es­tos es­pa­cios. Es­tu­dios re­cien­tes en di­fe­ren­tes paí­ses han mos­tra­do que ca­da vez me­nos per­so­nas van a una bi­blio­te­ca a bus­car o al­qui­lar un li­bro. En tiem­pos en que ca­da vez más gen­te pue­de ac­ce­der a la in­for­ma­ción, o a los li­bros que ne­ce­si­ta, re­sul­ta ló­gi­co que bus­que al­go dis­tin­to en una bi­blio­te­ca; o al me­nos al­go más que so­lo lec­tu­ra. Un dato in­tere­san­te que arro­jó una en­cues­ta re­cien­te en Eu­ro­pa, don­de a pe­sar de in­ter­net y el ce­lu­lar las bi­blio­te­cas per­ma­ne­cen lle­nas, es que una bue­na par­te de sus vi­si­tan­tes dia­rios son tra­ba­ja­do­res freelance que en­cuen­tran allí un lu­gar de tra­ba­jo, o in­mi­gran­tes que na­ve­gan ahí tran­qui­los en in­ter­net.

Es­to ha he­cho que la pre­gun­ta de por qué cons­truir una bi­blio­te­ca se es­té con­vir­tien­do más bien en la de en qué en­fo­car­la y có­mo cons­truir­la (o re­for­mar­la). No se tra­ta de res­tar­le im­por­tan­cia a la lec­tu­ra o a la pre­sen­cia de li­bros y do­cu­men­tos en las es­tan­te­rías. El con­te­ni­do im­pre­so es­tá le­jos de des­apa­re­cer, y qui­zá por ese po­der que po­see ha si­do y se­gui­rá sien­do esen­cial pa­ra el desa­rro­llo de la hu­ma­ni­dad. Pe­ro la bi­blio­te­ca del pre­sen­te, y el fu­tu­ro, ne­ce­si­ta am­pliar sus es­pa­cios, tan­to fí­si­cos co­mo con­cep­tua­les. No so­lo las nue­vas edi­fi­ca­cio­nes mo­nu­men­ta­les de Es­can­di­na­via, sino tam­bién otras más vie­jas, co­mo la Bi­blio­te­ca Pú­bli­ca de Nue­va York, se con­ci­ben hoy co­mo lu­ga­res de orien­ta­ción, en­cuen­tro e in­ter­cam­bio. El pro­yec­to de la bi­blio­te­ca co­mo “ter­cer lu­gar”, con­ce­bi­do ha­ce ya un tiem­po des­de Es­ta­dos Uni­dos e ini­cial­men­te va­pu­lea­do qui­zá por ve­nir pre­ci­sa­men­te de allá, pa­re­ce re­to­mar fuer­za. Ese con­cep­to no so­lo es útil, sino tam­bién ins­pi­ra­dor: ver a la bi­blio­te­ca co­mo un “ho­gar fue­ra del ho­gar” apor­ta a la vi­da en co­mu­ni­dad.

La idea de una bi­blio­te­ca co­mo una ins­ti­tu­ción cul­tu­ral vi­va no es del to­do nue­va en Co­lom­bia, pe­ro ha­ce fal­ta abrir­se más pa­ra ha­cer­la reali­dad. No de­be­ría tra­tar­se ter­ca­men­te de des­li­gar su iden­ti­dad del li­bro, co­mo pro­po­ne Schul­ze, sino de cam­biar su es­pí­ri­tu por uno más acor­de a nues­tra épo­ca.vi­vi­mos tiem­pos de in­ter­ac­ción y par­ti­ci­pa­ción, de ciu­da­da­nías for­ma­das en un mun­do muy dis­tin­to del que cons­tru­yó las pri­me­ras bi­blio­te­cas. Co­mo es­pa­cios de in­ter­cam­bio, las bi­blio­te­cas tam­bién po­drían aco­ger los gus­tos y las ideas de sus usua­rios; em­po­de­rar así al ciu­da­dano y de­jar­lo de­cir so­bre lo que, al fin y al ca­bo, tam­bién es su­yo. Ha­ce va­rios años, Mat­hil­de Ser­vet es­cri­bió en el Bo­le­tín de las bi­blio­te­cas de Fran­cia so­bre las bi­blio­te­cas de hoy co­mo “una nue­va ge­ne­ra­ción de es­ta­ble­ci­mien­tos cul­tu­ra­les”. Pa­ra una so­cie­dad co­mo la co­lom­bia­na, tan ne­ce­si­ta­da de ex­pre­sar­se y de es­pa­cios pa­ra ha­cer­lo me­dian­te las ar­tes y la cul­tu­ra, la exis­ten­cia de más es­pa­cios cul­tu­ra­les pa­ra la in­ter­ac­ción de la co­mu­ni­dad po­dría ser fun­da­men­tal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.