Los Es­pí­ri­tus, la ban­da in­die de mo­da en Argentina

El gru­po ar­gen­tino de rock psi­co­dé­li­co, blues y so­ni­dos la­ti­nos sur­gió en la es­ce­na in­de­pen­dien­te ha­cia 2010 y hoy es uno de los más re­co­no­ci­dos en su país. AR­CA­DIA se reunió con su lí­der, Ma­xi Priet­to.

Arcadia - - EDITORIAL - Pa­blo Díaz Ma­reng­hi*

Una tar­de de prin­ci­pios de los 2000, en una ca­sa pro­me­dio de un ba­rrio de Bue­nos Ai­res, Ma­xi Priet­to, un jo­ven vein­tea­ñe­ro que tra­ba­ja­ba en la dis­tri­bui­do­ra de go­lo­si­nas de su pa­dre, sin­tió que ha­bía en­con­tra­do su lu­gar en el mun­do. Mien­tras lim­pia­ba la me­mo­ria ya sa­tu­ra­da del pc de su ma­dre, me­di­ta­ba so­bre el ha­llaz­go que le per­mi­ti­ría desa­rro­llar su ver­da­de­ra pa­sión, ha­cer can­cio­nes. “an­tes gra­ba­ba con una vie­ja por­ta es­tu­dios de cua­tro ca­na­les que me ha­bía re­ga­la­do mi pa­pá. Des­pués, con la com­pu, en­ten­dí que po­día te­ner in­fi­ni­tos ca­na­les y efec­tos: dis­tor­sión, re­verb, de­lay, wah wah. Me re­co­pé. Gra­bé cin­co dis­cos, les pu­se ta­pa y se los re­ga­lé a mis ami­gos”. Uno de esos, Priet­to (2002), so­bre­vi­ve vir­tual­men­te en su Band­camp. El res­to se ha per­di­do.

Es­te mú­si­co ar­gen­tino, mul­ti­fa­cé­ti­co y pro­lí­fi­co es hoy la voz y gui­ta­rra lí­der de Los Es­pí­ri­tus, una de las ban­das más des­ta­ca­das del rock in­de­pen­dien­te ar­gen­tino, que trascendió el un­der y ob­tu­vo re­co­no­ci­mien­to in­ter­na­cio­nal. En 2017, su dis­co Agua ar­dien­te fue ele­gi­do por la pren­sa es­pe­cia­li­za­da co­mo uno de los me­jo­res del año, y los mú­si­cos gi­ra­ron por to­da Amé­ri­ca La­ti­na y Eu­ro­pa, ce­rran­do el año en el Mi­croes­ta­dio Mal­vi­nas Ar­gen­ti­nas de La Pa­ter­nal, ba­rrio en don­de Priet­to vi­ve ac­tual­men­te y la ban­da es­tá asen­ta­da.

Al mis­mo tiem­po, Priet­to man­tie­ne un dúo de ba­te­ría/gui­ta­rra y voz lla­ma­do Priet­to­via­ja al Cos­mos con Ma­riano, que se con­vir­tió en un gru­po de cul­to, y su pro­yec­to so­lis­ta, con el cual aca­ba de lan­zar un dis­co de bo­le­ros jun­to con la can­tan­te Po­li Na­po­li­tano (Bo­le­ros y can­cio­nes, 2018). In­fluen­cia­do por el blues, rit­mos la­ti­noa­me­ri­ca­nos, so­ni­dos afri­ca­nos, el rock psi­co­dé­li­co y las ban­das so­no­ras de tin­te de­sér­ti­co de En­nio Mo­rri­co­ne, Priet­to pa­ten­tó un es­ti­lo hí­bri­do, mu­tan­te y su­ma­men­te atrac­ti­vo a la ho­ra de can­tar, com­po­ner y to­car la gui­ta­rra. Pe­ro afir­ma:“no ten­go ni idea de có­mo to­co o cuál es mi téc­ni­ca. Si en­cuen­tran un li­bro de ‘Có­mo to­car la gui­ta­rra’ es­cri­to por mí, no lo com­pren. Es una es­ta­fa”.

Priet­to na­ció en Quil­mes, ba­rrio pe­ri­fé­ri­co del sur del Gran Bue­nos Ai­res, el 17 de di­ciem­bre de 1981. Sus pri­me­ros re­cuer­dos mu­si­ca­les re­mi­ten a su ma­dre, quien es­cu­cha­ba ca­se­tes de Charly Gar­cía, Chi­co Buar­que o Los Fa­bu­lo­sos Ca­di­llacs. Ella fue la pri­me­ra en mo­ti­var­lo a apren­der gui­ta­rra. Su pri­mer pro­fe­sor era fa­ná­ti­co del heavy me­tal, gé­ne­ro que en­can­di­ló a Ma­xi de pe­que­ño. Ban­das co­mo Me­ga­deth, Pan­te­ra y Se­pul­tu­ra lo fas­ci­na­ron. Su pri­mer con­cier­to, de he­cho, lo hi­zo con Her­mé­ti­ca, ban­da argentina de rock pe­sa­do li­de­ra­da por Ri­car­do Io­rio, cuan­do te­lo­nea­ron a Kiss en el fes­ti­val Mons­ters of Rock, el 3 de sep­tiem­bre de 1994. “A esa edad nos fas­ci­na­ba la on­da ‘pe­lí­cu­la de te­rror’ que te­nía la ico­no­gra­fía me­ta­le­ra, las ca­la­ve­ras en las tapas de los dis­cos, la agre­si­vi­dad del so­ni­do de las gui­ta­rras. En esa épo­ca me gus­ta­ba mu­cho di­bu­jar.a los ca­tor­ce em­pe­cé a for­mar mis pri­me­ras ban­das”, re­cuer­da.

En la es­cue­la Ni­co­lás Ave­lla­ne­da, que su­peró con di­fi­cul­ta­des (“fui al turno ma­ña­na, tar­de y no­che. Era un desas­tre”), co­no­ció a una per­so­na que se­ría fun­da­men­tal en su vi­da: San­tia­go Mo­raes, hoy su so­cio com­po­si­ti­vo en Los Es­pí­ri­tus. Se cru­za­ron en los pa­si­llos has­ta que, en un mo­men­to, com­par­tie­ron di­vi­sión. Se die­ron cuen­ta de que la pa­sión por la mú­si­ca los atra­ve­sa­ba y es­to hi­zo que la amis­tad flu­ye­ra con na­tu­ra­li­dad. Pri­me­ro in­ter­cam­bia­ron ca­se­tes y lue­go for­ma­ron su pri­mer pro­yec­to se­rio de ban­da lla­ma­do Da Fem­me-ins. Priet­to tam­bién re­cuer­da un li­bro que le pres­tó Mo­raes que afec­ta­ría su ma­ne­ra de es­cri­bir le­tras: “Santi me pres­tó un li­bro de poe­sías de [Char­les] Bu­kows­ki y cuan­do lo leí pen­sé que era una car­ga­da. ¿Es­to es poe­sía? No era lo que me ima­gi­na­ba. El cha­bón es­ta­ba es­cri­bien­do de co­rri­do al­go que le pa­só. Me acuer­do de un poe­ma en que con­ta­ba que veía la ca­ra de un po­lí­ti­co y lo des­cri­bía co­mo una per­so­na sin re­sa­ca, sin ex­pe­rien­cia de vi­da. Eso me im­pac­tó. Pa­sé de pen­sar que el ti­po era un bo­lu­do a com­prar­me to­dos sus li­bros por­que en­ten­dí que de­trás de to­da esa apa­ren­te sim­ple­za ha­bía una pro­fun­di­dad ac­ce­si­ble pa­ra to­dos, in­clu­so pa­ra un pi­be co­mo yo que nunca ha­bía leí­do na­da.yo que­ría ha­cer eso en mis can­cio­nes: ha­blar de ma­ne­ra sim­ple pa­ra que cual­quie­ra pue­da en­ten­der­lo”.

El trán­si­to a la adul­tez lo en­con­tró via­jan­do en tren des­de su ho­gar, en el ba­rrio por­te­ño de Vi­lla

Cres­po, don­de vi­vía con su ma­dre, has­ta el lo­cal ma­yo­ris­ta de go­lo­si­nas de su pa­dre, en el que tra­ba­ja­ba con su her­ma­na en zo­na sur.allí se cho­có de fren­te con la reali­dad, al­go que lo mar­ca­ría a fue­go a la ho­ra de in­cluir pos­ta­les de la de­sigual­dad so­cial en sus le­tras. “No en­ten­día có­mo fun­cio­na­ba el ne­go­cio –re­cuer­da Priet­to– y es­ta­ba to­do el día pen­san­do en can­cio­nes. Era una épo­ca agi­ta­da: tra­ba­jar des­de tem­prano has­ta la tar­de, lue­go vol­ver a Ca­pi­tal e ir a en­sa­yar con Ma­riano, to­mar bi­rra has­ta cual­quier ho­ra y al otro día lo mis­mo. Fue­ron años de prác­ti­ca­men­te no dor­mir. La si­tua­ción se hi­zo in­sos­te­ni­ble y ter­mi­na­mos ven­dién­do­le el ne­go­cio a nues­tro her­mano ma­yor. Esa fue nues­tra ma­ne­ra de ha­cer­nos car­go. Di­ji­mos ‘pre­fe­ri­mos mo­rir­nos de ham­bre, pe­ro ha­cien­do lo que nos gus­ta’”.

VIA­JE AL COS­MOS

Ma­riano es Ma­riano Cas­tro, la se­gun­da per­so­na cru­cial en la tra­yec­to­ria de Priet­to. Se cru­za­ron a co­mien­zos de los 2000 en una fe­cha don­de coin­ci­dían sus ban­das. Allí, en un tiem­po muer­to, de­ci­die­ron ha­cer una sa­pa­da. Ma­xi en gui­ta­rra y Ma­riano en ba­te­ría. No lo sa­bían en­ton­ces, pe­ro eso de­ri­vó en lo que lue­go lla­ma­rían Priet­to­via­ja al Cos­mos con Ma­riano, un en­sam­ble psi­co­dé­li­co y mi­ni­ma­lis­ta en don­de Ma­xi pa­ten­tó un es­ti­lo de can­tan­te, se con­vir­tió en un re­fe­ren­te de la es­ce­na in­die (jun­to a ban­das co­mo Él Ma­tó a un Po­li­cía Mo­to­ri­za­do, Sha­man y los Pi­la­res de la Crea­ción, Go Ne­ko! y La Pa­tru­lla Es­pa­cial) y to­có en un sin­nú­me­ro de cen­tros cul­tu­ra­les y pe­que­ños tu­gu­rios roc­ke­ros. Su ima­gi­na­rio se com­po­nía de in­cen­dios, ve­ra­nos fa­ta­les, cer­ve­zas en la pla­ya, mons­truos y hos­pi­ta­les in­cen­dia­dos.

“To­cá­ba­mos mu­cho en La Pla­ta por­que des­pués de la tra­ge­dia de Cro­ma­ñón no se po­día to­car en nin­gún la­do por Ca­pi­tal”, re­cuer­da Priet­to de aque­llas pri­me­ras épo­cas de su du­pla jun­to a Cas­tro.“era ra­rí­si­mo el có­di­go que ha­bía. Éra­mos dos rom­pe­bo­las. Ca­si que nos de­di­cá­ba­mos a es­pan­tar al pú­bli­co: to­cá­ba­mos co­vers que so­lo yo me sa­bía, anun­ciá­ba­mos a una ho­ra y sa­lía­mos tres o cua­tro ho­ras des­pués, la gen­te se iba y no nos im­por­ta­ba. Te­nía­mos un pac­to de fi­de­li­dad a ese caos. Nues­tro so­ni­do era psi­co­dé­li­co, pe­ro tam­bién la psi­co­de­lia te­nía que ver con esa in­cer­ti­dum­bre de nunca sa­ber qué po­día pa­sar. Que­ría­mos ha­cer las co­sas a nues­tra ma­ne­ra y nues­tra ma­ne­ra no te­nía sen­ti­do”. Su so­ni­do se di­fe­ren­cia­ba del res­to del rock lo­cal y sus le­tras eran tes­ti­mo­nios des­ga­rra­do­res que le can­ta­ban a la de­rro­ta co­ti­dia­na y al en­sue­ño. Su voz, mul­ti­fa­cé­ti­ca, de­for­me y muy atrac­ti­va, es­tá al fren­te en to­das sus can­cio­nes, re­sal­tan­do lo in­cla­si­fi­ca­ble de su tono y su ver­sa­ti­li­dad.“la in­ter­pre­ta­ción es muy im­por­tan­te –afir­ma–, tan­to o más que lo que di­ce una le­tra. Pien­so en el tan­go, por ejem­plo. A mí me gus­ta mu­cho Ro­ber­to Go­ye­ne­che. Él in­ter­pre­ta can­cio­nes de mu­chos ar­tis­tas, pe­ro, si la es­cu­chas por Go­ye­ne­che, pa­re­ce co­mo si la es­cu­cha­ras por pri­me­ra vez. Hay fra­ses que las di­ce de una for­ma que te due­len”.

Los Es­pí­ri­tus sur­gió en 2010 y edi­fi­có una pi­rá­mi­de so­no­ra so­bre tres pi­la­res: per­cu­sión tri­bal/ la­ti­na, blues y psi­co­de­lia. Su mú­si­ca plan­tea una co­ne­xión in­elu­di­ble con lo cor­po­ral.es una in­vi­ta­ción per­ma­nen­te al bai­le que lle­va el groo­ve y el rit­mo en su ADN. Allí tam­bién se na­rran las pe­ri­pe­cias que for­man el es­pí­ri­tu de Priet­to: aven­tu­ras de no­ches en ba­res (“Lo echa­ron del bar”,“las cor­ti­nas”,“los des­am­pa­ra­dos”, “No­ches de ve­rano” –que re­cuer­da a The Beatles–) o pos­ta­les de de­nun­cia (“Ne­gro Chi­co”,“las ar­mas las car­ga el dia­blo”) en don­de re­apa­re­cen esos tre­nes con per­so­na­jes en los már­ge­nes que mar­ca­ron a Priet­to en su ado­les­cen­cia. En sus le­tras apa­re­cen es­ce­nas co­ti­dia­nas (“El pe­rro de Ra­mo­na”,“el bar de Car­li­tos”,“el tren que pa­sa”) y me­lo­días hip­nó­ti­cas, re­pe­ti­ti­vas, que in­du­cen al tran­ce.“pe­rro vie­jo” si­gue en es­ta sen­da, con un riff en cla­ve, ca­si, de mú­si­ca country.apa­re­cen los va­go­nes, las es­ta­cio­nes de tren y uno se trans­por­ta a la ru­ti­na sub­ur­ba­na del fla­ge­lo la­bo­ral, el hu­mo y el olor a gra­sa de los cho­ri­pa­nes.tam­bién hay mo­men­tos de un so­ni­do más ét­ni­co y tri­bal, co­mo en “Al­to va­lle”.allí, con acor­des acom­pa­sa­dos, Priet­to es­bo­za co­mo un co­ple­ro del nor­te una de­cla­ra­ción de amor al ám­bar de las pie­dras y a los cie­los. Los Es­pí­ri­tus de­mos­tra­ron que es po­si­ble ador­nar de per­cu­sión al blues y cons­truir un so­ni­do úni­co, ge­ne­ran­do una fi­su­ra se­duc­to­ra den­tro de la mo­no­to­nía de cier­to rock ac­tual.

Priet­to no de­ja de sor­pren­der­se por el pre­sen­te de Los Es­pí­ri­tus. Lo­gró un sue­ño que, en su ado­les­cen­cia, pa­re­cía una uto­pía: vi­vir de la mú­si­ca. “Pen­sá­ba­mos que iba a ser un fra­ca­so, pe­ro nos en­con­tra­mos con lu­ga­res lle­nos, in­clu­so en Ber­lín. A to­dos nos en­can­ta la mú­si­ca en mu­chos as­pec­tos, no so­lo to­car en vi­vo sino tam­bién gra­bar, pro­du­cir y co­no­cer otras cul­tu­ras”.

Ade­más de lo que ha he­cho con sus ban­das, con­ti­núa su­bien­do gra­ba­cio­nes ca­se­ras a su Band­camp co­mo cuan­do era ado­les­cen­te. De cier­ta ma­ne­ra per­ma­ne­ce fiel a aquel man­tra de­tom­waits se­gún el cual una can­ción es “co­mo lle­var agua con las ma­nos”. Pa­ra ven­cer la eva­nes­cen­cia, Priet­to com­po­ne y re­gis­tra. Me­dian­te un len­gua­je aus­te­ro, he­re­de­ro de la li­te­ra­tu­ra de John Fan­te y un mo­do de en­ten­der la can­ción po­pu­lar des­de los már­ge­nes, trans­mu­ta la esen­cia de la mú­si­ca ne­gra del blues a los des­cla­sa­dos que sue­le cru­zar­se por las ca­lles de su ba­rrio. Co­mo en “La rue­da que mue­ve al mun­do”, una de sus can­cio­nes más re­cien­tes, don­de can­ta:“la rue­da ali­men­ta a unos po­cos / Pa­ra no­so­tros no hay más que pa­li­zas o en­tre­te­ni­mien­tos / Pa­ra po­der aguan­tar va­mos a tra­ba­jar y des­pués a com­prar /Y a ha­cer la rue­da gi­rar y gi­rar y gi­rar”.

La mú­si­ca de Los Es­pí­ri­tus plan­tea una co­ne­xión con lo cor­po­ral y es una in­vi­ta­ción per­ma­nen­te al bai­le

La ban­da Los Es­pí­ri­tus

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.