Con­tra la in­tui­ción

Arcadia - - EDITORIAL - San­dra Bor­da

Afor­tu­na­da o de­sa­for­tu­na­da­men­te, en di­plo­ma­cia el “có­mo” es tan im­por­tan­te co­mo el “qué”. La po­lí­ti­ca ex­te­rior es una he­rra­mien­ta que no so­lo guía nues­tra in­ter­ac­ción con el es­ce­na­rio in­ter­na­cio­nal, sino que adi­cio­nal­men­te en­vía men­sa­jes cons­tan­tes so­bre el

ti­po de país que so­mos, so­bre nues­tra iden­ti­dad co­mo na­ción.

Co­lom­bia to­mó la de­ci­sión de otor­gar el re­co­no­ci­mien­to al Es­ta­do pa­les­tino y, en mi opi­nión, se tra­ta de una de­ci­sión acer­ta­da. No ten­go nin­gún re­pa­ro con el “qué”. De he­cho, por allá en 2011, sus­cri­bí a un co­mu­ni­ca­do es­cri­to por un gru­po de aca­dé­mi­cos que ex­pli­ca­ba las ra­zo­nes por las cua­les Co­lom­bia de­bía otor­gar ese re­co­no­ci­mien­to.

Sin em­bar­go, ten­go mu­chos pro­ble­mas con el “có­mo”. Pa­ra em­pe­zar, me pa­re­ce que ha­ber to­ma­do la de­ci­sión un vier­nes an­tes de que lle­ga­ra el mar­tes fes­ti­vo de la po­se­sión del nue­vo pre­si­den­te, Iván Du­que, es im­pre­sen­ta­ble. Pa­ra cual­quier país, se tra­ta de una de­ci­sión con gran­des im­pli­ca­cio­nes que pue­de en­viar men­sa­jes cla­ve al sis­te­ma in­ter­na­cio­nal, a alia­dos de to­da la vi­da, co­mo Es­ta­dos Uni­dos, y a la re­gión su­r­ame­ri­ca­na, en don­de éra­mos el úni­co país que aún no re­co­no­cía a Pa­les­ti­na. Así que to­mar es­ta de­ci­sión por de­ba­jo de la me­sa, sin anun­ciar­la y sin ex­pli­car­la, es un ac­to de opor­tu­nis­mo di­ri­gi­do a fa­ci­li­tar­le las as­pi­ra­cio­nes en ma­te­ria de su ca­rre­ra in­ter­na­cio­nal a Juan Ma­nuel Santos, y na­da tie­ne que ver con una eva­lua­ción con­cien­zu­da so­bre có­mo es­to sa­tis­fa­ce los in­tere­ses na­cio­na­les de Co­lom­bia. Me­jor di­cho, di­fí­cil­men­te se pue­de en­con­trar una for­ma más pa­rro­quial, más egoís­ta y más irres­pon­sa­ble de di­se­ñar y de im­ple­men­tar la po­lí­ti­ca ex­te­rior.

Va­le la pe­na acla­rar que aquí no hu­bo tam­po­co un con­ven­ci­mien­to cla­ro de la ad­mi­nis­tra­ción an­te­rior, co­mo lo su­gi­rió la ex­can­ci­ller Ma­ría Án­ge­la Holguín. Si así hu­bie­se si­do, no se hu­bie­sen es­pe­ra­do has­ta el úl­ti­mo día pa­ra to­mar una de­ci­sión tan tras­cen­den­tal. Si así hu­bie­se si­do, el ex­pre­si­den­te Santos no se hu­bie­se com­pro­me­ti­do en va­rias oca­sio­nes con el go­bierno de Is­rael y la co­mu­ni­dad de ju­díos en Co­lom­bia a no to­mar esa de­ci­sión. En otras pa­la­bras, no hu­bo ni prin­ci­pios que guia­ran la de­ci­sión, ni una eva­lua­ción es­tra­té­gi­ca que con­tem­pla­ra los in­tere­ses co­lom­bia­nos en el lar­go pla­zo. Na­da, ab­so­lu­ta­men­te na­da.

Y co­mo si fue­ra po­co, el go­bierno sa­lien­te cree que to­da es­ta im­pro­vi­sa­ción y fal­ta de se­rie­dad se re­suel­ve di­cien­do que le in­for­ma­ron

de la de­ci­sión al go­bierno en­tran­te. Co­mo si eso cam­bia­ra en al­go las co­sas.

De he­cho, so­lo las em­peo­ra. Por­que si bien ni el nue­vo pre­si­den­te ni su can­ci­ller pu­die­ron ne­gar que es­ta­ban in­for­ma­dos, tam­po­co pu­die­ron de­cir que ellos se opu­sie­ron a la de­ci­sión o es­tu­vie­ron a fa­vor. En otras pa­la­bras, cuan­do re­ci­bie­ron la no­ti­cia no su­pie­ron qué ha­cer con ella. No te­nían ni la me­nor idea de qué ti­po de in­for­ma­ción era la que te­nían fren­te a ellos mis­mos. En me­dio de su abier­to des­co­no­ci­mien­to, el can­ci­ller di­jo pri­me­ro que es­tu­dia­rían la de­ci­sión, co­mo si pu­die­ran ha­cer al­go pa­ra re­ver­sar­la, y lue­go di­jo que Santos de­bía asu­mir su res­pon­sa­bi­li­dad y ellos ha­rían lo pro­pio. Va­ya uno a sa­ber qué sig­ni­fi­ca eso.

Al mo­men­to de es­cri­bir es­ta co­lum­na, el go­bierno anun­ció que lle­va­ría la de­ci­sión a la Co­mi­sión Ase­so­ra de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res. Veo muy difícil que el go­bierno lo­gre un con­sen­so en ese es­ce­na­rio pe­ro, en aras de la dis­cu­sión, si en la Co­mi­sión se con­fir­ma la de­ci­sión, no hay tan­to pro­ble­ma. Si no, si se de­ci­de re­bus­car una fi­gu­ra que per­mi­ta re­tro­ce­der la de­ci­sión, so­lo se le aña­di­rá in­sul­to a la in­ju­ria: le es­ta­re­mos di­cien­do a la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal que es­te país cam­bia de in­tere­ses na­cio­na­les ca­da vez que cam­bia de go­bierno y que aquí no exis­te una po­lí­ti­ca ex­te­rior de Es­ta­do. Na­da más, ni na­da me­nos.

Pe­ro eso no es lo más gra­ve: le es­ta­re­mos di­cien­do a la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal que a nues­tros go­ber­nan­tes les im­por­ta tan po­co el di­se­ño e im­ple­men­ta­ción de su po­lí­ti­ca ex­te­rior que tu­vi­mos un go­bierno que to­mó la de­ci­sión tres días an­tes de aca­bar­se (con fin de se­ma­na de por me­dio), y que aho­ra te­ne­mos otro go­bierno que ni si­quie­ra ha po­di­do en­ten­der bien las im­pli­ca­cio­nes de lo que es­tá pa­san­do. La fal­ta de se­rie­dad, pla­ni­fi­ca­ción, es­tu­dio y aná­li­sis es­tra­té­gi­co al­can­za­ron su pun­to más ba­jo en es­ta co­yun­tu­ra. Nues­tros to­ma­do­res de de­ci­sio­nes en po­lí­ti­ca ex­te­rior son un re­fle­jo cla­ro del ti­po de país que so­mos: pa­rro­quial y cor­to­pla­cis­ta. Y no hay di­fe­ren­cia ni par­ti­dis­ta ni ideo­ló­gi­ca: que­dó de­mos­tra­do que es­te es uno de los es­pa­cios de con­ti­nuis­mo más so­bre­sa­lien­tes en­tre el san­tis­mo y el uri­bis­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.