Tum­ba te­cho

Arcadia - - EDITORIAL - Ma­rio Jur­sich

El año pa­sa­do, cuan­do la Uni­ver­si­dad de los Andes pu­bli­có la ex­tra­or­di­na­ria bio­gra­fía El idea­lis­ta prag­má­ti­co, de Je­remy Adel­man, tu­ve la es­pe­ran­za de que Al­bert O. Hirschman, el en­sa­yis­ta ob­je­to de esas pá­gi­nas, fue­ra re­des­cu­bier­to por una nue­va ge­ne­ra­ción de lec­to­res

co­lom­bia­nos. Pa­sa­do ya un tiem­po pru­den­te, de­bo con­fe­sar que mis ex­pec­ta­ti­vas no se han cum­pli­do. Con eso es­toy le­jos de in­si­nuar que el li­bro ape­nas ha­ya te­ni­do re­per­cu­sión, o que le ha­yan fal­ta­do las re­se­ñas, o que na­die, en nin­gu­na par­te, se ha­ya re­fe­ri­do a él, in­clu­so de ma­ne­ra tan­gen­cial. De he­cho, esa po­de­ro­sa sem­blan­za de quien fue­ra uno de los gran­des eco­no­mis­tas del si­glo xx no so­lo se ha ven­di­do bas­tan­te bien pa­ra ser un to­mo de 650 pá­gi­nas, sino que ha con­ci­ta­do la aten­ción de gen­te tan des­pier­ta y di­sí­mil en­tre sí co­mo San­tia­go Mon­te­ne­gro, Fran­cis­co Gu­tié­rrez Sa­nín o Ale­jan­dro Ga­vi­ria.

A lo que alu­do es dis­tin­to: me des­con­cier­ta que na­da más los eco­no­mis­tas o per­so­nas que or­bi­tan en torno al mun­do de la eco­no­mía se ha­yan fi­ja­do en un au­tor que de­be­ría ser (no exa­ge­ro un ápi­ce) una re­fe­ren­cia in­sos­la­ya­ble pa­ra quie­nes es­ta­mos en el mun­do de las cien­cias so­cia­les o la li­te­ra­tu­ra.

Na­ci­do en 1915 en Ber­lín, Hirschman lle­gó a Co­lom­bia en 1951 co­mo par­te de un equi­po en­via­do por el Ban­co Mun­dial pa­ra ela­bo­rar un plan que sa­ca­ra al país de la po­bre­za. Des­de el co­mien­zo tu­vo se­rias di­fi­cul­ta­des con Lau­chlin Cu­rrie, el je­fe de la mi­sión, pues es­te in­sis­tía en ela­bo­rar un plan maes­tro con la úni­ca ayu­da de ex­per­tos (“des­de arri­ba y des­de afue­ra”, co­mo le gus­ta­ba re­pe­tir), en con­tra­vía de lo que pre­go­na­ba Hirschman: con­ce­bir y apo­yar pro­yec­tos sur­gi­dos “des­de abajo”, en los cua­les la con­ver­sa­ción di­rec­ta con to­da cla­se de agen­tes eco­nó­mi­cos (ban­que­ros, cam­pe­si­nos, cons­truc­to­res de ca­rre­te­ras, fa­bri­can­tes de pa­pel) die­ra las pau­tas pa­ra pen­sar los pla­nes de desa­rro­llo.

Tras aca­bar su con­tra­to con la mi­sión, Hirschman abrió una ofi­ci­na de con­sul­to­ría en Bo­go­tá y se in­vo­lu­cró a fon­do con la vi­da del país. re­co­rrió Bo­ya­cá, el Eje Ca­fe­te­ro y los Lla­nos Orien­ta­les con su es­po­sa Sa­rah y sus hi­jas Li­sa y Ka­tia al vo­lan­te de su ama­do Chevy; hi­zo ami­gos cer­ca­nos co­mo Pe­ter Al­dor, el ca­ri­ca­tu­ris­ta co­lom­bo-hún­ga­ro de El Tiem­po, y se vin­cu­ló al gru­po de in­te­lec­tua­les y ar­tis­tas que fre­cuen­ta­ban la Li­bre­ría Cen­tral y la Ga­le­ría El Ca­lle­jón.

En su bio­gra­fía, Al­de­man re­cons­tru­ye con ha­bi­li­dad las en­se­ñan­zas que es­te “co­no­ci­mien­to de ex­pe­rien­cia cer­ca­na” de­jó en el pen­sa­mien­to de Hirschman: un mar­ca­do es­cep­ti­cis­mo res­pec­to a la su­pues­ta in­fa­li­bi­li­dad de los ase­so­res ex­tran­je­ros, una no me­nos acen­tua­da sus­pi­ca­cia an­te los pla­nes de desa­rro­llo co­mo fuen­te de ver­da­des in­cues­tio­na­bles y una iró­ni­ca dis­tan­cia fren­te a lo que él lla­ma­ba “fra­ca­so­ma­nía”,

esa mez­cla de com­ple­jo de in­fe­rio­ri­dad y pre­jui­cio que im­pi­de ver y aqui­la­tar los avan­ces de una po­lí­ti­ca so­cial.

Cuan­do se pon­de­ran los lo­gros de Hirschman, es bas­tan­te co­mún que se sub­ra­yen es­tas vir­tu­des, pe­ro la lec­tu­ra de la bio­gra­fía per­mi­te aña­dir un ele­men­to que no so­lo ex­ce­de el ám­bi­to eco­nó­mi­co, sino que ex­pli­ca muy bien por­qué su pen­sa­mien­to si­gue sien­do ex­tra­or­di­na­ria men­te útil pa­ra en­ten­der el pre­sen­te.

La me­jor for­ma de ejem­pli­fi­car es­to que di­go es re­cor­dan­do el clá­si­co Re­tó­ri­cas del a in­tran­si­gen­cia, un­li-bri­to­que Hirschman pu­bli­có en 1991 y cu­yo ob­je­ti­vo era en­fren­tar las prin­ci­pa­les crí­ti­cas con­ser­va­do­ras al Es­ta­do de Bie­nes­tar. En esa apre­ta­da sín­te­sis de­dos si­glos d eh is to ria, hirschman exa­mi­na y re­du­ce a es­com­bros el pen­sa­mien­to de, en­tre otros au­to­res, Ed­mund Bur­ke ,ale­xis de Toc­que­vi­lle, Frie­drich A. Ha­yek y Mil­ton Fried­man. Pe­ro lo sor­pren­den­te es que cuan­do ya ha ter­mi­na­do su ta­rea de­cons­truc­ti­va y no te­ne­mos la me­nor du­da so­bre la per­ti­nen­cia de los ar­gu­men­tos ex­pues­tos, vuel­ve ha­cia sí el po­de­ro­so ra­yo de su in­te­li­gen­cia y so­me­te a un es­cru­ti­nio si­mi­lar las ideas de las cua­les es vocero. El re­sul­ta­do no pue­de ser me­nos ins­truc­ti­vo. Su co­da nos de­mues­tra que los “reac­cio­na­rios” no tie­nen el mo­no­po­lio de la re­tó­ri­ca sim­plis­ta, pe­ren­to­ria y tes­ta­ru­da, sino que los “pro­gre­sis­tas” tam­bién han abu­sa­do de unos tics y de unas ideas fá­ci­les que no tie­nen na­da que en­vi­diar­les a las de los pri­me­ros.

Hirschman lla­ma­ba a es­to “ten­den­cia au­to sub­ver­si­va” y lo con­si­de­ra­ba un ras­go in­dis­pen­sa­ble pa­ra el en­sa­yis­ta de fus­te. No es nin­gu­na ca­sua­li­dad que en to­dos los li­bros que pu­bli­có en los años no­ven­ta y a prin­ci­pios del si­glo xxi in­clu­ye­ra pie­zas en las que acep­ta­ba, sin nin­gún ti­po de re­mil­gos, que se ha­bía equi­vo­ca­do.

En un mo­men­to en que la cris­pa­ción po­lí­ti­ca es el signo de la vi­da co­lom­bia­na, en unos tiem­pos do­mi­na­dos por la in­to­le­ran­cia y la pre­po­ten­cia, el ejem­plo se­reno de Hirschman pue­de con­tri­buir a rom­per la in­co­mu­ni­ca­ción mu­tua en­tre dos blo­ques de ciu­da­da­nos pre­sos en las di­co­to­mías li­be­ral/con­ser­va­dor o pro­gre­sis­ta/ reac­cio­na­rio. Su gran lec­ción es que, si de ver­dad que­re­mos diá­lo­gos fe­cun­dos en la es­fe­ra pú­bli­ca, ne­ce­si­ta­mos la he­te­ro­do­xia y la dis­cre­pan­cia (eso que él lla­ma­ba las “vías in­só­li­tas del pen­sa­mien­to”), pe­ro tam­bién y so­bre to­do acep­tar que so­mos fa­li­bles. El re­co­no­ci­mien­to de los pro­pios erro­res no es so­lo una vir­tud de los gran­des en­sa­yis­tas; de­be­ría ser­lo asi­mis­mo de quien quie­ra lla­mar­se ciu­da­dano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.