LA MAL­DI­CIÓN DE NAR­CI­SO

Arcadia - - CRÍTICA - Ca­mi­lo Hoyos

En Las me­ta­mor­fo­sis, Ovi­dio de­fi­nió a Nar­ci­so co­mo aquel cu­ya mal­di­ción es con­su­mir­se en amor a sí mis­mo y pro­vo­car y pa­de­cer las lla­mas. Laura Res­tre­po to­ma es­ta afir­ma­ción co­mo pun­to de par­ti­da en su úl­ti­ma no­ve­la pa­ra vi­si­bi­li­zar, o aca­so com­pren­der, ese pro­to­ti­po de mas­cu­li­ni­dad que fue pro­ta­go­nis­ta ha­ce un par de años en uno de los in­fan­ti­ci­dios y fe­mi­ni­ci­dios más ho­rri­pi­lan­tes y que más han lo­gra­do sa­cu­dir a los co­lom­bia­nos. En su no­ve­la Los di­vi­nos, Res­tre­po rea­li­za un re­tra­to de un gru­po de ami­gos de un li­ceo de cla­se al­ta bo­go­ta­na, los Tut­ti-frut­ti, to­dos pa­ra uno y uno pa­ra to­dos, y de la ma­ne­ra co­mo el gru­po reac­cio­na cuan­do Mu­ñe­co, uno de sus miem­bros, alias Kent, Ken­to, Mi-lin­do, Dolly-boy y Chucky, se­cues­tra, vio­la y ase­si­na a una ni­ña.

No es úni­ca­men­te una mi­ra­da crí­ti­ca a es­te pro­to­ti­po de ma­cho, sino tam­bién una con­si­de­ra­ción so­bre el sen­ti­do de amis­tad que des­en­ca­de­na. To­dos sa­bían que Mu­ñe­co era re­la­ti­va­men­te ma­lo, pe­ro du­ran­te la no­ve­la, Hob­bit, el na­rra­dor –alias Hob­bo, Bit­to, Bob­bi y Job–, se pre­gun­ta si aca­so la mal­dad re­la­ti­va no es­con­de una ab­so­lu­ta:“ba­jo la mal­dad to­le­ra­da, ¿gra­vi­ta una mal­dad in­to­le­ra­ble, es­pe­ran­do que le lle­gue el mo­men­to?”.

Du­ran­te la dé­ca­da de los ochen­ta y no­ven­ta, ha­bía una ex­pre­sión en los co­le­gios pri­va­dos del nor­te de Bo­go­tá que se re­fe­ría a cier­to ti­po de mas­cu­li­ni­dad bru­ta, al ti­po que siem­pre es­ta­ba por en­ci­ma de los de­más y no te­mía cru­zar la ra­ya: el que to­ma, pi­cha y pe­lea. Era el que se co­la­ba en las fies­tas de quin­ce pa­ra dar­le en la je­ta al no­vio de la cum­plea­ñe­ra, o el que lle­ga­ba a otro co­le­gio, te­rri­to­rio enemi­go, a pre­gun­tar por fu­lano pa­ra dar­le un re­ca­do.te­nía, ade­más, un lar­go iti­ne­ra­rio en el con­su­mo de dro­gas. Era tam­bién el que man­da­ba el pu­ño an­tes de la pa­la­bra, o el que res­pon­día sin pes­ta­ñear al “Qué, ¿muy al­za­di­to?”. Era a quien, a ve­ces, se le “cru­za­ban los ca­bles”. Pe­ro lo que en­ton­ces to­da esa co­mu­ni­dad co­le­gial no se pre­gun­ta­ba era pre­ci­sa­men­te lo que Hob­bo ha­ce en la no­ve­la: si aca­so no se ino­cu­la­ba en él al­go más pro­fun­do des­de aque­lla vez, en tal o cual lu­gar, en es­ta o la otra fies­ta en que hi­zo es­to o aque­llo, mien­tras to­dos afir­ma­ron: “Se le vol­vie­ron a cru­zar los ca­bles”.

En la no­ve­la, Mu­ñe­co es el pro­to­ti­po del ma­cho que se en­tien­de por en­ci­ma de la ley y del des­tino: co­mo quien ha­ce de ma­go y es ca­paz de do­blar la reali­dad has­ta en­con­trar­la a su gus­to y vo­lun­tad. No se tra­ta de una no­ve­la con mu­chos even­tos y ac­cio­nes, pues se con­cen­tra en la di­ser­ta­ción en torno a sus per­so­na­jes, en la ma­ne­ra co­mo Hob­bo los re­tra­ta aho­ra que es­cri­be la his­to­ria, o lo que lo­gra ima­gi­nar de ella: del ho­rror.tam­po­co es una no­ve­la so­bre la sor­pre­sa. Rea­li­za más bien una ra­dio­gra­fía éti­ca y mo­ral de la so­cie­dad bo­go­ta­na an­te la reac­ción de los ami­gos y del na­rra­dor, una vez co­no­cen la no­ti­cia de la vio­la­ción y el ase­si­na­to: “Aho­ra sí lo van a atra­par”, “aho­ra sí lo co­gie­ron”, “aho­ra sí va a pa­gar”:“que lo ca­pen, que lo rom­pan, que lo aplas­ten con el pe­so de sus cuer­pos y le tri­tu­ren los hue­sos, co­mo hi­zo él con ella. Que le arran­quen la bo­qui­ta a mor­dis­cos, co­mo le hi­zo él a ella, y lo des­ga­rren por den­tro”.

Es­ta no­ve­la lo­gra cap­tu­rar la po­dri­da esen­cia de la mas­cu­li­ni­dad que co­me­te el fe­mi­ni­ci­dio y el in­fan­ti­ci­dio, aún hoy. Por eso, la sen­sa­ción del cri­men ve­rí­di­co que acon­te­ció en la ciu­dad de Bo­go­tá el 4 de di­ciem­bre de 2016 vuel­ve siem­pre so­bre las pá­gi­nas de la no­ve­la, pa­ra re­cor­dar que lo que es­ta­mos le­yen­do es una variación de ese cri­men, otra ma­ne­ra de co­mo pu­do ha­ber ocu­rri­do, o ha­brá ocu­rri­do y nunca lo su­pi­mos. An­cla­da así a la reali­dad, la no­ve­la es una pro­tes­ta con­tra el fe­mi­ni­ci­dio rea­li­za­da de una ma­ne­ra efec­ti­va: re­tra­tan­do a ese Nar­ci­so mal­di­to que pro­vo­có y pa­de­ció las lla­mas de su cri­men.

Los di­vi­nos Laura Res­tre­po Al­fa­gua­ra248 pá­gi­nas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.