EL GOL­PE DE UNA GE­NE­RA­CIÓN

Arcadia - - ESPECIAL - Eduar­do Santos*

Ha­ce 17 años so­nó en Me­de­llín la pri­me­ra can­ción de reg­gae­tón, y hoy J Bal­vin es el se­gun­do artista más es­cu­cha­do en to­do el mun­do. En ese lap­so, la ciu­dad que­dó mar­ca­da pro­fun­da­men­te por un gé­ne­ro nue­vo que, sin em­bar­go, evo­ca­ba su pa­sa­do vio­len­to. ¿Có­mo y por qué se con­vir­tió en una me­ca de la in­dus­tria del reg­gae­tón?

Alas diez de la ma­ña­na de un lu­nes de oc­tu­bre de 2001, el “pe­rreo” se oyó por pri­me­ra vez en el­va­lle de Abu­rrá. Des­de la ca­bi­na de Rum­ba Es­té­reo, ubi­ca­da en la icó­ni­ca To­rre Col­te­jer en el cen­tro de Me­de­llín, El Gu­rú del Sa­bor y dj Se­má­fo­ro, di­rec­tor y lo­cu­tor del pro­gra­ma La Rum­ba Me Lla­ma, le pu­sie­ron a oír “La­ti­ga­zo”, de Daddy Yankee, a una ciu­dad que has­ta ese mo­men­to po­co sa­bía de reg­gae­tón. “Cas­tí­ga­la, da­le un la­ti­ga­zo, ella se es­tá bus­can­do el fue­ta­zo”. Las pri­me­ras pa­la­bras del gé­ne­ro que so­na­ron en la ciu­dad mar­ca­ron el co­mien­zo de un nue­vo fe­nó­meno mu­si­cal.

“Eso fue co­mo si hu­bie­ra ex­plo­ta­do un vol­cán, o un tsu­na­mi, por­que in­me­dia­ta­men­te el te­lé­fono ex­plo­tó en una ho­ra nor­mal en la que la gen­te pe­día can­cio­nes”, cuen­ta El Gu­rú del Sa­bor, una de las fi­gu­ras cla­ve de la ra­dio co­mer­cial pai­sa. Di­ce que co­no­ció “La­ti­ga­zo” un día que vi­si­tó un co­le­gio en una de las co­mu­nas de la ciu­dad, don­de vio a un gru­po de ni­ños de no más de ca­tor­ce años ha­cien­do el bai­le del pe­rreo al rit­mo de la can­ción. Se­má­fo­ro, el dj y lo­cu­tor que lo pu­so a so­nar ese día, lo re­cuer­da di­fe­ren­te: “No­so­tros sa­lía­mos a ver los cd pi­ra­tas en la ca­lle, a ver qué can­cio­nes te­nían y nos po­dían ser­vir. En uno de esos es­ta­ba ‘La­ti­ga­zo’. No sa­bía­mos qué era, pe­ro so­na­ba bueno y de­ci­di­mos po­ner­lo al ai­re”.

Ca­si de in­me­dia­to, Me­de­llín, una ciu­dad acos­tum­bra­da a la sal­sa, al va­lle­na­to, al chu­cu chu­cu, al me­ren­gue y a otros gé­ne­ros po­pu­la­res, se pe­gó al rit­mo traí­do de Puer­to Ri­co, que ve­nía con un sa­bor la­tino pen­sa­do pa­ra las dis­co­te­cas, pa­ra bai­lar pe­ga­di­to.aun­que en los ba­rrios se ve­nían ro­tan­do los mi­xes de pio­ne­ros del gé­ne­ro co­mo dj Pla­ye­ro y dj Blass, quie­nes co­men­za­ron a ex­pe­ri­men­tar con la fu­sión en­tre el reg­gae y el hip hop des­de prin­ci­pios de los años no­ven­ta, la gen­te que­ría más de los nue­vos re­fe­ren­tes bo­ri­cuas.

Im­pre­sio­na­dos por la can­ti­dad de gen­te que co­men­zó a pe­dir reg­gae­tón, El Gu­rú y Se­má­fo­ro se su­mer­gie­ron más a fon­do en el te­ma y bus­ca­ron otras can­cio­nes y más in­for­ma­ción so­bre la mo­vi­da en Puer­to Ri­co en días en que in­ter­net to­da­vía era pre­ca­rio. Gra­cias a esa ex­plo­ra­ción, a su pa­rri­lla de ar­tis­tas se su­ma­ron otros nom­bres co­mo Wi­sin & Yan­del, Ivy Queen, Héctor & Ti­to y Te­go Cal­de­rón, que eran sen­sa­ción y re­fe­ren­tes en la is­la. En me­dio del boom, la emi­so­ra pa­só a te­ner una pro­gra­ma­ción de so­lo reg­gae­tón.

Las can­cio­nes eran ex­plí­ci­tas y ha­bla­ban sin fil­tro so­bre se­xo, ti­ro­teos, rum­bas pa­sa­das de tra­go y dro­gas, con le­tras abier­ta­men­te mi­só­gi­nas. Tam­bién se po­pu­la­ri­za­ron las ti­rae­ras, te­mas con le­tras hos­ti­les que los ar­tis­tas usa­ban pa­ra in­sul­tar­se en­tre ellos cuan­do te­nían ro­ces en la ca­lle. El reg­gae­tón era bai­la­ble, pe­ro tam­bién vio­len­to, y de cier­ta ma­ne­ra evo­ca­ba el pa­sa­do de la pro­pia Me­de­llín. Co­mo ex­pli­ca el pe­rio­dis­ta mu­si­cal Cris­tian Co­pe, “la so­cie­dad de es­tos pe­la­dos que se cria­ron en me­dio de la bo­nan­za ma­fio­sa de los no­ven­ta vio en esos rit­mos y mú­si­cas nue­vas de Puer­to Ri­co una se­me­jan­za con lo que es­ta­ba pa­san­do en Me­de­llín, y se apro­pia­ron de ellas”.

A los pa­dres, por su­pues­to, no les gus­ta­ba, y al­gu­nos lle­ga­ron in­clu­so a in­cre­par a El Gu­rú del Sa­bor por pa­sar­se al reg­gae­tón, in­sul­tán­do­lo al ai­re y en la ca­lle. Tam­po­co le gus­tó al es­ta­ble­ci­mien­to, que ba­jo un man­da­to de la al­cal­día obli­gó a que las par­ties de reg­gae­tón tu­vie­ran que te­ner una pó­li­za de cien mi­llo­nes pa­ra po­der rea­li­zar­se, di­fi­cul­tan­do el tra­ba­jo de los pro­mo­to­res que co­bra­ban, por mu­cho, cin­co mil pe­sos por en­tra­da. “Los mu­cha­chos ele­gían el reg­gae­tón pa­ra lle­var la con­tra­ria a los adul­tos y, a la vez, pa­ra te­ner más con­tac­to se­xual en­tre ellos”, co­men­ta El Gu­rú, que co­men­zó a or­ga­ni­zar even­tos de reg­gae­tón en la ciu­dad y a ver có­mo los ni­ños y ado­les­cen­tes co­pia­ban, en­tre otras co­sas, la pinta de pan­ta­lón an­cho caí­do, ca­mi­sa lar­ga has­ta la ro­di­lla, go­rra pla­na y ca­de­nas bri­llan­tes a los reg­gae­to­ne­ros puer­to­rri­que­ños.

Ade­más de la di­fu­sión por ra­dio, y las mez­clas y can­cio­nes pi­ra­tea­das que se in­ter­cam­bia­ban en la ca­lle, el ca­nal Te­le­mun­do In­ter­na­cio­nal, que co­men­zó a trans­mi­tir­se por ca­ble a prin­ci­pios del mi­le­nio, pa­sa­ba pro­gra­mas co­mo Jams, Mun­dos y The Roof, en los que en­tre­vis­ta­ban a gran­des re­fe­ren­tes de Puer­to Ri­co y es­tre­na­ban sus vi­deos mu­si­ca­les. Esos shows se hi­cie­ron co­no­ci­dos por voz a voz y per­mi­tie­ron que la gen­te vie­ra los mun­dos de fies­ta, lu­jos y ex­ce­sos que re­la­ta­ban las can­cio­nes.

La opor­tu­ni­dad de ne­go­cio es­ta­ba pues­ta so­bre la me­sa. En­ton­ces co­men­za­ron los con­cier­tos. El pri­me­ro, otra vez, fue de Daddy Yankee, quien en 2002 lle­nó el Po­li­de­por­ti­vo Sur de En­vi­ga­do co­bran­do dos mil dó­la­res por can­tar fren­te a cin­co mil asis­ten­tes. Le si­guie­ron Héctor & Ti­to, que ese mis­mo año lle­na­ron la tri­bu­na orien­tal del Es­ta­dio Ata­na­sio Gi­rar­dot co­bran­do tres mil dó­la­res y pre­sen­tán­do­se fren­te a unas vein­te mil per­so­nas. Esos pri­me­ros con­cier­tos de­mos­tra­ron que el gé­ne­ro, ade­más de que gus­ta­ba en la ra­dio –prin­ci­pal­men­te a gen­te jo­ven y sec­to­res mar­gi­na­les de la ciu­dad– era eco­nó­mi­ca­men­te via­ble. Una in­dus­tria po­día na­cer en ese con­tex­to, co­mo ha­bía pa­sa­do con otros gé­ne­ros co­mo la sal­sa o el va­lle­na­to.

DEL RAP AL REG­GAE­TÓN

El Ha­llo­ween de 2003 fue el an­tes y el des­pués del reg­gae­tón en la ciu­dad. Ese día, los de Rum­ba, aso­cia­dos con el em­pre­sa­rio Héctor Ca­mar­go, pre­sen­ta­ron Los Boss­ter del Reg­gae­tón, un even­to que reunió a Daddy Yankee, Wi­sin & Yan­del, Héctor & Ti­to, Ivy Queen y Te­go Cal­de­rón en el Ata­na­sio. “Cua­ren­ta y cin­co mil o cin­cuen­ta mil per­so­nas lle­na­ron el es­ta­dio esa no­che. La gen­te fue ma­si­va­men­te por­que ya ha­bía­mos ca­len­ta­do con los otros con­cier­tos”, ase­gu­ra dj Se­má­fo­ro. Se­gún Co­pe, esa no­che en­tre los asis­ten­tes “ha­bía gen­te con pinta ro­sa­da co­mo la de ‘Oye mi can­to’, de Daddy Yankee, o la de Yan­del en ‘Aven­tu­ra’, y se veía des­de el más chi­rre­te has­ta el más go­me­lo”.

A par­tir de ese mo­men­to,las fies­tas de reg­gae­tón en dis­co­te­cas re­ga­das por la ciu­dad se con­vir­tie­ron en un éxi­to co­mer­cial, in­clu­so cuan­do los ar­tis­tas no eran muy co­no­ci­dos. El ró­tu­lo de “puer­to­rri­que­ño” era su­fi­cien­te pa­ra lle­nar cual­quier es­ta­ble­ci­mien­to. El fu­ror lle­gó a tal ni­vel que dj Se­má­fo­ro, tan so­lo mez­clan­do, al­can­zó a me­ter a más de ocho mil per­so­nas en el par­quea­de­ro de un su­per­mer­ca­do. Me­de­llín co­men­za­ba a con­so­li­dar­se co­mo una nue­va pla­za pa­ra el gé­ne­ro, aun­que pa­ra mu­chos to­da­vía fue­ra una sim­ple mo­da pa­sa­je­ra.

Pe­ro mu­cho an­tes de eso, des­de los años no­ven­ta, y por una in­fluen­cia fuer­te de la cul­tu­ra afro­ame­ri­ca­na, los beats del rap re­tum­ba­ban en los ba­rrios. En las es­qui­nas se veían ba­ta­llas de freesty­le (im­pro­vi­sa­ción); agru­pa­cio­nes na­cían y mo­rían en el un­der­ground; y jó­ve­nes ar­tis­tas, ar­ma­dos con ca­se­tes y or­ga­ne­tas, crea­ban pis­tas ca­se­ras al rit­mo del boom bap pa­ra sa­car a la ca­lle. Con el boom de es­te gé­ne­ro al­go nue­vo se ac­ti­vó. “Nos di­mos cuen­ta de que el reg­gae­tón era lo mis­mo que se ve­nía ha­cien­do en el rap, pe­ro con un rit­mo más ca­ri­be­ño, y eso nos lla­mó mu­cho la aten­ción”, di­ce Mr. Dec, que en 1998 fun­dó el co­lec­ti­vo de rap Gol­pe a Gol­pe, un gru­po que con el es­ta­lli­do del gé­ne­ro en Me­de­llín se con­vir­tió en uno de sus lí­de­res a ni­vel lo­cal. La tran­si­ción mu­si­cal del rap al reg­gae­tón cau­só re­cha­zo e in­clu­so ame­na­zas de al­gu­nos ra­pe­ros, quie­nes de­cían que se ha­bía de­ja­do de la­do la cul­tu­ra pa­ra co­men­zar a can­tar so­bre la fies­ta.

El reg­gae­tón era bai­la­ble, pe­ro tam­bién vio­len­to, y de cier­ta ma­ne­ra evo­ca­ba el pa­sa­do de la pro­pia Me­de­llín

De ese pri­mer in­ten­to de ha­cer reg­gae­tón na­ció Pal­ma Pro­duc­tions, el úni­co es­tu­dio com­ple­ta­men­te de­di­ca­do al gé­ne­ro en Me­de­llín. Ese la­bo­ra­to­rio se pu­so a la ta­rea de bus­car y do­mi­nar las téc­ni­cas que uti­li­za­ban los puer­to­rri­que­ños pa­ra ha­cer su mú­si­ca. Se tra­tó de un pro­ce­so com­ple­ta­men­te em­pí­ri­co que en el ca­mino abrió las puertas a nue­vos ar­tis­tas. “En la Pal­ma éra­mos muy abier­tos y le dá­ba­mos la opor­tu­ni­dad a to­do el mun­do. No nos ce­rra­mos co­mo otros que tu­vie­ron es­tu­dios y no le die­ron la mano a na­die”, ase­gu­ra Pe­que­ño Juan, de Gol­pe a Gol­pe.

En 2004, gra­cias al tra­ba­jo en la Pal­ma, se for­mó el pri­mer com­bo de reg­gae­to­ne­ros en la ciu­dad bautizado Co­lom­bian Flow, que na­ció jus­ta­men­te por­que El Gu­rú del Sa­bor se ne­ga­ba a po­ner­los al ai­re. “Yo les de­cía que es­cu­cha­ran la ca­li­dad de las gra­ba­cio­nes de Don Omar y Wi­sin & Yan­del, pe­ro es­tos mu­cha­chos gra­ba­ban en ga­ra­jes y, por su­pues­to, la di­fe­ren­cia era del cie­lo a la tie­rra”, di­ce El Gu­rú. Eso creó ro­ces en­tre él y esa pri­me­ra es­cue­la de reg­gae­tón de Me­de­llín; ten­sión que ins­pi­ró la can­ción “Ti­rae­ra al Gu­rú”, en la que se le re­cri­mi­na por su pre­fe­ren­cia ha­cia los ar­tis­tas de Puer­to Ri­co.

Un año más tar­de se mar­ca­ría un nue­vo hi­to con la lle­ga­da del pro­duc­tor Ale­xan­der dj y Jo­sé Oso­rio Bal­vin, un mu­cha­cho que ve­nía de la es­ce­na ra­pe­ra y que se acer­có a la Pal­ma bus­can­do una opor­tu­ni­dad. “Jo­sé era ra­pe­ro y le di­je que por ahí no era la co­sa, que me­jor in­cur­sio­na­ra en los beats del reg­gae­tón”, di­ce Jo­sé Ál­va­ro Oso­rio, pa­dre de Bal­vin y su pri­mer ma­na­ger. Bal­vin, que lla­mó la aten­ción de Pe­que­ño Juan y Mr. Dec, les pre­sen­tó po­co tiem­po des­pués a Mike Cor­tez, un ra­pe­ro de En­vi­ga­do que se su­mó al gru­po ba­jo el nom­bre ar­tís­ti­co de Rey­kon.

Así se creó un se­gun­do com­bo de reg­gae­tón, la Uni­ver­si­dad de la Ca­lle, cu­ya mú­si­ca lle­gó a es­pa­cios ra­dia­les co­mo El Flow de mi Tie­rra, con­du­ci­do por San­tia­go Cha­cón, co­no­ci­do co­mo Sha­ko en el mun­do del reg­gae­tón. “Ob­via­men­te al prin­ci­pio na­die nos creía. Nos go­za­ban y se bur­la­ban de no­so­tros por­que era una mú­si­ca que es­ta­ba em­pe­zan­do”, cuen­ta Sha­ko. Él, sin em­bar­go, fue quien hi­zo po­si­ble que la mú­si­ca pro­du­ci­da en la Pal­ma Pro­duc­tions fi­nal­men­te lle­ga­ra a la ra­dio co­mer­cial y al pú­bli­co que con­su­mía reg­gae­tón en la ciu­dad.

Mien­tras tan­to, Sha­ko apro­ve­chó su in­fluen­cia en me­dios pa­ra ha­cer el dúo Fai­nal & Sha­ko, con una pro­pues­ta no­ve­do­sa de reg­gae­tón ro­mán­ti­co que pro­bó una ma­ne­ra más lí­ri­ca e ins­tru­men­tal de acer­car­se al gé­ne­ro. “Co­men­za­mos a en­trar tan­to en el un­der­ground co­mo en los es­tra­tos al­tos, y ma­más y pa­pás de­ja­ban es­cu­char nues­tra mú­si­ca a los ni­ños”, di­ce Sha­ko. La Uni­ver­si­dad de la Ca­lle se pre­sen­ta­ba en dis­co­te­cas co­mo Se­ven Ele­ven y Crazy’s Club, pe­ro tam­bién en pri­me­ras co­mu­nio­nes, gra­dos y co­le­gios. “Hoy en día po­ner a ar­tis­tas co­mo esos a can­tar jun­tos cues­ta mu­cho billete, pe­ro en esos años yo los vi en el co­li­seo de mi co­le­gio”, di­ce Ale­jan­dro Car­do­na, pro­mo­tor de even­tos de reg­gae­tón en Me­de­llín.

SE­DE ME­DE­LLÍN

Ese gru­po en­con­tró, en­ton­ces, una nue­va es­tra­te­gia pa­ra co­mer­cia­li­zar su mú­si­ca ale­ján­do­se del sen­ti­do di­rec­to y vio­len­to de la pri­me­ra ola del gé­ne­ro, con le­tras me­nos es­can­da­lo­sas y po­nien­do so­bre la me­sa un so­ni­do más pop, pe­ro con la ba­se del dem­bow del reg­gae­tón. El co­lec­ti­vo du­ró has­ta 2008, año en que salió “Obra de ar­te”, de Fai­nal & Sha­ko con J Bal­vin, una de las pri­me­ras co­la­bo­ra­cio­nes en­tre ar­tis­tas na­cio­na­les que pe­gó ma­si­va­men­te y que, co­mo di­ce Sha­ko,“lo­gró que el pú­bli­co se die­ra cuen­ta de que el reg­gae­tón co­lom­biano po­día fun­cio­nar”.

Ese reg­gae­tón no so­lo se ale­ja­ba de la te­má­ti­ca ba­rrial o se­xual de los ini­cios del gé­ne­ro, sino que tam­bién fue una mues­tra de que los mis­mos ar­tis­tas es­ta­ban mar­can­do la pa­ra­da fren­te al pa­sa­do vio­len­to y os­cu­ro de la ciu­dad en su mú­si­ca, lo­gran­do éxi­tos sin ne­ce­si­dad de acu­dir a esos lu­ga­res co­mu­nes.ya no so­na­ban dis­pa­ros o ge­mi­dos en las can­cio­nes, que te­nían ade­más una ba­se mu­si­cal más ins­tru­men­tal. Les can­ta­ban al amor, a la in­fi­de­li­dad, a las bo­rra­che­ras de vier­nes en­tre ami­gos; eso per­mi­tió que las can­cio­nes tam­bién al­can­za­ran el éxi­to en paí­ses co­mo Ecua­dor, Mé­xi­co y Pe­rú en­tre 2008 y 2009. En ese mo­men­to, la Pal­ma re­ci­bió a Ka­rol G, una de las pri­me­ras can­tan­tes de reg­gae­tón de Me­de­llín.

Des­de en­ton­ces, la evo­lu­ción ha si­do im­pa­ra­ble. Una olea­da de pro­duc­to­res de no más de 23 años, in­fluen­cia­dos por los pio­ne­ros lo­ca­les, sal­ta­ron a es­ce­na. Sky Rom­pien­do el Ba­jo, Mosty o Bull Ne­ne em­pe­za­ron a com­po­ner can­cio­nes pa­ra J Bal­vin, Rey­kon, Sha­ko, e in­clu­so Ma­lu­ma cuan­do to­da­vía era un ni­ño de co­le­gio.al mis­mo tiem­po, y con una in­dus­tria lo­cal en pleno cre­ci­mien­to, re­fe­ren­tes puer­to­rri­que­ños con ca­rre­ras en de­cli­ve co­mo Ñe­jo y Nicky Jam se ins­ta­la­ron en Me­de­llín, don­de rein­ven­ta­ron sus ca­rre­ras y vol­vie­ron a so­nar.

Esos ar­tis­tas que ve­nían de la es­cue­la de la Uni­ver­si­dad de la Ca­lle fi­nal­men­te li­de­ra­ron el mo­vi­mien­to y abrie­ron la opor­tu­ni­dad de sur­gir a pro­mo­to­ras co­mo D’grou­pe, que vie­ron có­mo el pú­bli­co se abría ca­da vez más a ellas. “Al prin­ci­pio ha­cía­mos even­tos pa­ra 300 o 500 per­so­nas; lue­go pa­ra mil per­so­nas; des­pués, pa­ra cin­co mil, has­ta que fi­nal­men­te lle­ga­mos a afo­ros de trein­ta o cin­cuen­ta mil per­so­nas. Ha si­do muy ace­le­ra­do”, co­men­ta el ceo Ri­car­do Pe­láez, que ha tra­ba­ja­do con J Bal­vin des­de sus pri­me­ros éxi­tos.

Bal­vin, que a prin­ci­pios de es­ta dé­ca­da ya se ha­bía he­cho un nom­bre en la mú­si­ca na­cio­nal, bus­có a esos com­po­si­to­res y en­con­tró la ma­ne­ra de cre­cer con ellos, en blo­que, an­tes de que to­do es­ta­lla­ra de­fi­ni­ti­va­men­te. “Un día cual­quie­ra es­ta­ba en el es­tu­dio con Sky y lle­gó Bal­vin a vi­si­tar­nos y a co­no­cer­nos. Al otro día co­men­za­mos a tra­ba­jar con él y, unos cua­tro me­ses des­pués, hi­ci­mos ‘Yo te lo di­je’”, re­cuer­da Bull Ne­ne. Ese fue una te­ma cla­ve com­pues­to en 2013, que ayu­dó a que J Bal­vin se po­si­cio­na­ra en la ra­dio y en el mer­ca­do nor­te­ame­ri­cano, muy ce­rra­do his­tó­ri­ca­men­te a la mú­si­ca en es­pa­ñol.

Con Bal­vin co­mo re­fe­ren­te, esa nue­va ge­ne­ra­ción de ar­tis­tas jó­ve­nes en­con­tró en el reg­gae­tón “ese ca­mino de sal­var la vi­da, de ser per­so­nas bue­nas y qui­tar­nos esa se­cue­la de vio­len­cia con la que cre­ci­mos en Me­de­llín”, co­men­ta Bull Ne­ne, que jun­to con Mosty y Sky for­mó el ex­tin­to se­llo In­fi­nity Mu­sic, un nom­bre que sue­na de­trás de la ma­yo­ría de éxi­tos de reg­gae­tón co­lom­biano de los úl­ti­mos años, y ha si­do ga­na­dor de va­rios La­tin Grammy. Ese co­lec­ti­vo bus­có “un so­ni­do más fres­co y uni­ver­sal, con una pers­pec­ti­va que hi­zo que en to­dos la­dos se en­tien­da el reg­gae­tón a la luz de fi­gu­ras co­mo Bal­vin, que ex­pre­sa siem­pre bue­na on­da”, di­ce Mosty.

El reg­gae­tón es hoy un so­ni­do glo­bal can­ta­do en es­pa­ñol y de iden­ti­dad la­ti­na que, co­mo di­ce Ma­rian­ge­la Rub­bi­ni, di­rec­to­ra de la re­vis­ta Shock, ha su­pe­ra­do fron­te­ras por­que “J Bal­vin se preo­cu­pó por tras­cen­der en el gé­ne­ro y se asu­mió en un con­tex­to glo­bal, con so­ni­dos del mun­do y una pro­duc­ción im­pe­ca­ble”. El reg­gae­tón co­lom­biano es el nue­vo es­tan­dar­te del pop in­ter­na­cio­nal y ocu­pa los pri­me­ros lu­ga­res en pla­ta­for­mas co­mo Spo­tify, don­de li­de­ra los tops glo­ba­les, y en la que J Bal­vin es, al cie­rre de es­ta edi­ción, el se­gun­do artista más es­cu­cha­do en el pla­ne­ta des­pués de Dra­ke, con más de cin­cuen­ta mi­llo­nes de oyen­tes al mes. No es coin­ci­den­cia que ar­tis­tas co­mo Sha­ki­ra o Car­los Vi­ves es­tén vol­can­do su so­ni­do ha­cia el gé­ne­ro ur­bano pa­ra se­guir sien­do vi­gen­tes; tam­po­co que es­tre­llas an­glo­sa­jo­nas co­mo Be­yon­cé, Pharrell o Jus­tin Bie­ber se ha­yan ani­ma­do a can­tar en es­pa­ñol. Pre­ci­sa­men­te J Bal­vin ha ex­pre­sa­do siem­pre el de­seo de lle­var la ban­de­ra de la len­gua en su mú­si­ca. De Me­de­llín ha­cia el mun­do, una apues­ta mu­si­cal que ya es una reali­dad y es­tá re­de­fi­nien­do el mains­tream des­de la iden­ti­dad la­ti­na.

Du­ran­te el con­cier­to de J Bal­vin en el Es­ta­dio Ata­na­sio Gi­rar­dot de Me­de­llín, el 4 de agos­to de 2018

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.