El uni­ver­so wa­yúu, por Jor­ge Ma­rio Mú­ne­ra

Nin­gún ras­go de tu­ris­mo su­per­fluo, nin­gu­na pre­sun­ción de mul­ti­cul­tu­ra­lis­mo exó­ti­co, nin­gún pro­pó­si­to tiz­na­do de es­pec­tácu­lo co­mer­cial. Es­tas imá­ge­nes del fo­tó­gra­fo an­tio­que­ño cap­tu­ran de ma­ne­ra ho­nes­ta el sen­ti­do de lo mís­ti­co en la cul­tu­ra wa­yúu.

Arcadia - - EDITORIAL - Pa­blo Mon­to­ya* Me­de­llín

El pue­blo wa­yúu (su his­to­ria, su idio­sin­cra­sia, su cos­mo­go­nía) siem­pre ha es­ta­do ahí. Des­de mu­cho an­tes de que su te­rri­to­rio, se­co y lu­mi­no­so, en­tra­ra a for­mar par­te del sa­queo efec­tua­do por los es­pa­ño­les fo­rá­neos. Su­ce­di­da la con­quis­ta, pa­sa­da la co­lo­nia, con­so­li­da­da la re­pú­bli­ca, avan­zan­do la de­gra­da­ción de los días neo­li­be­ra­les, se les ha pre­ten­di­do se­gre­gar y ol­vi­dar. Pe­ro em­pe­za­ron a llamar la aten­ción en los úl­ti­mos años. Un po­co a pe­sar de ellos mis­mos, por­que su hie­ra­tis­mo y su re­ser­va pa­re­cie­ran im­pe­dir­les cual­quier vo­ce­río. A tra­vés de las ar­te­sa­nías y las tú­ni­cas de sus mu­je­res mis­te­rio­sas, a par­tir de la re­cep­ción de la obra de Gar­cía Már­quez en la que el ima­gi­na­rio wa­yúu es fun­da­men­tal, por al­gu­nos poe­mas de sus can­to­res, por las pe­lí­cu­las de Ci­ro Gue­rra. En­ton­ces sur­gie­ron las cu­rio­si­da­des. ¿Quié­nes son? ¿Dónde vi­ven? ¿Có­mo pien­san? ¿De qué ma­ne­ra aman? ¿Có­mo asu­men la muer­te? ¿Qué ha­cen pa­ra re­sis­tir el em­ba­te de nues­tra mo­der­ni­dad?

Pe­ro ellos es­tán en­tre no­so­tros ha­ce tiem­po. Y no han si­do pa­si­vos en su per­ma­nen­te lu­cha con un mo­de­lo so­cial que ha ac­tua­do siem­pre co­mo las pes­tes. Car­los Rin­cón, en sus Ava­ta­res de la me­mo­ria cul­tu­ral en Co­lom­bia (2015), em­pie­za sus re­fle­xio­nes ha­blan­do de los wa­yúu y de la for­mi­da­ble re­vuel­ta que rea­li­za­ron ha­cia 1769. A la sa­zón eran más de cien mil y los que es­ta­ban le­van­ta­dos en ar­mas su­pe­ra­ban los se­sen­ta mil. La Co­ro­na es­pa­ño­la, a tra­vés de sus fun­cio­na­rios, qui­so re­du­cir­los y tras­plan­tar­los a una isla del Ca­ri­be. Fra­ca­sa­ron, sin em­bar­go, en ese plan, co­mo tam­bién fra­ca­sa­ron en su de­seo de co­lo­ni­zar­los. Pe­ro la re­sis­ten­cia wa­yúu, que es el pi­lar de su mo­do de es­tar en el mun­do (bas­ta ver el cli­ma im­pla­ca­ble en el que vi­ven y có­mo se han adap­ta­do a su ru­de­za), es al­go que for­ma par­te de ese si­len­cia­mien­to con que la me­mo­ria co­lom­bia­na ha asu­mi­do la si­tua­ción no so­lo de los wa­yúu, sino de los in­dios que son tam­bién la ca­ra, sin du­da una de las más ad­mi­ra­bles, de nues­tro país.

Se me ocu­rre pen­sar que el li­bro La are­na y los sue­ños (2018), de Jor­ge Ma­rio Mú­ne­ra, es una de esas ma­ne­ras de en­fren­tar tal si­len­cia­mien­to. El li­bro es, en pri­mer lu­gar, un abra­zo me­mo­ra­ble en­tre ima­gen y poe­sía. Ha­cía mu­cho años no apa­re­cía en Co­lom­bia un li­bro tan con­mo­ve­dor, tan her­mo­sa­men­te equi­li­bra­do en que fo­to­gra­fía y tex­to es­ta­ble­cen sus puen­tes de mo­do tan só­li­do y al mis­mo tiem­po tan sutil. Mú­ne­ra es­tu­vo tra­ba­jan­do en es­te li­bro des­de los años ochen­ta del si­glo pa­sa­do. Re­co­rrió, du­ran­te va­rios via­jes, las tie­rras wa­yúu, que se en­cuen­tran en los lí­mi­tes are­no­sos de La Gua­ji­ra co­lom­bia­na y el Ma­ra­cai­bo ve­ne­zo­lano. Vi­si­tó a sus gen­tes y de­par­tió con ellas. Es­tu­vo en sus lu­ga­res sa­gra­dos y ob­ser­vó có­mo na­cen y mue­ren sus pe­ri­plos. De­sen­re­dó la com­ple­ja y a la vez diá­fa­na ma­de­ja de sus sue­ños. Y los acom­pa­ñó en su exi­lio si­tua­do en coordenadas ci­ta­di­nas.

Es­te re­co­rri­do, que va del ini­cio le­gen­da­rio de los wa­yúus has­ta los lí­mi­tes del des­arrai­go con­tem­po­rá­neo, es el eje esen­cial de La are­na y los sue­ños. Y el lec­tor-vi­den­te va asis­tien­do a la de­ve­la­ción ma­ra­vi­llo­sa de un uni­ver­so ca­lla­da­men­te des­ga­rra­do. Los pa­sos que da­mos, lle­va­dos de la mano de un fo­tó­gra­fo este­ta y de un es­cri­tor que es via­je­ro, an­tro­pó­lo­go y poe­ta, es­tán tra­za­dos con un cui­da­do mag­ní­fi­co. La

mi­ra­da de Mú­ne­ra, y es­to lo agra­de­ce­mos en la me­di­da en que va­mos pa­san­do las pá­gi­nas, es­tá nim­ba­da de un res­pe­to pe­cu­liar. Ese que es­tá cons­trui­do por la dis­tan­cia y la cer­ca­nía que el fo­tó­gra­fo es­ta­ble­ce con los es­pa­cios y las per­so­nas re­tra­ta­das.

Nin­gún ras­go de tu­ris­mo su­per­fluo, nin­gu­na pre­sun­ción de mul­ti­cul­tu­ra­lis­mo exó­ti­co, nin­gún pro­pó­si­to tiz­na­do de es­pec­tácu­lo co­mer­cial en es­tas imá­ge­nes que de­fi­nen el sen­ti­do de lo mís­ti­co pre­sen­te en nues­tras co­mu­ni­da­des na­ti­vas. To­do aque­llo que ha ma­lo­gra­do tan­tos re­por­ta­jes fo­to­grá­fi­cos ca­ros a tes­ti­mo­niar so­bre los pue­blos vi­li­pen­dia­dos por las am­bi­cio­nes del ca­pi­tal es­tá des­alo­ja­do de La are­na y los sue­ños. Y el va­lor de es­ta obra, su en­can­to su­pre­mo, re­si­de en la sa­bi­du­ría que Mú­ne­ra des­plie­ga de prin­ci­pio a fin. Por­que no so­lo es un fo­tó­gra­fo que ma­ne­ja con per­fec­ción los as­pec­tos téc­ni­cos de su cá­ma­ra, que co­no­ce las am­bi­va­len­cias de la luz y la som­bra, que sa­be dia­lo­gar de sus ob­je­ti­vos, sino que tie­ne co­mo piedra de to­que de su ofi­cio la sen­si­bi­li­dad del poe­ta. Es por es­te mo­ti­vo que las mu­je­res wa­yúu, per­fi­la­das co­mo apa­ri­cio­nes ra­dian­tes en ám­bi­tos se­cos, o sus hom­bres, que mi­ran con la cer­te­za de que hay un dios in­cóg­ni­to que les pal­pi­ta en sus cuer­pos, que­dan fi­ja­dos lar­ga­men­te en quien mi­ra.

Aun­que es­te iti­ne­ra­rio su­gie­re el pa­so de una quie­tud con­tem­pla­ti­va de ti­po pai­sa­jís­ti­co, con­cen­tra­da en la pri­me­ra par­te, ti­tu­la­da “GeoGRAFÍA MÍ­TI­CA”, AL VÉR­TI­GO UR­BANO QUE SE RE­FLE­JA AL FI­NAL, EN EL “VIA­JE A MARAKAAYA”, La are­na y los sue­ños po­see, a lo lar­go de sus ocho par­tes, un rit­mo so­se­ga­do. Una tran­qui­li­dad de masa lí­qui­da de­te­ni­da en las bahías so­li­ta­rias, de tie­rras de­sér­ti­cas que se re­co­rren len­ta­men­te pa­ra bus­car el se­cre­to de la muer­te, de so­ni­dos emi­ti­dos des­de las bo­cas y las ma­nos de in­tér­pre­tes mu­si­ca­les, de ca­sas rús­ti­cas que sa­ben pro­te­ger­se por cer­cas de cac­tus ho­no­ra­bles. Y TO­DOS LOS SE­RES FOTOGRAFIADOS POR MÚ­NE­RA SON co­mo con­den­sa­cio­nes del tiem­po y del es­pa­cio que re­ve­lan su es­cu­rri­di­zo ar­cano.

El ar­te de Jor­ge Ma­rio Mú­ne­ra vie­ne en lí­nea di­rec­ta de los gran­des fo­tó­gra­fos co­lom­bia­nos del si­glo xx. Esos sem­blan­tes del pue­blo wa­yúu, y las ma­ne­ras en que ellos ha­blan en­tre sí y con el en­torno que los aco­ge, re­mi­ten a las me­jo­res ins­tan­tá­neas de Ne­reo Ló­pez y Leo Ma­tiz. Por ello mis­mo, lo que se ha rea­li­za­do en La are­na y los sue­ños es con­ti­nuar, con ejem­plar al­tu­ra, una tra­di­ción FO­TO­GRÁ­FI­CA QUE FUN­DA SU IN­TE­RÉS EN DE­JAR EN LA me­mo­ria de nues­tros ojos el tes­ti­mo­nio de una be­lle­za hu­ma­na que, a pe­sar de ser ve­ja­da con fre­cuen­cia por las due­ños de las ex­plo­ta­cio­nes mi­ne­ras y los ejér­ci­tos ar­ma­dos, no ha per­di­do un so­lo ápi­ce de su dig­ni­dad.

La re­sis­ten­cia wa­yúu es el pi­lar de su mo­do de es­tar en el mun­do. Bas­ta ver el cli­ma im­pla­ca­ble en que vi­ven y có­mo se han adap­ta­do a su ru­de­za

4. * Es­cri­tor. Au­tor de La es­cue­la de mú­si­ca (2018) y Tríp­ti­co de la in­fa­mia (2014), que lo hi­zo me­re­ce­dor del Pre­mio Ró­mu­lo Gallegos

3.

5. La sar­ta. Ca­rri­zal, 1997. Ca­pí­tu­lo “Pes­ca­do­res” 6. Sue­ño del des­tino. Pun­ta Es­pa­da, 1995. Ca­pí­tu­lo “Los sue­ños” 6.

5.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.