Fritz Ha­ber y Al­bert Eins­tein: cien­tí­fi­cos en me­dio del fue­go

Arcadia - - EDITORIAL - Gian Pie­tro Mis­cio­ne* Bo­go­tá Cien­tí­fi­co. Pro­fe­sor de Quí­mi­ca Or­gá­ni­ca Compu­tacio­nal de la Uni­ver­si­dad de los Andes

Ha­ce 150 años na­ció Ha­ber, pa­dre de la gue­rra quí­mi­ca y quien desa­rro­lló gases tó­xi­cos pa­ra eli­mi­nar a los ene­mi­gos de los ale­ma­nes en la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial. Su vi­sión de la cien­cia –ra­di­cal­men­te opues­ta a la de Eins­tein– sir­ve pa­ra vol­ver so­bre un de­ba­te éti­co ac­tual: ¿cuál de­be ser la res­pues­ta de un cien­tí­fi­co cuan­do su tra­ba­jo pue­de usar­se con fi­nes mi­li­ta­res?

El 16 de ma­yo de 1933, Max Planck, uno de los cien­tí­fi­cos más im­por­tan­tes de la épo­ca y pre­mio no­bel de Fí­si­ca en 1918, se reunió con el can­ci­ller ale­mán, quien ha­bía asu­mi­do el car­go cua­tro me­ses an­tes. El mo­ti­vo del en­cuen­tro era pre­sen­tar la car­ta de re­nun­cia del di­rec­tor de la sec­ción de quí­mi­ca del Ins­ti­tu­to de Fí­si­ca y Elec­tro­quí­mi­ca de Ber­lín, que Planck di­ri­gía, de­bi­do a una ley que el nue­vo go­bierno ha­bía pro­mul­ga­do. El nom­bre del di­rec­tor que re­nun­cia­ba era Fritz Ha­ber, y el del nue­vo can­ci­ller, Adolf Hitler.

Ale­ma­nia era en­ton­ces la me­ca de la cien­cia, el lu­gar don­de tra­ba­ja­ban los más gran­des cien­tí­fi­cos, en­tre ellos Ha­ber, pre­mio no­bel de Quí­mi­ca en 1918. En 1921, la mi­tad de los vein­te pri­me­ros pre­mios no­bel de dis­ci­pli­nas cien­tí­fi­cas y mé­di­cas ha­bía si­do en­tre­ga­da a ale­ma­nes o a per­so­nas de ha­bla ale­ma­na. La me­jor prue­ba de la su­pre­ma­cía de una cul­tu­ra en un área de­ter­mi­na­da es la can­ti­dad de pa­la­bras de la len­gua na­ti­va uti­li­za­das en ese cam­po. Por ejem­plo, en el mun­do de la ópera se usa am­plia­men­te el ita­liano por­que es­ta les de­be mu­cho a los mú­si­cos de ese país. Así mis­mo, cual­quier es­tu­dian­te de Fí­si­ca o Quí­mi­ca se da cuen­ta pron­to de que un gran nú­me­ro de ecua­cio­nes, re­glas o reac­cio­nes tie­nen nom­bres ale­ma­nes o de cien­tí­fi­cos ale­ma­nes. Una de ellas es el Pro­ce­so Ha­ber, una reacción pa­ra pro­du­cir amo­nia­co desa­rro­lla­da por Franz Ha­ber.

La reacción es apa­ren­te­men­te tri­vial: una mo­lé­cu­la de ni­tró­geno reac­cio­na con tres de hi­dró­geno pa­ra pro­du­cir dos de amo­nia­co. Sin em­bar­go, su rea­li­za­ción es muy di­fí­cil de­bi­do a la ba­ja reac­ti­vi­dad del ni­tró­geno. Ha­ber uti­li­zó un ca­ta­li­za­dor par­ti­cu­lar, es de­cir, una sus­tan­cia que re­du­ce la ener­gía pa­ra ha­cer que el ni­tró­geno reac­cio­ne; lo que ha­ce más fá­cil un pro­ce­so que an­tes exi­gía con­di­cio­nes drás­ti­cas y po­co prac­ti­ca­bles.

To­dos los or­ga­nis­mos ne­ce­si­tan ni­tró­geno, so­bre to­do pa­ra cons­truir pro­teí­nas y adn. A pe­sar de su iner­cia, las plan­tas son ca­pa­ces de sa­car­lo de al­gu­nos de sus com­pues­tos. La pri­me­ra ra­zón de la im­por­tan­cia del des­cu­bri­mien­to de Ha­ber es ob­ten­der de ma­ne­ra más fá­cil el amo­nia­co, del cual se pue­den ex­traer fer­ti­li­zan­tes esen­cia­les pa­ra las plan­tas, que, por lo tan­to, son vi­ta­les pa­ra au­men­tar la pro­duc­ción agrí­co­la. Al­re­de­dor del 80 % del ni­tró­geno de nues­tro cuer­po vie­ne del Pro­ce­so Ha­ber, es de­cir, de ha­ber co­mi­do plan­tas o ani­ma­les que co­mie­ron plan­tas nu­tri­das con fer­ti­li­zan­tes. Se­gún cálcu­los, sin es­te pro­ce­so, en el pla­ne­ta Tie­rra vi­vi­rían al­re­de­dor de dos mil mi­llo­nes de per­so­nas me­nos.

Sin em­bar­go, la se­gun­da ra­zón se vin­cu­la a la dis­mi­nu­ción del nú­me­ro de se­res hu­ma­nos. Ade­más de los fer­ti­li­zan­tes, hay otra cla­se de sus­tan­cias ri­cas en ni­tró­geno: los ex­plo­si­vos. Du­ran­te la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial (1914-1918), cuan­do Gran Bretaña im­pu­so un blo­queo na­val que im­pe­día a Ale­ma­nia im­por­tar las sus­tan­cias de las que se ob­te­nían fer­ti­li­zan­tes y ex­plo­si­vos, los ale­ma­nes con­ti­nua­ron dis­po­nien­do de ellas gra­cias al Pro­ce­so Ha­ber.

Pe­ro el pa­pel cru­cial de Ha­ber en la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial se de­be a al­go más. Ha­ber se com­pro­me­tió per­so­nal­men­te en el es­fuer­zo ale­mán de gue­rra y desa­rro­lló una nue­va y ate­rra­do­ra ar­ma: los gases tó­xi­cos. El 22 de abril de 1915, cer­ca de la ciu­dad bel­gay­pres y por ór­de­nes del mis­mo Ha­ber, el ejér­ci­to ale­mán li­be­ró clo­ro en las trin­che­ras fran­ce­sas, ma­tan­do a unos 5000 sol­da­dos. Unas se­ma­nas más tar­de, el 12 de ju­nio de 1915, los gases se uti­li­za­ron con­tra los ru­sos.

El uso del gas tóxico to­da­vía se con­si­de­ra abe­rran­te y es­tá prohi­bi­do en las re­glas pa­ra ha­cer las gue­rras. Pe­ro, co­mo afir­ma­ba el mis­mo Ha­ber, ¿por qué es más gra­ve ma­tar a un hom­bre con el gas en lu­gar de abrir­le las tri­pas con una ba­yo­ne­ta o des­tro­zar­le el cuer­po con es­quir­las de gra­na­da? ¿Por qué pa­re­ce vá­li­do ma­tar a al­guien a ti­ros o de­go­llar­lo y, en cam­bio, es­tá fue­ra de las re­glas ha­cer­lo con gases tó­xi­cos? ¿Tal vez aso­cia­mos cier­tas for­mas de pro­vo­car la muer­te a un sen­ti­do de “no­ble­za de la gue­rra” que se re­mon­ta a Héctor y Aqui­les? De he­cho, al do­tar la gue­rra de re­glas le­gi­ti­ma­mos su exis­ten­cia, cuan­do la úni­ca re­gla de­be­ría ser su au­tén­ti­co y to­tal re­pu­dio.

UN DI­LE­MA ÉTI­CO

Hay una pre­gun­ta ac­tual que plan­tea la ac­ti­tud de Ha­ber: ¿cuál es el pa­pel de la cien­cia y de los cien­tí­fi­cos en si­tua­cio­nes de gue­rra? Ha­ber se con­si­de­ra­ba un cien­tí­fi­co-sol­da­do y ac­tuó de ese mo­do. Su tra­ba­jo se di­ri­gió ex­pre­sa­men­te al desa­rro­llo de ar­mas ca­da vez más le­ta­les. La Gran Gue­rra fue la pri­me­ra oca­sión en la cual la cien­cia tu­vo un impacto tan di­rec­to so­bre asun­tos mi­li­ta­res. Ha­ber fue el em­ble­ma del cien­tí­fi­co mi­li­tan­te, has­ta el pun­to de di­ri­gir, con el uniforme pues­to, las ope­ra­cio­nes con gases en el fren­te. Por eso, él fue iden­ti­fi­ca­do co­mo un cien­tí­fi­co mal­va­do y acu­sa­do de ser un cri­mi­nal de gue­rra. En 1918, cuan­do fue ga­lar­do­na­do con el Pre­mio No­bel por des­cu­brir el pro­ce­so que lle­va su nom­bre, fran­ce­ses y bri­tá­ni­cos se in­dig­na­ron pro­fun­da­men­te. Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, muy po­co tiem­po des­pués, los mis­mos fran­ce­ses y bri­tá­ni­cos co­men­za­ran a liberar gas tóxico en las trin­che­ras ale­ma­nas. ¿Quié­nes fue­ron los cien­tí­fi­cos bue­nos y quié­nes los ma­los? ¿Po­de­mos ha­blar de cien­tí­fi­cos mi­li­tan­tes y cien­tí­fi­cos neu­tra­les?

La re­la­ción en­tre cien­cia y gue­rra o, más bien, en­tre cien­cia y so­cie­dad, per­ma­ne­ce co­mo un pro­ble­ma abier­to. Du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial (1939-1945), un sin­nú­me­ro de cien­tí­fi­cos tra­ba­jó pa­ra pro­du­cir la bom­ba ató­mi­ca que con­vir­tió en ce­ni­za, en po­cos se­gun­dos, a de­ce­nas de mi­les de ja­po­ne­ses. ¿Pue­den los cien­tí­fi­cos ser real­men­te li­bres en una so­cie­dad que pue­de em­plear sus tra­ba­jos pa­ra ma­tar a otros se­res hu­ma­nos? Leo­nar­do Scias­cia, en el li­bro La des­apa­ri­ción de Ma­jo­ra­na (1975), es­cri­be acer­ca de la bom­ba ató­mi­ca:“se com­por­ta­ron li­bre­men­te los cien­tí­fi­cos que por con­di­cio­nes ob­je­ti­vas no lo eran; y se com­por­ta­ron co­mo es­cla­vos, y fue­ron es­cla­vos, aque­llos que, por el con­tra­rio, dis­fru­ta­ban de una ob­je­ti­va con­di­ción de li­ber­tad. Fue­ron li­bres aque­llos que no la hi­cie­ron. Es­cla­vos los que la hi­cie­ron.y no por el he­cho de que res­pec­ti­va­men­te no la hi­cie­ran o sí la hi­cie­ran (…), sino prin­ci­pal­men­te por­que los es­cla­vos, a cau­sa de ella, sin­tie­ron preo­cu­pa­cio­nes, mie­do, an­gus­tia; mien­tras que los li­bres, sin nin­gún re­pa­ro, e in­clu­so con cier­ta ale­gría, la pro­pu­sie­ron, tra­ba­ja­ron en ella y la pu­sie­ron en ma­nos de po­lí­ti­cos y mi­li­ta­res”.

Es­to lle­va a pre­gun­tar­nos si la úni­ca op­ción de los cien­tí­fi­cos pa­ra no ser cóm­pli­ces de ac­tos de gue­rra es re­nun­ciar a sus in­ves­ti­ga­cio­nes, co­mo de al­gu­na ma­ne­ra hi­cie­ron Eins­tein y, se­gún Scias­cia, los cien­tí­fi­cos ale­ma­nes. O si de­be la cien­cia se­guir su ca­mino sin im­por­tar las con­se­cuen­cias de sus avan­ces, que in­clu­so pue­den ser­vir en so­cie­da­des li­bres y de­mo­crá­ti­cas pa­ra fi­nes mi­li­ta­res. En es­te sen­ti­do, ¿la cien­cia pue­de y de­be ser neu­tral?

DES­EN­CUEN­TROS CON EINS­TEIN

¿Por qué, si su mi­li­tan­cia y com­pro­mi­so con Ale­ma­nia ha­bía si­do to­tal, Ha­ber se vio obli­ga­do a re­nun­ciar al ins­ti­tu­to en la pri­ma­ve­ra de 1933? Por una sen­ci­lla ra­zón: él era ju­dío.to­dos los fun­cio­na­rios y ser­vi­do­res pú­bli­cos ju­díos, de acuer­do con una ley apro­ba­da por el ré­gi­men na­zi el 7 de

abril de 1933, fue­ron ex­clui­dos de sus car­gos y fun­cio­nes pú­bli­cas. Eins­tein tam­bién se vio obli­ga­do a re­nun­ciar.

De­bi­do a que an­tes de 1933 los ju­díos no eran bien vis­tos, Ha­ber se con­vir­tió al cris­tia­nis­mo en 1892. Sin em­bar­go, pa­ra Hitler lo que im­por­ta­ba no era la prác­ti­ca re­li­gio­sa, sino la ra­za; y la ra­za no se po­día cam­biar con un sim­ple bau­tis­mo. La dis­cri­mi­na­ción con­tra los ju­díos era tan agu­da (tam­bién en las cien­cias) que los re­sul­ta­dos y las teo­rías se eva­lua­ban no ba­jo cri­te­rios cien­tí­fi­cos, sino se­gún la “per­te­nen­cia ra­cial” de sus au­to­res. Stark y Len­nard, dos fí­si­cos ale­ma­nes y pre­mios no­bel, lle­va­ron a ca­bo campañas de di­fa­ma­ción con­tra la “fí­si­ca ju­día” y, en par­ti­cu­lar, con­tra Eins­tein y su teo­ría de la re­la­ti­vi­dad. La in­ter­ven­ción de la so­cie­dad en la can­cha cien­tí­fi­ca era to­tal.

El exi­lio for­za­do de Eins­tein y Ha­ber los lle­vó al mis­mo des­tino, aun­que los dos ha­bían te­ni­do com­por­ta­mien­tos y opi­nio­nes di­fe­ren­tes, es­pe­cial­men­te so­bre la re­la­ción en­tre cien­cia y gue­rra. En 1914, Ha­ber fue el prin­ci­pal pa­tro­ci­na­dor de Eins­tein pa­ra un pues­to co­mo pro­fe­sor en la Uni­ver­si­dad de Ber­lín. No obs­tan­te, cuan­do es­ta­lló la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, sus posiciones no pu­die­ron ser más di­fe­ren­tes: Ha­ber era sol­da­do y na­cio­na­lis­ta; Eins­tein, in­ter­na­cio­na­lis­ta y pa­ci­fis­ta. Ha­ber fue un pa­trio­ta fir­me, mien­tras que Eins­tein ha­bía re­nun­cia­do a la na­cio­na­li­dad ale­ma­na. Ha­ber con­si­de­ra­ba que du­ran­te un con­flic­to el cien­tí­fi­co de­bía po­ner sus ca­pa­ci­da­des al ser­vi­cio del país; Eins­tein se com­pro­me­tió con una cien­cia ale­ja­da de la gue­rra.

A pe­sar de esas di­fe­ren­cias, eran ami­gos que in­ter­cam­bia­ban con­fi­den­cias en una lar­ga co­rres­pon­den­cia y te­nían his­to­rias se­me­jan­tes. Am­bos se ca­sa­ron con dos cien­tí­fi­cas: la es­po­sa de Ha­ber fue Cla­ra Im­mer­wahr, la pri­me­ra mu­jer que obu­vo un doc­to­ra­do en Quí­mi­ca en Ale­ma­nia; Eins­tein se ca­só con Mi­le­va Mari, una de las pri­me­ras mu­je­res que estudió Fí­si­ca en el pres­ti­gio­so Po­li­téc­ni­co de Zú­rich, don­de los dos se co­no­cie­ron. Sin em­bar­go, en esa épo­ca y du­ran­te los años que si­guie­ron, el des­tino de las mu­je­res era cui­dar la ca­sa, ser es­po­sas y ma­dres. Es­tas fun­cio­nes eran in­com­pa­ti­bles con una ca­rre­ra cien­tí­fi­ca; por tri­via­les pe­ro de­ci­si­vas cues­tio­nes de tiem­po y tam­bién por con­ve­nien­cia so­cial.

lm­mer­wahr y Mari tu­vie­ron que re­nun­ciar a sus am­bi­cio­nes pro­fe­sio­na­les. Es pro­ba­ble que am­bas, en es­pe­cial la es­po­sa de Eins­tein, tu­vie­ran un pa­pel im­por­tan­te en el tra­ba­jo cien­tí­fi­co de sus ma­ri­dos, sin que ellos les die­ran al­gún cré­di­to. Si no era po­si­ble es­pe­rar una ac­ti­tud di­fe­ren­te de Ha­ber, el no con­ven­cio­nal y pro­gre­sis­ta Eins­tein tam­po­co hi­zo mu­cho pa­ra ayu­dar a su es­po­sa a per­se­guir la rea­li­za­ción pro­fe­sio­nal.

Otro pun­to co­mún en la vi­da de los dos cien­tí­fi­cos es que am­bos ma­tri­mo­nios ter­mi­na­ron mal. Al­re­de­dor de 1914, Eins­tein se enamo­ró de su pri­ma, con la cual co­men­zó una re­la­ción clan­des­ti­na que pron­to fue des­cu­bier­ta por su es­po­sa. Eins­tein le pro­pu­so se­guir vi­vien­do jun­tos por el bien de los ni­ños; sin em­bar­go, es­ta­ble­ció cier­tas con­di­cio­nes pa­ra ha­cer­lo: pre­pa­rar tres co­mi­das al día que te­nían que ser ser­vi­das en el es­tu­dio per­so­nal del cón­yu­ge y sin que ella pu­die­ra acer­car­se a su es­cri­to­rio; cual­quier re­la­ción per­so­nal con su marido es­ta­ba prohi­bi­da; la se­ño­ra Eins­tein no po­día sen­tar­se al la­do del marido o ser vis­ta en pú­bli­co con él. Fren­te a es­tas exi­gen­cias hu­mi­llan­tes, Mari pi­dió el di­vor­cio, que se ofi­cia­li­zó en fe­bre­ro 1919. Po­co des­pués, Eins­tein se ca­só con su pri­ma Elsa.

Mu­cho más trá­gi­co fue el fin del ma­tri­mo­nio de Ha­ber. Su mu­jer es­ta­ba par­ti­cu­lar­men­te dis­gus­ta­da por su com­pro­mi­so en­tu­sias­ta en la pro­duc­ción de los gases tó­xi­cos y tra­tó en vano de di­sua­dir­lo de uti­li­zar la cien­cia pa­ra cons­truir ins­tru­men­tos de muer­te. El 2 de ma­yo de 1915, diez días des­pués del pri­mer uso de los gases, se or­ga­ni­zó una fies­ta en ho­nor de Ha­ber en su ca­sa. Cuan­do ter­mi­nó la ce­le­bra­ción, Im­mer­wahr sa­lió al jar­dín y se sui­ci­dó con un gol­pe de pis­to­la. En la ma­ña­na si­guien­te, Ha­ber par­tió ha­cia el fren­te ru­so pa­ra di­ri­gir el pri­mer ataque con gas en ese tea­tro de la gue­rra.

Co­no­cer las ra­zo­nes de­trás de un sui­ci­dio es siem­pre muy com­pli­ca­do, pe­ro, a par­tir de ese día, Im­mer­wahr se con­vir­tió en un ícono de la dis­cri­mi­na­ción con­tra las mu­je­res y en im­pul­so­ra de una cien­cia que tra­ba­ja pa­ra la paz. Al mis­mo tiem­po, el epi­so­dio con­tri­bu­yó a re­for­zar la ima­gen ne­ga­ti­va de Ha­ber, que aún per­sis­te. En 1953, el Ins­ti­tu­to de Fí­si­ca y Elec­tro­quí­mi­ca de Ber­lín, en el que Ha­ber ha­bía si­do di­rec­tor, re­ci­bió el nom­bre de Ins­ti­tu­to Fritz Ha­ber. Hu­bo múl­ti­ples pro­tes­tas por la de­ci­sión. Sin em­bar­go, tal vez no me­rez­ca la repu­tación de “el ma­lo”. Su his­to­ria de hom­bre y de cien­tí­fi­co, co­mo la de sus con­tem­po­rá­neos, es com­ple­ja y con­tro­ver­ti­da, y nos re­cuer­da que, ra­ras ve­ces, el bien y el mal son cla­ros e in­mu­ta­bles: a me­nu­do son con­fu­sos y es­tán mez­cla­dos. Qui­zá nos tran­qui­li­za iden­ti­fi­car el mal en unos po­cos ac­tos o per­so­nas fá­cil­men­te re­co­no­ci­bles y to­tal­men­te mal­va­dos, por­que, al ha­cer­lo, ale­ja­mos el mal de no­so­tros cre­yen­do que so­mos el ar­que­ti­po de la bon­dad y de la jus­ti­cia.

EL SI­LEN­CIO DE LOS ALE­MA­NES

Ha­ber mu­rió en 1934, exi­lia­do en Sui­za. Por el con­tra­rio, otros cien­tí­fi­cos ale­ma­nes se que­da­ron y reac­cio­na­ron muy tí­mi­da­men­te fren­te a su ex­pul­sión, a la de Eins­tein y a la de los de­más cien­tí­fi­cos ju­díos, en es­pe­cial Planck y Hei­sen­berg (en­tre los fí­si­cos ale­ma­nes más im­por­tan­tes de la épo­ca), quie­nes si­guie­ron ocu­pan­do car­gos de má­xi­mo ni­vel en la Ale­ma­nia hitle­ria­na, cre­yen­do (o fin­gien­do creer) que era po­si­ble se­guir ha­cien­do cien­cia sin te­ner que li­diar con los na­zis, co­mo si lo que ocu­rría fue­ra de sus la­bo­ra­to­rios no los fue­ra a in­vo­lu­crar; co­mo si la cien­cia pu­die­ra vi­vir com­ple­ta­men­te ale­ja­da de la so­cie­dad.

Du­ran­te esa reunión del 16 de ma­yo de 1933, Planck in­ten­tó sal­var a Ha­ber. Pe­ro no lo hi­zo con la ab­yec­ción de des­pe­dir a las per­so­nas por su ra­za, sino re­mar­can­do que la pér­di­da de un cien­tí­fi­co del va­lor de Ha­ber se­ría una tra­ge­dia pa­ra Ale­ma­nia. Hitler no qui­so cam­biar su po­si­ción y pro­nun­ció una frase que se­ría fa­mo­sa:“si la cien­cia no pue­de pres­cin­dir de los ju­díos, en unos po­cos años no­so­tros pres­cin­di­re­mos de la cien­cia”. Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, las pa­la­bras del füh­rer fue­ron des­men­ti­das, en­tre otras co­sas por el re­sul­ta­do de las in­ves­ti­ga­cio­nes del ju­dío Ha­ber en los años vein­te: el in­sec­ti­ci­da (el Zy­kon B), que fue uti­li­za­do por los na­zis pa­ra eli­mi­nar a mi­llo­nes de ju­díos en los cam­pos de con­cen­tra­ción.

Sin em­bar­go, es pro­ba­ble que una ac­ti­tud me­nos neu­tral y más du­ra de la co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca ha­cia aque­llos pri­me­ros ac­tos de evi­den­te in­jus­ti­cia hu­bie­ra evi­ta­do to­dos los otros que si­guie­ron y que, pa­so tras pa­so, con­du­je­ron a Ausch­witz y a to­do lo de­más. De he­cho, Planck y Hei­sen­berg, así co­mo mu­chos otros “ale­ma­nes de bien”, aun­que no lle­ga­ron ex­plí­ci­ta­men­te a un acuer­do con el na­zis­mo, ofre­cie­ron su si­len­cio por una vi­da tran­qui­la.

¿Pu­die­ron real­men­te ser cien­tí­fi­cos li­bres y neu­tra­les en la Ale­ma­nia na­zi? ¿Y lo fue­ron En­ri­co Fer­mi o Leo Szi­lard, quie­nes hu­ye­ron del ra­cis­mo de sus paí­ses pa­ra tra­ba­jar por la bom­ba ató­mi­ca de los alia­dos en un lu­gar y con me­ca­nis­mos que, se­gún Scias­cia, se ase­me­ja­ban a la se­gre­ga­ción y a la es­cla­vi­tud de los cam­pos de ex­ter­mi­nio hitle­ria­nos? ¿Son li­bres y neu­tra­les los cien­tí­fi­cos de hoy en día que, por ejem­plo, in­ves­ti­gan la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial y la ro­bó­ti­ca, cu­yos re­sul­ta­dos in­tere­san, e in­tere­sa­rán sin du­da al­gu­na, a los mi­li­ta­res de to­do el mun­do? ¿Cuál de­be ser el pa­pel y la ac­ti­tud de un cien­tí­fi­co cuan­do su tra­ba­jo se pue­de uti­li­zar con fi­nes mi­li­ta­res, es de­cir, en un gran nú­me­ro de áreas de in­ves­ti­ga­ción? Se­ten­ta años des­pués de Hi­ros­hi­ma y cien años des­pués de los gases de Ha­ber, las res­pues­tas es­tán le­jos de ser re­suel­tas.

Tal vez Ha­ber no me­rez­ca la repu­tación de “el ma­lo”. Su his­to­ria de hom­bre y de cien­tí­fi­co es com­ple­ja y con­tro­ver­ti­da, y nos re­cuer­da que, ra­ras ve­ces, el bien y el mal son cla­ros e in­mu­ta­bles

Fritz Ha­ber, Al­bert Eins­tein y otros cie­ní­fi­cos reuni­dos en el Con­se­jo de Fí­si­ca de Go­tin­ga, Ale­ma­nia, en 1920

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.