Re­pen­sar a las víc­ti­mas

Arcadia - - CINE - Pe­dro Adrián Zuluaga* Bo­go­tá

En al­gu­nos do­cu­men­ta­les co­lom­bia­nos re­cien­tes pri­ma la ex­pe­rien­cia in­di­vi­dual so­bre el due­lo co­lec­ti­vo. Por qué es­te pun­to de vis­ta re­vic­ti­mi­za e im­pi­de crear so­li­da­ri­dad y con­cien­cia po­lí­ti­ca.

Ni­co­lás Pri­vi­de­ra, hi­jo de una mu­jer des­apa­re­ci­da por la dic­ta­du­ra, es el di­rec­tor del do­cu­men­tal ar­gen­tino M, rea­li­za­do en 2007. En sus más de dos ho­ras de du­ra­ción, asis­ti­mos al es­fuer­zo del hi­jo y di­rec­tor por vol­ver re­la­to ese “tiem­po pa­sa­do” del trau­ma y dar­le un sen­ti­do des­de el lu­gar que Bea­triz Sar­lo lla­mó “la ra­zón del su­je­to”. La bús­que­da de Pri­vi­de­ra es la de una re­pa­ra­ción que sea a la vez ju­rí­di­ca, po­lí­ti­ca, afec­ti­va y poé­ti­ca. Al fi­nal, el di­rec­tor va a un ac­to pú­bli­co y pro­nun­cia un dis­cur­so en el que afir­ma que lo que pa­só años atrás no le ocu­rrió úni­ca­men­te a su ma­dre, ni lo afec­tó so­lo a él: “Nos pa­só a to­dos”. La lec­ción de ese te­rror des­me­su­ra­do es una nue­va co­mu­ni­dad ba­sa­da en ese sa­ber de ori­gen.

Re­cuer­do el ejem­plar ca­so de M, pues con­tras­ta con la in­co­mo­di­dad y frus­tra­ción que pro­du­cen al­gu­nos do­cu­men­ta­les co­lom­bia­nos re­cien­tes que ex­po­nen el lu­gar de la víc­ti­ma o se ha­cen car­go de nues­tro “tiem­po pa­sa­do” y sus hue­llas en el pre­sen­te. En Pi­za­rro (Si­món Her­nán­dez, 2016), Ma­ría Jo­sé Pi­za­rro, la hi­ja del ase­si­na­do lí­der del M-19, la­men­ta la pér­di­da de su pa­dre y la des­truc­ción de su fa­mi­lia por la gue­rra. Ese do­lor per­so­nal es co­no­ci­do y com­pren­si­ble. Pe­ro la cons­cien­cia in­di­vi­dual de la pér­di­da, si no en­cuen­tra el pun­to pa­ra co­nec­tar­se con otros due­los y fun­dar una nue­va red de so­li­da­ri­da­des, afec­tos y po­ten­cias po­lí­ti­cas, se vuel­ve el nu­do cie­go que pro­pi­cia nue­vas vio­len­cias, o la con­ti­nui­dad de una ló­gi­ca de ac­ción y reacción que ha­ce que el me­ca­nis­mo de la gue­rra si­ga ac­ti­vo. En mu­chos do­cu­men­ta­les de la au­to­rre­pre­sen­ta­ción del due­lo se per­pe­túa un re­la­to so­bre la gue­rra, don­de sus pro­ta­go­nis­tas per­ma­ne­cen en­ce­rra­dos en los lí­mi­tes de una no­ve­la fa­mi­liar con es­truc­tu­ras ma­ni­queas de bue­nos y ma­los, con un trau­ma que no da res­pi­ro ni per­mi­te sa­li­da.

Otro do­cu­men­tal ne­ce­sa­rio pa­ra es­ta dis­cu­sión es Ci­ro y yo (2017). Su di­rec­tor, Mi­guel Sa­la­zar, se acer­ca a la his­to­ria de Ci­ro Ga­lin­do, un hom­bre que, se­gún la equí­vo­ca frase pro­mo­cio­nal de la pe­lí­cu­la,“re­su­me la his­to­ria de Co­lom­bia”, co­mo si es­tu­vié­ra­mos en­cap­su­la­dos en la vio­len­cia o es­ta fue­ra nues­tro des­tino. Ci­ro re­co­rre ofi­ci­nas es­ta­ta­les a las que acu­de pa­ra que lo re­co­noz­can co­mo víc­ti­ma. El per­so­na­je se vuel­ve un ob­je­to de lás­ti­ma, un sen­ti­mien­to que el di­rec­tor ex­plo­ta a sa­tis­fac­ción de­ján­do­lo llo­rar an­te nues­tros ojos. El do­cu­men­tal in­cu­rre en una apro­xi­ma­ción mi­se­ra­bi­lis­ta; mues­tra a Ci­ro co­mo un hé­roe las­ti­ma­do e in­efi­caz que in­cor­po­ró la hu­mi­lla­ción de su con­di­ción y ha si­do des­po­ja­do de las fuer­zas de la vi­da.al mi­se­ra­bi­lis­mo, for­ma con­su­ma­da de por­no­mi­se­ria, se su­ma la ac­ti­tud pa­ter­na­lis­ta del di­rec­tor, que lle­ga al pun­to de in­cluir su pri­me­ra per­so­na en el tí­tu­lo del do­cu­men­tal. Aun­que ha­ya di­cho que ese “yo” de Ci­ro y yo es lo que co­nec­ta­ría a cual­quier es­pec­ta­dor con la des­ven­tu­ra de su per­so­na­je, lo que ve­mos en el do­cu­men­tal es el desa­rro­llo in­cons­cien­te del me­ca­nis­mo de la in­do­len­cia: “Po­bre­ci­to Ci­ro, si­quie­ra eso no me pa­só a mí”.

Pi­za­rro y Ci­ro y yo aís­lan a quie­nes su­frie­ron la vio­len­cia en una ex­cep­cio­na­li­dad que los re­vic­ti­mi­za; es­tos re­la­tos de­ben ser cues­tio­na­dos por su in­efi­ca­cia es­té­ti­ca y po­lí­ti­ca. Pa­ra no ha­cer­lo de ma­ne­ra abs­trac­ta, pro­pon­go dos ca­mi­nos: pe­lí­cu­las en las cua­les las per­so­nas vic­ti­mi­za­das (una ex­pre­sión mu­cho más com­ple­ja que par­te de re­co­no­cer que una per­so­na no pue­de ser de­fi­ni­da de for­ma mo­no­lí­ti­ca por la ex­pe­rien­cia de la vio­len­cia) apa­re­cen con mu­cho más vo­lu­men. La pri­me­ra es, co­mo tan­to ci­ne co­lom­biano, una pro­me­sa fa­lli­da: La mu­jer de los 7 nom­bres (2018), de Da­nie­la Castro y Ni­co­lás Or­dó­ñez. En su mag­ní­fi­co co­mien­zo ve­mos a Yi­neth, su pro­ta­go­nis­ta, en una pues­ta en es­ce­na de su per­so­na­li­dad múl­ti­ple: una iden­ti­dad as­ti­lla­da por una gue­rra que la ha obli­ga­do a ejer­cer los pa­pe­les de víc­ti­ma y vic­ti­ma­ria.allí hay un cues­tio­na­mien­to, que se desa­rro­lla po­co, so­bre la su­pues­ta uni­ci­dad de la víc­ti­ma. Esa “ra­zón del su­je­to vic­ti­mi­za­do” no pue­de con­ver­tir­se en inex­pug­na­ble: me­re­ce con­si­de­ra­ción pe­ro no pue­de ser un te­rri­to­rio blin­da­do a pre­gun­tas y du­das. Eso es jus­to lo que ha­ce Pri­vi­de­ra en M: re­mo­ver, con el gru­po de ami­gos de su ma­dre, las zo­nas gri­ses de los tiem­pos de la dic­ta­du­ra.

El otro tra­ba­jo que de­be­ría vol­ver­se pa­ra­dig­má­ti­co de un nue­vo lu­gar de la víc­ti­ma en el ci­ne co­lom­biano es un cor­to don­de lo úni­co co­lom­biano es su di­rec­tor, La Bou­che (2017), de Ca­mi­lo Res­tre­po, una fá­bu­la fil­ma­da en Pa­rís con una co­mu­ni­dad negra so­bre una jo­ven asesinada y el tri­bu­nal de her­ma­nos que, a tra­vés del bai­le y las can­cio­nes, le de­vuel­ve al pa­dre las ar­mas pa­ra re­pa­rar la in­jus­ti­cia. En es­te fil­me hay un es­cla­re­ce­dor de­ba­te so­bre la ven­gan­za y la jus­ti­cia que tie­ne ecos mí­ti­co-poé­ti­cos. Sí, el pa­dre llo­ra, pe­ro su llan­to no es ca­pi­tu­la­ción. Es su con­cien­cia que le re­cuer­da que tie­ne bo­ca y dien­tes pa­ra mor­der, y ma­nos pa­ra to­car un tam­bor. En su­ma, que nin­gu­na his­to­ria de des­po­jo le ha qui­ta­do la dig­ni­dad.

Hay que cues­tio­nar la su­pues­ta uni­ci­dad de la víc­ti­ma. Esa “ra­zón del su­je­to vic­ti­mi­za­do” no pue­de con­ver­tir­se en inex­pug­na­ble

Fo­to­gra­mas de la pe­lí­cu­la La mu­jer de los 7 nom­bres

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.