GRA­CIAS, MI­SI

Arcadia - - CRÍTICA - Emi­lio Sanmiguel

Co­mo que me sa­len muy ne­ga­ti­vas las co­lum­nas, pe­ro es que ca­si siem­pre no que­da otro ca­mino. El pre­si­den­te Duque nos sa­lió con una mi­nis­tra de cul­tu­ra, Car­men Vás­quez, que tie­ne una ho­ja de vi­da im­pre­sio­nan­te, abo­ga­da con maes­tría en Re­la­cio­nes In­ter­na­cio­na­les, De­re­cho Ad­mi­nis­tra­ti­vo y Cons­ti­tu­cio­nal, “bri­llan­te lí­der y ges­to­ra pú­bli­ca”, has­ta “mi­nis­tra ple­ni­po­ten­cia­ria de Co­lom­bia an­te la oea”. To­do muy im­por­tan­te, pe­ro ce­ro ex­pe­rien­cia en cul­tu­ra. Un in­te­lec­tual se­rio me su­gie­re que “le de­mos unos me­ses... unos po­cos”, a ver qué pa­sa. Yo aca­to su con­se­jo, de pron­to me equi­vo­co y en me­nos de lo que can­ta un ga­llo los ni­ños de­jan el reg­gae­tón y sa­len sil­ban­do la No­ve­na Sin­fo­nía.

La ópera lan­zó vo­la­do­res con su tem­po­ra­da, pe­ro lo que lla­ma­ron “tem­po­ra­da” –tres fun­cio­nes de El ca­ba­lle­ro de la ro­sa, de Strauss– no lo es. Se ne­ce­si­tan por lo me­nos tres tí­tu­los que jus­ti­fi­quen los mi­llo­nes que el Es­ta­do in­vier­te.

La Fi­lar­mó­ni­ca de Bo­go­tá, pri­me­ra or­ques­ta del país, nom­bró de ti­tu­lar al ca­ta­lán Jo­sep Ca­ba­llé, quien di­ri­gió el men­cio­na­do El ca­ba­lle­ro de la ro­sa. Co­mo a lo lar­go de ca­si me­dio si­glo ha si­do di­ri­gi­da por per­so­na­li­da­des co­mo Gustavo Du­da­mel, Kent Na­gano, Krzysz­tof Pen­de­rec­ki o An­drés Oroz­coes­tra­da, y pa­ra na­die es un se­cre­to que la ca­li­dad mu­si­cal de una or­ques­ta es­tá di­rec­ta­men­te li­ga­da a quie­nes ocu­pan la ti­tu­la­ri­dad, so­li­ci­té a la or­ques­ta el pa­sa­do 23 de ma­yo co­no­cer el con­tra­to pa­ra es­tar al tan­to de cuán­tos con­cier­tos di­ri­ge, y otros de­ta­lles. Pe­ro que­dé en “lis­ta de es­pe­ra”, aun­que –in­sis­to– eso no lle­ga. Aún no se sa­be si el al­cal­de de Bo­go­tá in­sis­te en su des­ca­be­lla­do pro­yec­to de cons­truir­le a la Fi­lar­mó­ni­ca un ri­dícu­lo au­di­to­rio de 800 es­pec­ta­do­res, y me­nos aún qué pien­san los mú­si­cos de ta­ma­ña afren­ta a la tra­di­ción fi­lar­mó­ni­ca.

De la po­bre Sin­fó­ni­ca Na­cio­nal ni ha­blar, se le per­dió la brú­ju­la con sus “co­lo­sa­les” con­cier­tos con Fonseca y Yu­ri Bue­na­ven­tu­ra. Y mien­tras tan­to, la ma­yor par­te de las or­ga­ni­za­cio­nes mu­si­ca­les, lí­ri­cas, de dan­za o ba­llet no son más que en­ti­da­des men­di­can­tes.

Por eso me sa­len tan ne­ga­ti­vas las co­lum­nas. Pe­ro no to­do es así. Por suer­te es­tu­ve vien­do ha­ce unas se­ma­nas Ella es Co­lom­bia, la nue­va pro­duc­ción de Ma­ría Isa­bel Mu­ri­llo, Mi­si, en el Tea­tro de Be­llas Ar­tes.

Ha­ce 31 años, ella to­mó la desición arries­ga­dí­si­ma de crear Mi­si Pro­duc­cio­nes pa­ra ha­cer mu­si­ca­les, ape­nas com­pa­ra­ble con lo que en su mo­men­to hi­zo Fanny Mi­key con el Tea­tro Na­cio­nal: ha­cer em­pre­sa, por su cuen­ta y ries­go. Mi­si –así era Fanny– es co­mo el águi­la bi­cé­fa­la de los habs­bur­gos: con una ca­be­za pien­sa co­mo em­pre­sa­ria y con la otra, co­mo ar­tis­ta.

Que los de­más ha­gan co­mo ella, pen­sa­rán mu­chos. Pe­ro las co­sas no son tan sen­ci­llas, pues pa­ga un al­to pre­cio en ca­da tem­po­ra­da. Es ver­dad que tra­ba­ja un gé­ne­ro, jus­to en ese lí­mi­te en don­de la mú­si­ca tie­ne un pie en la tra­di­ción y otro en lo po­pu­lar.tam­bién que cuan­do lle­va al es­ce­na­rio clá­si­cos co­mo The sound of Mu­sic, Oli­ver o West si­de Story tie­ne ga­ran­ti­za­da la res­pues­ta del pú­bli­co; pe­ro co­mo tie­ne ta­lan­te in­con­for­mis­ta, tam­bién crea mu­si­ca­les que hun­den sus raí­ces en lo na­cio­nal, co­mo Ella es Co­lom­bia. En­ton­ces pa­ga el pre­cio de ser una pio­ne­ra, cru­za los de­dos y se en­co­mien­da a to­dos los san­tos pa­ra que el pú­bli­co res­pon­da, no va­ya a ser que el bar­co se va­ya a pi­que, se su­mer­ja; trein­ta años de tra­ba­jo se va­yan al fon­do del océano y na­die, ab­so­lu­ta­men­te na­die, le lan­ce un sal­va­vi­das.

Lo que Ma­ría Isa­bel vie­ne cons­tru­yen­do se lla­ma “pa­tri­mo­nio mu­si­cal” y va di­ri­gi­do a los ni­ños, que por suer­te son es­pec­ta­do­res im­pla­ca­bles y si­guen sus crea­cio­nes ex­ta­sia­dos en el bor­de de las bu­ta­cas del tea­tro.

Pe­ro, a qué pre­cio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.