Al­co­liry­koz y sus letras des­car­na­das

Des­pués de una dé­ca­da de tra­ba­jo, Al­co­liry­koz se eri­ge co­mo uno de los gru­pos de hip hop co­lom­bia­nos más in­flu­yen­tes del mo­men­to. Un retrato des­de Aran­juez, el ba­rrio de Me­de­llín que ins­pi­ró sus letras des­car­na­das.

Arcadia - - EDITORIAL - Gil­mer Me­sa* Me­de­llín

Lar­go y cu­le­bre­ro co­mo el ca­mino”, así em­pie­za la can­ción “Equi­po de ca­rre­te­ra”, del úl­ti­mo tra­ba­jo de Al­co­liry­koz, Ser­vi­cios am­bu­la­to­rioz (2017). La le­tra pa­re­ce ha­blar­nos del via­je que em­pe­zó una no­che, ha­ce más de quin­ce años, en una es­qui­na de un ba­rrio po­pu­lar de Me­de­llín, cuan­do un par de pri­mos en­con­tra­ron en el rap la ma­ne­ra de re­sis­tir una reali­dad apre­mian­te y vio­len­ta, que obli­ga­ba ca­si por axio­ma a es­co­ger en­tre to­mar el ca­mino de la es­qui­na, el ham­pa y la muer­te tem­pra­na o el de un tra­ba­jo de tiem­po com­ple­to y suel­do mí­ni­mo, y que hoy los tie­ne lle­nan­do tea­tros, con seis tra­ba­jos po­de­ro­sos en­ci­ma, el re­co­no­ci­mien­to de mi­les de fa­ná­ti­cos y de la gen­te más des­ta­ca­da de la es­ce­na ra­pe­ra en Co­lom­bia. “Me pa­re­ce que es­tán ha­cien­do un tra­ba­jo ho­nes­to, sin cli­chés ni eti­que­tas”, opi­na Kai­ser, vo­ca­lis­ta del icó­ni­co gru­po La Etn­nia, en el do­cu­men­tal que reali­zó Ca­nal Trece el pa­sa­do ju­nio.

Aran­juez es un ba­rrio de cla­se me­dia ba­ja com­pues­to por fa­mi­lias de obre­ros y amas de ca­sa en su ma­yo­ría, cé­le­bre en las dé­ca­das de los ochen­ta y no­ven­ta por ser una for­ni­da can­te­ra de pi­llos al ser­vi­cio del car­tel de Me­de­llín. El ham­pa de­fi­nía la for­ma de vi­da de mu­cha­chos que es­cu­cha­ban sal­sa y bo­le­ros y fan­ta­sea­ban con desaho­gar a la fa­mi­lia de afu­gias. Na­die pen­sa­ba en otras opciones ni en fu­tu­ros hol­ga­dos, sin em­bar­go, en me­dio de es­te pa­no­ra­ma, un par de ado­les­cen­tes “ra­ros” pa­ra su en­torno se de­can­ta­ron por otra ma­ne­ra de ver el mun­do. En un lu­gar don­de to­dos que­ría­mos un par de te­nis a la moda, ellos an­he­la­ban bo­tas obreras; el res­to pe­lu­quea­dos con el sie­te y las co­las, ellos ca­be­ci­pe­laos; no­so­tros ad­mi­ran­do a Ricardo Pris­co, ellos a 2pac.

La mú­si­ca no pa­sa­ba de ser la ban­da so­no­ra del ba­rrio. Na­die se ha­bía plan­tea­do la mú­si­ca co­mo al­ter­na­ti­va, so­lo ellos, que en­tre las pis­to­las y los ca­se­tes eli­gie­ron es­tos úl­ti­mos, co­mo re­za “Otra can­ción lar­ga”:“con­tan­do con los de­dos cuán­tos días nos que­da­ban en es­ta ca­rre­ra de re­le­vos, don­de ha­bía que ele­gir si eras pi­llo o el ra­pe­ro va­go y yo, ¿adi­vi­na cuál de las dos es­co­gí? Mi lá­piz dis­pa­ra­ba, las pis­to­las es­cri­bían.yo vi­vía en mi cua­derno, afue­ra se mo­rían”. Hoy han lo­gra­do ser te­lo­ne­ros de Met­hod Man y gra­bar con La Etn­nia, Lian­na, Sa­dat X, en­tre otras gran­des lu­mi­na­rias. En 2017 par­ti­ci­pa­ron en el Fes­ti­val SXSW en Aus­tin,te­xas, y han can­ta­do en Mé­xi­co y gi­ra­do sin pa­rar por to­do el país. Des­pués de es­te ba­ga­je no que­da más que re­co­no­cer con to­tal or­gu­llo que lo lo­gra­ron a su ma­ne­ra, con dis­ci­pli­na y de­ci­sión. El bra­zo de­re­cho de Gam­be­ta, vo­ca­lis­ta y com­po­si­tor del gru­po, da cuen­ta de eso:“lo hi­ci­mos”, di­ce su ta­tua­je. SI NO RI­MA, NO SIR­VE

En­tran­do a la ado­les­cen­cia, Gam­be­ta es­cu­chó ca­si con des­gai­re “Got­ta get mi­ne”, de Born Ja­me­ri­cans, y al­go aden­tro se le tras­to­có. Ha­bía des­cu­bier­to el rap y sin­tió que ahí pal­pi­ta­ba la vi­da, su vi­da, sin en­ten­der qué de­cía la can­ción. En­ton­ces jun­tó en un so­lo par­che a com­pa­ñe­ros del sa­lón de cla­se, co­mo El Ci­ri­lo, Na­cho y La Bru­ja, con ve­ci­nos de la ca­lle y par­ce­ros del ba­rrio, co­mo El Pop­pes, El Lo­co y El Ku­mis, en quie­nes inocu­ló la to­xi­na del rap. Se hi­cie­ron fa­ná­ti­cos de la mú­si­ca negra es­ta­dou­ni­den­se que pa­sa­ban por MTV y MCM.“TO­DO lo que fue­ra ne­gro en esos ca­na­les lo gra­bá­ba­mos”, di­ce Gam­be­ta.

Gam­be­ta con­su­mió tan­to es­te gé­ne­ro que se sin­tió ca­paz de ha­cer­lo.ve­nía en­sa­yan­do en su ca­sa fren­te al es­pe­jo, es­cri­bien­do letras “que di­je­ran mu­cho con po­co”. Un día des­pués de es­cu­char ri­mar a El Ci­ri­lo en un des­can­so, lo con­vo­có pa­ra con­for­mar el pri­mer due­to. Lo de­no­mi­na­ron Ar­nez: que­rían un nom­bre su­ges­ti­vo y sim­bó­li­co que em­pe­za­ra con la ‘A’ y ter­mi­na­ra en la ‘Z’, co­mo el del ba­rrio. Du­ró po­co por­que El Ci­ri se fue al ser­vi­cio mi­li­tar. Kaz­tro ha­cía par­te del par­che sin con­tar­le a na­die que ve­nía es­cri­bien­do tex­tos hon­dos. Con Gam­be­ta en pleno fu­ror ra­pe­ro y sin com­pa­ñía, Kaz­tro se ani­mó a mos­trar­le sus es­cri­tos; el pri­mo sen­ten­ció:“es­to es­tá una chim­ba, pe­ro si no ri­ma, no sir­ve”. Jun­tos le die­ron la vuel­ta a esas pro­sas has­ta ha­cer­las ver­sos du­ros co­mo el con­cre­to de la ca­lle y com­pu­sie­ron un par de te­mas,“la eter­na” y “Acro­ba­cias”, que sal­drían jun­to a otras cua­tro can­cio­nes en el ep En letras ma­yús­cu­las (2007). Allí ex­hi­ben lo que se­ría una cons­tan­te en su tra­ba­jo: lí­ri­cas po­de­ro­sas con afo­ris­mos con­tun­den­tes, el ba­rrio vis­to co­mo nun­ca an­tes, y la amis­tad.

Fal­ta­ba el nom­bre. Si­guien­do las pri­mi­cias ori­gi­na­les e ins­pi­ra­dos por las no­ches de bo­rra­che­ras es­qui­ne­ras sur­ge Al­co­liry­koz. Fa­ze­ta fue el úl­ti­mo en su­mar­se. Em­pe­zó sien­do ami­go del par­che, com­par­tien­do can­cio­nes y tra­gos mien­tras bus­ca­ba por to­dos los me­dios ha­cer­se dj y com­prar­se un par de tor­nas.se jun­tó la amis­tad con la vo­ca­ción y fue pro­ba­do con éxi­to. El trío es­ta­ba con­for­ma­do. Cuan­do ex­pri­mie­ron poe­sía del as­fal­to, se en­con­tra­ron con El Ask­hap, due­ño del es­tu­dio Boom­ba­wa.

En 2009 gra­ba­ron La re­van­cha de los tí­mi­dos. Henry Ar­tea­ga, de los Crew Pe­li­gro­sos, les men­cio­nó

Al­co­liry­koz sa­be con­tar la ciu­dad de una for­ma fac­tual, co­mo ju­gla­res an­ti­guos que bus­can una co­mu­nión na­rra­ti­va con sus es­cu­chas

a un fo­tó­gra­fo, Ju­lián Ga­vi­ria, que ha­bía tra­ba­ja­do con mu­chos ar­tis­tas lo­ca­les pa­ra ha­cer la por­ta­da. En­ta­bla­ron una re­la­ción la­bo­ral, lo que de­vino en una pro­fun­da amis­tad. Él es la in­te­li­gen­cia de­trás del uni­ver­so vi­sual del gru­po, y quien los con­ven­ció de dar­le un vi­ra­je a la ima­gen con­ven­cio­nal de un gru­po de rap, de sa­lir­se de la on­da no­ven­te­ra grin­ga y lo­grar que la ima­gen coin­ci­die­ra con el ca­la­do de lo na­rra­do. Mien­tras que pa­ra mu­chos pren­sar un dis­co y ver sus nom­bres en la por­ta­da es el fin de un ex­pe­ri­men­to ar­tís­ti­co, la con­cre­ción del sue­ño, pa­ra ellos fue ape­nas el prin­ci­pio. Con es­te álbum em­pe­za­ron a sa­lir con­cier­tos y a fi­gu­rar en la es­ce­na na­cio­nal con te­mas co­mo “Co­me­dian­tes de ve­lo­rio”, en el que fu­sio­nan ele­men­tos co­mo la pi­car­día y el hu­mor ne­gro pa­ra con­tar la reali­dad hos­til.

Pa­ra cu­brir el dia­rio consiguieron tra­ba­jos que no re­vis­tie­ran in­te­rés, en los que ga­na­ran el mí­ni­mo y que pu­die­ran de­jar ti­ra­dos en cual­quier mo­men­to. No que­rían que na­da dis­tin­to al rap los se­du­je­ra. En­ten­die­ron que el tiem­po no al­can­za­ba y que los sue­ños su­pe­ra­ban con ven­ta­ja las ho­ras que dor­mían. Se vol­vie­ron obre­ros de día y ar­tis­tas de no­che. En 2011 gra­ba­ron el ep El des­pil­fa­rro. Lle­gó un mo­men­to en que los per­mi­sos eran tan fre­cuen­tes que des­pi­die­ron a Fa­ze­ta, y Gam­be­ta y Kaz­tro no aguan­ta­ron vi­vir una vi­da do­ble y pre­ca­ria. “es­tá­ba­mos tra­ba­jan­do en em­pre­sas que no nos gus­ta­ban, sin te­ner un pe­so, y yo ya te­nía un hi­jo. Era muy jo­di­do. Pe­ro no se­gui­mos el li­bre­to”. En 2012 ab­di­ca­ron mien­tras gra­ba­ban Vie­jas re­ce­tas, re­mi­xes y otras ra­re­zas, álbum que de­fi­ne su en­tre­ga in­te­gral y de tiem­po com­ple­to a la mú­si­ca.“cuan­do lle­ga­mos a un pun­to en

Juan Fon­ne­gra (Gam­be­ta), Car­los Castro (Kaz­tro) y Gustavo

Pé­rez (Fa­ze­ta) in­te­gran Al­co­liry­koz. El gru­po, uno de los más im­por­tan­tes de hoy, ha bri­lla­do por su ausencia en el fes­ti­val Hip Hop al Par­que, que es­te año tie­ne lu­gar en­tre el 6 y 7 de oc­tu­bre en Bo­go­tá.

que po­día­mos sa­lir de tra­ba­jar y es­tá­ba­mos to­can­do y ha­cien­do más pla­ta que en la em­pre­sa nos di­mos cuen­ta de que se le vol­teó la tor­ta a to­do el mun­do. Na­die da­ba un pe­so por no­so­tros: nos po­dría­mos ha­ber ido de cu­lo y es­tre­lla­do”, con­clu­ye Gam­be­ta.

Lue­go apa­re­cen los fes­ti­va­les Al­ta­voz, Es­té­reo Pic­nic y Ra­dió­ni­ca, en los que con­si­guen una acep­ta­ción to­tal de un pú­bli­co en cre­ci­mien­to. Mien­tras mu­chos de sus co­le­gas co­que­tea­ban con gé­ne­ros más co­mer­cia­les, ellos se la ju­ga­ban por man­te­ner­se fie­les y dig­ni­fi­car el gé­ne­ro.“mi res­pon­sa­bi­li­dad es no de­jar­me co­rrom­per”, di­jo Gam­be­ta. En 2014, sa­lió Efec­tos se­cun­da­rios, álbum ho­nes­to y nos­tál­gi­co que re­crea una ciu­dad vio­len­ta y vis­ce­ral con re­cur­sos cer­ca­nos a la li­te­ra­tu­ra na­daís­ta de Gon­za­lo Aran­go en “Me­de­llín, a so­las con­ti­go”. CAN­TOS DE JU­GLAR

Sin én­fa­sis in­ne­ce­sa­rios,al­co­liry­koz su­po con­tar la ciu­dad cáus­ti­ca de una for­ma fac­tual, co­mo si fue­ran ju­gla­res an­ti­guos, de los que lle­va­ban en sus can­tos las his­to­rias del pue­blo, aca­so co­mo aque­llos griots ve­ne­ra­bles que ex­pan­dían el ver­bo bus­can­do la co­mu­nión na­rra­ti­va con sus es­cu­chas.las vi­go­ro­sas “Anes­te­sia lo­cal 1” y “Anes­te­sia lo­cal 2” son ejem­plos cer­te­ros de có­mo vol­ver una si­tua­ción ne­ga­ti­va en al­go po­si­ti­vo. Es­tán ins­pi­ra­das en un ataque su­fri­do en Aran­juez des­pués de un con­cier­to. Con es­tas can­cio­nes le die­ron un gi­ro al rap na­cio­nal por la ma­ne­ra en que abor­dan el te­ma de la vio­len­cia: co­mo un pu­ñe­ta­zo en la ca­ra con un guan­te de por­ce­la­na. Tra­tan la te­má­ti­ca ca­lle­je­ra, pe­ro lo ha­cen con una al­tu­ra iné­di­ta en el gé­ne­ro; léa­se es­to co­mo la cla­ve del po­ten­cial de sus lí­ri­cas, co­mo di­jo Dan­te: “Es la ma­ne­ra lo que me es­tre­me­ce”.

En diciembre pa­sa­do sa­lió su úl­ti­mo tra­ba­jo, Ser­vi­cios am­bu­la­to­rioz, des­pués de ca­si tres años de es­pe­ra. Ca­tor­ce can­cio­nes re­don­das en las que de­mues­tran una vez más la maes­tría en el uso su­pe­rior de las letras co­mo for­ma de re­sis­ten­cia, y po­nen la mú­si­ca al ser­vi­cio de la me­mo­ria, re­cu­pe­ran­do y ho­me­na­jean­do vo­ces im­por­tan­tes en su re­co­rri­do per­so­nal y en el gé­ne­ro. Vo­ces sos­la­ya­das por el cua­dro ac­tual de la mú­si­ca in­te­gra­do por Ru­laz Plaz­co, La Etn­nia, Roc­ca y Sa­dat X. Pa­ra mu­chos, es su pun­to más al­to, co­mo lo afir­ma Ca­ta­li­na Ce­ba­llos, di­rec­to­ra de Ca­nal Trece. “Es su me­jor tra­ba­jo. Un dis­co ro­bus­to, com­ple­to, can­ción a can­ción, rit­mo tras rit­mo, pa­la­bra tras pa­la­bra”.

No es fá­cil car­gar con la épo­ca que nos to­có a cues­tas, con sus años, sus da­ños, sus sue­ños y sus ale­grías; pe­ro ha­cer­lo de­mues­tra la re­cie­dum­bre del car­ga­dor, los nin­jazz de Aran­juez, los hi­jos de la luz, los cu­le­bre­ros de ba­rrio, los ilus­tra­dos de es­qui­na, quie­nes su­pie­ron echar­se a la es­pal­da ese enor­me pe­so. Su obra y su pre­sen­cia en vi­vo de­mues­tran por qué gen­te co­no­ce­do­ra del ám­bi­to mu­si­cal co­mo Ale­jan­dro Ma­rín, di­rec­tor de La X, lo con­si­de­ra “el me­jor gru­po que ha da­do Co­lom­bia en vein­te años”. En­tre­tan­to, el edi­tor de Ro­lling Sto­ne Co­lom­bia, Ricardo Du­rán, afir­ma en un ar­tícu­lo que es­cri­bió en su re­vis­ta:“sin fa­ci­lis­mos ni cur­si­le­rías, sin vul­ga­ri­dad ni chis­tes ba­ra­tos, sin ac­ti­tu­des for­za­das ni po­ses in­te­lec­tua­loi­des, es­te trío vie­ne ga­nán­do­se un res­pe­to más que me­re­ci­do”. Ese res­pe­to y la con­so­li­da­ción que esos per­so­na­jes y mi­les de se­gui­do­res ava­lan con sus gri­tos en ca­da uno de sus con­cier­tos son el pre­mio a la his­to­ria de es­tos mu­cha­chos; mis ami­gos, a quie­nes ad­mi­ro y res­pe­to por man­te­ner in­có­lu­me la dis­ci­pli­na de los va­gos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.