OPI­NIÓN

Por Michelle Mo­ra­les Con­sul­to­ra de res­tau­ran­tes y som­me­lier pro­fe­sio­nal EX­CE­SO DE

Cocina (Colombia) - - MIS EN PLACE -

Ex­ce­so de mo­des­tia

PA­RE­CE QUE POR ES­TOS DÍAS ES MÁS FRE­CUEN­TE

es­cu­char co­men­sa­les que se que­jan de ma­las ex­pe­rien­cias en res­tau­ran­tes, que clien­tes sor­pren­di­dos y sa­tis­fe­chos por re­ci­bir más de lo que es­pe­ra­ban en un al­muer­zo o una ce­na fue­ra de casa. Y, si bien la po­si­bi­li­dad de en­con­trar­nos con pro­me­sas de va­lor que no se cum­plen es­tá latente, la de sor­pren­der­nos con gra­tas vi­ven­cias es ca­da día ma­yor.

En días pa­sa­dos tu­ve la opor­tu­ni­dad de com­par­tir unos vinos con un gru­po de ca­ta­do­res, quie­nes me en­co­men­da­ron la ta­rea de se­lec­cio­nar un res­tau­ran­te cu­ya co­mi­da hi­cie­se ho­nor a las eti­que­tas. No du­dé en pro­po­ner a Gas­par, uno de los em­pren­di­mien­tos que li­de­ra en la co­ci­na el chef Álvaro Cla­vi­jo. Los pla­tos que fue­ron lle­gan­do a la me­sa nos sor­pren­die­ron uno a uno: una ca­ni­lla de cor­de­ro co­ci­da a la per­fec­ción, un ju­go­sí­si­mo chu­le­tón de cer­do y un ra­bo de to­ro tos­ta­do so­bre una de­li­cio­sa pas­ta cre­mo­sa, pla­to que nos in­ci­tó al pe­ca­do ca­pi­tal de la gu­la y que no re­sis­ti­mos re­pe­tir, de ma­ne­ra in­dis­ci­pli­na­da, des­pués de ha­ber ya de­cre­ta­do el cie­rre de la se­sión.

Al fi­nal del al­muer­zo to­dos nos pre­gun­ta­mos: ¿Por qué es­te si­tio con tan ma­gis­tral co­ci­na, un ser­vi­cio y una de­co­ra­ción a la par, se ven­de con tan­ta mo­des­tia? La ver­dad es que la aus­te­ra car­ta de vinos, la au­sen­cia de co­pas gran­des de cris­tal y la ma­ne­ra co­mo se co­mu­ni­ca el si­tio, en ge­ne­ral, es la de cual­quier ve­cino. Un ex­ce­so de mo­des­tia que to­dos en esa me­sa no­ta­mos de in­me­dia­to y que qui­si­mos con­tra­rres­tar, con­tán­do­le al mun­do que no, que Gas­par no era otra pro­pues­ta ca­sual. Con tan so­lo aña­dir un par de de­ta­lles, ese es­ta­ble­ci­mien­to po­dría su­mar­se, sin problema, a la cor­tí­si­ma lis­ta de res­tau­ran­tes de ‘al­ta gas­tro­no­mía’ del país.

Y ha­bién­do­me que­da­do con es­te sa­bor, me aven­tu­ré el res­to de la se­ma­na a mis acos­tum­bra­das ex­plo­ra­cio­nes por los res­tau­ran­tes de la ca­pi­tal que, pa­ra sor­pre­sa mía, cul­mi­nó en una ex­pe­rien­cia si­mi­lar a la que tu­ve en Gas­par. Se tra­ta de Mon­sieur Cu cu, otra pro­pues­ta con una co­ci­na de­li­ca­dí­si­ma y alu­ci­nan­te, que, así co­mo Gas­par, op­ta por mi­me­ti­zar­se en­tre el sa­tu­ra­do seg­men­to de los res­tau­ran­tes de ser­vi­cio ‘ca­sual.’

Gas­par, Mon­siuer Cu cu: ¡Fe­li­ci­ta­cio­nes! Ce­le­bro y aplau­do su mo­des­tia y su sen­ci­llez. Y, aun­que, es­toy se­gu­ra de que te­ne­mos con qué, per­so­nal­men­te qui­sie­ra que hu­bie­se un boom de propuestas de res­tau­ran­tes de lu­jo en Colombia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.