UN TE­SO­RO EN CA­SA

NO HAY QUE IR MUY LE­JOS PA­RA TO­MAR­SE EL ME­JOR CA­FÉ DEL MUN­DO. EN CO­LOM­BIA ES­TE ES UN LU­JO CA­DA VEZ MÁS FÁ­CIL DE DIS­FRU­TAR.

Cocina (Colombia) - - ESPECIAL CAFÉ / ESCUELA -

A DIA­RIO, MÁS DE 550 MIL FA­MI­LIAS SE ADEN­TRAN

en los ca­fe­ta­les pa­ra cui­dar el grano des­de su siem­bra. Mien­tras en al­gu­nos mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les con­ti­núan apos­tán­do­le a pre­sen­ta­cio­nes que ne­ce­si­tan una do­sis de azú­car o le­che pa­ra sa­ber bien, en Co­lom­bia se man­tie­ne la tra­di­ción y el res­pe­to por la co­se­cha a mano con un sa­bor dis­tin­ti­vo de no­tas fru­ta­les o cí­tri­cas, ba­lan­cea­das y siem­pre aro­má­ti­cas. Ha­ce 14 años la co­mer­cia­li­za­ción del ca­fé co­lom­biano dio un im­por­tan­te gi­ro. Con el cam­bio de al­gu­nas po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas, bue­na par­te del grano cua­li­fi­ca­do pa­ra ex­por­ta­ción em­pe­zó a que­dar­se en el mer­ca­do lo­cal per­mi­tien­do que mi­llo­nes de co­lom­bia­nos aman­tes de la ca­feí­na dis­fru­ta­ran de la be­bi­da más ape­te­ci­da en el mun­do jun­to con el té.

A es­ta gran ola de trans­for­ma­ción se unie­ron los re­co­lec­to­res y co­mer­cia­li­za­do­res, quie­nes in­tere­sa­dos en for­ta­le­cer la cul­tu­ra ca­fe­te­ra en el país em­pe­za­ron a desa­rro­llar un ex­per­ti­se en el tra­ta­mien­to de es­te pro­duc­to. Ese es el ca­so de Amor

per­fec­to, una mar­ca que, com­pro­me­ti­da con el ca­fé lo­cal por más de dos dé­ca­das, ha perseguido el grano y la tos­tión ideal pa­ra ofre­cer la me­jor ca­li­dad a tra­vés de una ex­pe­rien­cia es­ti­mu­lan­te y esen­cial­men­te co­lom­bia­na.

Sus pro­ce­sos y em­pa­ques no­ve­do­sos —úni­cos en el mer­ca­do na­cio­nal y pro­ba­dos en Eu­ro­pa— es­tán pen­sa­dos pa­ra cui­dar me­ticu­losa­men­te las pro­pie­da­des del grano. Es­to per­mi­te ex­por­tar­lo a cual­quier par­te, con una fres­cu­ra y ca­li­dad que no se ve en los ca­fés tos­ta­dos de otras par­tes del mun­do.

Hoy, en Bo­go­tá y otras ciu­da­des del país, hay si­tios en los que se pue­de to­mar ca­fé con to­do el ar­te y la con­tun­den­cia, en­tre ellos res­tau­ran­tes que, así co­mo lo ha­cen con los som­me­liers, ya cuen­tan con sus pro­pios ba­ris­tas. Y exis­ten por lo me­nos 1.800 ca­fés en el país, de­trás de los cua­les hay dos o tres de ellos le­gi­ti­man­do una ca­de­na de va­lor cu­ya ba­se son años de en­tre­na­mien­to en cam­peo­na­tos de ca­ta­do­res de ca­fés fil­tra­dos y con­cur­sos re­la­cio­na­dos. Es­to re­fle­ja la pa­sión de un gru­po nu­me­ro­so de mu­cha­chos apos­tán­do­le a los pro­duc­tos co­lom­bia­nos y a las mar­cas del país.

Es así co­mo en las re­gio­nes na­cen otras no­tas ará­bi­gas cien por cien­to de ori­gen, lis­tas pa­ra con­quis­tar un pú­bli­co di­ver­so a tra­vés de gus­tos y aro­mas con iden­ti­dad de re­gión. Y, si bien el pro­duc­to co­lom­biano se des­ta­ca en im­por­tan­tes pla­zas co­mo Nue­va York, Ro­ma y Mi­lán, no ha­ce fal­ta ir le­jos pa­ra dar­se el lu­jo de pro­bar su me­jor ver­sión. Lo­ca­les y vi­si­tan­tes pue­den to­mar­se una ex­ce­len­te ta­za de ca­fé en Co­lom­bia. Es tal el po­ten­cial y las ga­nas de los co­lom­bia­nos de to­mar una bue­na be­bi­da, que sur­gió ha­ce po­cos me­ses una ca­de­na que ofre­ce un ca­fé fres­co y re­cién mo­li­do a pre­cios muy ase­qui­bles, per­mi­tien­do que ca­da vez más gen­te ten­ga ac­ce­so a es­ta be­lla ex­pe­rien­cia.

En Co­lom­bia no so­lo se pro­du­ce, sino que tam­bién se to­ma el me­jor ca­fé del mun­do. La in­vi­ta­ción es a co­no­cer­lo, dis­fru­tar­lo y pro­mo­ver­lo.

Es­ta in­for­ma­ción lle­ga a us­ted gra­cias a Amor Per­fec­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.