Con­tra la in­tui­ción

Arcadia - - EDITORIAL - San­dra Bor­da

En un de­ba­te en Ho­ra 20 di­je que me con­si­de­ra­ba con­su­mi­do­ra re­crea­ti­va de dro­gas. En la ma­ña­na de ese mis­mo día, la mi­nis­tra de Jus­ti­cia ha­cía ronda por los me­dios pre­sen­tan­do un de­cre­to que, por la puer­ta de atrás, in­ten­ta re­co­men­zar la pe­na­li­za­ción de la do­sis mí­ni­ma. La oí en

entrevistas de ra­dio y pa­re­cía no sa­ber de la exis­ten­cia de los con­su­mi­do­res re­crea­cio­na­les. En la mis­ma me­sa de Ho­ra 20 al­guien in­ten­tó su­ge­rir que el consumo re­crea­cio­nal, más o me­nos, siem­pre ter­mi­na­ba en adic­ción. Así que se me ocu­rrió usar mi ca­so per­so­nal pa­ra ilus­trar un par de ar­gu­men­tos en con­tra de lo que se es­ta­ba di­cien­do.y tam­bién, ahí de pa­so, pa­ra con­tri­buir a re­mo­ver­le tan­to ta­bú a la dis­cu­sión so­bre el te­ma.

Quién di­jo mie­do. La ira san­ta de al­gu­nos gi­ra­ba al­re­de­dor de una con­fu­sión in­men­sa: mi de­cla­ra­ción se cons­ti­tuía en una in­vi­ta­ción a los jó­ve­nes a con­su­mir dro­gas.yo no es­ta­ba in­vi­tan­do a na­die a ha­cer na­da, no es­ta­ba di­cien­do que era bueno o in­clu­so di­ver­ti­do con­su­mir dro­gas re­crea­cio­nal­men­te. Pe­ro, de­cían al­gu­nos, en mi ca­li­dad de fi­gu­ra pú­bli­ca y ade­más de pro­fe­so­ra, mi de­cla­ra­ción cons­ti­tuía una for­ma im­plí­ci­ta de per­mi­tir y alec­cio­nar el consumo de dro­gas. He pen­sa­do bas­tan­te es­te ar­gu­men­to. Mi ins­tin­to ini­cial me in­di­ca­ba que yo no que­ría ser mo­de­lo a se­guir de na­die y que por tan­to no po­dían im­po­ner­me ese pa­pel. Pe­ro des­pués pen­sé que mi ac­ti­vi­dad co­mo ana­lis­ta y pro­fe­so­ra tal vez con­lle­va esa res­pon­sa­bi­li­dad, me gus­te o no. Si ten­go un es­pa­cio pa­ra ha­blar en pú­bli­co, sean los me­dios o un sa­lón de cla­se, es un es­pa­cio que obli­ga­to­ria­men­te ten­go que ma­ne­jar con res­pon­sa­bi­li­dad.

El pro­ble­ma, en­ton­ces, no era ese. Mi in­co­mo­di­dad real se cen­tra­ba en el he­cho de que se ca­li­fi­có el consumo re­crea­cio­nal que yo de­cla­ré co­mo un com­por­ta­mien­to mo­ral­men­te re­pro­cha­ble y, por el mis­mo ca­mino, se me des­ca­li­fi­có co­mo ser hu­mano y co­mo pro­fe­sio­nal. Co­mo si con­su­mir re­crea­cio­nal­men­te fue­se un gran bo­rra­dor que arra­sa con to­da mi for­ma­ción y ex­pe­rien­cia pro­fe­sio­nal. Peor aún, co­mo si eso ade­más pu­sie­ra en en­tre­di­cho mi con­di­ción de mu­jer. En Bo­go­tá hay so­na­dos ca­sos de po­lí­ti­cos, ana­lis­tas/aca­dé­mi­cos, di­rec­ti­vas uni­ver­si­ta­rias, re­co­no­ci­dos por su adic­ción al al­cohol y a las dro­gas, y en eso ja­más na­die ha en­con­tra­do un pro­ble­ma. Pe­ro mi consumo re­crea­cio­nal que, di­cho sea de pa­so, es­tá le­jí­si­mos (no se ima­gi­nan cuán­to) de ser una adic­ción, se con­vir­tió en un es­cán­da­lo en las re­des so­cia­les. Es co­mo si, sa­bien­do que to­dos ha­ce­mos lo mis­mo, se hu­bie­sen sa­li­do a ras­gar las ves­ti­du­ras por­que yo hu­bie­se di­cho en pú­bli­co que he te­ni­do re­la­cio­nes se­xua­les fue­ra del sa­gra­do víncu­lo ma­tri­mo­nial.

Creo, en­ton­ces, que a us­ted le pue­de pa­re­cer mo­ral­men­te re­pro­ba­ble el

consumo re­crea­cio­nal de dro­gas o de al­cohol. Mi pun­to es que eso es ab­so­lu­ta­men­te irre­le­van­te pa­ra la dis­cu­sión pú­bli­ca y que, no so­bra­ría que si le pa­re­ce “mal” el consumo re­crea­ti­vo de cual­quier co­sa, eva­lúe las ra­zo­nes y tal vez la enor­me des­in­for­ma­ción que hay de­trás de ese jui­cio mo­ral. Pe­ro de nue­vo, pa­ra efec­tos de cons­truir una po­lí­ti­ca pú­bli­ca que cum­pla con ob­je­ti­vos rea­lis­tas co­mo el con­trol de da­ños y la pre­ven­ción del consumo, no nos sir­ve pa­ra na­da de­mo­ni­zar has­ta la sa­cie­dad el consumo re­crea­cio­nal y so­me­ter al es­car­nio pú­bli­co a la que gen­te que re­co­no­ce pú­bli­ca­men­te que in­cu­rre en él.

Y no so­la­men­te no sir­ve de na­da, sino que es per­ju­di­cial. In­ser­tar­le un prin­ci­pio mo­ral mal fun­da­do a esa dis­cu­sión pue­de lle­var­nos a com­ba­tir el pro­ble­ma en los lu­ga­res equi­vo­ca­dos, y si no ¿a quién en su sano jui­cio se le ocu­rre que la gue­rra con­tra las dro­gas se va a ga­nar de­co­mi­sán­do­le las do­sis per­so­na­les a los con­su­mi­do­res? Eso sin con­tar con que se pres­ta a que la de­re­cha ex­tre­ma ha­ga uso del po­pu­lis­mo mo­ral al que ya nos tie­ne acos­tum­bra­dos, que le pue­de ga­nar vo­tos de pa­dres de fa­mi­lia des­in­for­ma­dos y ade­más le per­mi­te sen­tar­se en un gran pe­des­tal mo­ral des­de don­de pue­de ter­mi­nar prohi­bién­do­nos has­ta lo im­pen­sa­ble. Me­ter­le re­li­gión y mo­ral a es­te te­ma, co­mo su­ce­de con el te­ma del abor­to o de los de­re­chos de la po­bla­ción lgb­ti, no so­la­men­te pro­du­ce po­lí­ti­cas pú­bli­cas equi­vo­ca­das sino que es una for­ma de acei­tar la má­qui­na arra­sa­do­ra de de­re­chos y dar­les he­rra­mien­tas nue­vas a la ex­clu­sión y a la dis­cri­mi­na­ción.

Al­gu­nos me­nos hos­ti­les me de­cían que es­ta­ban de acuer­do con mis ar­gu­men­tos, pe­ro que no veían la ne­ce­si­dad de in­mis­cuir mis de­ci­sio­nes per­so­na­les en la dis­cu­sión. Eso me sue­na a la gen­te que di­ce que es­tá có­mo­da con re­co­no­cer los de­re­chos lgb­ti, pe­ro que la “be­su­quea­de­ra” y la “to­que­tea­de­ra” la pue­den de­jar pa­ra la in­ti­mi­dad de sus ho­ga­res. Re­co­no­cer­le los de­re­chos a la gen­te pe­ro so­lo den­tro de las cua­tro paredes de su ca­sa es un ac­to tí­pi­co de reac­cio­na­rio en­clo­se­ta­do. Si yo no en­cuen­tro na­da re­pro­ba­ble en lo que al­gu­nos, re­cu­rrien­do a un len­gua­je muy ca­tó­li­co, de­no­mi­na­ron mi “con­fe­sión”, no ten­go nin­gu­na ra­zón pa­ra dar esa dis­cu­sión, co­mo si no tu­vie­ra ab­so­lu­ta­men­te na­da que ver con­mi­go.al con­tra­rio, en aras de la ho­nes­ti­dad, me pa­re­ce im­por­tan­te que la gen­te que es­cu­cha sepa que es­toy de­fen­dien­do un de­re­cho de to­dos, pe­ro que tam­bién lo ha­go a tí­tu­lo pro­pio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.