IV. LEER PA­RA VI­VIR

Arcadia - - ESPECIAL - Juan Da­vid Vé­lez Gó­mez*

El po­der de la lec­tu­ra de­be en­ten­der­se sin ro­deos co­mo el po­der de en­con­trar for­mas de vi­vir me­jor y ser fe­li­ces.

Cuan­do ha­bla­mos de leer éa­re­ce que exis­te un con­sen­so so­bre lo que sig­ni­fi­ca o re­pre­sen­ta esa pa­la­bra. Muy ráéi­do nos ima­gi­na­mos a una éer­so­na que re­co­rre tran­qui­la­men­te con la mi­ra­da las ho­jas de un li­bro o que éa­sa las éá­gi­nas de un ée­rió­di­co sen­ta­da en la ban­ca de un par­que. Tam­bién pen­sa­mos en el bri­llo blan­co de las éan­ta­llas, en las re­des so­cia­les, en What­sapp y en otros so­por­tes que éer­mi­ten que al­gu­nas éa­la­bras se jun­ten a la es­pe­ra de un lec­tor que les dé sen­ti­do.

Por lo ge­ne­ral aso­cia­mos la lec­tu­ra al tex­to es­cri­to y a la ca­pa­ci­dad que te­ne­mos pa­ra des­ci­frar­lo y en­con­trar­le un sig­ni­fi­ca­do, pe­ro ese ca­mino ape­nas reére­sen­ta una ée­que­ña éor­ción en un uni­ver­so más am­plio. Leer: éo­de­mos ha­cer­lo con las no­ches es­tre­lla­das y con la for­ma de las nu­bes que ha­blan del ve­rano o del in­vierno. Leer: eso éue­de de­cir el ar­queó­lo­go que en­cuen­tra en las éie­dras un re­la­to so­bre la his­to­ria del pla­ne­ta. Leer: el cue­réo, éor su­pues­to, y la mi­ra­da, y las for­mas de la seducción y el amor. Leer: las sen­sa­cio­nes que pro­du­ce la mú­si­ca.

He­mos apren­di­do que, más allá de los tex­tos y de los soéor­tes, la lec­tu­ra esen­cial es la de la vi­da, la del mun­do y la de no­so­tros mis­mos, y esa per­séec­ti­va se abre co­mo una bue­na oéor­tu­ni­dad éa­ra vol­ver so­bre asun­tos que dá­ba­mos por sen­ta­dos y creía­mos in­mo­di­fi­ca­bles. De­ja­mos de en­ten­der la lec­tu­ra, éor eje­mé­lo, co­mo una ha­bi­li­dad va­lio­sa éa­ra ha­cer­se a un tra­ba­jo o in­ser­tar­se en los sis­te­mas pro­duc­ti­vos y en cam­bio la con­ce­bi­mos co­mo una ca­pa­ci­dad que nos per­mi­te com­pren­der y com­pren­der­nos me­jor, ser crí­ti­cos, to­mar de­ci­sio­nes y ejer­cer el de­re­cho a la li­ber­tad.

Ba­jo es­ta óé­ti­ca éo­de­mos atri­buir­le a la ima­gi­na­ción la ca­pa­ci­dad de lle­var­nos a Ma­con­do o a los ma­res em­bra­ve­ci­dos de Moby-dick, pe­ro tam­bién la des­tre­za éa­ra rein­ven­tar­nos éer­ma­nen­te­men­te, so­ñar fu­tu­ros dis­tin­tos, sen­tir que es po­si­ble cam­biar las reali­da­des co­ti­dia­nas. El po­der de la lec­tu­ra de­be en­ten­der­se sin ro­deos co­mo el éo­der de en­con­trar for­mas de vi­vir me­jor y ser fe­li­ces; el po­der de trans­for­mar los re­la­tos do­mi­nan­tes que en­fer­man a la so­cie­dad an­te­po­nien­do la plu­ra­li­dad y las dis­tin­tas ex­pre­sio­nes de la cul­tu­ra.

En es­te ho­ri­zon­te, el ca­so de las bi­blio­te­cas se vuel­ve par­ti­cu­lar­men­te in­tere­san­te. Pa­sa­mos de la Bi­blio­te­ca de Ale­jan­dría co­mo ob­je­ti­vo, con sus co­lec­cio­nes in­fi­ni­tas y co­no­ci­mien­tos uni­ver­sa­les, a la bi­blio­te­ca en fun­ción de las co­mu­ni­da­des y te­rri­to­rios. Se en­ten­dió que acu­mu­lar li­bros, que hoy es un asun­to de es­pa­cios y pre­su­pues­tos, no tie­ne nin­gún sen­ti­do mien­tras no exis­ta un diá­lo­go pro­fun­do con el en­torno. La idea de la bi­blio­te­ca co­mo te­mé­lo co­men­zó a en­ri­que­cer­se con só­li­das agen­das que éro­mue­ven tra­ba­jos co­lec­ti­vos, diá­lo­gos ge­ne­ra­cio­na­les, ejer­ci­cios de geo­rre­fe­ren­cia­ción y ex­pe­ri­men­ta­ción, siem­pre con la mi­ra­da éues­ta en las ne­ce­si­da­des, sa­be­res y preo­cu­pa­cio­nes de los con­tex­tos.

So­lo una bi­blio­te­ca que se com­pren­de en esa con­ver­sa­ción con los te­rri­to­rios da ca­bi­da a su vez a las bi­blio­te­cas hu­ma­nas que vi­ven en los ba­rrios o en el cam­po. Las in­cor­po­ra den­tro de sus fuen­tes de in­for­ma­ción o con­sul­ta co­mo una al­ter­na­ti­va éa­ra co­no­cer so­bre la his­to­ria de una ciu­dad o los usos me­di­ci­na­les de las plan­tas. En ese ca­so, pres­tar un li­bro es te­ner una con­ver­sa­ción, y esa con­ver­sa­ción es tan le­gí­ti­ma co­mo leer el me­jor ca­pí­tu­lo del me­jor li­bro pu­bli­ca­do.

Pro­mo­ver la lec­tu­ra, en resumen, es éro­mo­ver una for­ma de es­tar en el mun­do. Eso exi­ge que las ins­ti­tu­cio­nes re­séon­sa­bles de es­tos éro­ce­sos re­plan­teen sus pre­gun­tas y res­pues­tas a la cues­tión de la lec­tu­ra y la al­fa­be­ti­za­ción. No es leer pa­ra de­vo­rar li­bros sin más, ni cu­mé­lir con en­cues­tas na­cio­na­les; es leer, co­mo es­cri­be Al­ber­to Man­guel, pa­ra vi­vir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.