Se­ño­res Arcadia:

Arcadia - - OPINIÓN -

Co­mo sus­crip­tor y lec­tor de la re­vis­ta des­de ha­ce unos años, ob­ser­vo con preo­cu­pa­ción el si­len­cio que han te­ni­do fren­te a la si­tua­ción so­cial, po­lí­ti­ca y eco­nó­mi­ca de Ve­ne­zue­la y Ni­ca­ra­gua. So­lo hay un ar­tícu­lo bas­tan­te in­sul­so de An­to­nio Ca­ba­lle­ro, pu­bli­ca­do en el pe­núl­ti­mo nú­me­ro, so­bre es­te úl­ti­mo país. Quie­ro pen­sar que no se tra­ta de una po­si­ción ideo­ló­gi­ca, por­que se­ría la­men­ta­ble con­ti­nuar con el ma­ni­queís­mo iz­quier­da-de­re­cha en es­ta épo­ca, en que se de­ben de­nun­ciar sin tre­gua to­das las cla­ses de opre­sión so­bre el ser hu­mano. HÉCTOR ZA­PA­TA HUR­TA­DO Sa­lu­do cor­dial. Soy asi­duo lec­tor de la re­vis­ta. Me gus­ta­ría su­ge­rir que es­te año, co­mo ho­me­na­je al na­daís­mo, le de­di­ca­ran una edi­ción al te­ma. Mu­chas gra­cias. AN­DRÉS SA­LA­ZAR V. Con ca­da nue­va edi­ción au­men­ta mi des­gano por leer ARCADIA. Sus de­ci­sio­nes edi­to­ria­les se ale­jan de mis ex­pec­ta­ti­vas. En pri­mer lu­gar, las edi­cio­nes mo­no­te­má­ti­cas son abu­rri­das, cual­quie­ra sea el te­ma. Creo que bas­ta­ría con unas cuan­tas hojas de­di­ca­das al mis­mo. Si el te­ma que us­te­des es­co­gen, por cual­quier ra­zón, no es atrac­ti­vo pa­ra uno, se op­ta por no leer­la. En vez de ser una re­vis­ta de periodismo cul­tu­ral, se con­vier­te en una es­pe­cia­li­za­da. Lo se­gun­do: es­toy ago­ta­do de las co­lum­nas-en­sa­yos de Ca­ro­li­na Sa­nín. Son ex­ce­si­va­men­te ex­ten­sas, den­sas, eru­di­tas has­ta el bos­te­zo, inin­te­li­gi­bles la ma­yo­ría. La co­lum­na de San­dra Bor­da pa­re­ce pro­pia de la re­vis­ta Se­ma­na y no de ARCADIA: sus aná­li­sis po­lí­ti­cos, in­tere­san­tes e in­te­li­gen­tes, es­tán en el lu­gar equi­vo­ca­do. Ma­rio Ju­risch es ba­nal en sus te­mas y en las po­lé­mi­cas que in­ten­ta desatar: la dispu­ta con el es­cri­tor Giu­sep­pe Capu­to fue el col­mo del ri­dícu­lo y la re­vis­ta ne­cia­men­te le asig­nó pá­gi­nas en­te­ras. Ca­ba­lle­ro, co­mo él mis­mo lo ha di­cho mu­chas ve­ces, es ex­tre­ma­da­men­te pre­vi­si­ble. Se su­po­ne que los co­lum­nis­tas alien­tan y ele­van el de­ba­te pú­bli­co. No es el ca­so de Sa­nín, Ju­risch y Ca­ba­lle­ro. De­bie­ran so­li­ci­tar­les que me­jo­ren la ca­li­dad de sus re­fle­xio­nes es­cri­tas. Por es­tas sim­ples ra­zo­nes, ¡con fre­cuen­cia sus edi­cio­nes son abu­rri­das! Me­di­ten acer­ca de es­ta orien­ta­ción edi­to­rial, so­bre to­do aho­ra que han co­men­za­do a co­brar por su ver­sión di­gi­tal. MA­NUEL JO­SÉ BO­LÍ­VAR Soy un asi­duo lec­tor de es­ta re­co­no­ci­da re­vis­ta cul­tu­ral y en el nú­me­ro 155 en­con­tré un muy in­tere­san­te ar­tícu­lo de Eduar­do San­tos, “El gol­pe de una ge­ne­ra­ción”, so­bre Me­de­llín co­mo ca­pi­tal del reg­gae­tón. Res­pe­to opi­nio­nes dis­tin­tas, pe­ro el reg­gae­tón no es más que una co­pia cal­ca­da del rap de Har­lem, Nue­va York, de fi­na­les de los años se­sen­ta; es una co­pia de la ex­pre­sio­nes po­pu­la­res o ca­lle­je­ras de las pan­di­llas y los de­lin­cuen­tes de esa ciu­dad. Sus letras, co­mo hoy –con al­gu­nos cam­bios de ma­qui­lla­je–, son una apo­lo­gía a la vio­len­cia, al consumo de dro­gas y, por lo ge­ne­ral, tra­tan a las mu­je­res co­mo me­ras pros­ti­tu­tas. Co­mo es­te es­ti­lo mu­si­cal, co­pia de co­pias, se ha con­ver­ti­do en un gran ne­go­cio de ven­tas de­bi­do a esa cul­tu­ra de una so­cie­dad sim­pa­ti­zan­te con las ma­fias, es pro­mo­vi­do por gran­des me­dios en te­le­vi­sión, ra­dio e in­ter­net.y lue­go nos que­ja­mos del au­men­to del consumo de dro­gas, de la de­lin­cuen­cia y pros­ti­tu­ción de ni­ños y ni­ñas en el país. RICARDO ALE­GRÍA ZAM­BRANO

FE DE ERRATAS

La es­cri­to­ra Mar­ta Sanz es­cri­bió es­ta ora­ción en el nú­me­ro pa­sa­do de ARCADIA:“LOS pul­ga­res de las ma­nos de los ado­les­cen­tes y los ca­da día más tí­mi­dos pul­ga­res de los pies”. Nos pi­dió que acla­rá­ra­mos que los pies no tie­nen pul­ga­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.