EL VE­RE­DIC­TO DE NI­NA

Bocas - - SUMARIO - POR NI­NA GAR­CÍA

Cua­tro se­ma­nas, más de 150 des­fi­les, cua­tro ciu­da­des y de­ce­nas de vi­si­tas a los show­rooms de di­se­ña­do­res, don­de se pue­den com­pro­bar de cer­ca aque­llos de­ta­lles que se pier­den du­ran­te el dra­ma que es un show en vi­vo. Nue­va York, Lon­dres, Mi­lán y París fue­ron las cua­tro pa­ra­das prin­ci­pa­les don­de se pre­sen­ta­ron las co­lec­cio­nes que ve­re­mos en las re­vis­tas y las tien­das a par­tir de sep­tiem­bre. He de­ci­di­do sa­car mi li­bre­ta y com­par­tir las no­tas que to­mé en al­gu­nos de los des­fi­les que vi du­ran­te esas se­ma­nas, que es­tu­vie­ron lle­nas de mo­da y crea­ti­vi­dad.

Lo pri­me­ro fue un adiós. El Mu­seo de Ar­te Mo­derno de Nue­va York fue el es­ce­na­rio de la des­pe­di­da de una gran da­ma del mun­do de la mo­da: Ca­ro­li­na He­rre­ra. Tras ter­mi­nar el des­fi­le tra­di­cio­nal de su ca­sa, vino la sor­pre­sa y con el rit­mo de Night and Day, de Ella Fitz­ge­rald, una do­ce­na de mo­de­los se pa­sea­ron por la pa­sa­re­la lu­cien­do el look icó­ni­co de la ve­ne­zo­la­na –ca­mi­sa de sas­tre blan­ca, fal­da vo­lu­mi­no­sa y cin­tu­rón– con va­ria­cio­nes en las com­bi­na­cio­nes de co­lor. Lue­go la di­se­ña­do­ra sa­lió pa­ra dar su úl­ti­mo adiós: es­ta­ba ro­dea­da de su equi­po y de su su­ce­sor, el ame­ri­cano Wes Gor­don, que le ofre­ció un her­mo­so ra­mo de ro­sas ro­jas. Ca­ro­li­na no so­la­men­te es si­nó­ni­mo de ele­gan­cia, tam­bién de ta­len­to en el uso de co­lor, te­ji­dos y sas­tre­ría, y de per­se­ve­ran­cia e in­te­li­gen­cia em­pre­sa­rial. Gra­cias por ser un re­fe­ren­te, que­ri­da Ca­ro­li­na.

Tam­bién en Nue­va York, Raf Si­mons se con­vir­tió en la gran atrac­ción de la se­ma­na de la mo­da. El di­se­ña­dor bel­ga tie­ne una ca­pa­ci­dad in­na­ta pa­ra cap­tar el zeit­geist de un mo­men­to y tras­la­dar­lo a una pren­da. En su ter­ce­ra co­lec­ción pa­ra Cal­vin Klein ideó un set que com­bi­na­ba a Andy War­hol con Ster­ling Ruby: ki­los de pa­lo­mi­tas lle­na­ban el sue­lo de una pa­sa­re­la por don­de pa­sa­ron mo­de­los que lu­cían ba­la­cla­vas mul­ti­co­lo­res, par­kas na­ran­jas –co­mo los de los ser­vi­cios de emer­gen­cias–, ves­ti­dos ti­po pra­de­ra y man­tas iso­tér­mi­cas pla­tea­das. ¿Qué nos que­ría de­cir Raf? ¿Ha­bla­ba de los Es­ta­dos Uni­dos con ese maíz que­ma­do? ¿Pro­nos­ti­ca más desas­tres na­tu­ra­les con las par­kas y las man­tas? ¿Aca­so no hay lu­gar pa­ra la es­pe­ran­za? Por otro la­do, la re­la­ción en­tre mo­da y ac­ti­vis­mo –en es­te ca­so LGBT– tam­bién hi­zo ac­to de pre­sen­cia en otro gran des­fi­le que tu­vo lu­gar en Lon­dres. Ch­ris­top­her Bai­ley le di­jo adiós a 17 años co­mo di­rec­tor crea­ti­vo de Bur­berry con una co­lec­ción lle­na de tin­tes au­to­bio­grá­fi­cos: las dé­ca­das de 1980 y 1990 pin­ta­ron con co­lo­res y con fuer­za a una co­lec­ción que tu­vo co­mo de­no­mi­na­dor el uso del ar­coí­ris. Y otra ca­sa que se ha ca­rac­te­ri­za­do por es­te ac­ti­vis­mo es Gucci: Ales­san­dro Mi­che­le es­tá en es­ta­do de gra­cia des­de que em­pe­zó a di­se­ñar pa­ra es­ta ca­sa ita­lia­na, las ven­tas lo acom­pa­ñan (es­tu­dios in­di­can que han au­men­ta­do un 45 %) y la li­ber­tad se no­ta. Mi­che­le nos lle­vó a un qui­ró­fano de to­nos ver­des, don­de los mo­de­los lu­cie­ron co­mo com­ple­men­tos sus pro­pias ca­be­zas mo­de­la­das en lá­tex a la per­fec­ción. ¿Qué nos que­ría de­cir Mi­che­le? Se­gún la no­ta de pren­sa que nos man­dó Gucci, es­ta co­lec­ción que­ría ser una ven­ta­na al ce­re­bro crea­ti­vo de Mi­che­le y es­tu­vo ins­pi­ra­da en el tex­to de Don­na Ha­ra­way: “El ma­ni­fies­to ci­borg”, que reúne re­fle­xio­nes so­bre cien­cia, tec­no­lo­gía, so­cia­lis­mo y fe­mi­nis­mo; pa­ra que lue­go di­gan que la mo­da es al­go ba­nal.

Ni­co­las Ghes­quiè­re es otro de es­tos crea­do­res in­te­lec­tua­les. El di­rec­tor crea­ti­vo de Louis Vuit­ton siem­pre ha te­ni­do una fas­ci­na­ción por la cien­cia fic­ción, en­ton­ces, ni cor­to ni pe­re­zo­so, de­ci­dió le­van­tar una na­ve es­pa­cial en el mu­seo del Lou­vre du­ran­te la Se­ma­na de la Mo­da de París. Las pren­das que se pa­sea­ron en es­ta pa­sa­re­la su­pie­ron com­bi­nar pa­sa­do, pre­sen­te y fu­tu­ro de una ma­ne­ra más or­gá­ni­ca que en su co­lec­ción an­te­rior.

Por úl­ti­mo, des­co­noz­co cuál es el se­cre­to de Karl La­ger­feld: a sus 84 años, el di­se­ña­dor ale­mán es el más vi­tal de to­dos los que co­noz­co. Karl es un po­zo de sa­bi­du­ría y man­te­ner una con­ver­sa­ción con él es uno de los re­ga­los que nun­ca ol­vi­da­ré. Es sa­bi­du­ría mez­cla­da con hu­mor y na­da pue­de su­pe­rar es­te bi­no­mio. En su nue­va pro­pues­ta pa­ra Cha­nel, Karl de­ci­dió le­van­tar un bos­que –¿el de Han­sel y Gre­tel?– en el Grand Pa­lais de París. El ne­gro fue el co­lor pre­do­mi­nan­te en una co­lec­ción don­de me enamo­ró el con­tras­te de los guan­tes –ro­sas, azu­les y ro­jos– de las úl­ti­mas sa­li­das. Sin mi­rar atrás, Karl su­po tras­la­dar en una co­lec­ción los co­lo­res de un tiem­po os­cu­ro: fue to­da una lec­ción de unos di­se­ña­do­res que nun­ca de­be­rían re­ti­rar­se. ¡Oja­lá tu­vié­ra­mos más Karls en nues­tras vi­das!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.