El ho­rror de la be­lle­za

Mí­ra­me An­to­nio Un­gar Ana­gra­ma | 192 pá­gi­nas

Arcadia - - RESEÑAS -

Por Juan Da­vid Co­rrea

El dia­rio es el gé­ne­ro li­te­ra­rio más vi­si­ta­do en los úl­ti­mos vein­te años. Con­fe­sio­na­les y ex­hi­bi­cio­nis­tas has­ta la náu­sea, nos he­mos con­ver­ti­do en es­pe­cies que van por la vi­da ano­tán­do­lo y con­tán­do­lo to­do. Lo que no de­ci­mos en nues­tros ar­chi­vos de compu­tador –co­mo es­te en el que aho­ra es­cri­bo– lo po­ne­mos por es­cri­to en las re­des so­cia­les. Lo que no de­ci­mos con pa­la­bras lo mos­tra­mos con imá­ge­nes. Lo que no do­cu­men­ta­mos se ol­vi­da por­que la nues­tra es una me­mo­ria di­gi­tal, que­rá­mos­lo o no. An­te esa pér­di­da de una me­mo­ria análo­ga he­mos de­ci­di­do me­diar nues­tras re­la­cio­nes a tra­vés de pan­ta­llas. Nues­tras fan­ta­sías –y pe­sa­di­llas– vie­nen en for­ma de mar­cos lí­qui­dos en los cua­les se pro­yec­tan las par­tes del cuer­po de quie­nes desea­mos.

En Mí­ra­me, la más re­cien­te no­ve­la del es­cri­tor An­to­nio Un­gar (Bo­go­tá, 1974), él es cons­cien­te de to­do es­to; pe­ro lo in­tere­san­te, en to­do ca­so, no es que un es­cri­tor de su ta­len­to lo sepa, sino que eso, que po­dría pa­re­cer so­lo una te­sis, se con­vier­ta en una no­ve­la no­ta­ble, en una bre­ve pie­za de pro­sa con­te­ni­da y ace­le­ra­da a la vez, en una es­pe­cie de tes­ta­men­to de nues­tra épo­ca, en que los te­mas y los per­so­na­jes son pre­de­ci­bles y el len­gua­je quie­re im­po­ner­se so­bre las his­to­rias: en el ca­so de Un­gar, am­bas co­sas fun­cio­nan, y muy bien.

La no­ve­la su­ce­de en una ciu­dad en los días y me­ses an­te­rio­res al aten­ta­do del 13 de no­viem­bre de 2015, en que va­rios co­man­dos ar­ma­dos ata­ca­ron a ciu­da­da­nos en cin­co pun­tos de la ca­pi­tal fran­ce­sa, en­tre ellos la dis­co­te­ca Ba­ta­clan, en la que ase­si­na­ron a ochen­ta per­so­nas. El pro­ta­go­nis­ta es un xe­nó­fo­bo so­li­ta­rio que pa­sa sus días año­ran­do una “an­cia­na re­pú­bli­ca” que ha su­cum­bi­do a su pro­pio in­ven­to y que se ha os­cu­re­ci­do tras las su­ce­si­vas mi­gra­cio­nes de gen­tes de sus ex­co­lo­nias o de las ex­co­lo­nias de sus ve­ci­nos. Flá­ci­do, hu­ra­ño, ri­co, pen­sio­na­do de un es­ta­do en quie­bra, es­te hom­bre descubre, por el ven­ta­nu­co de su apar­ta­men­to, a una fa­mi­lia de re­cién mu­da­dos que no le cau­sa­rían cu­rio­si­dad de no ser por una be­llí­si­ma y ca­si fe­li­na mu­cha­cha de 17 o 18 años que lo tur­ba has­ta el su­fri­mien­to.

El hom­bre, que vi­ve en una ciu­dad cu­yas ca­lles no son más que coordenadas al­fa­bé­ti­cas –pe­ro que pa­ra quien quie­ra de­ci­dir­lo es Pa­rís, co­mo ya lo di­je–, des­pre­cia a los ex­tran­je­ros os­cu­ros, pe­ro su odio no es in­mu­ne a la be­lle­za, así que se con­vier­te en un tes­ti­go, pri­me­ro, y des­pués en un vio­la­dor pla­tó­ni­co de esa cria­tu­ra en tran­ce,que es he­cha de pa­la­bras tan pre­ci­sas que uno no de­ja de ad­mi­rar­la y de con­ver­tir­se,tam­bién, en un mi­rón mor­bo­so de sus mo­vi­mien­tos.

Es­ta es una no­ve­la so­bre el ho­rror de la be­lle­za: so­bre có­mo un hom­bre vo­ye­ris­ta pre­pa­ra una es­tra­te­gia per­fec­ta pa­ra des­truir, a tra­vés de una obra de ar­te, par­te de lo que con­si­de­ra es­pu­rio y as­que­ro­so. To­da be­lle­za en­car­na feal­dad;to­da luz con­tie­ne,tam­bién, os­cu­ri­dad.y qui­zás ese es uno de los acier­tos de es­ta no­ve­la que me­re­ce­ría una me­jor suer­te que el si­len­cio al que úl­ti­ma­men­te han es­ta­do so­me­ti­dos los li­bros li­te­ra­rios es­cri­tos por co­lom­bia­nos: que es com­pac­ta y du­ra en su len­gua­je, co­mo una ba­la de ace­ro, y pro­fun­da­men­te blan­da y frá­gil en lo que re­sul­ta tras su de­sola­do­ra lec­tu­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.