EL PAÍS DE LA AN­SIE­DAD

Arcadia - - CRÍTICA - Mauricio Sáenz

El capitán Lin Zheng­yi, de 26 años, se qui­tó el uniforme en la os­cu­ri­dad y se lan­zó al agua, de­ci­di­do a cru­zar a na­do el es­tre­cho de Tai­wán. Sa­bía que, de fra­ca­sar, le es­pe­ra­ría una con­de­na a muer­te por trai­ción. Pe­ro con­si­guió lle­gar y su his­to­ria se hi­zo fa­mo­sa. Lo más cu­rio­so es que el mi­li­tar no es­ca­pó de Chi­na rum­bo a la “li­ber­tad” en la isla, co­mo mu­chos, sino lo con­tra­rio. Lin es­ta­ba con­ven­ci­do de que el Im­pe­rio Cen­tral re­na­ce­ría, y no que­ría per­dér­se­lo. Lo cual re­sul­ta aún más sor­pren­den­te, pues en 1979 ape­nas co­men­za­ba el vi­ra­je or­de­na­do por el ti­mo­nel de en­ton­ces, Deng Xiao­ping.

Evan Os­nos, quien vi­vió en Beijing en­tre 2005 y 2013, ca­si siem­pre co­mo co­rres­pon­sal de The New Yor­ker, abre con la ha­za­ña de Lin su li­bro Chi­na: la edad de la am­bi­ción. En su obra, Os­nos re­tra­ta las sen­sa­cio­nes que em­bar­gan a esa so­cie­dad al na­ve­gar por un pe­río­do de cam­bios ja­más ex­pe­ri­men­ta­do por pue­blo al­guno en la his­to­ria re­cien­te.y se en­fo­ca en tres gran­des te­mas: “Ri­que­za”, la ob­se­sión por ha­cer for­tu­na;“ver­dad”, la lu­cha ofi­cial por su­pri­mir el di­sen­so y cen­su­rar a la pren­sa y a in­ter­net, y “Fe”, la bús­que­da es­pi­ri­tual an­te la cri­sis mo­ral.

En efec­to, ca­si de un día pa­ra otro Chi­na pa­só de ser un país es­tric­ta­men­te co­lec­ti­vis­ta, en el que el lu­cro in­di­vi­dual era un pe­ca­do ver­gon­zo­so, a uno en el que la ri­que­za y la pros­pe­ri­dad per­so­nal se con­vir­tie­ron en el úni­co ob­je­ti­vo de mi­llo­nes. Pe­ro en me­dio del boom eco­nó­mi­co, el par­ti­do co­mu­nis­ta nun­ca re­nun­ció a con­tro­lar a la so­cie­dad, lo que de­jó a los chi­nos con un va­cío de va­lo­res, sin una “me­lo­día cen­tral”, y al mis­mo tiem­po con una gran an­sie­dad so­bre su iden­ti­dad y su fu­tu­ro. La “Edad de la am­bi­ción”, co­mo di­ce Os­nos, des­cri­be “el cho­que de dos fuer­zas: la as­pi­ra­ción y el au­to­ri­ta­ris­mo”.

Y lo ha­ce en la voz de múl­ti­ples pro­ta­go­nis­tas a quie­nes el au­tor en­tre­vis­tó a fon­do. Os­nos no aho­rró es­fuer­zos: via­jó por el país, e in­clu­so par­ti­ci­pó en una ex­cur­sión tu­rís­ti­ca a Eu­ro­pa pa­ra ob­ser­var de pri­me­ra mano las reac­cio­nes de los chi­nos al ha­cer al­go que has­ta ha­ce no tan­to era im­po­si­ble: ver el mun­do ex­te­rior y com­pa­rar­lo con el su­yo.

En­ta­bló re­la­cio­nes, por ejem­plo, con Cheung Yan, mul­ti­mi­llo­na­ria “rei­na de la ba­su­ra”; con Han Han, par­te pi­lo­to de ca­rre­ras, par­te blo­gue­ro con 250 mi­llo­nes de se­gui­do­res; con el di­si­den­te Liu Xiao­bo, ga­na­dor del Pre­mio No­bel de Paz; con Li Yang, el in­ven­tor de un mé­to­do pa­ra apren­der in­glés a gri­tos, quien go­za de es­ta­tus de es­tre­lla de rock; con el abo­ga­do cie­go Chen Guang­cheng, de­fen­sor del de­re­cho de las mu­je­res a te­ner más de un hi­jo; con el pe­rio­dis­ta Hu Shu­li, di­rec­tor de la in­flu­yen­te re­vis­ta Cai­jing, quien ju­gó al ga­to y al ra­tón con la cen­su­ra ofi­cial, y con el ar­tis­ta plás­ti­co Ai Wei­wei, quien an­te la re­pre­sión de­ci­dió con­ver­tir su vi­da en una obra de ar­te. Pe­ro tam­bién con per­so­na­jes anó­ni­mos, ju­ga­do­res, mon­jes bu­dis­tas, pre­di­ca­do­res cris­tia­nos, jó­ve­nes ul­tra­na­cio­na­lis­tas, y has­ta un ba­rren­de­ro poe­ta que tra­ba­ja­ba fren­te a su ca­sa.

Co­mo te­lón de fon­do apa­re­ce la pre­sen­cia ubi­cua y om­ni­po­ten­te del ré­gi­men co­mu­nis­ta,que ve agrie­tar­se esa es­pe­cie de nue­vo con­tra­to so­cial sur­gi­do des­pués de la san­gui­na­ria re­pre­sión de las pro­tes­tas de la pla­za de Tia­nan­men en 1989. A par­tir de en­ton­ces, el go­bierno les ofre­ció a los chi­nos una pros­pe­ri­dad sin pre­ce­den­tes a cam­bio de su leal­tad. Cuan­do la pri­me­ra se ma­te­ria­li­zó, mu­chos lo­gra­ron su­bir­se al tren, pe­ro mi­llo­nes se que­da­ron co­rrien­do de­trás, ate­rra­dos por la po­si­bi­li­dad de nun­ca al­can­zar­lo.y en cuan­to a la se­gun­da, los chi­nos en­cuen­tran ca­da vez más di­fí­cil de­fen­der un or­den de co­sas mar­ca­do por la de­vas­ta­ción am­bien­tal, las bur­bu­jas eco­nó­mi­cas re­ven­ta­das y las ins­ti­tu­cio­nes de­bi­li­ta­das por la co­rrup­ción ofi­cial.

Lin, el ofi­cial tai­wa­nés, di­cho sea de pa­so, ter­mi­nó por sim­bo­li­zar el éxi­to. Estudió en Beijing, con el tiem­po se con­vir­tió en el eco­no­mis­ta je­fe del Ban­co Mun­dial, y lue­go en un en­tu­sias­ta he­ral­do del éxi­to de Chi­na. Pe­ro nun­ca ha po­di­do re­gre­sar a su ca­sa en Tai­péi.

Chi­na: la edad de la am­bi­ción Evan Os­nos Mal­pa­so Edi­cio­nes 524 pá­gi­nas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.