Una dinastía del ci­ne ar­gen­tino

Arcadia - - EDITORIAL - Ca­mi­lo A. Ama­ya G.* Bo­go­tá

Ar­man­do Bó desafió la cen­su­ra ar­gen­ti­na con pe­lí­cu­las de ba­jo pre­su­pues­to que se hi­cie­ron cé­le­bres por su sor­di­dez y por las gi­gan­tes­cas te­tas de una di­va lla­ma­da Isa­bel Sar­li. Otro Ar­man­do Bó, su nie­to, aca­ba de es­tre­nar Ani­mal. Una his­to­ria so­bre los en­cuen­tros y des­en­cuen­tros en­tre es­tas dos ge­ne­ra­cio­nes.

Cuan­do los por­ten­to­sos pe­chos de Isa­bel “La Co­ca” Sar­li, se­mi­fi­na­lis­ta en Miss Uni­ver­so 1955, aban­do­na­ban su es­co­te pro­tec­tor, los cen­su­ra­do­res ar­gen­ti­nos de la épo­ca de­bían ver los ojos del mis­mo de­mo­nio. Las pe­lí­cu­las que pro­ta­go­ni­zó eran di­ri­gi­das por Ar­man­do Bó, su aman­te, y te­nían nom­bres co­mo El trueno en­tre las hojas (cin­ta de 1958 en la que Sar­li hi­zo el pri­mer des­nu­do to­tal de la his­to­ria del ci­ne ar­gen­tino), Lu­ju­ria tro­pi­cal (1964), La ten­ta­ción des­nu­da (1966), Car­ne (1968), Fue­go (1969), In­ti­mi­da­des de una cual­quie­ra (1974), In­sa­cia­ble (1979) o Una viu­da des­co­ca­da (1980), tí­tu­los que evi­den­te­men­te no pre­ten­dían ocul­tar su na­tu­ra­le­za eró­ti­ca.

Ha­ce unas se­ma­nas,ar­man­do Bó, nie­to de aquel, pe­ga­ba en las ca­lles de Bue­nos Ai­res afi­ches de su más re­cien­te pe­lí­cu­la, Ani­mal, jus­to an­tes de su es­treno. Lo acom­pa­ña­ban sus dos pe­que­ños hi­jos y su pa­dre, el le­gen­da­rio ac­tor y pro­duc­tor Víc­tor Bó. En la no­ta del dia­rio La Na­ción que da­ba cuen­ta del epi­so­dio,víc­tor (quien tam­bién pro­ta­go­ni­zó va­rias pe­lí­cu­las jun­to con Sar­li) con­ta­ba có­mo du­ran­te la dé­ca­da de los se­sen­ta él y su pa­dre ha­cían lo mis­mo con los car­te­les de sus cin­tas.“les lle­na­mos la fa­cha­da pa­ra lu­char con­tra la cen­su­ra”, de­cía al re­fe­rir­se al Ins­ti­tu­to de Ci­ne, que por esos años es­ta­ba ba­jo la tu­te­la de la dic­ta­du­ra; de una de las dic­ta­du­ras.

De las fa­mi­lias se pue­de es­pe­rar que sus miem­bros guar­den cier­ta cohe­ren­cia in­ter­na pa­ra evo­car, con las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes, las que ya no es­tán. Des­de el gesto del ni­ño con el que su abue­la re­cuer­da al marido muer­to has­ta la for­ma en que ca­mi­na por la cuer­da flo­ja el hi­jo del fu­nám­bu­lo del cir­co. Nos gus­ta ver en los hi­jos las hue­llas de sus an­te­pa­sa­dos, com­pa­rar­los. Lo mis­mo ocu­rre con las di­nas­tías del ci­ne; nos em­pe­ña­mos en bus­car si­mi­li­tu­des y se­ña­lar di­fe­ren­cias.

A pri­me­ra vis­ta,ar­man­do Bó pa­re­cie­ra no te­ner na­da que ver con Ar­man­do Bó. Es co­mo si el nie­to se em­pe­ña­ra en ne­gar al abue­lo con ca­da plano es­me­ra­do y se­cuen­cia per­fec­ta­men­te ar­ma­da.aun­que Ani­mal, que se es­tre­nó el pa­sa­do 6 de sep­tiem­bre en Co­lom­bia, ha te­ni­do crí­ti­cas di­sí­mi­les, con­fir­ma el re­fi­na­mien­to al ro­dar que ya ha­bía mos­tra­do con El úl­ti­mo El­vis (2012), su pri­mer lar­go­me­tra­je. Su apro­xi­ma­ción es­té­ti­ca se nu­tre no so­lo de su li­na­je, sino tam­bién de sus es­tu­dios en la Es­cue­la de Ci­ne de Nue­va York, de los años de­di­ca­dos a la pro­duc­ción de co­mer­cia­les y de su cer­ca­nía a fi­gu­ras co­mo Ale­jan­dro Gon­zá­lez Iñá­rri­tu, con quien colaboró en los guio­nes de Biu­ti­ful (2010) y Bird­man (2014), con el que ga­nó un Ós­car.

Ar­man­do le su­mó teo­ría a la in­tui­ción de su abue­lo y de su pa­dre, y aun­que las si­mi­li­tu­des son di­fí­ci­les de ver, hay un hi­lo del­ga­do que une esos tra­ba­jos. Se­gún el crí­ti­co de ci­ne Pa­blo Man­zot­ti,“hay una tra­di­ción fa­mi­liar de tra­ba­jar un ci­ne con ele­men­tos de la cul­tu­ra po­pu­lar ar­gen­ti­na. El pun­to de con­tac­to lo veo más en una evo­lu­ción y en un ab­sor­ber una for­ma de tra­ba­jar de­ter­mi­na­dos ele­men­tos de lo gro­tes­co y de la cul­tu­ra po­pu­lar que es­tán en­rai­za­dos en una mi­ra­da de ser ar­gen­tino que él ab­sor­bió en su fa­mi­lia”.

Sin em­bar­go, ca­da vez que es nom­bra­do en la pren­sa ar­gen­ti­na, sue­le acla­rar­se in­me­dia­ta­men­te que se tra­ta de “el nie­to”, co­mo pa­ra re­cal­car el he­cho de que el au­tén­ti­co es el otro, el que adop­tó la cha­pu­ce­ría co­mo es­ti­lo na­rra­ti­vo. No im­por­ta que su ci­ne sea mu­cho más so­fis­ti­ca­do, ni que ten­ga las puer­tas de Holly­wood abier­tas; cuan­do hoy el nie­to em­pa­pe­la paredes no es­tá ha­cien­do lo mis­mo que ha­cían su pa­dre y su abue­lo, por­que la dis­tan­cia que hay en­tre pe­gar un afi­che pu­bli­ci­ta­rio en una na­ción de­mo­crá­ti­ca y desafiar a to­do un sis­te­ma po­lí­ti­co es la mis­ma que exis­te en­tre cru­zar un abis­mo por un puen­te y ha­cer­lo ca­mi­nan­do so­bre un ca­ble.

PE­LÍ­CU­LAS MU­TI­LA­DAS

La per­so­ni­fi­ca­ción de la cen­su­ra en Ar­gen­ti­na fue por mu­chos años un per­so­na­je de cal­va ro­tun­da, gesto adus­to y ga­fas de mar­co grue­so de pas­ta de quien Sar­li di­ría des­pués que era “un ti­po as­que­ro­so”. Ramiro de la Fuen­te di­ri­gió el En­te de Ca­li­fi­ca­ción Ci­ne­ma­to­grá­fi­ca des­de su crea­ción en 1969 y lo pu­so al ser­vi­cio de va­rias dic­ta­du­ras. Ese guar­dián de las bue­nas cos­tum­bres per­si­guió sin cuar­tel las pe­lí­cu­las de Bó: de las 28 que pro­ta­go­ni­zó Isa­bel Sar­li, so­lo dos pa­sa­ron sin ser re­cor­ta­das.al­gu­nas fue­ron mu­ti­la­das; otras so­lo se ex­hi­bie­ron años des­pués con la lle­ga­da de la de­mo­cra­cia en 1983.

En una en­tre­vis­ta que con­ce­dió en 1970, De la Fuen­te ex­pli­ca­ba los cri­te­rios con que juz­ga­ba si una cin­ta era o no in­mo­ral:“el ar­tícu­lo se­gun­do es­ta­ble­ce seis te­mas de prohibición. Por ejem­plo, la jus­ti­fi­ca­ción del adul­te­rio y to­do lo que aten­te con­tra el ma­tri­mo­nio y la fa­mi­lia, la pros­ti­tu­ción y per­ver­sio­nes se­xua­les, la apo­lo­gía del de­li­to, las que nie­guen el de­ber de de­fen­der a la Pa­tria y el de­re­cho de sus au­to­ri­da­des a exi­gir­lo, y las que com­pro­me­tan la se­gu­ri­dad na­cio­nal, afec­ten las re­la­cio­nes con paí­ses ami­gos, o le­sio­nen el in­te­rés de las ins­ti­tu­cio­nes fun­da­men­ta­les del Es­ta­do”.

No es que los des­nu­dos de Sar­li pu­sie­ran en ries­go la se­gu­ri­dad na­cio­nal, pe­ro se sa­be que a los dic­ta­do­res y a las igle­sias les preo­cu­pa la co­rrup­ción mo­ral de sus ciu­da­da­nos, a los que, por otro la­do, con­si­de­ran men­tal­men­te in­ca­pa­ci­ta­dos pa­ra la au­to­rre­gu­la­ción; tan­to así que en esa mis­ma en­tre­vis­ta De la Fuen­te afir­ma­ba que no con­ve­nía “de­jar li­bra­do al cri­te­rio de to­dos un es­pec­tácu­lo de ma­sas. Hay per­so­nas adul­tas que pue­den ma­ne­jar­se con cri­te­rio pro­pio, pe­ro son las me­nos”.

En el do­cu­men­tal Car­ne so­bre car­ne, de 2007, el di­rec­tor Die­go Cu­ru­be­to re­cu­pe­ró mu­chas de las es­ce­nas de las pe­lí­cu­las de Bó que por años que­da­ron per­di­das tras ser ampu­tadas. Se tra­ta­ba, en mu­chos ca­sos, de sim­ples des­nu­dos: La Co­ca des­pa­ta­rra­da en una ca­ma, in­ter­pre­tan­do a una in­dia ata­via­da so­lo con unas plu­mas en la ca­be­za, La Co­ca ba­ñán­do­se… Siem­pre na­da­ba des­nu­da: en un la­go, en una pis­ci­na, en un ria­chue­lo, en el mar. Ese há­bi­to le va­lió el di­ver­ti­do so­bre­nom­bre de La Hi­gié­ni­ca y el pro­pio Bó le di­jo al­gu­na vez que así co­mo de Pa­li­to Or­te­ga y de San­dro se es­pe­ra­ba que can­ta­ran, de ella el pú­bli­co es­pe­ra­ba so­lo una co­sa: que se ba­ña­ra.

Hu­bo más que des­nu­dos, tam­bién es­ce­nas soft­co­re mu­chas ve­ces jun­to al pro­pio Ar­man­do y, más in­quie­tan­te aún, con­víc­tor, el hi­jo de es­te. Es bien sa­bi­do que Isa­bel y Ar­man­do se con­vir­tie­ron en aman­tes ca­si des­de el mo­men­to en que se co­no­cie­ron, por allá a fi­na­les de los años cin­cuen­ta, y aun­que nun­ca aban­do­nó a su es­po­sa, la ma­dre de­víc­tor, Sar­li fue su ver­da­de­ro amor; por eso re­sul­ta ex­tra­ño ver esas pe­lí­cu­las en las que pa­dre e hi­jo se dispu­tan el co­ra­zón y el cuer­po de la di­va.

Pe­ro no eran so­lo pe­lí­cu­las eró­ti­cas de se­rie B, sino ex­plo­ra­cio­nes os­cu­ras de lo gro­tes­co to­tal­men­te aje­nas a la co­rrec­ción po­lí­ti­ca. Una es­pe­cie de mez­cla en­tre la sor­di­dez de Pa­so­li­ni, el ci­ne sex­ploi­ta­tion de Russ Me­yer y las pe­lí­cu­las pi­ca­res­cas la­ti­noa­me­ri­ca­nas de la épo­ca. Lle­ga­ron a in­cluir es­ce­nas de ase­si­na­tos san­gui­na­rios, vio­la­cio­nes y has­ta in­si­nua­cio­nes zoo­fí­li­cas. No se sa­be con qué ar­tes Bó con­ven­ció a la has­ta en­ton­ces inocen­te pe­ro tem­pe­ra­men­tal Sar­li de ha­cer unas es­ce­nas tan fuer­tes pa­ra la épo­ca, pe­ro ella se rin­dió a sus de­seos, tan su­mi­sa y fiel co­mo un la­za­ri­llo a su amo.

Isa­bel lo lla­mó amor, y por él no so­lo se des­nu­dó y se de­jó ma­no­sear a des­ta­jo, sino que arries­gó has­ta los lí­mi­tes de la dig­ni­dad y la sa­lud. En 1958, por ejem­plo, co­mo par­te de la cin­ta Sa­ba­le­ros, pro­ta­go­ni­zó una pe­lea con la ac­triz Al­ba Mu­ji­ca en las aguas ne­gras de Bue­nos Ai­res y ter­mi­nó in­cons­cien­te, con la ca­ra li­te­ral­men­te hun­di­da en­tre la mier­da y una he­pa­ti­tis que la ale­jó por va­rias se­ma­nas del ro­da­je.

EL TRIUN­FO DE LA CAR­NE

La vo­lup­tuo­si­dad de la ex Miss Ar­gen­ti­na con­vir­tió los fil­mes de Bó en una sen­sa­ción no so­lo en ese país, sino tam­bién en lu­ga­res tan di­sí­mi­les co­mo Es­ta­dos Uni­dos, Aus­tra­lia, Su­dá­fri­ca o Ja­pón (so­bre el éxi­to en es­te úl­ti­mo se di­jo que ra­di­ca­ba en que ca­da te­ta de Sar­li era más gran­de que la ca­be­za de un ja­po­nés pro­me­dio).

Bó en­ton­ces ha­cía dos ver­sio­nes de ca­da cin­ta, una pa­ra ser pro­yec­ta­da en su país con las es­ce­nas más fuer­tes sua­vi­za­das, y otra tal y co­mo él la que­ría pa­ra el ex­tran­je­ro, en ge­ne­ral más to­le­ran­te con el ero­tis­mo en pan­ta­lla. O al me­nos con cri­te­rios mo­ra­les di­fe­ren­tes, por­que es fa­mo­sa la anéc­do­ta de cuan­do prohi­bie­ron la en­tra­da en Es­ta­dos Uni­dos de la pe­lí­cu­la Fie­bre (1971), no por los des­nu­dos de La Co­ca, sino por el coi­to de dos ca­ba­llos y las ca­ras las­ci­vas que pro­vo­ca­ba en la pro­ta­go­nis­ta mien­tras lo pre­sen­cia­ba.

John Wa­ters, el ex­cén­tri­co ac­tor y di­rec­tor de Pink Fla­min­gos (1972), Pol­yes­ter (1981) y Hairs­pray (1988), es uno de los más ilus­tres fa­ná­ti­cos de la du­pla Bó-sar­li y cuen­ta que en los años se­ten­ta se con­vir­tió a ese cul­to des­pués de ver sus pe­lí­cu­las en un ci­ne­ma de Nue­va York don­de eran pro­yec­ta­das en es­pa­ñol. En una en­tre­vis­ta que con­ce­dió es­te año pa­ra el dia­rio Pá­gi­na 12, ex­pli­ca­ba des­de su óp­ti­ca la po­pu­la­ri­dad de esos fil­mes:“mu­cho más tar­de, las ex­ploi­ta­tion mo­vies fue­ron re­des­cu­bier­tas por los híps­ter, los ‘cul­tis­tas del ci­ne’, pe­ro esa mi­ra­da no re­ve­la real­men­te las ra­zo­nes por las cua­les esas pe­lí­cu­las ha­bían si­do po­pu­la­res en su tiem­po. Aho­ra las mi­ra­mos y nos ma­ra­vi­lla­mos de una ma­ne­ra iró­ni­ca: qué ma­la que es tal pe­lí­cu­la o cuán po­lí­ti­ca­men­te in­co­rrec­ta es esa otra. En aque­llos tiem­pos eran exi­to­sas gra­cias a la au­dien­cia de cla­se tra­ba­ja­do­ra.va­mos, se ha­cían la pa­ja en el ci­ne o gri­ta­ban del sus­to. No se es­ta­ban rien­do de lo que veían, eso nun­ca pa­sa­ba”.

A pe­sar de los diá­lo­gos dis­pa­ra­ta­dos, los chis­tes bur­dos, el ma­chis­mo ram­pan­te, las tran­si­cio­nes in­de­li­ca­das y los do­bla­jes des­fa­sa­dos, la ba­ja fac­tu­ra de su ci­ne no im­pi­dió que la pa­re­ja lle­ga­ra has­ta las puer­tas de Holly­wood, en don­de no en­tró por la sos­pe­cha de que la obli­ga­rían a se­pa­rar­se. Por­que es­tan­do jun­tos las co­sas fun­cio­na­ban tal co­mo de­bían y col­ma­ban la me­di­da de sus am­bi­cio­nes. Ar­man­do Bó mu­rió en 1981. Ese mis­mo año Isa­bel Sar­li les di­jo adiós a las cá­ma­ras pa­ra siem­pre. Años des­pués, se con­ver­ti­rían en le­yen­das años des­pués.

Isa­bel Sar­li en Car­ne, pe­lí­cu­la de 1968

Car­tel de El trueno en­tre las hojas (1958), la pri­me­ra pe­lí­cu­la del dúo Bó-sar­li

Ar­man­do Bó es­cri­bió, pro­du­jo, di­ri­gió y ac­tuó en la ma­yo­ría de sus pe­lí­cu­las. Aquí in­ter­pre­ta a Jor­ge en Una ma­ri­po­sa en la no­che (1977).

Ar­man­do Bó, el nie­to, ga­nó el Ós­car en 2015 por el guion de Bird­man.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.