90 años de la Ma­sa­cre de las Ba­na­ne­ras

90 AÑOS DE LAS BA­NA­NE­RAS

Arcadia - - EDITORIAL - Ni­co­lás Per­nett* Bo­go­tá

El mis­mo día de la Ma­sa­cre de las Ba­na­ne­ras, el 6 de diciembre de 1928, em­pe­zó tam­bién la dispu­ta por pre­ser­var y mol­dear su me­mo­ria. El ge­ne­ral Car­los Cor­tés Var­gas, asig­na­do por el go­bierno pa­ra con­tro­lar la si­tua­ción, di­jo que los muer­tos ha­bían si­do 47 du­ran­te to­da la huel­ga, mien­tras que el em­ba­ja­dor de Es­ta­dos Uni­dos en Co­lom­bia en­vió un te­le­gra­ma a su país di­cien­do que hu­bo más de mil víc­ti­mas mor­ta­les.am­bas ci­fras son ate­rra­do­ras, pe­ro lo más per­tur­ba­dor es que los re­por­tes ofi­cia­les no se preo­cu­pa­ron tan­to por el nú­me­ro de muer­tos co­mo por in­sis­tir en que la vio­len­cia es­ta­tal fue ne­ce­sa­ria y que sal­vó a Co­lom­bia de un go­bierno bol­che­vi­que que que­ría abrir­se pa­so con la huel­ga. Nun­ca hu­bo un acuer­do ofi­cial so­bre el nú­me­ro de muer­tos, pe­ro se dio a en­ten­der que to­dos ha­bían si­do “bue­nos muer­tos”, que ca­ye­ron pa­ra ase­gu­rar el or­den en la Re­pú­bli­ca.

Otras vo­ces (Gaitán, el Par­ti­do So­cia­lis­ta Re­vo­lu­cio­na­rio, Ricardo Ren­dón) in­ten­ta­ron trans­mi­tir una vi­sión mu­cho más trá­gi­ca del su­ce­so, pe­ro la ver­sión ofi­cial fue la que más ca­ló. Tam­bién los con­ti­nuos lla­ma­dos de los go­bier­nos li­be­ra­les y con­ser­va­do­res a ol­vi­dar el ho­rror del pa­sa­do y cons­truir el fu­tu­ro con­tri­bu­ye­ron a bo­rrar la me­mo­ria de es­te acon­te­ci­mien­to. (En Co­lom­bia las pro­me­sas de uni­dad na­cio­nal sue­len ir acom­pa­ña­das de in­vi­ta­cio­nes al ol­vi­do.) Fi­nal­men­te, la apa­ri­ción de otros ho­rro­res, co­mo La Vio­len­cia de los años cua­ren­ta, hi­zo que po­cos si­guie­ran ocu­pán­do­se de la ma­sa­cre de 1928. La ver­sión gu­ber­na­men­tal se eter­ni­zó así en los tex­tos es­co­la­res.

A par­tir de los años se­ten­ta, cuan­do Cien años de so­le­dad se con­vir­tió en un éxi­to in­ter­na­cio­nal, el re­cuer­do de la ma­sa­cre se removió co­mo nun­ca an­tes y em­pe­za­ron, ahí sí, los es­tu­dios his­to­rio­grá­fi­cos que die­ron más cla­ri­dad so­bre lo que ha­bía su­ce­di­do y que im­pul­sa­ron la re­me­mo­ra­ción del he­cho. Es­tos es­tu­dios no so­lo re­ve­la­ban de­ta­lles de la ho­rri­ble no­che de la ma­sa­cre, sino que tam­bién ahon­da­ban en el to­do­po­de­ro­so sis­te­ma de do­mi­na­ción eco­nó­mi­ca que la Uni­ted Fruit Company sos­tu­vo en la cos­ta Ca­ri­be por más de cin­cuen­ta años. Sin em­bar­go, la ob­se­sión por el con­teo de ca­dá­ve­res se to­mó el de­ba­te, y es­te se cen­tró en si era cier­ta la ci­fra de 3408 muer­tos que dio Gar­cía Már­quez (al­go que él mis­mo ha­bía ex­pli­ca­do co­mo una li­cen­cia li­te­ra­ria) o si era más cer­ca­na a los 47 del go­bierno. Co­mo si so­lo la ci­fra de muer­tos le die­ra sen­ti­do a es­ta his­to­ria, du­ran­te dé­ca­das las dis­cu­sio­nes so­bre las Ba­na­ne­ras so­lo han traí­do im­po­ten­cia, re­sig­na­ción e in­di­fe­ren­cia: nun­ca sa­bre­mos cuán­tos muer­tos hu­bo y por en­de la ma­sa­cre es una más de nues­tras le­yen­das his­tó­ri­cas (o “mi­to”, co­mo la lla­mó re­cien­te­men­te una con­gre­sis­ta).

Pe­ro es­to no es cier­to. Hay mu­chas co­sas que sí sa­be­mos de la huel­ga y la Ma­sa­cre de las Ba­na­ne­ras. Sa­be­mos que la Uni­ted re­ci­bió to­das las ven­ta­jas le­ga­les y fis­ca­les pa­ra pros­pe­rar en su ne­go­cio fru­te­ro; sa­be­mos que las di­rec­ti­vas de la em­pre­sa no qui­sie­ron aco­ger las de­man­das de los tra­ba­ja­do­res en huel­ga; sa­be­mos que el go­bierno de­ci­dió tra­tar la pro­tes­ta co­mo una ame­na­za al or­den pú­bli­co y no co­mo un con­flic­to la­bo­ral, y que por eso en­vió a los mi­li­ta­res y no a un re­pre­sen­tan­te del mi­nis­te­rio de In­dus­tria. Y sa­be­mos que el 6 de diciembre de 1928 mi­li­ta­res co­lom­bia­nos dis­pa­ra­ron con­tra la ma­ni­fes­ta­ción de tra­ba­ja­do­res y de­ja­ron un nú­me­ro de muer­tos que, por sus pro­por­cio­nes (in­clu­so las ofi­cia­les), le da sin du­da el nom­bre de “ma­sa­cre” a es­te epi­so­dio.

Ca­da épo­ca re­cuer­da la his­to­ria de acuer­do a sus ne­ce­si­da­des, y hoy la Ma­sa­cre de las Ba­na­ne­ras apa­re­ce co­mo un re­cor­da­to­rio in­sos­la­ya­ble de la ma­ne­ra en que en Co­lom­bia va­rias em­pre­sas han pros­pe­ra­do le­gi­ti­ma­das por un go­bierno com­pla­cien­te, y con la ayu­da de la vio­len­cia cri­mi­nal. Si por es­tos días uno abre un pe­rió­di­co, en­cuen­tra que la Fis­ca­lía Ge­ne­ral de la Na­ción aca­ba de llamar a jui­cio a trece di­rec­ti­vos de la mul­ti­na­cio­nal ba­na­ne­ra Chi­qui­ta Brands (he­re­de­ra di­rec­ta de la Uni­ted) por­que ha­brían pa­tro­ci­na­do a gru­pos pa­ra­mi­li­ta­res. Ade­más, el nue­vo go­bierno vin­cu­la la pro­tes­ta so­cial con la de­lin­cuen­cia, y una y otra vez sur­gen de­nun­cias so­bre em­pre­sa­rios que ase­gu­ra­ron su ri­que­za a cos­ta del des­po­jo y el ho­mi­ci­dio. En va­rios sen­ti­dos, se­gui­mos re­pi­tien­do el mo­de­lo eco­nó­mi­co y po­lí­ti­co que lle­vó a la ma­sa­cre ha­ce no­ven­ta años. Por eso hay que re­cor­dar­la. Co­mo de­cía el poe­ta Horacio: “Con otro nom­bre, de ti ha­bla la his­to­ria”.

* His­to­ria­dor

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.