VEIN­TE AÑOS NO ES NA­DA

Arcadia - - CRÍTICA - Emi­lio San­mi­guel

Bueno, ten­go que re­co­no­cer que me ha­bría gus­ta­do más que no fue­ran vein­te, sino 25, pa­ra po­der ce­le­brar por to­do lo al­to las “Bo­das de pla­ta” del ve­to de la Ópe­ra de Co­lom­bia, es de­cir, el que su di­rec­to­ra Glo­ria Zea me de­cre­tó.

So­lo por ne­ce­dad. Por­que la ópe­ra de es­te año, en co­pro­duc­ción con el Tea­tro Ma­yor, es El ca­ba­lle­ro de la ro­sa, de Ri­chard Strauss. No lo voy a ne­gar, es una de las gran­des crea­cio­nes del tea­tro lí­ri­co del si­glo xx. En ella, a Oc­ta­vian, el ado­les­cen­te pro­ta­go­nis­ta, se le en­car­ga en­tre­gar una ro­sa de pla­ta a Sop­hie pa­ra for­ma­li­zar su com­pro­mi­so con el Ba­rón Ochs. La me­tá­fo­ra has­ta me re­sul­ta­ba di­ver­ti­da. Pe­ro me voy a que­dar con los cres­pos he­chos. Pri­me­ro por­que ten­go el ve­to y se­gun­do por­que, lue­go de una con­sul­ta, me en­cuen­tro con la pa­té­ti­ca reali­dad de que a los vein­te años se ce­le­bran son las “Bo­das de por­ce­la­na”, y eso sue­na muy ri­dícu­lo pa­ra una ce­le­bra­ción.

De to­das ma­ne­ras, con pla­ta o sin ella, es una ce­le­bra­ción. Al fin y al ca­bo, tal y co­mo fun­cio­na el es­ta­ble­ci­mien­to cul­tu­ral en es­te país, los ve­tos ter­mi­nan sien­do –qué pa­ra­do­ja– un re­co­no­ci­mien­to a la li­ber­tad de opi­nión. Es de­cir, son con­se­cuen­cia de opi­nar con li­ber­tad y no ba­jo las pre­sio­nes de la em­pre­sa y su em­pre­sa­ria, co­mo de­cía el crí­ti­co Ma­nuel Drez­ner.

La em­pre­sa tu­vo sus orí­ge­nes por allá en 1976 por ini­cia­ti­va de Al­ber­to Upe­gui Ace­ve­do y la soprano Car­mi­ña Ga­llo. A Al­ber­to se le ha­bía me­ti­do en la ca­be­za la lo­cu­ra de que ha­cer ópe­ra en Co­lom­bia era po­si­ble. Él lo sa­bía me­jor que na­die. Pri­me­ro por­que ya en Me­de­llín ha­bía he­cho un par de tem­po­ra­das, que aun­que fra­ca­sa­ron eco­nó­mi­ca­men­te le de­ja­ron la cer­te­za de que era po­si­ble. Por cuen­ta de esas tem­po­ra­das se ha­bía ca­sa­do con Car­mi­ña, que era la úni­ca can­tan­te que en Co­lom­bia es­ta­ba en con­di­cio­nes de can­tar ópe­ra con pro­fe­sio­na­lis­mo y, ade­más, de pre­pa­rar un co­ro de ca­te­go­ría. De más es­tá de­cir que lue­go de unos años, Glo­ria Zea, que di­ri­gía Col­cul­tu­ra, la en­ti­dad es­ta­tal que pro­du­cía las tem­po­ra­das, se en­tu­sias­mó más de la cuen­ta, y pa­ra ha­cer cor­ta una his­to­ria lar­ga, a Upe­gui lo sa­ca­ron de la or­ga­ni­za­ción y a Car­mi­ña le en­ra­re­cie­ron de tal ma­ne­ra la si­tua­ción que tam­bién se vio for­za­da a des­vin­cu­lar­se de las tem­po­ra­das.

Lue­go, en 1986, el go­bierno aca­bó con la ópe­ra. Y por esas pa­ra­do­jas, quien de nue­vo en­cen­dió la lla­ma fue Upe­gui, des­de la di­rec­ción del Ins­ti­tu­to de Cul­tu­ra de Bo­go­tá. En 1989 hi­zo ópe­ras en el Tea­tro Mu­ni­ci­pal de Bo­go­tá y creó con Car­mi­ña unos ta­lle­res de can­to, de los cua­les sur­gie­ron las vo­ces que fue­ron la ba­se pa­ra la crea­ción, un par de años más tar­de y por ini­cia­ti­va de Glo­ria Zea –esa es la ver­dad–, de la de­no­mi­na­da Nue­va Ópe­ra de Co­lom­bia.

El pro­ble­ma es que la Ópe­ra de Co­lom­bia, la que or­ga­ni­zó las tem­po­ra­das en­tre 1976 y 1986, hi­zo his­to­ria en es­te país.una his­to­ria que,no hay que lla­mar­se a en­ga­ños, no ha po­di­do ser su­pe­ra­da por la Nue­va Ópe­ra, cu­yas pro­duc­cio­nes no han con­se­gui­do lle­gar­les ni a los ta­lo­nes a las de la épo­ca de oro, plagada de éxi­tos co­mo Tu­ran­dot, de Puc­ci­ni, o Fi­de­lio, de Beet­ho­ven, y de es­tre­llas co­lom­bia­nas del can­to, co­mo Car­mi­ña, Ale­jan­dro Ra­mí­rez, Mart­ha Senn, So­fía y Zo­rai­da Sa­la­zar. Ade­más, hu­bo oportunidades pa­ra di­rec­to­res de es­ce­na na­cio­na­les, co­mo Ma­nuel Drez­ner y Jai­me Man­zur.

A la fi­nal, la Nue­va Ópe­ra de Co­lom­bia no le ha de­ja­do na­da al país por­que no ha si­do el es­ce­na­rio pa­ra el sur­gi­mien­to del ta­len­to na­cio­nal. No se tra­ta de chau­vi­nis­mos, que son tan mal­sa­nos. Se tra­ta de que, lue­go de dé­ca­das, la ca­si to­ta­li­dad de las pro­duc­cio­nes se han en­tre­ga­do a un par de fa­vo­ri­tos, ex­tran­je­ros y sin ma­yor ta­len­to. La ópe­ra no ha pro­pi­cia­do, co­mo ocu­rre con el tea­tro, un cam­po que per­mi­ta el fo­men­to de nues­tros ar­tis­tas, ni en ma­te­ria de vo­ces ni en la dra­ma­tur­gia. De con­te­ra, la em­pre­sa tra­ba­ja, fun­da­men­tal­men­te, con re­cur­sos que pro­vie­nen de las ar­cas del Es­ta­do, no da oportunidades de tra­ba­jo y el es­pec­tácu­lo es to­do me­nos po­pu­lar.

Por cen­su­rar esa si­tua­ción y no aplau­dir pro­duc­cio­nes que no dan la ta­lla, se­gui­ré ve­ta­do has­ta que San Juan aga­che el de­do.y no me arre­pien­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.