Tan cla­ro co­mo el agua Recetas

ES CO­MÚN PEN­SAR QUE HIDRATARSE CON­SIS­TE EN “TO­MAR EN­TRE OCHO Y DIEZ VA­SOS DE AGUA AL DÍA”. PE­RO HAY OTRAS FOR­MAS DE GA­RAN­TI­ZAR UNA IN­GES­TA SU­FI­CIEN­TE DE LÍ­QUI­DOS.

Cocina (Colombia) - - MISE EN PLACE - Por Ca­ta­li­na Sán­chez Mon­to­ya, pe­rio­dis­ta es­pe­cia­lis­ta en Nu­tri­ción de la Universidad de Bar­ce­lo­na / Instagram @La­cu­cha­ra­de­ca­ta

EN­TRE EL 60 Y EL 70 POR CIEN­TO DE NUES­TRO

cuer­po es­tá com­pues­to por agua, así que es ape­nas ló­gi­co que man­te­ner­se hi­dra­ta­do sea fun­da­men­tal para ga­ran­ti­zar que to­das las fun­cio­nes vi­ta­les del or­ga­nis­mo se cum­plan bien.

To­mar agua ace­le­ra el me­ta­bo­lis­mo, man­tie­ne los ni­ve­les de ener­gía arri­ba, lu­bri­ca las ar­ti­cu­la­cio­nes y los múscu­los, nu­tre la piel, ayu­da a la di­ges­tión, re­du­ce la apa­ri­ción de cálcu­los re­na­les, re­gu­la la tem­pe­ra­tu­ra cor­po­ral y con­tri­bu­ye a la eli­mi­na­ción de to­xi­nas. No obs­tan­te, ‘man­te­ner­se hi­dra­ta­do’ no so­lo se lo­gra a tra­vés de es­te mi­ne­ral. So­pas, ca­fé, in­fu­sio­nes, fru­tas, ver­du­ras… Hay mu­chos ali­men­tos que tam­bién po­de­mos usar para qui­tar la sed.

CIN­CO ALI­MEN­TOS RE­PLE­TOS DE AGUA Pe­pino cohom­bro:

se­gún el de­par­ta­men­to de agri­cul­tu­ra de Es­ta­dos Uni­dos (Usda, por sus si­glas en in­glés), es­te es el ali­men­to só­li­do con ma­yor can­ti­dad de agua de to­dos (ca­si el 97 por cien­to de su com­po­si­ción). Tam­bién tie­ne un buen por­cen­ta­je de vi­ta­mi­nas K y C, y de fi­bra.

San­día: fres­ca y dul­ce, es­ta fru­ta se vuel­ve, li­te­ral­men­te, agua en la bo­ca. Ade­más de te­ner un 92 por cien­to del lí­qui­do, es al­ta en li­co­peno, sus­tan­cia que ayu­da a pre­ve­nir en­fer­me­da­des car­día­cas y del co­lon.

To­ma­te: ade­más de ser fun­da­men­tal en la co­ci­na co­lom­bia­na, es­tá en un 94 por cien­to com­pues­to de agua. Com­bi­nán­do­lo con pe­pino, lechuga y apio, el re­sul­ta­do es una en­sa­la­da su­per­hi­dra­tan­te.

Lechuga ro­ma­na: cro­can­te pe­ro li­ge­ra, se usa co­mo ba­se de en­sa­la­das. Otra bom­ba de agua ba­jí­si­ma en ca­lo­rías y muy re­fres­can­te.

Apio: es es­pe­cial­men­te al­to en fi­bra y en agua (con un ni­vel su­pe­rior al 96 por cien­to). Ade­más, se recomienda co­mo re­me­dio na­tu­ral para la gas­tri­tis y el re­flu­jo.

Fre­sas: de to­dos los fru­tos ro­jos, las fre­sas son las que más agua tie­nen. Tam­bién son al­tí­si­mas en nu­trien­tes co­mo áci­do fó­li­co, po­ta­sio y vi­ta­mi­na C idea­les para el for­ta­le­ci­mien­to del sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co.

ABA­JO LOS MI­TOS

Co­mo ca­si to­dos los te­mas re­la­cio­na­dos con la sa­lud y la nu­tri­ción, hay un mon­tón de rui­do que ter­mi­na con­fun­dien­do más que in­for­man­do. Es­tos son cin­co de los mi­tos más co­mu­nes que pu­lu­lan so­bre el te­ma del agua. Hay que to­mar, mí­ni­mo, dos li­tros dia­rios de agua: no ne­ce­sa­ria­men­te. El re­que­ri­mien­to de agua es dis­tin­to para ca­da per­so­na y de­pen­de de la edad, el ni­vel de ac­ti­vi­dad f ísi­ca y el es­ta­do de sa­lud en ge­ne­ral. Un buen in­di­ca­dor para sa­ber si una per­so­na es­tá hi­dra­ta­da o no es el co­lor de su ori­na: ni muy os­cu­ra ni trans­pa­ren­te; ama­ri­llo cla­ro es lo ideal.

So­lo se lo­gra es­tar hi­dra­ta­do to­man­do agua: más o me­nos. Si bien es im­por­tan­tí­si­mo to­mar agua na­tu­ral, tam­bién hay que te­ner en cuen­ta que hay ali­men­tos que la con­tie­nen: fru­tas, ver­du­ras e in­clu­si­ve, al­gu­nas pro­teí­nas. Tam­bién la ob­te­ne­mos al in­ge­rir in­fu­sio­nes aro­má­ti­cas, ca­fé y so­pas. Eso sí, no se tra­ta de usar be­bi­das azu­ca­ra­das para tra­tar de man­te­ner­se hi­dra­ta­do. Ne­ce­si­ta­mos be­bi­das iso­tó­ni­cas para hi­dra­tar­nos: no ne­ce­sa­ria­men­te. En el ca­so de los de­por­tis­tas de al­to ren­di­mien­to, de cier­tas en­fer­me­da­des y/o de al­gu­nas con­di­cio­nes del cli­ma, sí. De lo con­tra­rio es me­jor no to­mar­las.

De­be­mos be­ber agua so­lo cuan­do te­ne­mos sed: ¡No! De he­cho, sen­tir el de­seo de to­mar al­gún lí­qui­do ya in­di­ca que la per­so­na pre­sen­ta un gra­do le­ve de des­hi­dra­ta­ción y hay que evi­tar co­mo sea esa sen­sa­ción.

So­lo cuan­do su­da­mos, es­ta­mos per­dien­do agua: fal­so. Ade­más del su­dor y de la ori­na, per­de­mos agua cuan­do me­ta­bo­li­za­mos y di­ge­ri­mos los ali­men­tos. In­clu­so, per­de­mos has­ta el 20 por cien­to del agua del cuer­po res­pi­ran­do.

La ma­yo­ría de las ve­ces la sen­sa­ción de ham­bre apa­re­ce por­que es­ta­mos des­hi­dra­ta­dos. Prue­be to­man­do un po­co de lí­qui­do cuan­do sien­ta ham­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.