EN NOM­BRE DEL PRO­GRE­SO

Arcadia - - OPINIÓN - Es­te­ban Du­perly* Pe­rio­dis­ta y fo­tó­gra­fo

Un día an­tes de de­jar la pre­si­den­cia, Juan Ma­nuel Santos fir­mó un de­cre­to que am­plió una lis­ta de lu­ga­res de in­te­rés teo­ló­gi­co pa­ra los in­dí­ge­nas de la Sie­rra Ne­va­da de San­ta Mar­ta, que se co­no­ce co­mo “Lí­nea Ne­gra”. Que se hi­cie­se a úl­ti­ma ho­ra, su­ma­do a la in­con­for­mi­dad de gre­mios y go­ber­nan­tes, le res­tó so­lem­ni­dad a una ac­ción que es im­por­tan­te en tér­mi­nos de reivin­di­ca­ción de de­re­chos.

La dis­cu­sión, co­mo siem­pre, gi­ra en torno a la po­se­sión de la tie­rra: quién es o se­rá el due­ño de esos si­tios (al­gu­nos ubi­ca­dos en zo­nas ur­ba­nas), en don­de se res­trin­gi­rá el uso del sue­lo y del agua pa­ra ase­gu­rar que cua­tro pue­blos in­dí­ge­nas pue­dan rea­li­zar unas prác­ti­cas re­li­gio­sas que ellos lla­man “pa­ga­men­tos”. Go­ber­na­do­res, cons­truc­to­res e in­dus­tria­les con­si­de­ran que es­to se opo­ne a sus ideas de pro­gre­so, mien­tras que los in­dí­ge­nas ale­gan jus­ta­men­te lo con­tra­rio: que su con­cep­ción de desa­rro­llo es dis­tin­ta. Ahí se afin­ca el di­le­ma.

Es­ta fo­to­gra­fía co­rres­pon­de a una pla­ya que, a pe­sar de ser uno de los pun­tos pro­te­gi­dos, hoy es­tá col­ma­da de edi­fi­cios. La to­ma es qui­zás del fi­nal de la dé­ca­da de los cin­cuen­ta, por eso nos re­sul­ta irre­co­no­ci­ble. Es El Ro­da­de­ro, en San­ta Mar­ta. Allí se im­pri­mi­ría con to­da su fuer­za, y en nom­bre del pro­gre­so, la hue­lla hu­ma­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.