Mil pa­la­bras por una ima­gen

Arcadia - - EDITORIAL - An­to­nio Ca­ba­lle­ro

Cuán­tos mi­les, cuán­tas de­ce­nas de mi­les de agen­tes del cti de la Fis­ca­lía hay en es­te país? En es­ta fo­to ve­mos a do­ce o tre­ce. Lle­van a cua­tro o cin­co cap­tu­ra­dos (el pie de fo­to ha­bla de seis), pre­sun­tos ase­si­nos de otros tres agen­tes del cti en Tu­ma­co. ¿A cuán­tos mi­les de pre­sun­tos ase­si­nos cap­tu­ran ca­da año los agen­tes del cti? ¿A

cuán­tos mi­les de pre­sun­tos res­pon­sa­bles de otros de­li­tos? ¿Y a cuan­tos mi­les de de­lin­cuen­tes, pre­sun­tos o con­vic­tos, suel­tan a con­ti­nua­ción los jue­ces de ga­ran­tías, con ra­zón o sin ella? Pe­ro son más los de­lin­cuen­tes –in­clu­yen­do a mu­chos agen­tes del cti–. Es una muy ma­la fo­to (es del pro­pio cti): bo­rro­sa, mal en­fo­ca­da, sin nin­gu­na vir­tud in­for­ma­ti­va ni es­té­ti­ca. A la mu­jer obe­sa del pri­mer plano no le en­tra bien en la ca­be­za el cas­co de gue­rra que úl­ti­ma­men­te les po­nen a los pre­sos, a la de­re­cha, más atrás, otra mu­jer em­pu­ña un mó­vil, o tal vez dos.

Es una fo­to del cti, Cen­tro Téc­ni­co de In­ves­ti­ga­ción de la Fis­ca­lía, que re­fle­ja lo que es el cti: bo­rro­so, des­en­fo­ca­do, obe­so (le so­bran agen­tes), opa­co en sus in­for­ma­cio­nes y an­ti­es­té­ti­co en sus ma­ni­fes­ta­cio­nes. ¿Y qué ha­ce la ru­bia de la de­re­cha, que ha­bla por su ce­lu­lar, y que ni es­tá cap­tu­ra­da ni lle­va uni­for­me del cti? ¿Es­tá gra­ban­do la es­ce­na? ¿Es una es­pía? ¿Una hac­ker, co­mo hay hoy tan­tos?

No se de­du­ce del pie de fo­to ni del ar­tícu­lo que la acom­pa­ña en dón­de ocu­rre la es­ce­na. ¿En Tu­ma­co, don­de fue­ron cap­tu­ra­dos los de­te­ni­dos? ¿En Pas­to, a cu­ya cár­cel fue­ron en­via­dos? To­dos vis­ten de azul so­bre un da­me­ro de ce­men­to y la­dri­llo. Los om­ni­pre­sen­tes agen­tes del cti se vis­ten igual, de uni­for­me, en to­do el te­rri­to­rio de la re­pú­bli­ca. Y co­mo ellos sue­le ves­tir tam­bién –ad­vier­te el pe­rió­di­co– la obe­sa cóm­pli­ce del Gua­cho que us­te­des pue­den ver aquí. ¡Cuán­ta pla­ta gas­ta es­te país en uni­for­mes, en fal­si­fi­ca­ción de uni­for­mes, en uni­for­mes de combate que ca­da año cam­bian de mo­de­lo: man­cha­dos, pi­xe­la­dos, pin­to­rro­tea­dos de sel­va o a ve­ces de de­sier­to, por si aca­so a los sol­da­dos los man­dan al Si­naí o a la Ta­ta­coa! Y aho­ra que en­tra­mos en la Otan y po­dre­mos te­ner el ho­nor de to­mar par­te en las gue­rras de los paí­ses gran­des los ha­brá tam­bién ca­mu­fla­dos de nie­ve. Por­que

en Corea del Nor­te nie­va en in­vierno, ¿no?

Y eso que ya sa­li­mos de una par­te del con­flic­to ar­ma­do in­ter­no­la re­fe­ri­da a la gue­ri­lla de las Farc. De ella que­dan, sin em­bar­go, fle­cos des­hi­la­cha­dos, uno de los cua­les es el que es­ta fo­to ilus­tra: el de las di­si­den­cias. En es­te ca­so la en­ca­be­za­da por el lla­ma­do “Gua­cho”, pa­ra quien tra­ba­ja­ban por lo vis­to la se­ño­ra obe­sa del cas­co mal en­ca­ja­do y sus cóm­pli­ces. Y hay más. No so­lo di­si­den­cias re­gio­na­les, sino la gue­rri­lla en­te­ra del eln, a la que el nue­vo pre­si­den­te Iván Du­que le ha en­du­re­ci­do las con­di­cio­nes pa­ra pro­se­guir las con­ver­sa­cio­nes de paz, en un pro­ce­so que pa­re­ce ago­ni­zan­te; y ade­más las tau­to­ló­gi­ca­men­te bau­ti­za­das co­mo “ba­crim”, o ban­das cri­mi­na­les, que son el re­ma­nen­te de otra fa­lli­da ne­go­cia­ción, que fue la del go­bierno de Ál­va­ro Uri­be con las au­to­de­fen­sas pa­ra­mi­li­ta­res.

To­dos esos gru­pos vio­len­tos se ali­men­tan del ne­go­cio de las dro­gas prohi­bi­das.to­do en Co­lom­bia aca­ba desem­bo­can­do en el ne­go­cio de la dro­ga, que es el gran ali­men­ta­dor de las co­sas ma­las y de las bue­nas, de la cri­mi­na­li­dad y de la co­rrup­ción por un la­do y de la crea­ción de em­pleo por el otro. De la dro­ga co­men la se­ño­ra obe­sa del cas­co y los dos agen­tes que la lle­van pre­sa. Pues la cri­mi­na­li­dad si­gue sien­do, en gran par­te, co­mo han ve­ni­do sos­te­nien­do los ana­lis­tas que no se em­pe­ñan en ce­rrar los ojos por ra­zo­nes ideo­ló­gi­cas, des­em­pleo ar­ma­do. Ne­ce­si­dad, y no so­lo mal­dad.y son tam­bién des­em­pleo ar­ma­do la pre­ven­ción y el cas­ti­go de la cri­mi­na­li­dad. En la mis­ma fuen­te del re­bus­que na­cen los agen­tes del cti y los ase­si­nos de los agen­tes del cti. To­dos es­tos per­so­na­jes ves­ti­dos de azul que ve­mos en la fo­to­gra­fía, los pre­sos de un la­do y sus cap­to­res del otro, son pro­duc­to ar­ma­do del des­em­pleo. El de­li­to exis­te pa­ra su­plir el em­pleo for­mal inexis­ten­te.

Pe­ro las au­to­ri­da­des no quie­ren dar­se cuen­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.