UN CI­NE VAGABUNDO Y DES­TE­RRA­DO

Arcadia - - CRÍTICA - Pe­dro Adrián Zu­lua­ga

Una ni­ña wa­yúu, des­cen­dien­te del clan Pus­hai­na, es con­de­na­da a errar por el de­sier­to sin más com­pa­ñía que tres ani­ma­les do­més­ti­cos. Es el in­quie­tan­te fi­nal de Pá­ja­ros de ve­rano. Y la pro­me­sa de un co­mien­zo, de otro li­na­je de hom­bres y mu­je­res que, por ha­ber ol­vi­da­do el co­no­ci­mien­to de sus ma­yo­res, car­gan el des­tino de ser fo­ras­te­ros. La pe­lí­cu­la de Cris­ti­na Ga­lle­go y Ci­ro Gue­rra ter­mi­na en la dé­ca­da de los ochen­ta. Años des­pués, por ese mis­mo de­sier­to va­ga­bun­dean nue­vos per­so­na­jes con igual cas­ti­go. Son los pro­ta­go­nis­tas de Ma­ria­na, de Ch­ris Gu­de. ¿Quié­nes son? ¿De dón­de vie­nen? Al co­mien­zo de es­te, el se­gun­do lar­go de Gu­de, se es­cu­cha un dis­cur­so de Hu­go Chá­vez que re­me­mo­ra la úl­ti­ma pro­cla­ma de Bo­lí­var di­ri­gi­da a los co­lom­bia­nos. Chá­vez se de­tie­ne en esa pa­la­bra, “co­lom­bia­nos”, y en la iro­nía de que Bo­lí­var si­ga lla­man­do así a los ciu­da­da­nos de una pa­tria gran­de que, en 1830, ya es­ta­ba he­cha pe­da­zos.

Ma­ria­na no es un nom­bre de mu­jer, o sí, pe­ro tam­bién es el nom­bre de un bar­co que ha si­do atra­ca­do por pi­ra­tas y que, una vez ex­po­lia­do, que­dó a la de­ri­va en otro de­sier­to: el mar. El fil­me de Gu­de nos en­tre­ga es­ta, y po­cas in­for­ma­cio­nes más, en la voz de unos per­so­na­jes que ha­blan una ex­tra­ña len­gua poé­ti­ca que no es la mis­ma de la co­mu­ni­ca­ción co­ti­dia­na, co­mo si con ese ges­to re­sis­tie­ran la ló­gi­ca de los in­ter­cam­bios co­mer­cia­les en esa tie­rra de na­die: La Gua­ji­ra.“me to­có se­guir an­dan­do co­mo un pe­rro bus­can­do a dón­de ir, pe­ro lo úni­co que hi­ce es dar­me cuen­ta de que en es­ta ciu­dad no hay som­bra”, di­ce uno de es­tos nó­ma­das que pue­blan co­mo fan­tas­mas la pe­lí­cu­la. Uno de ellos es re­co­no­ci­ble por un tra­ba­jo an­te­rior de Gu­de, Mam­bo Cool. Tal vez es­te­mos an­te una som­bra –o una más­ca­ra– que usa al ci­ne pa­ra en­car­nar­se.

En la pe­lí­cu­la to­dos los per­so­na­jes es­tán en trán­si­to, cor­ta­dos de una raíz. Por eso es po­si­ble ima­gi­nar­los co­mo los hi­jos des­te­rra­dos de una nue­va es­tir­pe de “co­lom­bia­nos”, la que em­pie­za con la ni­ña erran­te del clan Pus­hai­na. En­tre Pá­ja­ros de ve­rano y Ma­ria­na se pue­de tra­zar es­ta ima­gi­na­ria lí­nea de con­ti­nui­dad.pe­ro son dos pe­lí­cu­las en las an­tí­po­das. Pá­ja­ros de ve­rano con­fía en que la ima­gen lo pue­de mos­trar to­do has­ta sa­ciar­nos con su cos­mé­ti­ca be­lle­za. Ma­ria­na sa­be que una ima­gen es so­bre to­do aque­llo que ocul­ta, lo que no es­tá en ella (co­mo esos pla­nos del ini­cio de la pe­lí­cu­la, so­lo vi­si­bles por los re­fle­jos de las lu­ces de unas mo­to­ci­cle­tas). Una ima­gen tar­da en en­con­trar­se.

La es­pe­ra de una ima­gen es la mé­du­la de otra pe­lí­cu­la co­lom­bia­na pe­ri­fé­ri­ca y ex­cén­tri­ca: La To­rre, del artista plás­ti­co an­tio­que­ño Se­bas­tián Mú­ne­ra. Aquí, tres per­so­na­jes deam­bu­lan por la Bi­blio­te­ca Pú­bli­ca Pi­lo­to de Me­de­llín, en cu­ya “To­rre de la Me­mo­ria” se con­ser­va un enor­me archivo fo­to­grá­fi­co. Co­mo en Ma­ria­na, se­gui­mos a per­so­na­jes es­pec­tra­les que ca­re­cen de esas ilu­sio­nes que nos pro­cu­ra el ci­ne con­ven­cio­nal (psi­co­lo­gía y bio­gra­fía). Sin em­bar­go, son cuer­pos, ma­te­ria que la mi­ra­da del di­rec­tor so­me­te a un jue­go de lu­ces y som­bras. En 2004, La Pi­lo­to su­frió un aten­ta­do te­rro­ris­ta re­gis­tra­do por una ima­gen pu­bli­ca­da en un pe­rió­di­co. Ima­gen pre­ca­ria, hue­lla de al­go que ocu­rrió. Es­te fil­me, que se es­tre­nó en el Fes­ti­val de Ró­ter­dam, nos in­du­ce a una ex­pe­rien­cia in­cier­ta:la at­mós­fe­ra en­ra­re­ci­da y tea­tral de una dis­to­pía.

En Ma­ria­na y La To­rre siem­pre hay al­go que pa­re­ce a pun­to de su­ce­der: una revelación, un sen­ti­do. Son na­rra­cio­nes ten­sas so­bre esa ex­pec­ta­ti­va (de­frau­da­da). Esa es su va­lien­te ma­ne­ra de con­tra­de­cir la an­sie­dad por los gran­des re­la­tos que nos de­vuel­ven a ca­sa con la (fal­sa) ilu­sión de en­ten­der­lo to­do.am­bos tí­tu­los se pre­sen­tan en el pro­gra­ma Fó­rum, or­ga­ni­za­do por la pro­duc­to­ra y dis­tri­bui­do­ra Mu­to­kino. “Nos in­tere­sa el sta­tus de fo­ras­te­ro, fo­rá­neo –raí­ces am­bas de la pa­la­bra fó­rum–, que pa­ra no­so­tros tie­ne que ver con imá­ge­nes que bus­can un lu­gar y va­ci­lan en­tre ma­pas des­vaí­dos ge­ne­ran­do te­rri­to­rios nue­vos”, di­ce su cu­ra­dor, Fe­li­pe Gue­rre­ro.aco­ger es­te ci­ne des­te­rra­do es tam­bién la po­si­bi­li­dad de rein­ven­tar­nos co­mo es­pec­ta­do­res.

Fo­to­gra­ma de Ma­ria­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.