Ben­di­to ca­fé

6

Cocina (Colombia) - - MISE EN PLACE -

“Tan ne­gro co­mo el in­fierno, tan fuer­te co­mo la muer­te y tan dul­ce co­mo el amor” Pro­ver­bio tur­co

EN ETIO­PÍA, EL RI­TUAL DE TO­MAR CA­FÉ PUE­DE

du­rar has­ta tres ho­ras. Em­pie­za cuan­do las mu­je­res an­fi­trio­nas es­par­cen flo­res en la sa­la y que­man in­cien­so. Lue­go, po­nen a her­vir agua en una ca­fe­te­ra tra­di­cio­nal, he­cha en ar­ci­lla; lim­pian los gra­nos, los tues­tan y los ma­cha­can con una es­pe­cie de mor­te­ro. Los gra­nos ma­ce­ra­dos los po­nen en la ca­fe­te­ra has­ta que la be­bi­da es­tá lis­ta y la sir­ven a los in­vi­ta­dos, em­pe­zan­do siem­pre por el ma­yor.

Ha­bla­mos del mo­men­to de ‘be­ber ca­fé,’ una fra­se que se ha con­ver­ti­do en sím­bo­lo de amis­tad y hos­pi­ta­li­dad en el país en el que se dio a co­no­cer el grano, cuan­do ha­cia el si­glo IX un pas­tor lla­ma­do Kal­di se sor­pren­dió al ver a sus ca­bras más lo­cas y ac­ti­vas de lo nor­mal tras con­su­mir las se­mi­llas de unos ar­bus­tos. Es la opor­tu­ni­dad de ver­se con ami­gos y ha­blar de to­do. De ahí el ori­gen de otro re­frán etío­pe: “No de­jes que tu nom­bre sea no­ti­cia en la ho­ra del ca­fé”. Por­que sí, con la ex­cu­sa de dis­fru­tar de es­ta be­bi­da se ha­bla de es­to y de lo otro. El ca­fé en cam­bio pue­de es­tar tran­qui­lo. Siem­pre ha te­ni­do y ten­drá la me­jor repu­tación.

PA­TRI­MO­NIO DE LA HU­MA­NI­DAD

En 2015, la tra­di­ción del ca­fé en el mun­do ára­be fue ins­cri­ta en la Lis­ta Re­pre­sen­ta­ti­va del Pa­tri­mo­nio Cul­tu­ral In­ma­te­rial de la Hu­ma­ni­dad por par­te de la Unes­co. El ri­tual es si­mi­lar al etío­pe: con­si­de­ra­do un sím­bo­lo de ge­ne­ro­si­dad, se le sir­ve pri­me­ro al in­vi­ta­do más im­por­tan­te o al ma­yor y, nor­mal­men­te, se lle­na has­ta un cuar­to de la ca­pa­ci­dad del re­ci­pien­te. To­dos to­man mí­ni­mo una ta­za, má­xi­mo tres.

Dos años an­tes, la cul­tu­ra del ca­fé en Tur­quía ha­bía re­ci­bi­do el mis­mo re­co­no­ci­mien­to. Allí, el grano se tues­ta y se mue­le has­ta ob­te­ner un pol­vo fino que se po­ne en un ca­zo con agua fría y azú­car; la mez­cla se hier­ve a fue­go len­to has­ta que es­pu­me.

“Be­ber una ta­za de ca­fé ga­ran­ti­za 40 años de amis­tad” o “tan ne­gro co­mo el in­fierno, tan fuer­te co­mo la muer­te y tan dul­ce co­mo el amor” son un par de pro­ver­bios tur­cos que re­fle­jan el va­lor de la be­bi­da. Tam­bién hay una piz­ca de mís­ti­ca; tras ter­mi­nar su ta­za, al­gu­nas per­so­nas ob­ser­van el po­so que que­da en las ta­zas va­cías, pues se cree que allí es po­si­ble pre­de­cir la suer­te.

EL ‘DES­CU­BRI­MIEN­TO’

El ca­fé, sin em­bar­go, era con­si­de­ra­do co­mo una be­bi­da dia­bó­li­ca en Eu­ro­pa has­ta que Cle­men­te VIII (pa­pa en­tre 1592 y 1605) pon­ti­fi­có so­bre el te­ma. Lo pro­bó y le pa­re­ció tan bueno que lo san­ti­fi­có pa­ra en­ga­ñar a Sa­ta­nás y no dar­les ese gus­to úni­ca­men­te a los he­re­jes. Des­de en­ton­ces, los eu­ro­peos no han po­di­do te­ner una me­jor re­la­ción con el grano, aho­ra ben­di­to.

Por ejem­plo, ha­cia el si­glo XVII, en Ná­po­les, Ita­lia, (país en el que lue­go se in­ven­ta­ría el es­pres­so, que se ca­rac­te­ri­za por su rá­pi­da pre­pa­ra­ción) se po­pu­la­ri­zó la tra­di­ción del ‘Caf­fè Sos­pe­so’: la idea es que al­guien se to­me un ca­fé pe­ro lue­go pa­gue uno u otros más co­mo un re­ga­lo pa­ra el si­guien­te clien­te o pa­ra al­gu­na per­so­na ne­ce­si­ta­da.

Se cuen­ta que en Austria, don­de se ‘des­cu­brió’ el ca­fé en 1683 —des­de en­ton­ces se han in­ven­ta­do has­ta 50 re­ce­tas—, el ejér­ci­to tur­co de­jó unos sa­cos, tras la ba­ta­lla de Kah­len­berg. Pron­to se po­pu­la­ri­za­ron los Kaf­feehäu­ser, que se con­vir­tie­ran prác­ti­ca­men­te en el se­gun­do ho­gar de sus clien­tes, en­tre ellos políticos, mi­li­ta­res, ar­tis­tas y fi­ló­so­fos, quie­nes se ci­ta­ban allí con el fin de leer pe­rió­di­cos, ju­gar ajedrez o ha­blar to­da la tar­de. Al­go si­mi­lar su­ce­día en los fa­mo­sos ca­fés pa­ri­si­nos, fre­cuen­ta­dos por re­co­no­ci­dos in­te­lec­tua­les co­mo Vol­tai­re, Rous­seau, Di­de­rot o Bal­zac.

Y aun­que pa­rez­ca ex­tra­ño, nin­guno de los an­te­rio­res es el país que más con­su­me es­ta be­bi­da en

6

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.