Por una in­fan­cia crea­ti­va

Itaú bus­ca in­cen­ti­var la lec­tu­ra en los ni­ños, pa­ra así es­ti­mu­lar su ima­gi­na­ción y crea­ti­vi­dad. Es­te año es­ta­rá pre­sen­te en la Fies­ta del Li­bro de Me­de­llín, don­de en­tre­ga­rá más de diez mil cuen­tos in­fan­ti­les.

Arcadia - - OPINIÓN -

La ima­gi­na­ción es al­go así co­mo la ma­gia de la in­fan­cia: la puer­ta de en­tra­da a mun­dos des­co­no­ci­dos e ideas ex­tra­or­di­na­rias. Es­ti­mu­lar la crea­ti­vi­dad de los ni­ños es fun­da­men­tal pa­ra su desa­rro­llo in­te­lec­tual y pa­ra ha­cer de ellos adul­tos ins­pi­ra­dos y crea­ti­vos, que pue­dan im­pul­sar el ar­te y pro­du­cir ex­pe­rien­cias trans­for­ma­do­ras en la cul­tu­ra de un país.

Es por es­ta ra­zón que el ban­co Itaú creó en 198T la mar­ca Itaú Cul­tu­ral en Bra­sil, el bra­zo ins­ti­tu­cio­nal de­di­ca­do a la in­ves­ti­ga­ción, el in­cen­ti­vo, la pro­duc­ción y la di­fu­sión de la cul­tu­ra bra­si­le­ña. Con la con­vic­ción de que la edu­ca­ción y la cul­tu­ra son pi­la­res esen­cia­les pa­ra cons­truir so­cie­dad, su mi­sión es ins­pi­rar la sen­si­bi­li­dad y la crea­ti­vi­dad.

LEE PA­RA UN NI­ÑO

En 2012, Itaú creó en Bra­sil el pro­gra­ma Lee pa­ra un Ni­ño, con el ob­je­ti­vo de mo­ti­var y ca­pa­ci­tar a los adul­tos pa­ra que, a tra­vés del há­bi­to de la lec­tu­ra, ayu­den a los ni­ños a des­per­tar su cu­rio­si­dad, su ima­gi­na­ción y sus ga­nas de apren­der. Has­ta la fe­cha ha dis­tri­bui­do gra­tui­ta­men­te más de 35 mi­llo­nes de li­bros in­fan­ti­les.

Co­mo los ni­ños ge­ne­ral­men­te apren­den a leer des­pués de los cin­co años, mu­chos po­drían pre­gun­tar­se cuá­les son los be­ne­fi­cios de in­cen­ti­var la lec­tu­ra des­de la pri­me­ra in­fan­cia. En­ton­ces, ¿por qué leer­les en esa eta­pa? Por­que por me­dio de una his­to­ria se pue­de en­se­ñar más que pa­la­bras. En­tre los ce­ro y los cin­co años los ni­ños es­tán en una eta­pa cla­ve de su for­ma­ción tan­to in­te­lec­tual co­mo emo­cio­nal. Leer­les his­to­rias a esa edad ayu­da a desa­rro­llar su ca­pa­ci­dad de ra­zo­na­mien­to, a en­ri­que­cer su len­gua­je, a ad­qui­rir nue­vos co­no­ci­mien­tos y a for­mar su per­so­na­li­dad.

Por­que por me­dio de una his­to­ria pue­den co­men­zar a en­ten­der me­jor el mun­do. Ca­da re­la­to con­tie­ne al­go de reali­dad y al­go de fan­ta­sía. El mo­men­to de la lec­tu­ra con los más pe­que­ños es una ex­ce­len­te opor­tu­ni­dad pa­ra ha­blar so­bre el mun­do que los ro­dea, com­pren­der las ex­pe­rien­cias co­ti­dia­nas, co­no­cer sus emo­cio­nes e in­clu­so ima­gi­nar jun­tos un mun­do me­jor.

Por­que las his­to­rias for­ta­le­cen los víncu­los. Los per­so­na­jes y las si­tua­cio­nes que vi­ven en los cuen­tos ha­cen que los ni­ños se sien­tan iden­ti­fi­ca­dos y apren­dan a re­sol­ver los con­flic­tos y obstáculos de su día a día. Cuan­do un adul­to lee pa­ra un ni­ño, el pe­que­ño lo sien­te mu­cho más cer­ca, lo que for­ta­le­ce la con­fian­za en­tre am­bos. Pa­dres, her­ma­nos, tíos, abue­los y to­dos los adul­tos que com­par­ten tiem­po con los ni­ños pue­den co­la­bo­rar en su desa­rro­llo es­té­ti­co, sen­so­rial y ex­pre­si­vo.

Des­pués de fun­dar el pro­gra­ma en Bra­sil, Itaú re­pli­có la ex­pe­rien­cia en Uru­guay, lla­ma­da Leé pa­ra un Ni­ño, que co­men­zó con pe­que­ñas ac­cio­nes de vo­lun­ta­ria­do. Co­la­bo­ra­do­res del ban­co asis­tie­ron a dis­tin­tos cen­tros pa­ra leer­les a gru­pos de prees­co­la­res y, ade­más, do­na­ron va­rias bi­blio­te­cas. En 2014, Itaú creó una má­qui­na de cuen­tos di­gi­tal en la que, por ca­da tex­to que las fa­mi­lias per­so­na­li­za­ran y des­car­ga­ran, se les do­na­ría un li­bro fí­si­co a ni­ños en con­tex­tos crí­ti­cos y de ba­jos re­cur­sos. En 201T, esa cam­pa­ña se con­vir­tió en un pro­gra­ma pa­ra tra­ba­jar con ni­ños de po­bla­cio­nes vul­ne­ra­bles a ni­vel lo­cal.

ITAÚ EN CO­LOM­BIA

Des­de que lle­gó al país, Itaú ha bus­ca­do pro­mo­ver esa mis­ma fi­lo­so­fía. La En­cues­ta Na­cio­nal de Lec­tu­ra rea­li­za­da en abril de es­te año de­mos­tró que los co­lom­bia­nos de 5 años o más, tan­to lec­to­res y no lec­to­res, con­su­men 2,9 li­bros al año. Si bien es cier­to que, en tres años, Co­lom­bia agre­gó un li­bro a su pro­me­dio de lec­tu­ra, y se ubi­có en los pri­me­ros lu­ga­res de Amé­ri­ca La­ti­na en la ma­te­ria, la idea es que el há­bi­to de la lec­tu­ra sea ca­da vez ma­yor en el país.

“Si se in­cen­ti­va la lec­tu­ra des­de los pri­me­ros años, co­mo leer­le a los ni­ños en­tre 0 y 5 años, ca­da vez se­rán más los co­lom­bia­nos con nue­vos há­bi­tos pa­ra con­su­mir pro­duc­tos li­te­ra­rios y cul­tu­ra­les y que, de es­ta for­ma, po­drán con­tri­buir al desa­rro­llo del país y a la re­fle­xión so­bre los nue­vos desafíos del mun­do ac­tual”, di­ce Re­na­to Ha­ra­mu­ra, ge­ren­te de Mar­ke­ting y Sos­te­ni­bi­li­dad de Itaú en Co­lom­bia.

El ban­co ha da­do los pri­me­ros pa­sos en el país par­ti­ci­pan­do en ac­ti­vi­da­des co­mo la Fies­ta del Li­bro de Me­de­llín en 201T, don­de en­tre­gó 4.T00 li­bros pa­ra ni­ños y más de dos mil car­ti­llas pa­ra adul­tos con tips de lec­tu­ra, que desa­rro­lló por me­dio de una alian­za con Fun­da­lec­tu­ra. En la Fe­ria In­ter­na­cio­nal del Li­bro de Bo­go­tá 2018, el ban­co en­tre­gó más de 1T.000 li­bros pa­ra ni­ños y en­tró en con­tac­to con más de 35.000 per­so­nas en su stand, cu­yo ob­je­ti­vo era que se le­ye­ra pa­ra los ni­ños y re­cor­dar a los adul­tos la im­por­tan­cia de in­cul­car la lec­tu­ra co­mo una ac­ti­vi­dad di­ver­ti­da.

Igual­men­te, Itaú man­ten­drá es­te año su par­ti­ci­pa­ción en la Fies­ta del Li­bro de Me­de­llín, don­de es­pe­ra en­tre­gar más de diez mil cuen­tos co­mo “Pies pa­ra la prin­ce­sa”, de Ivar Da Coll, y “Cho­co en­cuen­tra una ma­má”, de Kei­ko Kas­za. To­do es­to, con la fir­me con­vic­ción de que un ni­ño que lee se­rá un adul­to más crea­ti­vo, con cri­te­rio y que pue­de apor­tar en gran me­di­da a trans­for­mar su so­cie­dad.

Es­te ar­tícu­lo sur­ge de una alian­za en­tre:

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.