Pa­sar fi­ján­do­se

Arcadia - - EDITORIAL - Ca­ro­li­na Sa­nín

Ve­ró­ni­ca Castro, en el pa­pel de la ma­triar­ca bur­gue­sa Vir­gi­nia de la Mo­ra, pa­sa, ani­ma­da por su fa­mi­lia, a can­tar una can­ción en el es­ce­na­rio de La Ca­sa de las Flo­res, un ca­ba­ret que su es­po­so ha re­gen­ta­do en se­cre­to, du­ran­te años, jun­to con su aman­te. Po­co an­tes, el se­cre­to de la do­ble vi­da del marido ha sa­li­do a la luz:

cuan­do la aman­te se ha co­la­do en la pres­ti­gio­sa flo­ris­te­ría de la fa­mi­lia le­gí­ti­ma, que se lla­ma tam­bién La Ca­sa de las Flo­res, y allí se ha col­ga­do. Vir­gi­nia can­ta “Es ella más que yo”, de Yu­ri, y su voz se so­la­pa con la pre­gra­ba­da, de mo­do que ca­da ver­so se oye dos ve­ces. La in­tér­pre­te can­ta una que­ja que es un cli­ché de la trai­ción (“Bas­ta de hi­po­cre­sías”), y la in­tér­pre­te de la in­tér­pre­te en­car­na la le­tra, la trai­cio­na con su voz y ar­ti­cu­la su la­men­to pro­pio. Al mis­mo tiem­po, el tra­ves­ti que ha­ce el pa­pel fi­jo de Yu­ri en el ca­ba­ret mar­ca el rit­mo y mu­si­ta im­pa­si­ble, co­mo una maes­tra, la le­tra jun­to a la ma­triar­ca (que en reali­dad no ha si­do ma­triar­ca al­gu­na, sino la mu­jer trai­cio­na­da del pa­triar­ca, pe­ro que en es­ta in­cor­po­ra­ción de su dra­ma em­pie­za a con­ver­tir­se en ma­triar­ca), y en­ton­ces la can­ción se des­do­bla una vez más. En­tre el pú­bli­co es­tá el hi­jo de Vir­gi­nia, se­mi­gay en se­mi­se­cre­to y en­ga­ña­dor a va­rias ban­das, que al vai­vén de los ver­sos de amor in­ter­pre­ta el pa­pel de pa­re­ja fe­liz del con­ta­dor de su arrui­na­da fa­mi­lia. Cuan­do Vir­gi­nia en­to­na la frase “Soy la mu­jer, tú el hom­bre, so­los fren­te a la vi­da”, la cá­ma­ra en­fo­ca en el au­di­to­rio a su hi­ja ma­yor, Pau­li­na, y al an­ti­guo es­po­so de es­ta, que es aho­ra una mu­jer. Pau­li­na le to­ma en­ton­ces una fo­to a su her­ma­na Ele­na, que in­ti­ma con el hi­jo de la aman­te muer­ta del pa­dre al son del ver­so “Un par de co­ra­zo­nes bus­can­do amor”, pa­ra man­dár­se­la al pro­me­ti­do de di­cha her­ma­na co­mo evi­den­cia de in­fi­de­li­dad. Tam­bién en el ca­ba­ret apa­re­ce el fantasma de la aman­te ahor­ca­da, que to­ma su lu­gar en la me­sa de la fa­mi­lia. Vir­gi­nia mi­ra des­de el es­ce­na­rio al es­pec­tro de su ri­val, mien­tras gri­ta des­ga­rra­da el ver­so: “¿Es en ella en quien pien­sas jun­to a mí?”.

La Ca­sa de las Flo­res es una lar­ga ba­la­da romántica la­ti­noa­me­ri­ca­na cu­yo ar­gu­men­to des­di­ce las letras de las ba­la­das ro­mán­ti­cas la­ti­noa­me­ri­ca­nas y cu­yas lí­neas com­bi­nan el co­lo­quio for­mu­lai­co con la sor­pre­sa de lo có­mi­co ab­sur­do. Se aco­ge a la te­le­no­ve­la, el gé­ne­ro que más ha mar­ca­do nues­tra iden­ti­dad cul­tu­ral, pe­ro se de­di­ca a po­ner en es­ce­na los pro­ce­sos de la desiden­ti­fi­ca­ción. Es una se­rie so­bre los do­ble­ces que pa­re­cen ame­na­zar las re­la­cio­nes fa­mi­lia­res, pe­ro mues­tra que esos do­ble­ces, en reali­dad, de­fi­nen es­tas re­la­cio­nes.

Las flo­res, que en la flo­ris­te­ría com­po­nen na­tu­ra­le­zas de ar­ti­fi­cio que se ven­den pa­ra las ce­le­bra­cio­nes fa­mi­lia­res, en el ca­ba­ret son los tra­ves­tis que com­po­nen una an­ti­fa­mi­lia de do­bles de ce­le­bri­da­des. La es­po­sa trai­cio­na­da re­sul­ta tam­bién in­fiel. El hi­jo que le es in­fiel a su no­via con un hom­bre tam­bién le es in­fiel a es­te con aque­lla. La hi­ja con­fia­ble de la fa­mi­lia le­gí­ti­ma es cóm­pli­ce de su pa­dre en el adul­te­rio y par­ti­ci­pa de la fa­mi­lia

ile­gí­ti­ma, pe­ro en reali­dad no es hi­ja de su pa­dre –de quien, en to­do ca­so, más pa­re­ce­ría que fue­ra la pa­re­ja–, sino del psi­co­te­ra­peu­ta a cu­ya con­sul­ta la man­da­ban cuan­do ni­ña. Es­ta mis­ma hi­ja, que pa­re­ce rí­gi­da, des­de­ño­sa y so­me­ti­da a la con­ven­ción so­cial, re­sul­ta ser hos­pi­ta­la­ria, po­de­ro­sa y fle­xi­ble. To­dos los per­so­na­jes trans­for­man su per­so­na­li­dad y su pun­to de vis­ta al ca­bo de los trece ca­pí­tu­los que com­po­nen la se­rie, y en­tre tan­to de­mues­tran la fra­gi­li­dad del pre­jui­cio y de to­do jui­cio. No son per­so­na­jes con­sis­ten­tes, y en ello es­tri­ba el ma­ra­vi­llo­so y pro­fun­do ha­llaz­go de La Ca­sa de las Flo­res: en la in­con­sis­ten­cia co­mo for­ma ne­ce­sa­ria de la con­vi­ven­cia y la re­con­ci­lia­ción. La Ca­sa de las Flo­res po­ne en es­ce­na la du­pli­ci­dad, pe­ro no la de­nun­cia, sino que la com­pren­de e in­clu­so la ce­le­bra. Los per­so­na­jes son do­bles en el guion co­mo las per­so­nas so­mos do­bles en la vi­da; la men­ti­ra es in­ter­pre­ta­ción y eco de la ver­dad.

A tra­vés de sus ca­pri­chos, sus fa­bu­lo­sas chis­to­sa­das y sus con­mo­ve­do­res gi­ros, el ar­gu­men­to de la se­rie des­cri­be un ca­mino ha­cia el mu­tuo re­co­no­ci­mien­to en­tre dos mu­je­res con­tra­rias y pre­sun­ta­men­te enemi­gas: la “otra” y la “le­gí­ti­ma”. Ca­da una de ellas es tan­to la mu­jer fal­sa co­mo la ver­da­de­ra mu­jer de un hom­bre y, al fi­nal, ca­da una se afir­ma co­mo la mu­jer de na­die. En es­ta obra do­mi­na­da por el es­plen­dor de lo fe­me­nino, su­ce­de que la pro­ta­go­nis­ta y la an­ta­go­nis­ta des­apa­re­cen: una se sui­ci­da en el pri­mer ca­pí­tu­lo y la otra se fu­ga en el úl­ti­mo. Am­bas asu­men el gran po­der de sa­lir de la vi­da co­mo quien sa­le del es­ce­na­rio. Se amis­tan al coin­ci­dir en su de­seo de sa­li­da, y se acep­tan co­mo in­tér­pre­tes la una de la otra: co­mo una so­la, muer­ta y vi­va. La pre­gun­ta “¿Es ella más que yo?” se con­vier­te en la afir­ma­ción “Ella soy yo”.

Tam­bién en cuan­to a su lu­gar en la in­dus­tria de las se­ries, La Ca­sa de las Flo­res con­tie­ne un jue­go de ecos. La na­rra­do­ra muer­ta es evo­ca­ti­va de la de Des­pe­ra­te Hou­se­wi­ves – qui­zá la más te­le­no­ve­les­ca de las se­ries es­ta­dou­ni­den­ses–, y en la tra­ma son evi­den­tes las ci­tas a la co­lo­sal co­me­dia Arres­ted De­ve­lop­ment, que a su vez con­tem­pla­ba las pe­cu­lia­ri­da­des de la fa­mi­lia la­ti­noa­me­ri­ca­na –y de cier­to hu­mor la­ti­noa­me­ri­cano– en su his­to­ria de una fa­mi­lia dis­fun­cio­nal ca­li­for­nia­na. En la ori­gi­na­li­dad de La Ca­sa de las Flo­res par­ti­ci­pa el re­cla­mo de la re­im­por­ta­ción.

Con es­ta obra maes­tra so­bre la flui­dez de la ca­rac­te­ri­za­ción, so­bre la bon­dad de la desiden­ti­dad, so­bre la im­pro­ce­den­cia del jui­cio en el nú­cleo de la so­cie­dad, so­bre la trá­gi­ca in­de­pen­den­cia de las mu­je­res, so­bre la am­bi­va­len­cia del gé­ne­ro, so­bre la be­lle­za de la du­pli­ci­dad, so­bre el in­fun­dio de lo au­tén­ti­co y so­bre la pro­vi­sio­na­li­dad de lo le­gí­ti­mo, Amé­ri­ca La­ti­na ha he­cho su me­jor se­rie de te­le­vi­sión y una ale­gre re­vo­lu­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.