Ra­dio Reality: la nue­va vi­sua­li­dad de la ra­dio en re­des

Con la trans­mi­sión en di­rec­to de la pues­ta en es­ce­na ra­dial en los ca­na­les de Youtu­be y Fa­ce­book Li­ve, la ra­dio se ha vuel­to más ama­ri­llis­ta, más opor­tu­nis­ta. Se ha vuel­to un Ra­dio Reality.

Arcadia - - EDITORIAL - Lu­cas Os­pi­na*

Abe­lar­do de la Es­prie­lla: “Vi, por cier­to, el ra­ting, y es­tá fan­tás­ti­co, es­to es his­tó­ri­co, y te fe­li­ci­to”. Vicky Dá­vi­la: “Mu­chas gra­cias”.

EI. LA GUE­RRA DE LOS MUN­DOS

l 12 de fe­bre­ro de 1949 a las nue­ve de la no­che los mar­cia­nos ate­rri­za­ron en Qui­to. La ca­pi­tal de Ecua­dor era una ciu­dad con me­nos de 250.000 ha­bi­tan­tes y, en una épo­ca an­te­rior a la te­le­vi­sión, la ra­dio do­mi­na­ba el flu­jo in­for­ma­ti­vo al­ter­nan­do pro­gra­mas de mú­si­ca, ra­dio­no­ve­las y no­ti­cias pa­ra una au­dien­cia, en mu­chos ca­sos, analfabeta. Una de las emisoras más po­pu­la­res era Ra­dio Qui­to,del con­glo­me­ra­do pe­rio­dís­ti­co de la em­pre­sa El Co­mer­cio, que en una emi­sión noc­tur­na, sin avi­so pre­vio, in­te­rrum­pió una can­ción pa­ra anun­ciar, en una na­rra­ción en­tre­cor­ta­da por el ner­vio­sis­mo y la es­tá­ti­ca ra­dial, que, lue­go de ata­car a una po­bla­ción cer­ca­na, un ejér­ci­to alie­ní­ge­na “en for­ma de nu­be ne­gra” se di­ri­gía a Qui­to. En la trans­mi­sión, el mi­nis­tro del In­te­rior y el al­cal­de pe­dían a los ciu­da­da­nos man­te­ner la cal­ma y “or­ga­ni­zar la de­fen­sa y eva­cua­ción de la ciu­dad”. Un cu­ra, en me­dio del so­ni­do de cam­pa­nas, im­plo­ra­ba el au­xi­lio di­vino pa­ra con­tra­rres­tar la in­va­sión ce­les­tial.

Unos cuan­tos mi­les de per­so­nas, mu­chas de ellas en pi­ya­ma, co­rrie­ron en pá­ni­co por las ca­lles de Qui­to. Al­gu­nos bus­ca­ron re­fu­gio en igle­sias y, se­gu­ros de que se acer­ca­ba el fin del mun­do, con­fe­sa­ron en pú­bli­co y a vi­va voz, an­te sus ve­ci­nos y fa­mi­lia­res, sus mu­chos pe­ca­dos en ceremonias ma­si­vas de re­con­ci­lia­ción ex­pre­sa con el más allá. El rui­do del trá­fi­co, si­re­nas, gri­tos y su­su­rros lle­gó has­ta las ca­bi­nas de emi­sión de Ra­dio Qui­to.ahí, un gru­po de vo­ces es­te­la­res de la emi­so­ra in­ten­ta­ba ra­dio­trans­mi­tir un nue­vo men­sa­je im­plo­ran­do el re­torno a la cal­ma: el pro­gra­ma de ra­dio era fic­ción, un si­mu­la­cro de otro si­mu­la­cro an­te­rior he­cho en Es­ta­dos Uni­dos en 1938 por un jo­ven di­rec­tor de ci­ne, Or­son We­lles, que ha­bía adap­ta­do y emi­ti­do en una fun­ción de ra­dio­tea­tro una ver­sión ac­tua­li­za­da de la no­ve­la La gue­rra de los mun­dos, de H. G.wells. En esa his­to­ria de cien­cia fic­ción, la tie­rra es de­vas­ta­da por una fuer­za bé­li­ca de otro pla­ne­ta. El mie­do de los qui­te­ños se trans­for­mó en in­dig­na­ción, en ira, en odio. Fue una gran ca­tar­sis a las mu­chas in­va­sio­nes an­te­rio­res de otros paí­ses, to­mas po­lí­ti­cas, re­to­mas mi­li­ta­res, o a la in­ce­san­te co­rrup­ción, su­ma­da al cli­ma mal­sano de mo­rron­gue­ría cle­ri­cal.

Una tur­ba usó el pa­pel pe­rió­di­co pa­ra pren­der­le fue­go al edi­fi­cio de El Co­mer­cio. Al­gu­nos em­plea­dos de la ca­sa edi­to­rial lo­gra­ron es­ca­par por una puer­ta tra­se­ra, otros hu­ye­ron a los pi­sos al­tos de la edi­fi­ca­ción, unos lla­ma­ron a la po­li­cía y al ejér­ci­to pa­ra que los de­fen­die­ran, so­lo pa­ra dar­se cuen­ta de que gran par­te de las fuer­zas ar­ma­das ha­bía si­do des­ple­ga­da en los ex­tra­mu­ros de la ciu­dad pa­ra con­te­ner a los in­va­so­res ima­gi­na­rios. Cuan­do lle­ga­ron las au­to­ri­da­des y los bom­be­ros, ya era tar­de. El edi­fi­cio es­ta­ba en lla­mas. El re­por­te de muer­tos va­ría, pa­sa de seis, a una do­ce­na y al­gu­nas ver­sio­nes ha­blan de vein­te per­so­nas que pe­re­cie­ron en la com­bus­tión, al­gu­nos de ellos, ope­ra­rios de má­qui­nas y asea­do­res en pues­tos hu­mil­des den­tro del con­glo­me­ra­do me­diá­ti­co.

Al día siguiente no hu­bo pe­rió­di­co El Co­mer­cio ni emi­sión ra­dial. Leo­nar­do Páez, di­rec­tor de ar­te, y Eduar­do Al­ca­raz, di­rec­tor dra­má­ti­co de Ra­dio Qui­to, pa­sa­ron de la pro­me­sa de la fa­ma que les trae­ría el ha­ber in­ven­ta­do al­go his­tó­ri­co en los me­dios, al ca­dal­so de la in­fa­mia; am­bos fue­ron en­jui­cia­dos. El dia­rio vol­vió a cir­cu­lar, El Co­mer­cio se re­cu­pe­ró, re­cons­tru­yó su edi­fi­cio, Ra­dio Qui­to si­guió co­mo emi­so­ra y, en 1980, cuan­do el con­glo­me­ra­do me­diá­ti­co ce­le­bró sus cua­ren­ta años de exis­ten­cia, no le de­di­có una so­la lí­nea al re­cuer­do de La gue­rra de los mun­dos.

II. ¿QUIÉN OYE?

En es­tos gran­des tiem­pos y por es­tas la­ti­tu­des, el pai­sa­je de la ra­dio si­gue cam­bia­do.ya no son ne­ce­sa­rios los pla­ti­llos vo­la­do­res –los mar­cia­nos nos han aban­do­na­do–, y re­cuen­tos co­mo el de los alie­ní­ge­nas que ate­rri­za­ron en Qui­to nos pa­re­cen re­la­tos de una prehis­to­ria ra­dial cándida lle­na de su­per­che­rías. No­so­tros, per­so­nas tan in­for­ma­das, tan al día, tan ac­tua­li­za­das, con te­lé­fo­nos tan in­te­li­gen­tes, con­ta­mos con mu­chas más he­rra­mien­tas y me­jor edu­ca­ción pa­ra la com­pren­sión de lo real. Nues­tra for­ma­ción di­gi­tal es­tá a la par de nues­tra ca­pa­ci­dad in­ter­pre­ta­ti­va, ¿cier­to?

La mu­ta­ción di­gi­tal ha sur­ti­do un efec­to en la ra­dio: la trans­mi­sión en di­rec­to de la pues­ta en es­ce­na ra­dial en los ca­na­les de­you­tu­be y Fa­ce­book Li­ve, la emi­sión en­tre­te­ji­da con la in­ter­ac­ción vía Twit­ter a pun­ta de nu­me­ra­les, glo­sas y me­mes, el adorno con co­lo­ri­das ban­da­das de emo­ti­co­nes que sur­can la ventana vir­tual y, en pa­ra­le­lo, las de­ce­nas, cien­tos y mi­les de usua­rios que co­men­tan en mu­ros y fan pa­ges. Es­te eco­sis­te­ma de ar­ti­lu­gios pro­du­ce tal ebrie­dad de in­for­ma­ción que te­ne­mos la sen­sa­ción de es­tar an­te una obra pe­rio­dís­ti­ca to­tal. Es­ta trans­mi­sión ma­si­va de da­tos, en su for­ma­to hi­per­me­dial, pa­re­ce ser un me­ca­nis­mo ca­paz de com­pren­der la com­ple­ji­dad del mun­do. Pe­ro an­te es­te apo­geo de las cá­ma­ras, de eco de las re­des so­cia­les, ¿quién oye? ¿Quién lee? ¿Quién ve? ¿Quién sa­be con­tar y te­ner en cuen­ta? Cam­bia el en­va­se, sí, pe­ro ¿qué le pa­sa al con­te­ni­do an­te es­tas fuer­zas cen­trí­fu­gas que con­cen­tran y dis­per­san a la vez?

La trans­mi­sión en vi­deo des­de las ca­bi­nas ra­dia­les, da­da la es­tre­chez, la luz ca­sual y el en­cie­rro, lu­ce al­go ru­di­men­ta­ria, pe­ro esa mis­ma pre­ca­rie­dad es la que trans­mi­te cier­ta au­ten­ti­ci­dad: un de­co­ra­do ne­ce­sa­rio

en es­ta épo­ca de no­ti­cias fal­sas, un es­ce­na­rio de pre­su­mi­ble ve­ra­ci­dad. En es­te nue­vo pan­óp­ti­co, el es­pec­ta­dor ima­gi­na ser un hac­ker, un dios crea­dor que ve lo que no fue he­cho pa­ra ser vi­si­ble: va­rias cá­ma­ras di­mi­nu­tas con gran an­gu­lar cap­tu­ran a los per­so­na­jes des­ma­qui­lla­dos de la cin­tu­ra pa­ra arri­ba y un edi­tor ocul­to pul­sa bo­to­nes pa­ra emu­lar la mul­ti­to­ma de un vi­deo­jue­go de gue­rra: ver quién dis­pa­ra la rá­fa­ga de pa­la­bras y las reacciones y ges­tos de los que re­ci­ben.to­do un reality de la ver­dad. El set de gra­ba­ción de la ca­sa edi­to­rial es aho­ra una ca­sa es­tu­dio, un co­man­do de vi­si­bi­li­dad e in­ter­ac­ción en sin­to­nía con es­ta épo­ca en la que día y no­che hay que ali­men­tar la ce­le­bri­dad de un ava­tar vir­tual que ha­ce pre­sen­cia en re­des y don­de la sel­fie es el pa­sa­por­te pa­ra la fa­ma y la in­fa­mia.

En la más re­cien­te épo­ca preelec­to­ral, va­rios pro­gra­mas de ba­se ra­dial en­con­tra­ron en el can­di­da­to Gus­ta­vo Pe­tro el es­pa­rrin per­fec­to pa­ra ejer­ci­tar­se en el ma­ri­da­je de es­te nue­vo gé­ne­ro de la “en­tre­vis­ta ra­dial hi­per­me­dial cor­po­ra­ti­va”. En lo me­diá­ti­co los en­tre­vis­ta­do­res pa­sa­ron la prue­ba: Luis Car­los Vé­lez de La FM, Nés­tor Mo­ra­les de Blue Ra­dio, Da­río Aris­men­di y Dia­na Cal­de­rón de Ca­ra­col su­ma­ron mi­les de vis­tas en re­des so­cia­les. Sus en­tre­vis­tas fue­ron com­par­ti­das, co­men­ta­das, re­edi­ta­das y mos­tra­ron có­mo el ni­cho ra­dial po­día ser dúc­til pa­ra fi­de­li­zar, cen­sar y ven­der au­dien­cias por vía de big da­ta y al­go­rit­mos. En lo pe­rio­dís­ti­co, sin em­bar­go, son en­tre­vis­tas que ya for­man par­te de una an­to­lo­gía del pe­rio­dis­mo que es usa­da en va­rias cá­te­dras uni­ver­si­ta­rias pa­ra en­se­ñar­les a los jó­ve­nes es­tu­dian­tes có­mo, en teo­ría, no se de­be ejer­cer el pe­rio­dis­mo y có­mo, en la prác­ti­ca, se ejer­ce.

En su co­lum­na de opi­nión “El pe­rio­dis­mo, ¿el gran per­de­dor de las elec­cio­nes?”, el pe­rio­dis­ta Jor­ge Eduar­do Es­pi­no­sa ha­ce al­go inusual, pe­rio­dis­mo del pe­rio­dis­mo, y ejer­ce la au­to­crí­ti­ca an­te la pau­ta ra­cis­ta de sus co­le­gas que pro­pa­ga­ban la aler­ta an­te una in­mi­nen­te y cua­si­mar­cia­na in­va­sión cas­tro­cha­vis­ta que trae­ría el triun­fo de Pe­tro: “El can­di­da­to fa­vo­ri­to del es­ta­ble­ci­mien­to, in­clu­yen­do bue­na par­te de la cla­se po­lí­ti­ca tra­di­cio­nal, era Iván Du­que. Por tan­to, fue Gus­ta­vo Pe­tro la víc­ti­ma per­ma­nen­te de un cu­bri­mien­to in­jus­to, ses­ga­do y des­ho­nes­to […]. Cuan­do un pe­rio­dis­ta muy me­diá­ti­co, es de­cir, que tie­ne mu­chos se­gui­do­res en sus re­des o tie­ne au­dien­cia am­plia, mues­tra un evi­den­te do­ble ra­se­ro y un ses­go en sus opi­nio­nes y cues­tio­na­mien­tos, la con­clu­sión in­me­dia­ta pue­de ser que el pe­rio­dis­mo, to­do, es­tá en con­tra de un de­ter­mi­na­do can­di­da­to. Esa vi­si­bi­li­dad de uno (o va­rios) pe­rio­dis­tas tie­ne ma­yor im­pac­to en la crí­ti­ca que, pon­ga­mos, los re­por­ta­jes, cró­ni­cas y en­tre­vis­tas que se pu­bli­can ca­da se­ma­na so­bre esos mis­mos asun­tos. […]. Así, en mu­chas de las crí­ti­cas al pe­rio­dis­mo na­cio­nal en es­tas elec­cio­nes, se ci­tan co­mo ejem­plos in­con­tro­ver­ti­bles del desas­tre al­gu­nas en­tre­vis­tas ra­dia­les a Gus­ta­vo Pe­tro”.

El ejer­ci­cio de oír la emi­sión del jue­ves 19 de ju­lio del pro­gra­ma ra­dial Vicky en la W pue­de ser un ex­pe­ri­men­to ejem­plar pa­ra pur­gar el con­te­ni­do, de­jar de la­do la pa­ra­fer­na­lia ges­tual y ver qué tan­to le su­ma al diá­lo­go tan­ta vi­sua­li­dad, me­dia­ción e in­ter­ac­ción.

El di­rec­tor de ci­ne Li­san­dro Du­que, en su co­lum­na en el pe­rió­di­co El Es­pec­ta­dor, opi­nó so­bre es­ta pues­ta en es­ce­na:“ya cla­si­fi­ca, so­bra­do de mé­ri­tos, el pro­gra­ma Vicky en la W pa­ra ser la ré­pli­ca fiel de un es­pa­cio de ha­ce al­gu­nos años de la te­le­vi­sión pe­rua­na, lla­ma­do ‘Laura en Amé­ri­ca’, ani­ma­do por una se­ño­ra Laura Boz­zo. El for­ma­to de ‘Laura de Amé­ri­ca’ era en­fren­tar a per­so­nas muy bá­si­cas que se des­pe­lle­ja­ban por adul­te­rios que se iban re­ve­lan­do du­ran­te el pro­gra­ma, o por in­ces­tos ines­pe­ra­dos, o por ro­bos en­tre ve­ci­nos de in­qui­li­na­to, y de­más anéc­do­tas que qui­zá son uni­ver­sa­les en cual­quier cla­se so­cial, pe­ro que do­ña Laura se per­mi­tía mos­trar –des­de su dis­tin­ción de mu­jer ru­bia– co­mo ex­clu­si­vas de la mi­se­ria po­pu­lar de los cho­los pe­rua­nos que se de­ja­ban in­vi­tar a su pro­gra­ma […].Ya es­tá ma­du­ro, pues, ese pro­gra­ma, pa­ra lla­mar­se “Vicky de Amé­ri­ca”, y con­tar con una au­dien­cia in­sa­cia­ble de la vio­len­cia ver­bal que el pa­sa­do jue­ves es­tu­vo a pun­to de ser fí­si­ca e, in­clu­so, san­grien­ta”.

La trans­mi­sión, ba­jo el lo­go de La W, anun­cia­ba así, en el es­pe­ran­to di­gi­tal de nu­me­ra­les y le­tras al­tas y ba­jas, lo que ve­nía: “Si­ga­mos en: youtu­be / Wra­dio / Fa­ce­book W ra­dio Co­lom­bia” “#En­law­farc­con­gre­sis­tas”,“abe­lar­do de la Es­prie­lla y Ariel Ávi­la”,“#vicky­dá­vi­laen­law”.

El pro­gra­ma co­men­zó con un lar­go mo­nó­lo­go del abo­ga­do Abe­lar­do de La Es­prie­lla, que se pa­ró en la pa­la­bra co­mo juez y par­te y mos­tró un his­trio­nis­mo –a ve­ces al­ti­so­nan­te, otras ve­ces can­ci­lle­res­co– que se­gu­ro le ha traí­do mu­chos triun­fos den­tro del nue­vo sis­te­ma pe­nal acu­sa­to­rio. Las po­cas in­ter­ven­cio­nes de Vicky Dá­vi­la, con la her­mo­sa te­si­tu­ra de su so­lem­ne vo­za­rrón, es­ta­ban di­ri­gi­das más a po­si­cio­nar su fran­qui­cia de Ra­dio Reality que a mo­de­rar el ri­fi­rra­fe: “Hay 2034 co­nec­ta­das a es­ta ho­ra, nos pue­den se­guir a tra­vés de nues­tra pá­gi­na www.wra­dio.com.co, en nues­tra Fa­ce­book Li­ve y re­cuer­den que nues­tro hash­tag es #en­law­farc­con­gre­sis­tas”.

El pro­gra­ma con­ti­nuó igual por me­dia ho­ra has­ta co­ro­nar en la hi­pér­bo­le de los úl­ti­mos mi­nu­tos.vicky Dá­vi­la ame­na­zó va­rias ve­ces a los ilus­tra­dos se­ño­res con ir­se a co­mer­cia­les si el rit­mo de ba­ta­lla se­guía, pe­ro nunca lo hi­zo. Des­pués de to­do, la au­dien­cia es­ta­ba ahí y au­men­ta­ba a me­di­da que escalaba es­ta gue­rra en­tre el mun­do fa­chen­do­so del abo­ga­do y el mun­do da­tea­do del ana­lis­ta y pro­fe­sor. Al cie­rre del pro­gra­ma la al­ha­ra­ca de un ca­non tri­par­ti­to de vo­ces sa­li­do del tea­tro del ab­sur­do de la po­lí­ti­ca lo­gró su mo­men­to an­ti­cli­má­ti­co. Lue­go de tan­ta al­ha­ra­ca, tal vez el ejer­ci­cio de trans­cri­bir en bru­to frag­men­tos de lo que se oye mues­tre que aquí, por fue­ra del rui­do y oro­pel de las re­des –y de la bu­lla bu­chi­plu­ma de uno y la pa­cien­cia y pu­lla del otro–, no pa­só na­da. So­lo pu­ra co­mu­ni­ca­ción de la comunicabilidad, una so­fis­ti­ca­da so­fis­te­ría:

ABE­LAR­DO DE LA ES­PRIE­LLA (ADLE): ¡Far­san­te! ¡Vuel­ve a de­cir otra co­sa de esas y ten­drás que ver­te con­mi­go aquí cuan­do sal­ga­mos, co­mo hom­bre! ARIEL ÁVI­LA (AA): Él so­lo sir­ve pa­ra gri­tar…

ADLE: ¡No te acep­to eso! ¡Mi­se­ra­ble!

AA: Yo no he di­cho una so­la pa­la­bra gro­se­ra acer­ca del se­ñor abo­ga­do. Él me ha di­cho im­bé­cil, mi­ni­mí…

ADLE: ¡Lo eres, lo eres!

AA: Mi­ra Vicky…

ADLE: ¡Eu­nu­co men­tal! ¡Eso es lo que eres tú!

AA: Eso es lo que pa­sa…

ADLE:: ¡Fo­rúncu­lo!

AA: Eso es, le ha­cen una com­pa­ra­ción co­mo cuan­do uno jue­ga aje­drez; cuan­do uno jue­ga

“Ya cla­si­fi­ca, so­bra­do de mé­ri­tos, el pro­gra­ma Vicky en la W pa­ra ser la ré­pli­ca fiel de un es­pa­cio de ha­ce al­gu­nos años de la te­le­vi­sión pe­rua­na, lla­ma­do ‘Laura en Amé­ri­ca’”

aje­drez con al­guien que sa­be me­nos de uno, uno pier­de el jue­go…

ADLE:: ¿Tú sa­bes ju­gar aje­drez?

AA: To­ca re­ba­jar­me…

ADLE: Si quie­ra, pongo en du­da que se­pas ju­gar aje­drez, va­mos a echar­nos un par­ti­di­to a ver si tú jue­gas aje­drez… VICKY DÁ­VI­LA (VD): Y a mí me da pe­na

con los oyen­tes…

AA: To­ca re­ba­jar­me, que es un gro­se­ro,vicky. VD: Me ex­cu­san…

AA: He es­ta­do to­tal­men­te tran­qui­lo.

[…]

VD: Nues­tros oyen­tes,mil gra­cias por la com­pa­ñía… […]

VD: Aquí, no, aquí no va­mos a apo­yar…

ADLE: ¿Có­mo di­ces eso?

VD: Ni la de­lin­cuen­cia de la gue­rri­lla ni tam­po­co la de­lin­cuen­cia de los pa­ra­mi­li­ta­res.

ADLE: ¿Có­mo te atre­ves a se­ña­lar eso?

VD: Aquí no de­fen­de­mos na­da…

AA: Yo no le he di­cho una so­la gro­se­ría…

VD: Na­da que ten­ga que ver con los gru­pos ar­ma­dos…

ADLE: ¡No, pe­ro per­dó­na­me, tú me es­tás ha­cien­do acu­sa­cio­nes y cuen­tas en ce­lo­fán! O, ¿crees que no ten­go la in­te­li­gen­cia pa­ra en­ten­der­lo?

VD: Va­mos a ir a una pau­sa, por­que es­to, us­te­des no tie­nen por qué ver es­to. Ex­cú­sen­nos, por fa­vor, nos va­mos a co­mer­cia­les.

ADLE: ¡Có­mo vas a de­cir…!

FIN DE LA EMI­SIÓN (aun­que cir­cu­la un vi­deo de la tra­ses­ce­na, don­de el abo­ga­do y uno de sus guar­daes­pal­das, al pa­re­cer, le ra­po­nea­ron el ce­lu­lar al pro­fe­sor y ana­lis­ta).

III. EL PE­RIO­DIS­MO CO­MO CREA­DOR DE LA GUE­RRA

El es­cri­tor aus­tria­co Karl Kraus, tes­ti­go pre­sen­cial del sur­gi­mien­to del na­cio­nal­so­cia­lis­mo en Eu­ro­pa a tra­vés de su re­vis­ta La An­tor­cha, de­cía so­bre el pe­rio­dis­mo de su épo­ca: “El na­cio­nal­so­cia­lis­mo no ani­qui­ló a la pren­sa, sino la pren­sa creó el na­cio­nal­so­cia­lis­mo. Apa­ren­te­men­te so­lo co­mo reac­ción, en ver­dad co­mo rea­li­za­ción. Por en­ci­ma de to­da pre­gun­ta por la pa­tra­ña con la que ella nu­tre a la ma­sa, ellos son pe­rio­dis­tas. Edi­to­ria­lis­tas que es­cri­ben con san­gre; char­la­ta­nes de la ac­ción. Tro­glo­di­tas, por cier­to, que se han ins­ta­la­do en la cue­va en la que la pa­la­bra im­pre­sa le­gó la fan­ta­sía a la hu­ma­ni­dad”.

Rafael Gu­tié­rrez Gi­rar­dot, en su en­sa­yo so­bre Kraus, señala con cla­ri­dad lo siguiente: “La re­la­ción cau­sal en­tre pren­sa y na­cio­nal­so­cia­lis­mo pue­de pa­re­cer exa­ge­ra­da y de­jar de la­do mu­chos otros fac­to­res so­cia­les, his­tó­ri­cos y cul­tu­ra­les. Pe­ro si se re­co­rre la re­vis­ta de Kraus se com­pren­de­rá es­ta con­de­na. Lo que Kraus ha­ce blan­co de su sá­ti­ra son la glo­ri­fi­ca­ción opor­tu­nis­ta, la tri­via­li­za­ción de in­mo­ra­li­da­des, el ejer­ci­cio de la pe­re­za men­tal, los va­lo­res fal­sos y la fa­tui­dad que de­ter­mi­na­ron las so­cie­da­des ale­ma­na y aus­tria­ca que in­cu­ba­ron el na­cio­nal­so­cia­lis­mo […]. Kraus men­cio­na ex­cep­cio­nes que no me­re­cen esa con­de­na. Pe­ro ellas no afec­tan la esen­cia de su in­te­lec­ción: la pren­sa, los pe­rió­di­cos, los pe­rio­dis­tas res­pon­sa­bles de la ‘de­ca­den­cia’ de la hu­ma­ni­dad, por­que ellos han per­ver­ti­do el len­gua­je y al ha­cer­lo han so­ca­va­do el ac­ce­so a la reali­dad y a la ver­dad, que es el len­gua­je”.

quien de ver­dad quie­ra un cóc­tel no­ve­do­so de buen pe­rio­dis­mo ra­dial, en­tre y sír­va­se en ra­dio­am­bu­lan­te.org

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.