ALE­JAN­DRO FA­LLA

EL RE­TI­RO DE UNA LE­YEN­DA

Bocas - - SUMARIO - POR AL­FON­SO BUI­TRA­GO FO­TOS JUAN FER­NAN­DO OS­PI­NA

EL CA­LE­ÑO ALE­JAN­DRO FA­LLA, UNO DE LOS MÁS GRAN­DES TE­NIS­TAS EN LA HIS­TO­RIA

DEL DE­POR­TE BLAN­CO EN EL PAÍS, COL­GÓ SU RA­QUE­TA A PRIN­CI­PIOS DE ES­TE AÑO. EL 16 DE JU­LIO DE 2012 AL­CAN­ZÓ SU RAN­KING MÁS AL­TO A NI­VEL IN­DI­VI­DUAL CUAN­DO SE CON­VIR­TIÓ EN EL NÚ­ME­RO 48 DE LA ATP. A LO LAR­GO DE SU CA­RRE­RA DE 18 AÑOS, VEN­CIÓ A GRAN­DES JU­GA­DO­RES CO­MO LLEYTON HEWITT, NIKOLÁI DAVY­DEN­KO, JUAN MAR­TÍN DEL PO­TRO, TOMMY HAAS, JOHN ISNER Y GAEL MONFILS, EN­TRE OTROS. IN­CLU­SO, UNA VEZ TU­VO CON­TRA LAS CUER­DAS A RO­GER FE­DE­RER. ES­TA ES LA HIS­TO­RIA DEL “PA­PÁ” DE LA MÁS EXI­TO­SA GE­NE­RA­CIÓN DE TE­NIS­TAS EN CO­LOM­BIA.

Si la ma­la suer­te se hu­bie­ra da­do cuen­ta, la ge­ne­ra­ción más exi­to­sa de la his­to­ria del te­nis co­lom­biano pu­do ha­ber des­apa­re­ci­do en un trá­gi­co ac­ci­den­te.

La ma­yo­ría de los in­te­gran­tes del equi­po Col­sa­ni­tas, en­tre ellos Ale­jan­dro Fa­lla, San­tia­go Gi­ral­do, Ro­bert Fa­rah y Se­bas­tián Ca­bal, vi­vían en una ca­sa en San Jo­sé de Ba­va­ria, al nor­te de la ca­pi­tal, y des­de allí iban a entrenar al Bo­go­tá Te­nis Club. En una oca­sión sa­lie­ron en el ca­rro de Fa­lla –que iba al ti­món– Gi­ral­do, Car­los Sa­la­man­ca, Fa­rah y Ca­bal.

Fa­lla, que era el ma­yor del gru­po –te­nía 23 años–, se pu­so a apos­tar ca­rre­ras con otro jo­ven­ci­to que los re­tó, y en un cru­ce, po­co an­tes de lle­gar al club, a 120 ki­ló­me­tros por ho­ra, se subió a un des­ni­vel y el au­to dio un lar­go salto. Al caer, sa­lió en trom­po, atra­ve­só los cua­tro ca­rri­les de la au­to­pis­ta Nor­te y se es­tre­lló con­tra un ba­rran­co. Aquel Maz­da Alle­gro que­dó en pér­di­da to­tal. Sin em­bar­go, los dio­ses del olim­po te­nís­ti­co dejaron a to­das las fi­gu­ras y pro­me­sas del te­nis na­cio­nal sin un so­lo ras­gu­ño.

Si al­go apren­dió Ale­jan­dro Fa­lla, en sus die­cio­cho años co­mo tenista pro­fe­sio­nal, fue a su­pe­rar ad­ver­si­da­des y apren­der de la de­rro­ta. Cuan­do ha­bla en re­tros­pec­ti­va de su ca­rre­ra, sen­ta­do en la am­plia sa­la de su apar­ta­men­to en Me­de­llín –en su­da­de­ra, con ca­mi­se­ta y una vis­ta pri­vi­le­gia­da de la ciu­dad que se ve al fon­do del va­lle–, la pa­la­bra “in­creí­ble” pe­lo­tea de aquí pa­ra allá en sus res­pues­tas.

Apa­re­ce cuan­do in­ten­ta des­cri­bir sus mo­men­tos cru­cia­les, co­mo aque­lla se­mi­fi­nal de un tor­neo ATP en Lyon que per­dió con­tra Tson­ga: “Me me­tió una bo­la in­creí­ble, to­da­vía me acuer­do”, di­ce; o cuan­do es­tu­vo a pun­to de ga­nar­le a Fe­de­rer en la can­cha central de Wim­ble­don: “Fue una ex­pe­rien­cia in­creí­ble, a pe­sar de ha­ber per­di­do”.

Lo re­pi­te y sue­na a un elo­gio per­so­nal de la di­fi­cul­tad.

Co­mo ex­pli­có elo­cuen­te­men­te Da­vid Fos­ter Wa­lla­ce en El te­nis co­mo una ex­pe­rien­cia re­li­gio­sa, la te­le­vi­sión nos en­ga­ña: la can­cha se ve más cor­ta y no “sen­ti­mos” la ve­lo­ci­dad de la bo­la. Los sa­ques de los te­nis­tas de éli­te al­can­zan en­tre 200 y 220 ki­ló­me­tros por ho­ra: “Si pue­den acer­car­se us­te­des lo bas­tan­te a una pis­ta pro­fe­sio­nal –di­ce Wa­lla­ce– oi­rán un so­ni­do que emi­te la pe­lo­ta en su vue­lo, una es­pe­cie de su­su­rro lí­qui­do, cau­sa­do por la com­bi­na­ción de ve­lo­ci­dad y efec­to”.

Fa­lla lo di­ce de ma­ne­ra sim­ple: “Cuan­do uno en­fren­ta a ju­ga­do­res co­mo Fe­de­rer, Isner o Kar­lo­vic, gran­des sa­ca­do­res, es co­mo re­ci­bir un pe­nal­ti en fút­bol: la bo­la va tan rá­pi­do que a ve­ces hay que ju­gár­se­la y leer al ri­val se­gún el la­do en que sa­ca. En eso fui bueno”.

Es­te ca­le­ño de 35 años mi­de 1,81 me­tros de es­ta­tu­ra –cuan­do em­pe­zó a ju­gar su ta­lla se con­si­de­ra­ba bue­na, pe­ro hoy los ju­ga­do­res so­bre­pa­san los 1,90 con fa­ci­li­dad–, tie­ne la piel mo­re­na, que­ma­da por el sol, y el cuer­po ma­ci­zo for­ja­do en mu­chas ho­ras de dar y re­ci­bir pe­lo­ta­zos. Su mi­ra­da es se­ria, pe­ro ama­ble; la de al­guien que es­pe­ra an­tes de dar­se a co­no­cer. Su es­po­sa, Ca­ro­li­na Zu­lua­ga, ya me ha dicho que es cua­dri­cu­la­do, re­ser­va­do y tran­qui­lo, y yo es­pe­ro que en es­te jue­go de lan­zar pre­gun­tas –de eso se tra­ta una en­tre­vis­ta– me de­vuel­va sus me­jo­res res­pues­tas: soy cons­cien­te de que el mis­mo Ro­ger Fe­de­rer di­jo de Fa­lla que te­nía una de las me­jo­res de­vo­lu­cio­nes del mun­do; al­guien que de­rro­tó a cua­tro top 10 del ran­king ATP y se en­fren­tó ocho ve­ces a uno de los más gran­des de la his­to­ria del de­por­te, se­gu­ra­men­te sa­be có­mo de­vol­ver.

Hi­jo de Jor­ge Fa­lla, tam­bién ex­ju­ga­dor y en­tre­na­dor de te­nis, des­de muy pe­que­ño le arre­ba­ta­ba las me­da­llas a su pa­dre pa­ra po­nér­se­las él mis­mo. Cre­ció con ga­nas de ser cam­peón. Cuan­do vivieron en Pe­rei­ra, Ale­jan­dro em­pa­ca­ba una ma­le­ta y se mon­ta­ba en una si­lla, co­mo si fue­ra en un avión, de via­je, ha­cia al­gún tor­neo; o se po­nía las mu­ñe­que­ras de su pa­dre y ju­ga­ba con­tra ri­va­les ima­gi­na­rios. A los do­ce años ya via­ja­ba por Co­lom­bia pa­ra ju­gar tor­neos na­cio­na­les y es­ta­ba siem­pre en los dos pri­me­ros lu­ga­res del ran­king. Su ma­dre, El­sa Ra­mí­rez, le ayu­da­ba a desatra­sar­se de las ta­reas del co­le­gio. Ella te­mía que el te­nis lo ale­ja­ra de los es­tu­dios y se ase­gu­ró de que por lo me­nos fue­ra ba­chi­ller.

Sin em­bar­go, Ale­jan­dro tu­vo que bus­car su sue­ño de ser tenista pro­fe­sio­nal sin la com­pa­ñía de sus pa­dres, que de­ci­die­ron ir­se a vi­vir a Es­ta­dos Uni­dos cuan­do él te­nía 14 años. Su ru­ti­na era ju­gar te­nis e ir al co­le­gio. No le pa­re­ció que que­dar­se so­lo en Co­lom­bia fue­ra tan di­fí­cil: qui­zás des­de ese mo­men­to adop­tó una ac­ti­tud de des­ape­go fren­te a la ad­ver­si­dad, cier­ta in­mu­ni­dad, sa­bía que de cual­quier for­ma se­gui­ría ju­gan­do.

Sin ad­ver­tir­lo se es­ta­ba pre­pa­ran­do pa­ra li­de­rar una de las ge­ne­ra­cio­nes más exi­to­sas de nues­tro te­nis, que re­em­pla­za­ría y su­pe­raría la que en los años no­ven­ta del si­glo pa­sa­do se des­ta­có con ju­ga­do­res co­mo Mau­ri­cio Ha­dad y Mi­guel To­bón. En el equi­po Col­sa­ni­tas, en Bo­go­tá, Fa­lla en­con­tró dón­de ejer­cer co­mo her­mano ma­yor, por edad y por los in­creí­bles re­sul­ta­dos que em­pe­zó a co­se­char. An­tes de cum­plir die­cio­cho años era el me­jor de Su­ra­mé­ri­ca y uno de los tres me­jo­res del mun­do en la ca­te­go­ría ju­ve­nil.

A par­tir de 2001, ya co­mo pro­fe­sio­nal, se lan­za­ría en la ca­rre­ra por me­ter­se en­tre los cien me­jo­res del mun­do, en la que al­can­zó el pues­to 48. En uno de los pi­cos del ca­mino pu­so con­tra las cuer­das a Ro­ger Fe­de­rer en la pri­me­ra ron­da de Wim­ble­don de 2010. El tem­plo del te­nis en­mu­de­ció an­te la po­si­bi­li­dad de ver a su Zeus eli­mi­na­do en pri­me­ra ron­da. Lue­go, en 2011, al­can­zó a los oc­ta­vos de fi­nal de Ro­land Ga­rros, pro­ba­ble­men­te el pun­to más al­to al que ha lle­ga­do un tenista co­lom­biano de ma­ne­ra in­di­vi­dual.

Sin em­bar­go, con ca­da mo­men­to de glo­ria, tam­bién su­frió do­lo­ro­sos re­ve­ses. Fue así des­de el prin­ci­pio: jus­to cuan­do era ter­ce­ro del mun­do en la ca­te­go­ría ju­ve­nil, en un en­tre­na­mien­to se rom­pió los me­nis­cos de la ro­di­lla de­re­cha. Tu­vo que pa­rar seis me­ses y sin­tió la au­sen­cia de su fa­mi­lia. Con la ayu­da de mé­di­cos, en­tre­na­do­res y psi­có­lo­gos apren­dió a re­gre­sar for­ta­le­ci­do. Fiel a su es­ti­lo y ta­len­to, cuan­do se sen­tía de­rro­ta­do, in­creí­ble­men­te en­con­tra­ba la ma­ne­ra de vol­ver a po­ner­se en po­si­ción, lis­to pa­ra una nue­va de­vo­lu­ción.

En enero de es­te año, en­tre lá­gri­mas, anun­ció su re­ti­ro y se dio un año sa­bá­ti­co pa­ra es­tar con su fa­mi­lia. Es pa­dre de Je­ró­ni­mo, de tres años, y de Ma­tías, que vie­ne en ca­mino. Jue­ga golf dos o tres ve­ces por se­ma­na y va al gim­na­sio re­gu­lar­men­te. No des­car­ta en el fu­tu­ro con­ver­tir­se en en­tre­na­dor. Es po­si­ble que en sus ma­nos ten­ga­mos a nues­tro pri­mer ga­na­dor de un tor­neo de Grand Slam. No tie­ne fa­lla, na­die sa­be co­mo él lo que se ne­ce­si­ta pa­ra ga­nar­les a los me­jo­res.

Des­de muy pe­que­ño us­ted ju­ga­ba con ra­que­tas y se po­nía las ca­mi­se­tas de su pa­dre, ¿él que­ría que us­ted fue­ra tenista?

Sí, pe­ro nun­ca me for­zó. Yo fui lle­van­do el te­nis ha­cia don­de que­ría por in­te­rés pro­pio. Ver­lo com­pe­tir y ga­nar me­da­llas y tro­feos sí me mo­ti­vó mu­chí­si­mo.

En sus pri­me­ros años co­mo ju­ga­dor in­fan­til, ¿cuál era su sue­ño?

Mis ído­los eran Pe­te Sam­pras y Bo­ris Bec­ker. Me to­có ver­los por te­le­vi­sión en esas fi­na­les, con esa ri­va­li­dad tan gran­de. Mi sue­ño era es­tar en un es­ta­dio así, lleno de gen­te. Des­pués el sue­ño fue ga­nar Wim­ble­don, que es el sue­ño de cual­quier tenista. Me hu­bie­ra gus­ta­do ha­ber­lo con­se­gui­do.

¿Por qué no se fue con sus pa­dres a Es­ta­dos Uni­dos?

Por­que en­tré al equi­po Col­sa­ni­tas, que te­nía mu­cho pres­ti­gio y ex­pe­rien­cia en el ma­ne­jo de ju­ga­do­res ju­ve­ni­les. Te­nía apo­yo y pa­tro­ci­nio eco­nó­mi­co, y yo ne­ce­si­ta­ba via­jar a mu­chos tor­neos in­ter­na­cio­na­les. Ya me iba bien, por eso de­ci­dí que­dar­me y fue una bue­na de­ci­sión.

¿Adón­de se fue a vi­vir us­ted?

A los ca­tor­ce años in­gre­sé al equi­po y que­dé en ma­nos de Fe­li­pe Be­rón en Ca­li. Me fui a vi­vir a la ca­sa de un ami­go, Fer­nan­do Gue­va­ra, que tam­bién era par­te del equi­po, y vi­ví con él has­ta los die­ci­sie­te años, cuan­do me fui a vi­vir a Bo­go­tá a la ca­sa Col­sa­ni­tas.

Sus gra­dos de ba­chi­ller tu­vie­ron que ser por ven­ta­ni­lla, pues es­ta­ba ju­gan­do en Wim­ble­don. ¿Có­mo fue esa his­to­ria de que su en­tre­na­dor tu­vo que bus­car un fax por las ca­lles de Lon­dres pa­ra en­viar su dis­cur­so de gra­do?

Es­ta­ba ju­gan­do un cam­peo­na­to ju­ve­nil. El co­le­gio me ha­bía pe­di­do que man­da­ra unas pa­la­bras por­que es­ta­ba te­nien­do muy bue­nos re­sul­ta­dos y ellos me ha­bían ayu­da­do. Pe­ro no sé qué pa­só, nos en­re­da­mos y no lle­gó el dis­cur­so a tiem­po; lue­go me enojé con Fe­li­pe Be­rón, pe­ro to­do se que­dó en una anéc­do­ta.

A los die­ci­sie­te años se con­vir­tió en ju­ga­dor pro­fe­sio­nal. ¿Có­mo se ga­nó su pri­mer pun­to ATP?

“MIS ÍDO­LOS ERAN PE­TE SAM­PRAS Y BO­RIS BEC­KER. ME TO­CÓ VER­LOS POR TE­LE­VI­SIÓN EN ESAS FI­NA­LES, CON ESA RI­VA­LI­DAD TAN GRAN­DE. MI SUE­ÑO ERA ES­TAR EN UN ES­TA­DIO ASÍ, LLENO DE GEN­TE”.

Ale­jan­dro Fa­lla en­fren­tó a Ro­ger Fe­de­rer en la fi­nal del tor­neo de Ha­lle, en Ale­ma­nia, en 2014.

El pri­mer pun­to lo co­gí en un tor­neo Fu­tu­ro en Bo­go­tá or­ga­ni­za­do por Col­sa­ni­tas. En pri­me­ra ron­da le ga­né a Giovanni La­pent­ti.

Y ahí ya no ha­bía mar­cha atrás, ¿có­mo fue el salto a la ca­rre­ra pro­fe­sio­nal?

Fue un mo­men­to de mu­cha ale­gría. En­trar al ran­king ATP era un sue­ño cum­pli­do y sa­bía que te­nía ni­vel pa­ra lo­grar mu­chos pun­tos más.

Tam­bién fue el mo­men­to en que re­ci­bió su pri­mer pre­mio en efec­ti­vo.

Sí, en ese tor­neo creo que per­dí en se­gun­da ron­da y el pre­mio eran cien­to y pi­co de dó­la­res.

En esa ca­sa Col­sa­ni­tas de Bo­go­tá lle­ga­ron a vi­vir ju­ga­do­res co­mo San­tia­go Gi­ral­do, Ale­jan­dro Gon­zá­lez, Ro­bert Fa­rah y Se­bas­tián Ca­bal. Us­ted fue una es­pe­cie de her­mano ma­yor pa­ra ellos, ¿có­mo fue ejer­cer el li­de­raz­go de una ge­ne­ra­ción con tan­tos sue­ños?

Yo era el que les da­ba los per­mi­sos pa­ra sa­lir un fin de se­ma­na, mis pa­pás me ha­bían de­ja­do un ca­rro y los sa­ca­ba en él. Era el úni­co que te­nía compu­tador y era el que usa­ban pa­ra el in­ter­net, por eso el pa­pel de her­mano ma­yor. Ellos tam­bién me veían co­mo un ído­lo cuan­do me em­pe­zó a ir bien.

En tiem­pos de Pro­ta­go­nis­tas de no­ve­la la lla­ma­ban “la ca­sa es­tu­dio”. ¿Ha­bía ame­na­za­dos por ta­len­to y por con­vi­ven­cia?

La con­vi­ven­cia no era fá­cil. Al ser el ma­yor los me­no­res no en­ten­dían por qué yo te­nía al­gu­nos pri­vi­le­gios, co­mo con­tar con cuar­to pro­pio con una ca­ma king si­ze. Ellos se­gu­ra­men­te se ima­gi­na­ban que las con­di­cio­nes iban a ser igua­les, por­que en el equi­po el pre­su­pues­to y el acom­pa­ña­mien­to eran los mis­mos pa­ra to­dos.

Au­men­ta­ban la fa­ma y los pre­mios. ¿Qué hi­zo con la pla­ta que em­pe­zó a re­ci­bir?

Has­ta los die­ci­sie­te años no ga­na­ba di­ne­ro. En la ca­sa Col­sa­ni­tas te­nía­mos to­do y mis pa­pás me man­da­ban pa­ra los gas­tos ex­tras. Cuan­do em­pe­cé a ga­nar mi pro­pio di­ne­ro pu­de ir a res­tau­ran­tes a los que an­tes no po­día, sa­lía con los ami­gos y los po­día in­vi­tar. El sue­ño de te­ner mi pro­pio apar­ta­men­to lo al­can­cé a los vein­te años. Eso me de­mos­tra­ba que es­ta­ba ha­cien­do las co­sas bien y que es­ta­ba cum­plien­do los sue­ños que me pro­pu­se des­de ni­ño. El di­ne­ro era im­por­tan­te, pe­ro lo que más me mo­ti­va­ba a se­guir era con­se­guir re­sul­ta­dos co­mo tenista.

No te­ner a su fa­mi­lia cer­ca y em­pe­zar a ga­nar di­ne­ro des­de tan jo­ven era un ries­go gran­de. ¿Quién lo orien­tó pa­ra to­mar bue­nas de­ci­sio­nes?

Ro­ber­to Co­che­teux, el fun­da­dor del equi­po Col­sa­ni­tas, siem­pre nos acon­se­ja­ba. Cuan­do com­pré mi pri­mer apar­ta­men­to él fue quien me ayu­dó a es­co­ger­lo. Con­té con él pa­ra mu­chas de­ci­sio­nes en esa épo­ca.

¿Cuál ha si­do la im­por­tan­cia del equi­po Col­sa­ni­tas pa­ra el te­nis co­lom­biano?

Col­sa­ni­tas par­tió la his­to­ria del te­nis co­lom­biano, co­men­zan­do por Fabiola Zu­lua­ga y la ge­ne­ra­ción de las mu­je­res. Fabiola lle­gó a ser top 20, y Mariana Du­que, top 100. En sen­ci­llos mas­cu­li­nos tu­vi­mos tres top 100: Ale­jan­dro Gon­zá­lez, San­tia­go Gi­ral­do y yo; y en do­bles lo que es­tán ha­cien­do Fa­rah y Ca­bal. Es in­creí­ble que el equi­po ha­ya lo­gra­do sa­car va­rios top 100.

En ese equi­po tam­bién vi­vió mo­men­tos de an­gus­tia. ¿Có­mo fue ese ac­ci­den­te de trán­si­to con sus com­pa­ñe­ros que pu­do ha­ber si­do fa­tal?

Yo ha­bía com­pra­do un ca­rro, un Maz­da Alle­gro en esa épo­ca, y un día iba­mos a entrenar Sa­la­man­ca, Gi­ral­do, Fa­rah, Ca­bal y yo al Bo­go­tá Te­nis Club. Tran­si­tá­ba­mos por to­da la au­to­pis­ta y te­nía mu­chos des­ni­ve­les. Y la ver­dad, que ca­si na­die la sa­be, es que íba­mos ha­cien­do ca­rre­ras con otro ca­rro al la­do, a unos 120 ki­ló­me­tros por ho­ra, y an­tes del cru­ce pa­ra en­trar al club ha­bía un des­ni­vel y sal­ta­mos y cuan­do caí­mos nos em­pe­za­mos a des­li­zar ha­cia un pas­to, fre­né y nos atra­ve­sa­mos en trom­po los cua­tro ca­rri­les de la au­to­pis­ta y fui­mos a dar a un ba­rran­co. Por suer­te no ve­nía nin­gún ca­rro atrás. El ca­rro que­dó prác­ti­ca­men­te en pér­di­da to­tal. Afor­tu­na­da­men­te no nos pa­só na­da. Los de­jé en­tre­nan­do en el club y me fui a bus­car a los del se­gu­ro.

La in­fluen­cia es­pa­ño­la fue de­ci­si­va pa­ra con­se­guir re­sul­ta­dos tan im­por­tan­tes. ¿Có­mo re­cuer­da los en­tre­na­mien­tos con Ri­car­do Sán­chez?

Ri­car­do es un en­tre­na­dor es­pa­ñol muy re­co­no­ci­do y lle­gó a Col­sa­ni­tas a entrenar a Fabiola Zu­lua­ga, pe­ro nos echa­ba una mano a to­dos. En­tre­na­ba tam­bién a Ja­co­bo Díaz, un es­pa­ñol que era el nú­me­ro 60 del mun­do, y nos lle­va­ba de spa­rring a don­de iba con él. En­tre­ná­ba­mos con Car­los Mo­yá, Ni­co­lás Mas­sú, Juan Ig­na­cio Che­la…

¿Cuál era su fi­lo­so­fía de tra­ba­jo?

Siem­pre nos de­cía: “Pa­ra me­jo­rar hay que ju­gar con los me­jo­res”. Tra­jo un sis­te­ma que fue muy exi­to­so en Es­pa­ña, don­de to­dos ju­ga­ban con una mis­ma tác­ti­ca y es­tra­te­gia. Los en­tre­na­do­res de Col­sa­ni­tas em­pe­za­ron a tra­ba­jar con un mis­mo plan se­gún las ne­ce­si­da­des de ca­da ju­ga­dor. Creo que ahí ra­di­ca el éxi­to del equi­po.

Sán­chez te­nía a la fa­mo­sa “ar­ma­da es­pa­ño­la” de Ra­fael Na­dal y com­pa­ñía co­mo va­li­da­do­ra.

Gra­cias a Ri­car­do pu­de entrenar mu­chas ve­ces con Na­dal, por­que yo era un buen spa­rring. Da­ba el cien­to por cien­to, te­nía un buen rit­mo de pe­lo­ta y era muy suel­to. Era me­jor en­tre­nan­do que com­pi­tien­do. Nos sir­vió mu­cho por­que nos dá­ba­mos cuen­ta de có­mo en­tre­na­ba, de qué ha­cía di­fe­ren­te.

¿Y qué ha­cía di­fe­ren­te?

“LA GEN­TE ME SI­GUE PRE­GUN­TAN­DO QUÉ PA­SÓ Y QUÉ SE SIEN­TE JU­GAR CON­TRA FE­DE­RER. LO MÁS LLA­MA­TI­VO FUE EL PÚ­BLI­CO. CUAN­DO IBA GA­NÁN­DO­LE DOS SETS A CE­RO, LA GEN­TE EM­PE­ZÓ A ANIMARLO. YO SEN­TÍA ESE NER­VIO­SIS­MO DE ELLOS, NO EN­TEN­DÍAN QUE FE­DE­RER FUE­RA DOS SETS ABA­JO CUAN­DO él NUN­CA ES­TU­VO CON­TRA LAS CUER­DAS EN WIM­BLE­DON”.

Si en los par­ti­dos tie­ne mu­cha in­ten­si­dad, en los en­tre­na­mien­tos tie­ne el do­ble o el tri­ple. Una ho­ra con él equi­va­lía a tres ho­ras con un ju­ga­dor nor­mal. A di­fe­ren­cia de mu­chos ju­ga­do­res que en­tre­na­ban una ho­ra en la ma­ña­na y una ho­ra en la tar­de, Na­dal ha­cía dos o tres ho­ras se­gui­das y lue­go des­can­sa­ba.

¿Qué apren­dió de él?

Em­pe­cé a ga­nar­le sets de en­tre­na­mien­to y eso me dio mu­cha con­fian­za. Él me de­cía que un par­ti­do po­día du­rar tres o cin­co ho­ras y ha­bía que acos­tum­brar el cuer­po.

La vi­da de­por­ti­va de al­to ren­di­mien­to tam­bién afec­ta a los sen­ti­mien­tos. ¿Có­mo vi­vió el amor ado­les­cen­te?

La épo­ca de sol­te­ría fue bue­na, pe­ro era di­fí­cil man­te­ner una re­la­ción es­ta­ble. Tu­ve una pri­me­ra no­via es­ta­ble, pe­ro es­tar por fue­ra via­jan­do, pen­dien­te de mis par­ti­dos, sin sa­ber lo que ha­cía ella acá en Co­lom­bia, no me de­ja­ba tran­qui­lo. Re­cuer­do una ter­mi­na­da por teléfono en un cen­tro co­mer­cial en Los Ángeles, no aguan­ta­ba más. No es fá­cil con­se­guir una per­so­na ade­cua­da que se aco­ple a la ca­rre­ra de un de­por­tis­ta.

A par­tir de 2004 lo­gró ac­ce­der a los tor­neos cla­si­fi­ca­to­rios pa­ra los Grand Slam: ju­gó Ro­land Ga­rros y le lle­gó el mo­men­to de en­fren­tar al me­jor del mun­do, Ro­ger Fe­de­rer.

Fui a Wim­ble­don por pri­me­ra vez y pa­sé la cla­si­fi­ca­ción. Ga­né el pri­mer par­ti­do del cua­dro prin­ci­pal y al si­guien­te per­dí con Fe­de­rer en la can­cha central. Ju­gar ahí fue un sue­ño cum­pli­do, aun­que no ju­gué bien. Te­nía mu­chos ner­vios, era un es­ta­dio lleno an­te el me­jor del mun­do.

Y re­apa­re­ció el fan­tas­ma de la le­sión de ro­di­lla.

Fue en el Cha­llen­ger de Bo­li­via, otra vez la mis­ma ro­di­lla y la mis­ma le­sión. No en­ten­día por qué me pa­sa­ba a mí si yo en­tre­na­ba fuer­te y era muy pro­fe­sio­nal; pe­ro me pu­de le­van­tar otra vez.

En su re­gre­so ven­ció a su pri­mer top 10: Nikolái Davy­den­ko, el nú­me­ro 6 del mun­do, en el Wim­ble­don de 2006.

Ese par­ti­do fue cu­rio­so por­que en Wim­ble­don llue­ve mu­cho y con cual­quier llo­viz­na an­tes de par­ti­do, la can­cha se mo­ja muy rá­pi­do y que­da muy res­ba­lo­sa. Pa­ra­mos va­rias ve­ces y me acuer­do que el úl­ti­mo pa­rón fue co­mo a las nue­ve de la no­che, co­men­zan­do el quin­to set. Vol­vi­mos a em­pe­zar es­tan­do 1-1 o 2-2 y ter­mi­né ga­nan­do 6-3. Fue una no­che de mu­chos ner­vios y ten­sión por­que es­ta­ba muy cer­ca de mi pri­me­ra vic­to­ria an­te un top 10 y en un Grand

Slam. En­tré muy ner­vio­so, pe­ro me sol­té rá­pi­da­men­te y apro­ve­ché las opor­tu­ni­da­des que me dio. Fue muy emo­cio­nan­te den­tro de mi ca­rre­ra.

Has­ta que lle­ga­ron los Olím­pi­cos de Pekín. ¿Có­mo per­dió la po­si­bi­li­dad de par­ti­ci­par en ellos?

En 2008 tu­ve una le­sión en la es­pal­da, una her­nia dis­cal que me de­jó tres o cua­tro me­ses por fue­ra. Que­dé a un so­lo pues­to de po­der ju­gar mis pri­me­ros Olím­pi­cos.

Y su­pe­ra­da la le­sión con­si­guió me­ter­se en el top 100 mun­dial. Avan­zó a ter­ce­ra ron­da en Aus­tra­lia y Wim­ble­don, don­de lo­gró ese mí­ti­co par­ti­do con­tra Fe­de­rer en el que ju­gó un match point. ¿Esa hu­bie­ra po­di­do ser la vic­to­ria más im­por­tan­te de su ca­rre­ra?

La gen­te me si­gue pre­gun­tan­do qué pa­só y qué se sien­te ju­gar con­tra Fe­de­rer. Lo más lla­ma­ti­vo fue el pú­bli­co. Cuan­do iba ga­nán­do­le dos sets a ce­ro, la gen­te em­pe­zó a animarlo. Yo sen­tía ese ner­vio­sis­mo de ellos, no en­ten­dían que Fe­de­rer fue­ra dos sets aba­jo cuan­do él nun­ca es­tu­vo con­tra las cuer­das en Wim­ble­don. ¡Lo ha­bía ga­na­do seis ve­ces! Me ga­nó el ter­cer set. En el cuar­to tu­ve la opor­tu­ni­dad de ce­rrar el par­ti­do en 5-3 y el es­ta­dio se que­dó pa­ra­li­za­do, pe­ro no con­se­guí ga­nar­lo. Lue­go Fe­de­rer me ga­nó en el quin­to. Son re­cuer­dos que se van a que­dar por siem­pre en mi ca­be­za.

¿En ese ca­so se pue­de de­cir, co­mo Fran­cis­co Ma­tu­ra­na, que per­der fue ga­nar un po­co?

Me di cuen­ta de que po­día ju­gar con los me­jo­res de tú a tú. Mi ca­rre­ra cam­bió y vi­nie­ron mis me­jo­res mo­men­tos.

¿Hu­bie­ra he­cho al­go di­fe­ren­te en ese par­ti­do?

En el mo­men­to en que sa­qué pa­ra ga­nar el par­ti­do de­bí ha­ber usa­do una es­tra­te­gia es­pe­cí­fi­ca pa­ra ca­da pun­to, pe­ro no fui es­pe­cí­fi­co y lle­ga­ron los ner­vios de pen­sar en que le iba a ga­nar a Fe­de­rer. Pa­ra con­tra­rres­tar esa ten­sión uno de­be en­fo­car­se pun­to a pun­to, pe­gar­se a un plan de jue­go sin pen­sar en el re­sul­ta­do fi­nal. Con los años, los psi­có­lo­gos y el tra­ba­jo apren­dí que uno de­be ser es­pe­cí­fi­co en lo que quie­re y en có­mo lo quie­re; no so­lo pa­ra el te­nis, sino pa­ra la vi­da.

La vi­da tam­bién es una mon­ta­ña ru­sa. En 2012 es­ta­ba lis­to pa­ra ju­gar los Jue­gos Olím­pi­cos de Lon­dres, pe­ro por po­co se que­da por fue­ra. ¿Có­mo lo­gró sal­var su par­ti­ci­pa­ción?

Esos Olím­pi­cos te­nían un sa­bor es­pe­cial por­que se ju­ga­ban en Wim­ble­don. Fal­ta­ba muy po­qui­to y me le­sio­né en Pe­rei­ra, en un Cha­llen­ger. En Bo­go­tá fui a la clí­ni­ca y du­ré ocho ho­ras sin co­mer es­pe­ran­do a que me ope­ra­ran, pe­ro a un mé­di­co se le ocu­rrió in­fil­trar­me pa­ra evi­tar la ci­ru­gía. Pa­ré unas tres se­ma­nas y me re­cu­pe­ré bien, fui a Lon­dres y ju­gué con­tra Fe­de­rer en la pri­me­ra ron­da. Fue una ex­pe­rien­cia in­creí­ble.

Y en Ha­lle, Ale­ma­nia, lle­gó a la fi­nal. Otra vez con­tra Fe­de­rer. ¿Fue el me­jor par­ti­do de su vi­da, pe­se a la de­rro­ta?

El día an­tes de la fi­nal em­pe­zó el show me­diá­ti­co de ju­gar con­tra Fe­de­rer: las en­tre­vis­tas y las fe­li­ci­ta­cio­nes. Ha­bía una ce­na que or­ga­ni­za­ba el tor­neo pa­ra unas qui­nien­tas per­so­nas y nos sa­ca­ron a Fe­de­rer y a mí a en­tre­vis­tar­nos en una ta­ri­ma. Nun­ca me ima­gi­né lle­gar a es­tar en esa si­tua­ción, ha­blan­do con él so­bre el par­ti­do del si­guien­te día. La fi­nal fue muy ce­rra­da, 7-6 y 7-6 con dos tie breaks. La pre­mia­ción se ha­ce usual­men­te en un la­do de la can­cha y to­do el mun­do es­ta­ba en la mi­tad del la­do de Fe­de­rer, yo es­ta­ba so­lo en el otro la­do. Él me vio y me lla­mó pa­ra que me hi­cie­ra a su la­do. Me sen­té con él en su si­lla y co­men­za­mos a ha­blar del par­ti­do, del tor­neo que íba­mos a ju­gar la otra se­ma­na.

De ese mo­men­to con­ser­va una fo­to­gra­fía.

Sí, la ten­go col­ga­da en mi apar­ta­men­to. Es una fo­to atí­pi­ca por­que es­ta­mos en la mis­ma si­lla es­pe­ran­do la pre­mia­ción.

¿Có­mo fue vi­vir esa vi­da gla­mu­ro­sa que hay al­re­de­dor del te­nis?

Cuan­do uno es­tá en el me­jor mo­men­to qui­zás no es tan cons­cien­te, pe­ro te in­vi­tan a even­tos, a vi­si­tar em­ba­ja­das. Los po­lí­ti­cos co­lom­bia­nos van a ver­te ju­gar, tie­nes ac­ce­so a los ju­ga­do­res de la se­lec­ción Co­lom­bia de fút­bol y a otros de­por­tis­tas fa­mo­sos. Son pri­vi­le­gios que a ve­ces uno no los va­lo­ra o le pa­re­cen muy nor­ma­les.

Pe­ro esa vi­da de gla­mur tam­bién tie­ne un re­ver­so abu­rri­do que es es­tar via­jan­do, de ae­ro­puer­to en ae­ro­puer­to. ¿Cuán­tos via­jes pu­do ha­ber he­cho en to­da su ca­rre­ra?

Yo via­ja­ba más o me­nos a trein­ta tor­neos al año, trein­ta lu­ga­res di­fe­ren­tes [apro­xi­ma­da­men­te 540 via­jes en 18 años]. A me­di­da que pa­sa­ban los años, acer­cán­do­me a los trein­ta, se vol­vía más com­pli­ca­do es­tar le­jos de la ca­sa. Tan­ta in­ten­si­dad se va vol­vien­do te­dio­sa. En par­ti­cu­lar por­que a no ser que ga­nes el tor­neo, en el te­nis ca­da se­ma­na pier­des y eso sig­ni­fi­ca que tie­nes que re­cu­pe­rar­te aními­ca­men­te por­que a los dos o tres días es­tás com­pi­tien­do de nue­vo. Cuan­do tu­ve mi pri­mer hi­jo se com­pli­có mu­cho más, por­que la fa­mi­lia ha­ce fal­ta. El es­tar en los ae­ro­puer­tos, sin em­bar­go, me gus­ta­ba. Me acos­tum­bré tan­to a via­jar que cuan­do es­ta­ba en la ca­sa me ha­cía fal­ta.

Ade­más de Davy­den­ko, ven­ció a otros tres top 10: Mardy Fish –nú­me­ro 8–, Tommy Haas –nú­me­ro 9– y John Isner –nú­me­ro 10–. Eso es al­go iné­di­to pa­ra el te­nis co­lom­biano. ¿Có­mo fue en­fren­tar­los y ga­nar­les?

Fue­ron cua­tro vic­to­rias muy es­pe­cia­les por­que su­ce­die­ron en tor­neos gran­des. A tres de ellos les ga­né en Grand Slams: a Davy­den­ko e Isner en Wim­ble­don y a Mardy Fish en Aus­tra­lia. A Haas le ga­né en el Más­ter 1000 de Mia­mi. Fue­ron par­ti­dos de cin­co sets en tor­neos don­de to­dos quie­ren ga­nar y ellos se sen­tían fa­vo­ri­tos pa­ra ha­cer gran­des co­sas. Los top 10 en ge­ne­ral tie­nen una ven­ta­ja men­tal fren­te al res­to de los ju­ga­do­res.

¿Qué es lo más im­por­tan­te que un tenista tie­ne que ha­cer pa­ra ga­nar­le a un top 10?

Cuan­do yo en­tre­na­ba con los me­jo­res del mun­do, mu­chas ve­ces les ga­na­ba. Es cues­tión men­tal po­der man­te­ner ese ni­vel del en­tre­na­mien­to en el par­ti­do. Los ju­ga­do­res bue­nos lo ha­cen sin nin­gún pro­ble­ma. La par­te men­tal es fun­da­men­tal y mar­ca la di­fe­ren­cia.

A pe­sar de los gran­des lo­gros que han ob­te­ni­do nuestros te­nis­tas en los úl­ti­mos años, es­tar en­tre los cien o los cin­cuen­ta me­jo­res del mun­do pa­re­ce que es al­go de lo que no pue­den pre­su­mir. ¿Tie­nen nuestros te­nis­tas un ex­ce­so de mo­des­tia?

Nun­ca me creí na­da es­pe­cial por ha­ber lle­ga­do al pues­to 48 del mun­do ni por ha­ber si­do un tenista re­co­no­ci­do en Co­lom­bia. Creo que es­tá­ba­mos mu­cho tiem­po por fue­ra y no ha­bía mu­cha opor­tu­ni­dad pa­ra ese re­co­no­ci­mien­to en nues­tro pro­pio país. Los te­nis­tas he­mos si­do tran­qui­los pa­ra ma­ne­jar la fa­ma. Otros de­por­tis­tas lla­man más la aten­ción. Yo es­toy con­ten­to por­que en el mun­do del te­nis se me re­co­no­ce una ca­rre­ra im­por­tan­te de mu­chos años.

¿Qué pa­só pa­ra que to­ma­ra la de­ci­sión de re­ti­rar­se?

Em­pe­cé a con­si­de­rar el re­ti­ro an­tes de una Co­pa Da­vis con­tra Chi­le que se ju­gó en Me­de­llín el año pa­sa­do. Ve­nía de le­sio­nes, ha­bía per­di­do ran­king y, ade­más, des­pués de ha­ber­me re­cu­pe­ra­do, días an­tes de la Co­pa Da­vis, me le­sio­né el ge­me­lo en un en­tre­na­mien­to. Por pri­me­ra vez du­dé de que pu­die­ra se­guir lu­chan­do. Me re­cu­pe­ré, pe­ro no en­tré a los tor­neos de Grand Slam, que eran mi prin­ci­pal mo­ti­va­ción. En­ton­ces, me­di­tan­do con mi fa­mi­lia, con mis ami­gos, con gen­te cer­ca­na, to­mé la de­ci­sión. A to­dos nos lle­ga el día y a mí me lle­gó es­te año.

¿Po­de­mos so­ñar con te­ner un cam­peón de un tor­neo de Grand Slam en el fu­tu­ro?

En los úl­ti­mos quin­ce años, apar­te de Fe­de­rer, Djo­ko­vic, Na­dal y Mu­rray, so­lo han ga­na­do Waw­rin­ka, Ci­lic y Del Po­tro. Es muy di­fí­cil y tie­nen que dar­se mu­chas con­di­cio­nes. Pe­ro, prin­ci­pal­men­te, de­be ha­ber un gran ta­len­to en el ju­ga­dor: se tra­ta es de en­con­trar un dia­man­te en bru­to y pu­lir­lo.

“COL­SA­NI­TAS PAR­TIÓ LA HIS­TO­RIA DEL TE­NIS CO­LOM­BIANO… FABIOLA LLE­GÓ A SER TOP 20, Y MARIANA DU­QUE, TOP 100. EN SEN­CI­LLOS MAS­CU­LI­NOS TU­VI­MOS TRES TOP 100: ALE­JAN­DRO GON­ZÁ­LEZ, SAN­TIA­GO GI­RAL­DO Y YO; Y EN DO­BLES LO QUE ES­TÁN HA­CIEN­DO FA­RAH Y CA­BAL”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.