IM­PO­SI­BLE DE DE­MO­LER

Arcadia - - ESPECIAL - Luis Fer­nan­do Gon­zá­lez* * Pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Co­lom­bia, se­de Me­de­llín. Au­tor de El cen­tro de Me­de­llín y otros en­sa­yos inú­ti­les, que se lan­za­rá en la Fies­ta del Li­bro y la Cul­tu­ra.

Des­de el pun­to de vis­ta ar­qui­tec­tó­ni­co y ur­bano, Me­de­llín ha si­do una ciu­dad en con­ti­nua trans­for­ma­ción. Eso ha pro­mo­vi­do la in­ver­sión, el tu­ris­mo, y tam­bién la cons­truc­ción de una ima­gen de un lu­gar que se rein­ven­ta y pro­gre­sa. Pe­ro hay quie­nes mi­ran el fe­nó­meno con sos­pe­cha: ¿es ese un in­ten­to por bo­rrar la his­to­ria, por ta­par o cu­brir los la­dos más os­cu­ros de un pa­sa­do que aún hoy tie­ne efec­tos tan­gi­bles en el pre­sen­te?

El pai­sa­je ur­bano de Me­de­llín es­tá he­cho de re­taz os. ava­sa­llan te e im­pa­ra­ble, el idea­rio de pro­gre­so ha de­ja­do su hue­lla, pe­ro en tér­mi­nos de ol­vi­do, rui­na o frag­men­to.

Las con­se­cuen­cias de una prác­ti­ca sis­te­má­ti­ca ins­tau­ra­da des­de ini­cios del si­glo xx se re­fle­jan con con­tun­den­cia, pa­ra em­pe­zar, en el cen­tro de la ciu­dad, que por prin­ci­pio de­be­ría ser su “cen­tro his­tó­ri­co”. Más allá de la in­ven­ción co­mo con­cep­to y ob­je­to de aná­li­sis e in­ter­ven­ción, plan­tea­do por pri­me­ra vez a fi­na­les del si­glo xix, to­do cen­tro es his­tó­ri­co en tan­to es el pun­to de par­ti­da fun­da­cio­nal de una ciu­dad –ofi­cial o es­pon­tá­neo– y un es­ce­na­rio del de­ve­nir si­nuo­so y com­ple­jo de la so­cie­dad. Eso se re­fle­ja en la materialidad. El re­sul­ta­do en la ca­pi­tal de An­tio­quia es un per­fil di­ver­so, múl­ti­ple, vi­bran­te y, por tan­to, en apa­rien­cia ri­co en al­tu­ras y for­mas, ex­pre­sión cla­ra de ese pro­gre­so acu­mu­la­do. Sal­vo con­ta­das ex­cep­cio­nes, no exis­te sec­tor, man­za­na o cua­dra que sea un per­fil ho­mo­gé­neo ni una agru­pa­ción ar­qui­tec­tó­ni­ca cohe­ren­te tem­po­ral­men­te. En ge­ne­ral, ca­da frag­men­to ur­bano es­tá for­ma­do por pie­zas ar­qui­tec­tó­ni­cas de dis­tin­tos tiem­pos que no dia­lo­gan, so­lo es­tán jun­tas, una al la­do de la otra, por el azar de las reite­ra­das de­mo­li­cio­nes y con­se­cuen­tes re­cons­truc­cio­nes.

Bas­ta ob­ser­var el mar­co del Par­que de Be­rrío, el cen­tro sim­bó­li­co por ex­ce­len­cia de Me­de­llín y al­gu­na vez de la “an­tio­que­ñi­dad”, don­de las fa­cha­das son una de­mos­tra­ción de la di­ver­si­dad de los tiem­pos; de la ba­rro­ca y pé­trea fa­cha­da la­te­ral de la puer­ta del per­dón de la igle­sia de La Can­de­la­ria, a la neo­clá­si­ca y blan­ca fa­cha­da frontal –he­cha ha­ce más cien años, en­tre fi­na­les del si­glo xviii y del xix–. Es­tas so­bre­vi­ven, jun­to a edi­fi­cios co­mer­cia­les de dos pi­sos, de la dé­ca­da de los trein­ta y ar­qui­tec­tu­ras ban­ca­rias de las dé­ca­das de los cua­ren­ta a los se­ten­ta, que va­rían de los ocho a los vein­te pi­sos. Así su­ce­de con el res­to de fa­cha­das del mar­co del par­que: un mues­tra­rio de tiem­pos, ma­te­ria­li­da­des y es­té­ti­cas ocul­tas, opa­ca­das o en fuer­te com­pe­ten­cia con la es­per­pén­ti­ca y gris es­ta­ción del me­tro,úl­ti­mo y al­ti­so­nan­te ros­tro del pro­gre­so.

Pe­ro la vi­sión po­si­ti­va del pro­gre­so co­mien­za a res­que­bra­jar­se, por­que es­te ba­ti­bu­rri­llo no es una vi­bran­te ex­pre­sión de di­ver­si­dad y ri­que­za cul­tu­ral, sino del in­con­te­ni­ble de­seo es­pe­cu­la­ti­vo in­mo­bi­lia­rio que inau­gu­ró, pre­ci­sa­men­te en es­te par­que, Ri­car­do Olano, pa­ra­dig­ma del pro­gre­so, quien ad­mi­ró a Ne­rón por­que in­cen­dió a Ro­ma pa­ra edi­fi­car­la más am­plia y be­lla, y le ren­día cul­to al dictador ve­ne­zo­lano Guz­mán Blan­co, pues es­te abrió ca­lles a gol­pe de ca­ñón y con­si­de­ra­ba que, en ma­te­ria de obras pa­ra el pro­gre­so, de­bía vio­lar­se la ley si es­ta se

“Es bueno in­ven­tar­se una me­mo­ria re­con­for­tan­te”. Car­los Fuen­tes

les opo­nía. El mis­mo Olano ins­tau­ró el con­cep­to de los “hom­bres es­tor­bo” co­mo san­ción so­cial pa­ra to­dos aque­llos que se opu­sie­ran a ese mo­vi­mien­to des­bo­ca­do ha­cia ade­lan­te, por lo cual de­bían ser ex­pues­tos a la “pi­co­ta in­fa­man­te” y al “es­car­nio de los ciu­da­da­nos”, co­mo lo plan­teó, por allá en 1926, en una car­ta al pre­si­den­te Eduar­do Santos, que in­clu­yó pos­te­rior­men­te en su li­bro Pro­pa­gan­da cí­vi­ca.

Por eso mis­mo, Olano ce­le­bró co­mo po­cos los in­cen­dios en el Par­que de Be­rrío, es­pe­cí­fi­ca­men­te el de mar­zo de 1916, que aca­bó con to­da la fa­cha­da nor­te, pues con­si­de­ra­ba que fue de gran con­ve­nien­cia pa­ra los due­ños de las pro­pie­da­des des­trui­das y pa­ra la ciu­dad: los pri­me­ros re­ci­bie­ron ren­tas apre­cia­bles y la se­gun­da fue her­mo­sea­da con los mag­ní­fi­cos edi­fi­cios cons­trui­dos; de ahí su con­vic­ción lle­va­da a má­xi­ma: “Un edi­fi­cio ma­lo y feo no pro­du­ce ren­tas, o pro­du­ce muy po­co. Es ne­ce­sa­rio cons­truir edi­fi­cios mo­der­nos y ele­gan­tes, así se ga­na más y se con­tri­bu­ye al bien co­mún, me­jo­ran­do la ciu­dad”. Ha­cien­do ca­so a sus convicciones, cons­tru­yó su pro­pio edi­fi­cio, el Olano, en­tre 1920 y 1922, pa­ra com­ple­tar el con­jun­to his­to­ri­cis­ta de la fa­cha­da nor­te del par­que, or­gu­llo eu­ro­peís­ta de aque­llos años.

VALORIZACIÓN Y DE­MO­LI­CIÓN

Los in­cen­dios, co­mo pen­sa­ba Olano, fue­ron los me­jo­res ur­ba­ni­za­do­res de la ciu­dad en las pri­me­ras dé­ca­das del si­glo xx, pues se re­pi­tie­ron en el pro­pio par­que de Be­rrío en 1921 y 1922, lo que im­pli­có nue­vas cons­truc­cio­nes y la con­se­cuen­te mo­der­ni­za­ción de la ciu­dad.a ellos se su­ma­ron los en­san­ches de ca­lles, pa­ra pa­sar de las es­tre­llas y si­nuo­sas he­re­da­des de la tra­za co­lo­nial a las am­plias y rec­tas ave­ni­das mo­der­nas, ba­jo los pre­cep­tos de la hi­gie­ne y la cir­cu­la­ción vehi­cu­lar. Al vai­vén de la am­plia­ción de las ca­lles, de do­ce a 36 me­tros en mu­chos ca­sos, el pro­pio par­que se am­plió o se en­co­gió cual piel de za­pa. En las ca­lles ale­da­ñas, vías en­te­ras vie­ron caer las fa­cha­das con sus mu­ros de ta­pia y ale­ros de te­ja de ba­rro, de­mo­li­das ya no so­lo a nom­bre del pro­gre­so sino de la valorización.

No exis­te un li­bro más dra­má­ti­ca­men­te di­ver­ti­do que el Es­ta­tu­to de valorización (1942), en que, co­mo ase­sor ju­rí­di­co del mu­ni­ci­pio de Me­de­llín, el fi­ló­so­fo Fer­nan­do Gon­zá­lez com­pi­la, co­men­ta y glo­sa las nor­mas plan­tea­das pa­ra co­brar ese im­pues­to, el Es­ta­tu­to de­va­lo­ri­za­ción, es­ta­ble­ci­do en 1938 con el fin de eje­cu­tar nu­me­ro­sas obras pú­bli­cas en la ciu­dad. En me­dio del ar­ti­cu­la­do pro­pues­to, Gon­zá­lez se des­preo­cu­pa del len­gua­je ju­rí­di­co y de la le­ga­li­dad de las nor­mas pa­ra dar rien­da suel­ta a la iro­nía y la crí­ti­ca, ha­cien­do el pa­pel de un ca­ba­llo de Tro­ya en la ad­mi­nis­tra­ción. Se pre­gun­ta, por ejem­plo: “¿Por qué to­das las obras em­pren­di­das en Me­de­llín por el sis­te­ma de Im­pues­to de­va­lo­ri­za­ción ter­mi­nan en o ro­dean el Par­que de Be­rrío?”, pa­ra res­pon­der de ma­ne­ra so­ca­rro­na y en su len­gua­je que los po­bres no te­nían con qué pa­gar las obras, eran tí­mi­dos y ni si­quie­ra sa­bían dón­de que­da­ba la ofi­ci­na de­va­lo­ri­za­ción. Lue­go afir­ma que esas obras her­mo­sea­ban las ciu­da­des y las va­lo­ri­za­ban, pe­ro de­trás siem­pre ha­bía un ri­co es­con­di­do: si bien “to­da la ciu­dad y to­do ciu­da­dano se be­ne­fi­cia, pe­ro no to­da la ciu­dad ni to­do ciu­da­dano ga­na. Ga­nan los due­ños de los pre­dios me­jo­ra­dos. Ga­nar es tér­mino de la eco­no­mía ca­pi­ta­lis­ta”.al fin y al ca­bo, di­ce el fi­ló­so­fo, se tra­ta­ba de “en­ri­que­cer más a los ricos”.

Esa valorización al­re­de­dor del Par­que de Be­rrío de­mo­lió la ciu­dad de ma­ne­ra dra­má­ti­ca. Des­de 1938, cuan­do se co­men­zó a im­ple­men­tar, has­ta 1974, cuan­do se ter­mi­nó el ani­llo pe­ri­me­tral vial ur­bano que cer­ce­nó el cen­tro y con­fi­gu­ró un pe­que­ño cen­tro in­tra­vial sin con­ti­nui­dad or­gá­ni­ca y fun­cio­nal con res­pec­to al res­to de la es­truc­tu­ra ur­ba­na ale­da­ña, la valorización im­pli­có la de­mo­li­ción de no me­nos de dos mil vi­vien­das pa­ra dar lu­gar a vías am­plias y ge­ne­ro­sas con los vehícu­los au­to­mo­to­res. Eso im­pli­có re­com­po­ner las fa­cha­das ur­ba­nas a lo lar­go de esos co­rre­do­res via­les, cu­yas ci­ca­tri­ces en el pai­sa­je ur­bano aún son evi­den­cia de ese pro­ce­so.

De pa­so, la pi­que­ta del pro­gre­so y la valorización se lle­vó por de­lan­te edi­fi­cios sig­ni­fi­ca­ti­vos (To­rre de Te­lé­gra­fos, Ban­co Re­pu­bli­cano, Con­ven­to del Car­men, igle­sia San Juan de Dios, edi­fi­cio Gon­za­lo Me­jía), en­tre otros, o ar­qui­tec­tu­ras re­si­den­cia­les dis­cre­tas y anó­ni­mas, pe­ro de al­to con­te­ni­do sen­ti­men­tal, de gran sig­ni­fi­ca­ción o va­lor his­tó­ri­co. Sin em­bar­go, ta­les con­si­de­ra­cio­nes no es­ta­ban con­tem­pla­das en el pen­sa­mien­to y el len­gua­je de aque­lla épo­ca glo­rio­sa; tan­to así que so­lo has­ta 1978 se plan­tea el pri­mer lis­ta­do de bie­nes his­tó­ri­cos re­pre­sen­ta­ti­vos.y eso que pa­ra en­ton­ces no se ha­bía cons­trui­do la obra mas­to­dón­ti­ca e im­pac­tan­te del via­duc­to del me­tro a lo lar­go del co­rre­dor de la ca­rre­ra Bo­lí­var (1984-1995).

El cen­tro de Me­de­llín es un cons­truir y re­cons­truir per­ma­nen­te. La ca­rre­ra Bo­lí­var fue de­mo­li­da y en­san­cha­da en­tre 1965 y 1966, y so­bre la mis­ma se cons­tru­yó el via­duc­to del me­tro vein­te años des­pués, so­me­tién­do­la a otra ci­ru­gía ur­ba­na, en la que hoy se ha­ce, otra vez, una nue­va in­ter­ven­ción. De ahí que hue­llas tan sig­ni­fi­ca­ti­vas co­mo los por­ta­les don­de es­tán los mu­ra­les de la His­to­ria del desa­rro­llo eco­nó­mi­co e in­dus­trial del de­par­ta­men­to de An­tio­quia, pin­ta­dos por Pe­dro Nel Gó­mez en la es­qui­na no­ro­rien­tal del Par­que de Be­rrío –cru­ce de la ca­rre­ra Bo­lí­var con la ca­lle Bo­ya­cá–, que­da­ran en los ba­jos de la es­ta­ción del me­tro, en lo que fue­ra el hall del edi­fi­cio del Ban­co Po­pu­lar, de­mo­li­do en 1989 pa­ra dar pa­so jus­ta­men­te al via­duc­to del me­tro. Ese edi­fi­cio de seis pi­sos y ar­qui­tec­tu­ra fun­cio­nal fue cons­trui­do lue­go de la de­mo­li­ción del Edi­fi­cio Olano pa­ra el en­san­che de 1965, que se cons­tru­yó, a su vez, en uno de los edi­fi­cios in­cen­dia­dos en 1916, una ca­sa de dos pi­sos que fue se­de de la an­ti­gua ofi­ci­na de te­lé­gra­fos. Es de­cir, en me­nos de se­ten­ta años hu­bo tres edi­fi­cios en la mis­ma es­qui­na.

IMPLOSIONAR EL MÓ­NA­CO

Tres edi­fi­cios dis­tin­tos y una des­me­mo­ria ver­da­de­ra. Y ese prin­ci­pio, que pa­re­ce­ría sin­gu­lar, es un fe­nó­meno que se ex­pan­de por to­da la ciu­dad, lo que da cuen­ta de la fra­gi­li­dad de la me­mo­ria en Me­de­llín. La co­sa em­pie­za en el pro­pio cen­tro his­tó­ri­co,que ha si­do em­po­bre­ci­do y va­cia­do de con­te­ni­dos his­tó­ri­cos de ma­ne­ra inexo­ra­ble, pe­se a los evi­den­tes apor­tes de cier­tas ar­qui­tec­tu­ras con­tem­po­rá­neas. Pe­ro ha si­do más lo que se ha res­ta­do que lo que se ha su­ma­do, en tér­mi­nos cua­li­ta­ti­vos. En me­dio de to­do es­to, hay unos po­cos edi­fi­cios de­cla­ra­dos bie­nes cul­tu­ra­les – co­mo los an­ti­guos pa­la­cios de go­bierno mu­ni­ci­pal y de­par­ta­men­tal, la Ca­sa Ba­rrien­tos–, pe­ro dis­per­sos, des­con­tex­tua­li­za­dos, en per­ma­nen­te sos­pe­cha y mo­ti­vo de ata­ques por­que, de acuer­do con el dis­cur­so in­tere­sa­do de al­gu­nos, su­pues­ta­men­te afec­tan la pro­pie­dad pri­va­da e im­pi­den el pro­gre­so de la ciu­dad, pe­se a ser po­cos y de gran va­lor. De he­cho, ca­da vez que hay una nue­va obra pú­bli­ca, y co­mo ocu­rrió a lo lar­go y a los al­re­de­do­res de la ca­lle Aya­cu­cho, los ci­mien­tos de edi­fi­cios y sec­to­res his­tó­ri­cos que aún que­dan en pie li­te­ral­men­te tiem­blan por efec­to del tran­vía (2013-2015), que com­ple­tó la obra de­mo­le­do­ra y de des­me­mo­ria. Es­to, pe­se a la pre­ten­sión de re­den­ción con el res­ca­te –aún sin cum­plir­se– del an­ti­guo des­are­na­de­ro del acue­duc­to de fi­na­les del si­glo xix, pa­ra ser par­te de la nue­va pla­za en la es­ta­ción Pabellón del Agua, en don­de su­pues­ta­men­te exis­ti­rá un museo con los ar­te­fac­tos y hue­llas de la ar­queo­lo­gía de res­ca­te en el co­rre­dor de la obra.

Por otra par­te, en la ciu­dad Pe­ter Pan, aque­lla que quie­re ser siem­pre jo­ven y de la que ha­bla­ra en otro tex­to, tam­po­co tie­ne ca­bi­da la me­mo­ria de la ciu­dad in­dus­trial de la que sus go­bier­nos se pre­cia­ran ha­ce unas dé­ca­das. La otro­ra Ca­pi­tal In­dus­trial de Co­lom­bia, aho­ra con­ver­ti­da en ciu­dad de ser­vi­cios, ha de­mo­li­do sus fá­bri­cas em­ble­má­ti­cas, ata­ca la “su­cie­dad” de los sec­to­res que aún per­ma­ne­cen y no ha con­ser­va­do ca­si re­gis­tro de ese pa­tri­mo­nio, sal­vo al­gu­na chi­me­nea de los vie­jos te­ja­res o el con­sue­lo de la con­ver­sión de los an­ti­guos Ta­lle­res Ro­ble­do del Museo de Ar­te Mo­derno (aun­que en es­te ca­so es más un an­zue­lo in­mo­bi­lia­rio den­tro de un plan par­cial que un ac­to ge­ne­ro­so con la cul­tu­ra, así se pre­sen­te). Tal co­sa, en reali­dad, es­tá más en el or­den de lo que Iña­ki Es­te­ban lla­mó “el efec­to Gug­gen­heim” pa­ra re­fe­rir­se a la trans­for­ma­ción de los lla­ma­dos es­pa­cios ba­su­ra me­dian­te ope­ra­cio­nes es­té­ti­cas con edi­fi­cios de­di­ca­dos a la cul­tu­ra. Lo de­más se de­mo­lió y los te­rre­nos fue­ron con­ver­ti­dos en ren­ta­bles pro­yec­tos in­mo­bi­lia­rios.

Si de ma­ne­ra pun­tual, frag­men­ta­da y des­con­tex­tua­li­za­da per­ma­ne­ce una materialidad pa­tri­mo­nial que da cuen­ta, en par­te, de la me­mo­ria ofi­cial, ¿qué se pue­de es­pe­rar de esa otra materialidad no pa­tri­mo­nial que es tes­ti­mo­nio de his­to­rias non sanc­tas y re­la­cio­nes pe­li­gro­sas? ¿Qué se pue­de es­pe­rar de aque­lla me­mo­ria que se quie­re ol­vi­dar muy rá­pi­do y, de ma­ne­ra pa­ra­dó­ji­ca, di­na­mi­tar, se­pul­tar en los es­com­bros pa­ra ha­cer re­na­cer de allí una ima­gen nue­va en me­dio de jar­di­nes y par­ques? ¿Có­mo po­dría re­cor­dar­se en el pai­sa­je ur­bano los he­chos más re­cien­tes, re­fe­ri­dos a ese pa­sa­do no tan le­jano –y no tan ajeno– de con­flic­to, ile­ga­li­dad y nar­co­trá­fi­co? No es su­fi­cien­te con­cen­trar cier­tos epi­so­dios dra­má­ti­cos y vio­len­tos en el Museo de la Me­mo­ria y bo­rrar lo de­más del pai­sa­je de la ciu­dad. Se pre­ten­de, por ejem­plo, implosionar edi­fi­cios co­mo el Mó­na­co, con el ar­gu­men­to de pri­vi­le­giar a las víc­ti­mas so­bre los vic­ti­ma­rios, o de qui­tar­les pie­zas al nar­co­tour que re­co­rre lu­ga­res con­si­de­ra­dos em­ble­má­ti­cos en la vi­da de Pa­blo Es­co­bar, un fan­tas­ma que si­gue asus­tan­do a la ciu­dad. Pe­ro lo que hay allí es una materialidad vis­ta co­mo glo­ri­fi­ca­ción del mal y una de­mo­li­ción co­mo ca­tar­sis, co­mo lim­pie­za, sin en­ten­der la po­si­bi­li­dad de con­ver­tir­la en un lu­gar de me­mo­ria, pa­ra usar el con­cep­to de Pierre No­ra, y te­nien­do pre­sen­te el ejem­plo de tan­tas otras ciu­da­des del mun­do. Por qué no pen­sar, sin ma­ni­queís­mos mo­ra­lis­tas, en la crea­ción de es­pa­cios de dis­cu­sión pa­ra ex­po­ner las ver­da­de­ras ra­zo­nes de ese mal; sus cau­sas, sus con­se­cuen­cias, su per­ma­nen­cia en el tiem­po y sus efec­tos ac­tua­les. El res­to es pre­ten­der que her­mo­sean­do los lu­ga­res se de­ja atrás ese pa­sa­do os­cu­ro, cuan­do la reali­dad lo mues­tra pre­sen­te en el te­rri­to­rio, con sus vie­jos y nue­vos ac­to­res de re­par­to, que ter­mi­nan ma­ni­fes­tán­do­se con­cre­ta­men­te en la es­té­ti­ca nar de­có de mú­si­cas, mo­das, cuer­pos y for­mas ar­qui­tec­tó­ni­cas, y en las prác­ti­cas co­ti­dia­nas del ejer­ci­cio de la vio­len­cia y el po­der; es de­cir, en una lar­ga co­ti­dia­ni­dad que lo ha na­tu­ra­li­za­do co­mo par­te in­tan­gi­ble del pai­sa­je ur­bano.al­go im­po­si­ble de de­mo­ler.

La otro­ra Ca­pi­tal In­dus­trial de Co­lom­bia, aho­ra con­ver­ti­da en ciu­dad de ser­vi­cios, ha de­mo­li­do sus fá­bri­cas em­ble­má­ti­cas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.