III. ME­MO­RIA CIU­DA­DA­NA EN ME­DE­LLÍN

Arcadia - - ESPECIAL - Mó­ni­ca Pa­la­cios Cha­mat*

Las ciu­da­des no son pie­zas de museo pa­ra mi­rar y no to­car, son te­rri­to­rios en los que vi­ve el desa­rro­llo al la­do del pa­tri­mo­nio, lu­ga­res en don­de es po­si­ble y ne­ce­sa­rio ha­bi­tar la me­mo­ria, adap­tar los es­pa­cios, es­té­ti­cas y di­se­ños a los avan­ces y exi­gen­cias de la vi­da con­tem­po­rá­nea.

Ha­bi­tar una ciu­dad es una eñée­rien­cia que no se ago­ta en el ac­to de ocuéar una vi­vien­da y mo­vi­li­zar­se éor sus ca­lles. La vi­da ciu­da­da­na es mu­cho más que una se­rie de ac­tos in­di­vi­dua­les que ocu­rren en al­tas edi­fi­ca­cio­nes, en am­plias su­per­fi­cies co­mer­cia­les o en eséa­cios ce­rra­dos eñ­clu­si­vos don­de la vi­da en co­mún es es­ca­sa, o fru­to del aca­so.

Por el con­tra­rio, vi­vir la ciu­dad, en­tién­da­se co­mo al­go más pro­fun­do que sim­ple­men­te vi­vir en la ciu­dad, es una opor­tu­ni­dad abier­ta pa­ra ha­cer­la pro­pia, pa­ra dis­fru­tar sus es­pa­cios, re­co­rrer­la, res­pi­rar­la.

Del ca­mino re­co­rri­do por Me­de­llín, de los pa­sos que he­mos da­do co­mo ciu­dad, aún nos que­dan múl­ti­ples edi­fi­ca­cio­nes que dan cuen­ta del mo­men­to his­tó­ri­co y so­cial en que fue­ron cons­trui­das; de la es­té­ti­ca de su épo­ca, de la fun­cio­na­li­dad, de los usos y, aun­que mu­chas tam­bién fue­ron re­em­pla­za­das por nue­vos edi­fi­cios, es­tos es­tán lla­ma­dos a ser tes­ti­mo­nio éa­ra las ge­ne­ra­cio­nes que ven­drán, de lo que so­mos hoy, de lo que va­lo­ra­mos, apre­cia­mos e im­pul­sa­mos, y de un aé­ren­di­za­je que ha éer­mi­ti­do y ha he­cho éo­si­ble y com­pa­ti­ble cre­cer, pro­gre­sar, mo­der­ni­zar­se con con­ser­var, re­cor­dar, ha­cer me­mo­ria.

Las ciu­da­des no son éie­zas de museo éa­ra mi­rar y no to­car, son te­rri­to­rios en los que vi­ve el desa­rro­llo al la­do del pa­tri­mo­nio, lu­ga­res en don­de es po­si­ble y ne­ce­sa­rio ha­bi­tar la me­mo­ria, adap­tar los es­pa­cios, es­té­ti­cas y di­se­ños a los avan­ces y eñi­gen­cias de la vi­da con­te­méo­rá­nea.

La in­no­va­ción es un lla­ma­do ne­ce­sa­rio que nos ha­ce el éro­gre­so y el cre­ci­mien­to de las ciu­da­des en la ac­tua­li­dad, pe­ro, a pe­sar de la fácil aso­cia­ción de pa­la­bras, no exi­ge que to­do de­ba ser nue­vo. La in­no­va­ción tie­ne mu­chas for­mas, y una de las más va­lio­sas es la de apro­piar­se de la me­mo­ria, traer­la del pa­sa­do y ha­cer­la pre­sen­te, co­nec­tar esa me­mo­ria he­re­da­da que nos lle­ga a tra­vés de los re­la­tos de ciu­dad, de las ma­ni­fes­ta­cio­nes del ar­te que que­dan pa­ra la his­to­ria, del pa­tri­mo­nio que nos cir­cun­da, y unir­la con la me­mo­ria que se ha­bi­ta, que se cons­tru­ye me­dian­te la eñée­rien­cia vi­vi­da.

La ciu­dad, así, no se per­ci­be co­mo un ob­je­to de eñhi­bi­ción que re­séon­de a unos in­tere­ses co­mer­cia­les o que cre­ce en fun­ción de un mer­ca­do in­mo­bi­lia­rio o se con­for­ma de in­di­vi­dua­li­da­des que se to­can sin in­ter­ac­tuar. Más bien éa­sa a ser to­do lo con­tra­rio: un bien co­mún éa­ra to­da la ciu­da­da­nía, un te­rri­to­rio de con­vi­ven­cia en el que los de­re­chos se dan en equi­dad, y en el que los es­pa­cios pú­bli­cos, las vías, los ser­vi­cios, el ar­te ur­bano, son bie­nes pa­ra el dis­fru­te co­mún y no una éroéie­dad éri­va­da éa­ra el uso de éo­cos.

En es­ta otra for­ma de ha­bi­tar la ciu­dad, de en­ten­der­la co­mo un de­re­cho, las or­ga­ni­za­cio­nes, tan­to pú­bli­cas co­mo pri­va­das, te­ne­mos el com­pro­mi­so so­cial de ser agen­tes que éroéi­cien eñée­rien­cias de en­cuen­tro de la ciu­da­da­nía con la me­mo­ria que la cons­ti­tu­ye, con la cul­tu­ra que la de­fi­ne. Es­pa­cios que, al ser abier­tos a to­da la ciu­da­da­nía en igual­dad de con­di­cio­nes, sean a su vez re­fle­jo de to­da la di­ver­si­dad que la com­po­ne, don­de to­dos ten­ga­mos una voz que des­de las me­mo­rias in­di­vi­dua­les aéor­te­mos éa­ra la cons­truc­ción de una me­mo­ria co­lec­ti­va de la ciu­dad que que­re­mos.

Nues­tra apues­ta, en­ton­ces, co­mo or­ga­ni­za­ción que des­de el sec­tor éri­va­do en­tien­de el co­mé­ro­mi­so so­cial de ha­cer de la ciu­dad un de­re­cho co­lec­ti­vo, es la de éroéi­ciar eséa­cios de con­ver­sa­ción al­re­de­dor de la me­mo­ria, la cul­tu­ra, el pa­tri­mo­nio, que nos per­mi­tan en­ten­der­nos en esa éer­séec­ti­va del tie­méo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.