La len­gua de las lu­ces

Des­de la Ilustración has­ta el ar­te di­gi­tal, el fran­cés ha re­pre­sen­ta­do tra­di­ción y mo­der­ni­dad. Hoy abre las puertas a una cul­tu­ra to­tal­men­te ecléc­ti­ca.

Arcadia - - OPINIÓN - Ma­rie Gran­geon-ma­zat* * Di­rec­to­ra ge­ne­ral de la Alian­za Fran­ce­sa de Bo­go­tá y de­le­ga­da de Alian­zas pa­ra Co­lom­bia

La Alian­za Fran­ce­sa ofre­ce cur­sos te­má­ti­cos de con­ver­sa­ción, gra­má­ti­ca y li­te­ra­tu­ra.

Pa­ra qué apren­der fran­cés? Pri­me­ro ha­bría que pre­gun­tar­se pa­ra qué apren­der idio­mas. Hoy to­do el mun­do ha­bla in­glés, lo cual ha pro­du­ci­do la ne­ce­si­dad de es­tu­diar una ter­ce­ra len­gua pa­ra di­fe­ren­ciar­se en el mer­ca­do la­bo­ral. El fran­cés es la len­gua de la di­plo­ma­cia, de la gastronomía, de la mo­da, de los Jue­gos Olím­pi­cos de Pa­rís 2024 y de los re­cien­tes ga­na­do­res de la Copa del Mun­do. Y al igual que el in­glés, es ha­bla­do en los cin­co con­ti­nen­tes.

Se pue­de apren­der fran­cés por ne­ce­si­dad, pa­ra es­tu­diar o tra­ba­jar. Po­cos sa­ben que las uni­ver­si­da­des fran­ce­sas no co­bran ma­trí­cu­la ni a los fran­ce­ses ni a los ex­tran­je­ros, pues se fi­nan­cian gra­cias al con­tri­bu­yen­te, y es­to con­vier­te a Fran­cia en un des­tino ideal pa­ra un jo­ven co­lom­biano que qui­zás es­té con­si­de­ran­do via­jar a un país fran­có­fono co­mo Ca­na­dá, Sui­za y Bél­gi­ca. Ade­más, Fran­cia es el pri­mer em­plea­dor ex­tran­je­ro en Co­lom­bia, con más de 200 em­pre­sas en el país, por lo que ha­blar el idio­ma de ori­gen de la com­pa­ñía po­dría con­ver­tir­se en una ven­ta­ja pa­ra la ho­ja de vi­da.

Pe­ro el fran­cés tam­bién pue­de es­tu­diar­se por gus­to, pa­ra acer­car­se a la cul­tu­ra, a la li­te­ra­tu­ra o in­clu­so pa­ra ha­cer po­si­ble un plan tu­rís­ti­co. En 2017, Fran­cia fue el país más vi­si­ta­do del mun­do con 89 mi­llo­nes de tu­ris­tas y es­pe­ra atraer a más de 100 mi­llo­nes en 2020. Ade­más de los museos, la To­rre Eif­fel y la tra­di­ción hu­ma­nis­ta de los fi­ló­so­fos de la Ilustración, hoy Fran­cia es­cri­be una nue­va pá­gi­na, con una po­lí­ti­ca pú­bli­ca ro­bus­ta a fa­vor del desa­rro­llo cul­tu­ral, con ex­pre­sio­nes más mo­der­nas, más ecléc­ti­cas, más mes­ti­zas, mar­ca­das por el ar­te di­gi­tal, la reali­dad vir­tual y las ex­pe­rien­cias in­mer­si­vas. Por ejem­plo, Pa­rís abrió ha­ce unos me­ses un nue­vo museo lla­ma­do Ate­lier des lu­miè­res (Ta­ller de lu­ces), una ex­pre­sión di­gi­tal que re­fle­ja el en­tu­sias­mo que se sien­te hoy en Fran­cia por las nue­vas na­rra­ti­vas del ar­te. En es­ta mis­ma lí­nea, en 2017, el año Co­lom­bia fran­cia, la Fies­ta de las Lu­ces de Lyon bri­lló con fue­gos ar­ti­fi­cia­les en la Pla­za de Bo­lí­var de Bo­go­tá.

Es­ta di­ver­si­dad cul­tu­ral es pre­ci­sa­men­te lo que la Alian­za Fran­ce­sa bus­ca apor­tar a sus es­tu­dian­tes. El pú­bli­co ne­ce­si­ta una ex­pe­rien­cia di­fe­ren­te, pues, ade­más de ser un cen­tro de idio­mas, es un cen­tro de cul­tu­ra. Fue fun­da­da en 1883 en Pa­rís y hoy es­tá com­pues­ta por más de 800 alian­zas en 135 paí­ses que atraen a más de 500.000 es­tu­dian­tes al año. En Co­lom­bia hay do­ce alian­zas, la de Bo­go­tá cum­pli­rá 75 años en 2019 y aca­ba de re­ci­bir to­das las cer­ti­fi­ca­cio­nes de Icon­tec. Co­mo so­mos or­ga­ni­za­cio­nes sin áni­mo de lu­cro, el di­ne­ro de los cur­sos es in­ver­ti­do en me­jo­rar el equi­pa­mien­to y en or­ga­ni­zar nues­tra pro­gra­ma­ción cul­tu­ral.

Es cier­to que hay más cen­tros pa­ra apren­der fran­cés en el país, pe­ro lo que nos dis­tin­gue es que so­mos el es­pa­cio ofi­cial pa­ra la em­ba­ja­da fran­ce­sa, con quien tra­ba­ja­mos de la mano y com­par­ti­mos la ofi­ci­na Cam­pus Fran­ce en la se­de cen­tro de Bo­go­tá, de­di­ca­da a la pro­mo­ción de los es­tu­dios en Fran­cia. Ade­más, so­mos la úni­ca en­ti­dad au­to­ri­za­da pa­ra dar las cer­ti­fi­ca­cio­nes ofi­cia­les de idio­ma, Delf y Dalf.

UNA APUES­TA DI­GI­TAL

Co­mo la idea es se­guir for­ta­le­cien­do nues­tra ofer­ta pe­da­gó­gi­ca, des­de ha­ce un año ma­ne­ja­mos una pla­ta­for­ma de en­se­ñan­za di­gi­tal que per­mi­te que los alum­nos ac­ce­dan des­de sus dis­po­si­ti­vos mó­vi­les. Nues­tros do­cen­tes son na­ti­vos y co­lom­bia­nos con al­to ni­vel de fran­cés. Asi­mis­mo, te­ne­mos con­ve­nios con el go­bierno de Que­bec y en­ti­da­des gu­ber­na­men­ta­les co­mo el Se­na, que nos es­co­gió pa­ra ca­pa­ci­tar a sus pro­fe­so­res y en­se­ñar di­rec­ta­men­te a sus apren­di­ces en Bo­go­tá, Ca­li y Me­de­llín.

En cuan­to a nues­tra ofer­ta cul­tu­ral, dis­po­ne­mos de dos au­di­to­rios y tres me­dia­te­cas con es­pa­cios de vi­deo­jue­gos pa­ra ex­po­ner la crea­ción fran­ce­sa. Una de ellas es Cul­tu­re­tech, un es­pa­cio ex­clu­si­va­men­te di­gi­tal que cuen­ta con más de 150.000 re­cur­sos con mú­si­ca, au­dio­li­bros, có­mics y tu­to­ria­les en fran­cés pa­ra apren­der a to­car gui­ta­rra.

Ade­más, con­ta­mos con dos ga­le­rías de ar­te, ca­da una con su pro­pia lí­nea edi­to­rial. La de Chi­có es­tá en­fo­ca­da en el ar­te di­gi­tal; la del cen­tro, en el ar­te ur­bano, es de­cir, le apues­ta a la ilustración y al gra­fi­ti. Siem­pre con el es­pí­ri­tu de in­ter­cam­bio en­tre Co­lom­bia y Fran­cia, re­gu­lar­men­te in­vi­ta­mos a ar­tis­tas fran­ce­ses pa­ra que reali­cen co­pro­duc­cio­nes con sus pa­res co­lom­bia­nos, quie­nes tam­bién via­jan a Fran­cia a ha­cer re­si­den­cias ar­tís­ti­cas.

De la mano de la em­ba­ja­da, ha­ce seis me­ses crea­mos http://la­gen­da.co, una pá­gi­na web don­de se pue­de en­con­trar to­da la pro­gra­ma­ción de cul­tu­ra fran­ce­sa en el país, es­pec­tácu­los de piano, ballet e in­clu­so de rock. Es­te agos­to, la Alian­za Fran­ce­sa de Bo­go­tá pre­sen­tó una ex­po­si­ción de no­ve­la grá­fi­ca y un con­cier­to in­ter­ac­ti­vo pa­ra ni­ños, pe­ro en to­do el año te­ne­mos even­tos im­por­tan­tes co­mo la Se­ma­na de la Fran­co­fo­nía, en mar­zo, y la Fies­ta de la Mú­si­ca, en ju­nio. Ade­más, una vez al mes tie­ne lu­gar en nues­tra te­rra­za de la se­de cen­tro de Bo­go­tá el ciclo de mú­si­ca elec­tró­ni­ca, don­de se pre­sen­tan dj fran­ce­ses y co­lom­bia­nos.

En su­ma, si bien exis­te una vi­sión muy tra­di­cio­nal de lo que sig­ni­fi­ca la cul­tu­ra fran­ce­sa, lo cier­to es que ca­da vez se es­tán co­no­cien­do más ex­pre­sio­nes ar­tís­ti­cas que apun­tan a la di­ver­si­dad y a los nue­vos len­gua­jes. En­ton­ces, ya sea que se apren­da fran­cés pa­ra lle­gar a su cul­tu­ra, o que se es­tu­die la cul­tu­ra pa­ra lue­go apren­der fran­cés, es­te es un idio­ma que se ha­bla en los cin­co con­ti­nen­tes y, por en­de, abre las puertas des­de Ca­na­dá has­ta Áfri­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.