Cu­rar la an­tio­que­ñi­dad: el ca­so del Mu­seo de An­tio­quia

Arcadia - - EDITORIAL - Án­gel Un­fried* Bo­go­tá

El Mu­seo de An­tio­quia y su co­lec­ción his­tó­ri­ca desafían las des­tre­zas de cual­quier cu­ra­dor con una vi­sión con­tem­po­rá­nea del ar­te, al es­ta­ble­cer nue­vos diá­lo­gos en­tre obras de dis­tin­tos tiem­pos y es­pa­cios. La cu­ra­do­ra je­fe bus­ca hoy el equi­li­brio en­tre cui­dar las co­lec­cio­nes y tra­ba­jar con las co­mu­ni­da­des.

Lo pri­me­ro que Ny­dia Gu­tié­rrez hi­zo cuan­do lle­gó a Me­de­llín en 2012 pa­ra asu­mir el car­go de cu­ra­do­ra je­fe del Mu­seo de An­tio­quia fue pe­dir seis me­ses de ba­ja in­ten­si­dad pa­ra fa­mi­lia­ri­zar­se con la co­lec­ción y en­ten­der lo que sig­ni­fi­ca­ba la pa­la­bra “An­tio­quia”. Su acen­to ve­ne­zo­lano es in­fle­xi­ble al re­mi­tir­se a lo que des­cu­brió tan pron­to arri­bó a la re­gión.

A pe­sar de que ten­go una re­la­ción tan lar­ga con Co­lom­bia, nun­ca ha­bía ve­ni­do a Me­de­llín. Lle­gué muy cer­ca de la ce­le­bra­ción del bi­cen­te­na­rio del de­par­ta­men­to y de­ci­di­mos ha­cer la pla­ta­for­ma An­tio­quias.tu­ve la suer­te de tra­ba­jar con el his­to­ria­dor Juan Ca­mi­lo Es­co­bar, cu­ya te­sis doc­to­ral en la Sor­bo­na se lla­ma “La cons­truc­ción de los ima­gi­na­rios de iden­ti­dad de la gen­te an­tio­que­ña en el si­glo XIX”. Creo que es de to­dos co­no­ci­do lo bien aca­ba­di­tos que es­tán los es­te­reo­ti­pos so­bre lo que es ser pai­sa; el pai­sa es­tá per­fec­ta­men­te de­fi­ni­do, pe­ro lo an­tio­que­ño es más com­ple­jo. Cuan­do em­pie­zas a mi­rar, caes en cuen­ta de que los pai­sas son un mí­ni­mo por­cen­ta­je de los an­tio­que­ños, un frag­men­to que no in­clu­ye ni afros, ni in­dí­ge­nas, so­la­men­te ca­tó­li­cos, blan­cos, re­li­gio­sos, hom­bres co­rrec­tos de fa­mi­lia.

Ese li­bre­to de lo pai­sa re­fle­ja fiel­men­te la des­crip­ción que To­más Ca­rras­qui­lla hi­zo con sor­na en su Au­to­bio­gra­fía de 1915: “Mis pa­dres eran en­tre po­bres y acau­da­la­dos, en­tre la­brie­gos y se­ño­ro­nes, y más blan­cos que el rey de las Es­pa­ñas, al de­cir de mis cua­tro abue­los.to­dos ellos eran gen­tes pa­triar­ca­les, muy te­me­ro­sas de Dios y muy bue­nos ve­ci­nos”. Cien años des­pués de ese retrato fa­mi­liar, Ny­dia Gu­tié­rrez lle­gó por pri­me­ra vez a un de­par­ta­men­to que abra­za­ba la be­rra­que­ra de los la­brie­gos con la mis­ma vehe­men­cia con la que pre­ten­día bo­rrar de sus na­rra­ti­vas y re­pre­sen­ta­cio­nes al 12 % de su po­bla­ción por no ser blan­ca.

En cuan­to a la co­lec­ción, a pe­sar de que el en­cuen­tro con las in­fal­ta­bles pie­zas de maes­tros de los si­glos xix y xx pa­re­cía re­pro­du­cir ese ima­gi­na­rio cons­trui­do al­re­de­dor de lo pai­sa y ce­rrar la po­si­bi­li­dad de apro­xi­mar­se a la An­tio­quia plu­ral que su­ge­ría el nom­bre de la pla­ta­for­ma, Gu­tié­rrez le­van­tó su pro­yec­to so­bre esa ba­se pa­ra es­ta­ble­cer un diá­lo­go en­tre mi­ra­das y tiem­pos a pri­me­ra vis­ta di­so­nan­tes.

En el mu­seo te­ne­mos la obra de ba­luar­tes de la an­tio­que­ñi­dad, co­mo Fran­cis­co An­to­nio Cano, Pe­dro Nel Gó­mez, Ela­dio Vé­lez, Mar­co To­bón e in­clu­so Bo­te­ro, que es uno de los gran­des pin­to­res del si­glo XX. Pe­ro tam­bién hay pie­zas de ar­tis­tas ac­tual­men­te ac­ti­vos, co­mo Li­bia Po­sa­da, Fredy Al­za­te, Pa­blo Mo­ra y Ed­win Mon­sal­ve. Una co­lec­ción así da cuen­ta de una par­te esen­cial de la his­to­ria, pe­ro a par­tir de ello es ne­ce­sa­ria una re­vi­sión del mo­do co­mo se ha cons­trui­do la noción de te­rri­to­rio, las for­mas en que cier­tas mi­no­rías han si­do in­vi­si­bi­li­za­das, y es­ta­ble­cer co­ne­xio­nes co­mo, por ejem­plo, Áfri­ca en An­tio­quia.

Co­no­cí a Ny­dia Gu­tié­rrez en el mó­du­lo de cu­ra­du­ría que dic­ta en la maes­tría en Mu­seo­lo­gía y Ges­tión del Pa­tri­mo­nio de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal. Con su áci­do hu­mor, an­tes de pa­sar a la ex­pe­rien­cia con­jun­ta de ma­que­tar una ex­po­si­ción a es­ca­la, re­co­rrió la tra­yec­to­ria que la ha lle­va­do por im­por­tan­tes en­ti­da­des cul­tu­ra­les del con­ti­nen­te, co­mo el Mu­seo de Be­llas Ar­tes de Ca­ra­cas, la Fun­da­ción Nue­vo Mu­seo Na­cio­nal del Pe­rú y el Cen­tro Ve­ne­zo­lano de Cul­tu­ra en Bo­go­tá, y de­jó cla­ra su vi­sión del rol cu­ra­to­rial a par­tir de la evo­lu­ción his­tó­ri­ca del mu­seo.

Co­mo la ma­yo­ría de las ins­ti­tu­cio­nes cul­tu­ra­les, el mu­seo es un hi­jo de la Ilustración.al igual que la bi­blio­te­ca y los jar­di­nes bo­tá­ni­cos, el mu­seo sur­gió en el si­glo XVIII por ese es­pí­ri­tu ilus­tra­do que hi­zo ne­ce­sa­rio abrir a la lla­ma­da “vi­sión de pue­blo” esas co­lec­cio­nes que an­tes ha­bían si­do pro­pie­dad pri­va­da. En el si­glo XIX, a pe­sar de es­tar abier­tas, es­tas co­lec­cio­nes no lo­gra­ban atraer a ese pue­blo; ade­más, es­ta­ban en pleno au­ge las trans­for­ma­cio­nes de las co­lo­nias en Amé­ri­ca, pro­ce­sos tan singulares que mu­chas ve­ces lle­va­ron al co­lo­ni­za­do a es­tar me­jor adap­ta­do que el co­lo­ni­za­dor, lo que en es­te ca­so se tra­du­jo en mu­seos he­chos a la eu­ro­pea. En el si­glo XX, el sis­te­ma nor­te­ame­ri­cano es­ta­ble­ció que el apo­yo del go­bierno lle­ga­ra en la me­di­da en que los ín­di­ces fi­nan­cie­ros cre­cie­ran. El mu­seo con­ser­va­dor del si­glo XVIII ha­bía da­do pa­so al mu­seo edu­ca­dor del XIX y la pri­me­ra mi­tad del XX, pe­ro des­pués de los años se­sen­ta pa­só de ser edu­ca­dor a ser co­mu­ni­ca­dor, un mu­seo que ne­ce­si­ta­ba co­nec­tar­se con las gran­des au­dien­cias. Hoy en­ten­de­mos por con­tem­po­ra­nei­dad las re­la­cio­nes del

mu­seo con sus au­dien­cias, ese equi­li­brio de­fi­ni­ti­vo en­tre cui­dar las co­lec­cio­nes y tra­ba­jar con las co­mu­ni­da­des. Esa ho­ri­zon­ta­li­dad es la mar­ca del mu­seo con­tem­po­rá­neo. Con la obli­ga­ción de co­mu­ni­car y, tras si­glos sin ha­ber­lo lo­gra­do, sur­ge en el seno de la ins­ti­tu­ción la pro­fe­sión del cu­ra­dor.

Mien­tras Ny­dia hur­ga con pre­ci­sión en los res­qui­cios de una his­to­ria que pa­re­ce en­trar a un nue­vo pe­rio­do de re­es­cri­tu­ra, le pi­do que re­ci­te esa frase me­mo­ri­za­da que ha re­pe­ti­do en ca­da se­sión de la maes­tría pa­ra de­li­mi­tar el lu­gar del Mu­seo de An­tio­quia en me­dio de esas ten­sio­nes.

So­mos un mu­seo con­tem­po­rá­neo de ar­te que guar­da la co­lec­ción his­tó­ri­ca más im­por­tan­te de la re­gión. La con­tem­po­ra­nei­dad es de la ins­ti­tu­ción y no de su co­lec­ción. En­ten­dien­do con­tem­po­ra­nei­dad co­mo un ba­lan­ce en­tre el cui­da­do por la co­lec­ción y la aten­ción al en­torno, a sus co­mu­ni­da­des.

Me pi­de que la anote –aun­que es­toy gra­ban­do– y me la re­pi­te dos ve­ces, le­tra por le­tra. No se ha sa­ca­do de la man­ga es­ta frase de ba­ta­lla. No so­lo coin­ci­de con otras in­ci­si­vas sen­ten­cias su­yas, sino que re­mi­te a cu­ra­do­res que han re­co­rri­do ca­mi­nos si­mi­la­res en otros mu­seos. Le re­cuer­do que en su ter­ce­ra cla­se di­jo que “ser con­tem­po­rá­neo era aún más re­ta­dor en una ins­ti­tu­ción que guar­da una co­lec­ción his­tó­ri­ca va­lio­sa”.

Esa es una ci­ta de Ma­nuel Bor­ja-vi­llel, cu­ra­dor del Rei­na So­fía, que me pa­re­ce di­cha pa­ra no­so­tros, por­que te­ne­mos que evi­tar caer en la es­cle­ro­sa­da idea del mu­seo de la Ilustración que se que­da en el pa­sa­do y que tie­ne su obli­ga­ción ex­clu­si­va con él. No hay ma­ne­ra de con­si­de­rar una con­di­ción tem­po­ral que no sea cam­bian­te. Si quie­res ser un mu­seo his­tó­ri­co, tie­nes que cui­dar el pre­sen­te pa­ra que, en el fu­tu­ro, pue­das ha­blar del hoy co­mo el pa­sa­do.

El mu­seo ha con­cre­ta­do ese diá­lo­go en­tre el pa­sa­do y el pre­sen­te a tra­vés de una se­rie de pro­yec­tos que no so­lo su­per­po­nen los tiem­pos, sino tam­bién los es­pa­cios. La ubi­ca­ción del mu­seo en el an­ti­guo Pa­la­cio Mu­ni­ci­pal de Me­de­llín, en pleno cen­tro de la ciu­dad, re­cla­ma una re­la­ción abier­ta con el con­tex­to ur­bano. Pa­ra Ny­dia, arquitecta de for­ma­ción, el tra­ba­jo cu­ra­to­rial es­tá mar­ca­do por una pro­fun­da com­pren­sión del es­pa­cio, tan­to el de las sa­las co­mo el del en­torno.

He­mos en­fo­ca­do el tra­ba­jo del mu­seo tan­to ha­cia el in­te­rior co­mo ha­cia afue­ra. Por ini­cia­ti­va de la di­rec­to­ra, Ma­ría del Ro­sa­rio Es­co­bar, jun­to con Ca­ro­li­na Cha­cón, co­mo cu­ra­do­ra ad­jun­ta, y los cu­ra­do­res asis­ten­tes, Juan Ca­mi­lo Cas­ta­ño y Ju­lián Za­pa­ta, crea­mos el pro­yec­to Mu­seo 360, que com­pren­de ac­ti­vi­da­des co­mo Re­si­den­cias Cun­di­na­mar­ca, La Con­sen­ti­da y Vi­va la Pla­za, las cua­les nos han lle­va­do a tra­ba­jar di­rec­ta­men­te con fo­tó­gra­fos del sec­tor, con tra­ba­ja­do­ras se­xua­les, con uni­ver­si­da­des. Sa­lir de las paredes del edi­fi­cio no so­lo nos ha lle­va­do a re­co­no­cer la ac­ti­vi­dad ur­ba­na del cen­tro de la ciu­dad, sino tam­bién a co­nec­tar­nos con la pe­ri­fe­ria, es­pa­cios don­de los jó­ve­nes se va­len del gra­fi­ti, del rap y de otras for­mas de ex­pre­sión co­mo me­ca­nis­mo de re­sis­ten­cia. La ma­yo­ría de des­pla­za­dos que con­for­man el cin­tu­rón pe­ri­fé­ri­co de la ciu­dad son cam­pe­si­nos y eso tam­bién es­tá muy pre­sen­te en la con­fi­gu­ra­ción de es­te en­torno. En es­tos pro­yec­tos, el ob­je­to ar­tís­ti­co ha ce­di­do el es­pa­cio a las re­la­cio­nes de or­den sim­bó­li­co que con­fi­gu­ran ciu­da­da­nía y cons­tru­yen el te­ji­do so­cial. Ese es el cen­tro de nues­tra cu­ra­du­ría.

Tam­bién den­tro de las sa­las el es­fuer­zo por co­nec­tar con ese pú­bli­co que cir­cu­la a dia­rio al­re­de­dor del edi­fi­cio, pe­ro que ra­ra vez atra­vie­sa la puer­ta del mu­seo, ha su­pues­to el do­ble desafío de man­te­ner vi­gen­tes las pie­zas his­tó­ri­cas al tiem­po que se bus­can nue­vas pro­pues­tas pa­ra am­pliar la co­lec­ción.

Lo que es­ta­mos ha­cien­do es en­ta­blar diá­lo­gos. Por ejem­plo, co­mo re­fle­xión de las cau­sas del con­flic­to, la ex­po­si­ción Me­de­llín, una his­to­ria co­lom­bia­na ge­ne­ró un hi­lo fan­tás­ti­co en­tre gra­ba­dos de Car­los Co­rrea y pie­zas pos­te­rio­res del Ta­ller 4 Ro­jo. Con trein­ta años de di­fe­ren­cia, Co­rrea ya veía con lu­ci­dez y abor­da­ba con una cla­ra po­si­ción po­lí­ti­ca los pro­ble­mas del país. Es­tos gra­ba­dos se pue­den leer des­de hoy, por­que, la­men­ta­ble­men­te, mu­chos pro­ble­mas si­guen sien­do los mis­mos. Hay mu­chas ma­ne­ras de ac­tua­li­zar esas lec­tu­ras, so­bre to­do si las po­nes en diá­lo­go con obras pro­du­ci­das por ar­tis­tas de hoy: hay afi­ni­da­des de pen­sa­mien­to y de es­truc­tu­ras poé­ti­cas que per­mi­ten ubi­car­los co­mo pa­res aun­que ha­ya cin­cuen­ta o se­sen­ta años de dis­tan­cia.

Los años que se­pa­ran a esas ge­ne­ra­cio­nes tam­bién mar­can dos mo­men­tos muy dis­tin­tos pa­ra la ac­ti­vi­dad ar­tís­ti­ca en Me­de­llín. Pa­ra cual­quier mi­ra­da al pa­no­ra­ma de la ciu­dad ha­ce cua­tro o cin­co dé­ca­das re­sul­ta inevi­ta­ble ha­cer alu­sión a las Bie­na­les de Ar­te de Col­te­jer, rea­li­za­das en 1968, 1970 y 1972, y a la fi­gu­ra cen­tral del ca­ris­má­ti­co cu­ra­dor Al­ber­to Sie­rra des­de los años se­ten­ta. En la ac­tua­li­dad, los nue­vos cir­cui­tos, for­mas de cir­cu­la­ción y di­fu­sión, es­pa­cios in­de­pen­dien­tes y pro­pues­tas es­té­ti­cas al­ter­na­ti­vas im­po­nen un rit­mo y un len­gua­je tan dis­tin­tos que por mo­men­tos ame­na­zan con des­nu­dar esa “es­cle­ro­sa­da” si­tua­ción del mu­seo co­mo ins­ti­tu­ción a la que se re­fie­re Bor­ja-vi­llel. An­te ese ries­go, es­fuer­zos co­mo los del mamm o el mis­mo Mu­seo de An­tio­quia por in­no­var pa­re­cen ser el ca­mino.

Di­ría que es un buen mo­men­to, tal vez no un pun­to tan al­to co­mo aque­lla épo­ca. En nues­tras sa­las per­ma­nen­tes qui­si­mos mos­trar el pa­no­ra­ma de lo que ha­bía en las bie­na­les, que de­fi­ni­ti­va­men­te fue­ron un re­vol­cón ma­ra­vi­llo­so pa­ra ac­tua­li­zar a los ar­tis­tas an­tio­que­ños y na­cio­na­les con lo que pa­sa­ba en el res­to de Amé­ri­ca La­ti­na. Hoy, Me­de­llín ha tra­ta­do de ha­cer al­go pa­re­ci­do con es­fuer­zos es­pe­cia­les pa­ra la ac­tua­li­za­ción y co­ne­xión con el mun­do del ar­te a tra­vés de pro­yec­tos co­mo los MDE del Mu­seo de An­tio­quia. Qui­zá ha­ce fal­ta un po­co más de ries­go, pe­ro hay un cam­po cre­cien­te. Es muy im­por­tan­te que ha­ya un mu­seo de ar­te mo­derno; uno con­tem­po­rá­neo de ar­te, que in­clu­ye ar­te his­tó­ri­co; uno de cien­cias, co­mo Ex­plo­ra.tam­bién es­tá em­pe­zan­do un mo­vi­mien­to de galerías que van más allá de ser sim­ples ven­de­do­ras de ar­te. Si ha­bla­mos de es­pa­cios gran­des, Me­de­llín es­tá muy bien en ese sen­ti­do. Es en la co­ne­xión con otras ins­ti­tu­cio­nes, en el ries­go y en la aper­tu­ra a nue­vas pro­pues­tas des­de los es­pa­cios es­ta­ble­ci­dos, don­de aún que­da mu­cho por ha­cer y si­gue pe­san­do la tra­di­ción con­ser­va­do­ra de la ciu­dad. Fal­ta más ra­di­ca­li­dad en Me­de­llín.

En una en­tre­vis­ta, el an­tes men­cio­na­do Bor­ja-vi­llel, uno de los cu­ra­do­res con ma­yor in­fluen­cia so­bre el tra­ba­jo de Ny­dia Gu­tié­rrez, se re­fi­rió al mu­seo co­mo un ser­vi­cio pú­bli­co, co­mo un hos­pi­tal del que la gen­te de­be sa­lir me­jor de lo que en­tra. La in­cer­ti­dum­bre res­pec­to a la for­ma que irá to­man­do la lla­ma­da “eco­no­mía na­ran­ja” en las ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas abre du­das so­bre el fu­tu­ro in­me­dia­to de esa vo­ca­ción de ser­vi­cio que su­po­ne pro­pues­tas arries­ga­das y no ne­ce­sa­ria­men­te com­pe­ti­ti­vas en tér­mi­nos de mer­ca­do.

Esa es una pre­gun­ta fun­da­men­tal que ten­dría­mos que es­tar ha­cién­do­nos to­dos los ju­ga­do­res en es­te go­bierno. Creo que lo pri­me­ro es de­te­ner­se un po­qui­to en la noción de cam­po. La cu­ra­du­ría no se ejer­ce en el va­cío, es un sis­te­ma en el cam­po del ar­te, y los agen­tes que lo di­na­mi­za­mos so­mos mu­chos: los ar­tis­tas en pri­mer lu­gar, los cu­ra­do­res, los mu­seos, las ins­ti­tu­cio­nes cul­tu­ra­les, el mer­ca­do del ar­te, las galerías, las fe­rias, la crí­ti­ca y las es­cue­las. El mer­ca­do cum­ple una la­bor fun­da­men­tal, la de ga­ran­ti­zar la sub­sis­ten­cia de los ar­tis­tas, por­que nor­mal­men­te en nues­tros mo­de­los de país no hay una res­pon­sa­bi­li­dad por par­te del Es­ta­do. Pe­ro co­mo es­ta­mos ha­blan­do del cam­po del ar­te, uno no pue­de ol­vi­dar cuál es el cen­tro y la ra­zón de ser del sis­te­ma: lo sim­bó­li­co; pro­du­cir mi­ra­das y vi­sio­nes iné­di­tas de la reali­dad. Re­pi­to: el prin­ci­pal ca­pi­tal del sis­te­ma del ar­te es de or­den sim­bó­li­co, y si la eco­no­mía na­ran­ja se cen­tra en la ra­zón uti­li­ta­ria, en el ca­pi­tal con­tan­te y so­nan­te, es­ta­ría des­vian­do el cen­tro del cam­po y el ar­tis­ta de­ja­ría de ser ar­tis­ta.

Con­tan­te y so­nan­te. La voz de To­más Ca­rras­qui­lla en su no­ve­la Gran­de­za (1910) pa­re­ce atra­ve­sar in­tac­ta más de ochen­ta años pa­ra ad­ver­tir ese ries­go an­te la ame­na­za de lo in­cu­ra­ble: “Me­de­llín, la mer­ca­de­ra, la jui­cio­sa, la le­ví­ti­ca. ¡Siem­pre los felices is­rae­li­tas, me­dian­te es­te Moi­sés del dólar, pa­san­do los ma­res ro­jos a pie en­ju­to! (…) Es­ta ciu­dad, tan mo­nó­to­na y re­traí­da en tiem­pos or­di­na­rios en que so­lo la mue­ven la co­rrien­te de la de­vo­ción o la del agio”.

“Si quie­res ser un mu­seo his­tó­ri­co, tie­nes que cui­dar el pre­sen­te pa­ra que, en el fu­tu­ro, pue­das ha­blar del hoy co­mo el pa­sa­do”

*Edi­tor ge­ne­ral del Es­tu­dio de con­te­ni­dos de Gru­po Se­ma­na. Ex­di­rec­tor de El Mal­pen­san­te

Car­ga­mon­tón, per­for­man­ce del co­lec­ti­vo ar­tís­ti­co El Cuer­po Ha­bla, que tu­vo lu­gar en el Mu­seo de An­tio­quia en mar­zo de 2018.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.