II. CON­VER­SAR Y SO­ÑAR

Arcadia - - ESPECIAL - Juan Die­go Me­jía*

Tal vez el cam­bio más im­por­tan­te que de­be ha­cer la so­cie­dad an­tio­que­ña es el re­co­no­ci­mien­to de las cul­tu­ras di­ver­sas de la re­gión, y de las que es­tán lle­gan­do y lle­ga­rán con la in­te­gra­ción de nues­tra eco­no­mía en el mun­do.

La difícil geo­gra­fía de los Andes an­tio­que­ños ex­pli­ca en cier­ta ma­ne­ra el ais­la­mien­to que vi­vió es­ta re­gión du­ran­te mu­cho tiem­po. La li­te­ra­tu­ra del si­glo xix re­la­ta una so­cie­dad apa­ci­ble de­di­ca­da a la mi­ne­ría y al in­ter­cam­bio co­mer­cial que se mo­vía al pa­so del cas­co­teo len­to de las mu­las por ca­mi­nos de abis­mos pro­fun­dos, ace­cha­do por duen­des, es­pan­tos, alen­ta­do por re­zos. La cons­truc­ción del fe­rro­ca­rril, la co­ne­xión con el río jag­da­le­na a la al­tu­ra de Puer­to Be­rrío, la lle­ga­da de la luz eléc­tri­ca, esa que des­pla­zó el bri­llo úni­co de la lu­na, fue­ron al­gu­nos de los he­chos que pu­sie­ron a An­tio­quia en el con­tex­to del país y con­fron­ta­ron la idea del mun­do que te­nían los ha­bi­tan­tes de es­ta re­gión con el ima­gi­na­rio co­lom­biano.

El en­cie­rro de aque­llos años ge­ne­ró efec­tos que to­da­vía se sien­ten en la for­ma de ser de los an­tio­que­ños. Sin em­bar­go, no hay du­da de que An­tio­quia es­tá en un pro­ce­so de mo­der­ni­za­ción y aper­tu­ra que em­pie­za a cam­biar la ma­ne­ra de pen­sar de la gen­te. El afán de mos­trar en el país que los pro­ble­mas vi­vi­dos du­ran­te la se­gun­da mi­tad del si­glo xx no nos de­fi­nen co­mo so­cie­dad es, de al­gún mo­do, la ne­ce­si­dad de po­ner­nos a tono con el pre­sen­te en la in­dus­tria, en la cien­cia, en el ur­ba­nis­mo y en otras ma­ni­fes­ta­cio­nes so­cia­les.

Tal vez el cam­bio más im­por­tan­te que de­be dar la so­cie­dad an­tio­que­ña es el re­co­no­ci­mien­to de las cul­tu­ras di­ver­sas que exis­ten en la re­gión, y de las que es­tán lle­gan­do y lle­ga­rán con la in­te­gra­ción de nues­tra eco­no­mía con el mun­do. La idea de que es una po­bla­ción ho­mo­gé­nea en gus­tos, creen­cias, es­pe­ran­zas es­con­de la ver­da­de­ra ri­que­za re­pre­sen­ta­da en las par­ti­cu­la­ri­da­des de los pue­blos que la con­for­man.

La in­fluen­cia de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción en la vi­da co­ti­dia­na po­ne a prue­ba las cer­te­zas que la gen­te ha acep­ta­do co­mo un re­la­to de su tiem­po. En la con­ver­sa­ción del co­me­dor, en la sa­la de la ca­sa, en el ca­fé, en el bus o en el me­tro se re­fle­ja el país que te­ne­mos en la ca­be­za. Si la vi­sión del uni­ver­so de los con­ter­tu­lios es es­tre­cha, en­ton­ces las con­ver­sa­cio­nes que se pre­sen­tan en esos es­pa­cios son po­bres, gi­ran al­re­de­dor de los mis­mos te­mas y cie­rran el círcu­lo del in­ter­cam­bio de opi­nio­nes tem­pra­na­men­te. Una com­pren­sión am­plia de la so­cie­dad en que vi­vi­mos es la ins­pi­ra­ción pa­ra que la con­ver­sa­ción flo­rez­ca y nos mues­tre po­si­bi­li­da­des ma­yo­res de va­lo­rar la vi­da.

He­chos im­pen­sa­bles ha­ce cien años co­mo la trans­mi­sión sa­te­li­tal de un par­ti­do de fút­bol de nues­tra se­lec­ción Co­lom­bia en al­gún lu­gar del pla­ne­ta nos han he­cho re­fle­xio­nar so­bre la idea de país que te­nía­mos en el pa­sa­do. Ju­ga­do­res que na­cie­ron en po­bla­cio­nes des­co­no­ci­das ce­le­bran los go­les bai­lan­do y be­san­do el es­cu­do na­cio­nal. Con sus ges­tos nos di­cen que ellos tam­bién so­mos no­so­tros. Es una se­ñal de que la ne­bli­na que cu­bre la men­ta­li­dad de los co­lom­bia­nos em­pie­za a des­va­ne­cer­se.

El len­gua­je sim­bó­li­co de las ex­pre­sio­nes cul­tu­ra­les es fun­da­men­tal en es­ta nue­va épo­ca de las cul­tu­ras en la re­gión. El bai­le, el can­to, el tea­tro, la pin­tu­ra, el re­la­to fun­da­cio­nal de una po­bla­ción, los la­men­tos an­te la muer­te (y aquí no ter­mi­na la lis­ta) son poderosos men­sa­je­ros de los an­he­los de la gen­te. Se ins­ta­lan en el pen­sa­mien­to y ani­man las con­ver­sa­cio­nes que an­tes lan­gui­de­cían por la re­pe­ti­ción de he­chos co­no­ci­dos des­de siem­pre. Es­tas son ra­zo­nes su­fi­cien­tes pa­ra so­ñar con una re­gión an­tio­que­ña que en­tra en el diá­lo­go con el mun­do y ex­hi­be con or­gu­llo el te­so­ro de nues­tra di­ver­si­dad cul­tu­ral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.