Una be­bi­da car­ga­da de his­to­ria

ARDUOTRABAJO, SA­CRI­FI­CIO, CO­NE­XIÓN CON LOS ABUE­LOS, IN­NO­VA­CIÓN Y CUI­DA­DO DEL ME­DIOAM­BIEN­TE. DE­TRÁS DE UNATAZA DE CA­FÉ HAY MU­CHAS HIS­TO­RIAS POR CON­TAR, CO­MO ES EL CA­SO EN DIS­TIN­TAS RE­GIO­NES DE NUES­TRO PAÍS.

Cocina (Colombia) - - MISE EN PLACE -

MEN­SA­JE POR EL ME­DIOAM­BIEN­TE

Sie­rra Ne­va­da de San­ta

Mar­ta, Mag­da­le­na

“El ca­fé vino des­de afue­ra, es de us­te­des. Lue­go, subió a la Sie­rra y allí en­con­tró un men­sa­je que que­re­mos di­fun­dir: es­ta­mos aca­ban­do la tie­rra con tan­tas per­fo­ra­cio­nes y mi­ne­ría”, co­men­ta Arre­go­cés Co­ro­na­do, uno de los lí­de­res de Ca­fé Ko­gi, ini­cia­ti­va con la cual se da a co­no­cer y se le da va­lor a las 300 to­ne­la­das pro­du­ci­das anual­men­te en­tre 700 y 1.700 me­tros de al­tu­ra en un san­tua­rio de ri­que­za na­tu­ral y es­pi­ri­tual. “Con can­tos y ce­re­mo­nias agra­de­ce­mos a la ma­dre que nos da el pro­duc­to”, di­ce, re­fi­rién­do­se a un tra­ba­jo en el que se han con­ser­va­do va­lio­sas se­mi­llas por seis dé­ca­das. Es­ta he­ren­cia cul­tu­ral va de la mano con la op­ti­mi­za­ción de los pro­ce­di­mien­tos téc­ni­cos gra­cias a la ca­pa­ci­ta­ción y al tra­ba­jo de los mis­mos pro­mo­to­res in­dí­ge­nas.

CUI­DAN­DO A LOS JA­GUA­RES

San­ta Ro­sa del Sur, Bo­lí­var

Ós­car Pa­bón y sus cua­tro her­ma­nos, además de 200 fa­mi­lias, son cons­cien­tes de que, me­dian­te la cul­tu­ra ca­fe­te­ra, es po­si­ble pro­mo­ver la con­ser­va­ción am­bien­tal en la Se­rra­nía de San Lu­cas, te­rri­to­rio his­tó­ri­ca­men­te afectado por la de­fo­res­ta­ción, en­tre otras co­sas, por los cul­ti­vos de co­ca, y en el que ha­bi­tan es­pe­cies co­mo el ja­guar, un sím­bo­lo de la sa­lud y la es­ta­bi­li­dad de un eco­sis­te­ma. “Una vez, mi her­mano se en­con­tró con un ja­guar: nun­ca se su­po cuál de los dos co­rrió más del sus­to”, re­cuer­da Ós­car en­tre ri­sas. Lue­go, tras un jui­cio­so tra­ba­jo que con­sis­te en des­yer­bar, con­tro­lar las pla­gas, re­co­ger, la­var y se­car los gra­nos, se dan los re­sul­ta­dos: las 500 to­ne­la­das de una co­se­cha lle­gan a los em­pa­ques de Ca­fé La Se­rra­nía Es­pe­cial, ini­cia­ti­va de Pant­he­ra, Web­con­ser­va y los ca­fi­cul­to­res.

EL GRANO DE LA PAZ

San Ca­lix­to, Nor­te de San­tan­der

Si­món Ba­yo­na sien­te mu­cho or­gu­llo cuan­do lo pre­sen­tan co­mo ca­fe­te­ro. Con emo­ción, cuen­ta que se tra­ta de un grano sa­gra­do, el pan de ca­da día, de un ofi­cio que lle­va en la san­gre, pues lo he­re­dó de sus abue­los. Es cons­cien­te eso sí de que hay as­pec­tos por me­jo­rar: es­ta­bi­li­zar los pre­cios, otor­gar sub­si­dios y op­ti­mi­zar el apo­yo téc­ni­co. Si­món es uno de los ca­fi­cul­to­res que apo­ya la ini­cia­ti­va Ca­fé Grano Do­ra­do, im­pul­sa­da en sep­tiem­bre de 2016 y que agru­pa a víc­ti­mas del con­flic­to ar­ma­do. “Del Ca­ta­tum­bo siem­pre se han mos­tra­do ac­tos de vio­len­cia y no­so­tros que­re­mos vi­si­bi­li­zar la otra ca­ra: la gen­te tra­ba­ja­do­ra, hu­mil­de y ca­paz de for­mar em­pre­sa”, afir­ma Mai­ron Pérez, re­pre­sen­tan­te le­gal de la mar­ca.

CUM­PLIR SUE­ÑOS

Cai­ce­do, An­tio­quia

“Mu­chas co­sas le pa­san a uno con el ca­fé”.

Con es­ta fra­se, Ru­bén Darío Gó­mez con­clu­ye una con­ver­sa­ción en la que re­pa­sa su his­to­ria: co­men­zó sien­do re­co­lec­tor, en una épo­ca en la cual las con­di­cio­nes la­bo­ra­les eran pé­si­mas. Fue aho­rran­do po­co a po­co has­ta que se com­pró su pro­pia tie­rra, don­de hoy cul­ti­va un ca­fé que se pue­de en­con­trar en la tien­da Per­ga­mino, en Me­de­llín, o en­toby’s Es­ta­te Cof­fee, en Brooklyn, Nue­vayork. Gra­cias al grano, ha me­jo­ra­do la ca­li­dad de vi­da de su fa­mi­lia y ha cum­pli­do sue­ños co­mo mon­tar en avión. “Fui­mos a vi­si­tar a una ami­ga en Bo­go­tá, a pa­sar un di­ciem­bre allí. Mi es­po­sa me co­dea­ba por­que es­ta­ba ha­cien­do el oso, es­ta­ba lo­ca­men­te enamo­ra­do to­man­do fo­tos y cuan­do eso se ele­vó al cie­lo fue la ex­pe­rien­cia más her­mo­sa de mi vi­da”, re­cuer­da emo­cio­na­do.

VI­VIR LA TRA­DI­CIÓN

Pe­rei­ra, Ri­sa­ral­da

A cau­sa del con­flic­to en­tre li­be­ra­les y con­ser­va­do­res,tu­lio y María aban­do­na­ron Vi­llaher­mo­sa,to­li­ma, y se fue­ron a la ca­pi­tal. Allí,tu­lio se de­di­có al co­mer­cio de pes­ca­do con Puer­to Iní­ri­da, has­ta que, por las vuel­tas que da la vi­da, re­gre­sa­ron al Eje Ca­fe­te­ro. Años des­pués, la tía Ofelia re­to­mó los cul­ti­vos de ca­fé en la fin­ca fa­mi­liar en el sec­tor de La Sel­va. “Mi pa­pá Germán siem­pre qui­so ha­cer­le un ho­me­na­je a los abue­los, quie­nes en me­dio de tan­ta ne­ce­si­dad, con mu­cha ve­rra­que­ra, sa­ca­ron ade­lan­te a nue­ve hi­jos”, afir­ma con or­gu­llo Iván­ye­pes, el nie­to, y re­cuer­da mo­ti­va­do el na­ci­mien­to de la mar­ca­tu­lio y María ha­ce cin­co años. A es­ta se le ha ido su­man­do el apo­yo de di­fe­ren­tes alia­dos en la re­gión y si­gue cre­cien­do con fuer­za.

CON­TRO­LAR EL MÁS MÍ­NI­MO DE­TA­LLE

Ti­ma­ná, Hui­la

Ra­fael Aya con­tes­ta el te­lé­fono y cuan­do le pre­gun­tan qué es­tá ha­cien­do, res­pon­de, de muy buen hu­mor: “Aquí tra­ba­jan­do co­mo una mu­la… Una mu­la echa­da”. Des­pués de las ri­sas, re­ve­la uno de los se­cre­tos del éxi­to de su grano, que se en­cuen­tra en la lis­ta de ca­fés de ori­gen de Azahar Ca­fé (Bo­go­tá): ase­gu­rar­se de que ha­ya una bue­na dis­tan­cia en­tre los ar­bus­tos, ma­yor a lo con­ven­cio­nal, una es­tra­te­gia he­re­da­da de sus abue­los. “Con más es­pa­cio, los ár­bo­les van a pro­du­cir más ener­gía y van a cap­tar más luz, el uso de in­su­mos se re­du­ce en un 40 por cien­to y prác­ti­ca­men­te se man­tie­ne la mis­ma pro­duc­ción”, ex­pli­ca an­tes de con­ti­nuar con una la­bor en la que sa­be en to­do ca­so que siem­pre ha­brá al­go por ha­cer y al­go por me­jo­rar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.