CI­TAS DE CA­SAS

Bocas - - SUMARIO - POR AL­BER­TO CA­SAS SANTAMARÍA

Sin la ne­ce­si­dad de co­no­cer los re­sul­ta­dos de las en­cues­tas, ni los da­tos ofi­cia­les de la Re­gis­tra­du­ría Na­cio­nal del Es­ta­do Ci­vil, ya po­de­mos ad­ver­tir con an­ti­ci­pa­ción –y no po­ca tris­te­za– que el odio lo­gró la ma­yo­ría, sin que, co­mo tal, el odio apa­rez­ca con esa pa­la­bra en­tre las op­cio­nes que el tar­je­tón ofre­ce a sus elec­to­res.

Lo cier­to es que las gran­des ma­yo­rías vo­ta­ron en mar­zo no tan­to por un as­pi­ran­te de sus sim­pa­tías, sino por un can­di­da­to pa­ra evi­tar, o al me­nos in­ten­tar, que el as­pi­ran­te odia­do pu­die­ra re­sul­tar vic­to­rio­so. “Yo vo­té por Mart­ha Lu­cía pa­ra que no ga­na­ra Iván”: el odio a Uri­be.

Aho­ra, lo que se di­ce por los sa­cer­do­tes del odio es la con­ve­nien­cia de vo­tar por Pe­tro pa­ra im­pe­dir que el can­di­da­to de Uri­be, en ca­so de que sean ellos dos los fi­na­lis­tas pa­ra la se­gun­da vuel­ta pre­si­den­cial, re­sul­te ele­gi­do je­fe de Es­ta­do, co­mo con­clu­yen va­rias de las en­cues­tas res­pe­ta­bles.

Y, na­tu­ral­men­te, la con­tra­ria. “Aun­que yo no soy uri­bis­ta, voy a vo­tar por Iván pa­ra im­pe­dir que el ‘cas­tro­cha­vis­ta’ de Pe­tro se con­vier­ta en el pró­xi­mo pre­si­den­te de Co­lom­bia”: el odio a Pe­tro. Se­ría muy cos­to­so pa­ra el fu­tu­ro de la na­ción que el pró­xi­mo pre­si­den­te fue­ra el re­sul­ta­do en­tre los que pre­fie­ren a Iván por odio a Pe­tro y los que pre­fie­ran a Pe­tro por odio a Uri­be.

A pun­ta de odio no va­mos a re­sol­ver nin­guno de los gra­ves pro­ble­mas que afec­tan a la na­ción y que nos tie­nen “pa­san­do acei­te”. El sen­ti­mien­to de re­pul­sión no pue­de ser ins­pi­ra­ción de una po­lí­ti­ca in­te­li­gen­te pa­ra en­fren­tar la cri­sis. To­do prin­ci­pió con la di­vi­sión de los par­ti­dos; Ló­pez Mi­chel­sen lo ad­vir­tió: “Los fu­la­nis­mos han sus­ti­tui­do a los vie­jos par­ti­dos res­pon­sa­bles. El go­bierno se ha­ce im­po­si­ble con coa­li­cio­nes de co­rrien­tes po­lí­ti­cas in­dis­ci­pli­na­das y sin cohe­sión nin­gu­na”.

Los miem­bros de las cor­po­ra­cio­nes pú­bli­cas son, en la prác­ti­ca, uni­per­so­na­les, in­clu­si­ve aque­llos ele­gi­dos en lis­tas ce­rra­das. Ni ha­blar de los in­te­gran­tes de las lis­tas abier­tas. Per­fec­cio­nar acuer­dos de in­te­rés na­cio­nal con in­tere­ses in­di­vi­dua­les es im­po­si­ble. Eso ex­pli­ca la inexis­ten­cia de fór­mu­las pa­ra de­rro­tar el fla­ge­lo que afec­ta, en ma­te­ria gra­ve, a la de­mo­cra­cia en Co­lom­bia: la co­rrup­ción.

¿Al­gu­na per­so­na sen­sa­ta cree­rá po­si­ble ga­nar la ba­ta­lla sin una re­for­ma sus­tan­cial a la es­truc­tu­ra ju­di­cial del país?

¿Se pue­de ga­nar la lu­cha con­tra el apo­de­ra­mien­to in­de­bi­do de los re­cur­sos del Es­ta­do con unas Cor­tes que no go­zan de la res­pe­ta­bi­li­dad y el aca­ta­mien­to de los ciu­da­da­nos, si ca­da vez que con­de­nan a un cul­pa­ble los in­cri­mi­na­dos re­cha­zan los se­ña­la­mien­tos, in­vo­can­do la fal­ta de cre­di­bi­li­dad y el áni­mo per­se­cu­to­rio de quie­nes lo pro­mul­gan?

¿Y se pue­de apro­bar una re­for­ma de ti­ro lar­go a la jus­ti­cia con par­la­men­ta­rios ele­gi­dos, al­gu­nos de ellos en can­ti­da­des sig­ni­fi­ca­ti­vas, con dispu­tas elec­to­ra­les que se re­sol­ve­rán en el seno del Con­se­jo Na­cio­nal Elec­to­ral, or­ga­nis­mo que ca­re­ce de cre­di­bi­li­dad por par­te de la opi­nión pú­bli­ca?

El fe­nó­meno no es nue­vo. Ál­va­ro Gó­mez, ase­si­na­do por de­nun­ciar la co­rrup­ción, lo ve­nía ad­vir­tien­do des­de los años se­ten­ta: “¿Quién fue el pri­me­ro que in­ven­tó las ar­gu­cias de ha­cer con­tra­tos pa­ra pa­gar a los elec­to­re­ros de pue­blos dis­tan­tes? ¿Quién in­ven­tó eso de re­co­no­ci­mien­to de ser­vi­cios pres­ta­dos en que to­do lo que se re­co­no­ce es vi­si­ble­men­te fal­so?”.

Ál­va­ro Gó­mez si­gue vi­gen­te. Miren lo que di­jo, en­tre otras co­sas, ha­ce cua­ren­ta años: “Lo que es­tá ocu­rrien­do en el Con­gre­so co­lom­biano es un fe­nó­meno de de­gra­da­ción mo­ral de pro­por­cio­nes in­men­sas (...). La acu­mu­la­ción de pro­ce­di­mien­tos ig­no­mi­nio­sos, uti­li­za­dos im­pu­ne­men­te en el ma­ne­jo de los di­ne­ros pú­bli­cos, ha des­trui­do el pres­ti­gio del Par­la­men­to”.

La pre­gun­ta que co­rres­pon­de: ¿Po­drá el nue­vo pre­si­den­te per­fec­cio­nar las re­for­mas pa­ra re­cu­pe­rar el po­der ju­di­cial y el po­der le­gis­la­ti­vo? Sin­to­ni­ce es­ta columna en nue­ve me­ses, una vez clau­su­re el pri­mer pe­rio­do del nue­vo Con­gre­so, pa­ra co­no­cer la res­pues­ta. Ahí sa­bre­mos si se im­pu­so la Emer­gen­cia Mo­ral que ha ve­ni­do pi­dien­do a gri­tos el pro­cu­ra­dor Ca­rri­llo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.