TIE­RRA BUE­NA Es­te­ban Du­perly*

Arcadia - - OPINIÓN -

Se­gún una no­ti­cia de El Es­pec­ta­dor pu­bli­ca­da el pa­sa­do 11 de sep­tiem­bre, una ac­ción ciu­da­da­na apo­ya­da por la Red de Co­lec­ti­vos Am­bien­ta­les de Bo­ya­cá con­si­guió que el Es­ta­do ter­mi­na­ra un con­tra­to con una fir­ma po­la­ca que iba a ade­lan­tar “ac­ti­vi­da­des ex­plo­ra­to­rias” pa­ra “ex­trac­ción no con­ven­cio­nal de hidrocarburos” en ese de­par­ta­men­to. ¿Qué sig­ni­fi­ca ese eu­fe­mis­mo téc­ni­co? Na­die lo sa­be bien. Con el frac­king pa­sa eso: no hay con­sen­so. Se dis­cu­te con­fu­sa­men­te si es útil o no, si es lim­pio o no, si de­ja ci­ca­tri­ces o no.

Lo que re­sul­ta des­con­cer­tan­te es que esa dis­cu­sión ocu­rra pre­ci­sa­men­te en Bo­ya­cá, que es una tie­rra fér­til. Es ob­tu­so que en un mun­do que pi­de ca­da vez más es­pa­cio agrí­co­la, la vo­ca­ción del sue­lo se dis­cu­ta en un lu­gar don­de la gen­te ha vi­vi­do du­ran­te si­glos de la­brar la tie­rra y don­de es po­si­ble ha­cer una fo­to co­mo la de arri­ba, en la que las hor­ta­li­zas re­bo­zan el pai­sa­je, co­mo en los cuer­nos de la abun­dan­cia del es­cu­do na­cio­nal.

Di­jo Juan de Castellanos ha­ce mu­cho tiem­po, en los ver­sos de Ele­gías de va­ro­nes ilus­tres de In­dias, que lo que hoy es la pro­vin­cia bo­ya­cen­se era “tie­rra bue­na”: “Tie­rra con abun­dan­cia de co­mi­da, tie­rra pa­ra ha­cer per­pe­tua ca­sa”. Lo es. O co­mo di­jo Ós­car Gó­mez en “El cam­pe­sino em­be­ju­cao” –un bam­bu­co con ai­re a ca­rran­ga en la voz de un labrador bo­ya­co–: “Qué jo­da arre­cha re­sul­ta que­rer vi­vir uno en paz”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.