ES­CUE­LA CU­LI­NA­RIA

Cocina (Colombia) - - MISE EN PLACE -

Sim­ple fe­li­ci­dad Re­ce­tas

LA CO­MI­DA ES SI­NÓ­NI­MO DE AMOR Y BIE­NES­TAR. ELE­VA LOS SEN­TI­DOS, ES­TI­MU­LA LAS HOR­MO­NAS DEL PLA­CER Y EL BUEN HU­MOR,Y ES LA ME­JOR EX­CU­SA PA­RA RE­UNIR­SE CON OTROS. ASÍ LO DE­MUES­TRA, MÁS ALLÁ DE LOS ES­TU­DIOS, LA EX­PE­RIEN­CIA.

CO­MER ES DE­LI­CIO­SO. SIEM­PRE LO SE­RÁ. MÁS

allá del pla­to en sí que, al fin y al ca­bo, se aca­ba­rá en mi­nu­tos o del mo­men­to que tal vez se ex­tien­da, pe­ro no mu­cho más, es el re­cuer­do lo que per­du­ra. Mu­chos son sa­bo­res eter­nos.

Por­que en la co­ci­na to­do tie­ne un sen­ti­do. Cuan­do se cal­cu­la la can­ti­dad de ve­ge­ta­les pa­ra una en­sa­la­da, se ob­ser­van y se hue­len las fre­sas, los du­raz­nos, la pi­ña, el ma­ra­cu­yá o cual­quier fru­ta pa­ra co­mér­se­la tan fres­ca co­mo es o usar­la en un pos­tre su­cu­len­to; cuan­do la voz de la ex­pe­rien­cia es­co­ge el me­jor cor­te de car­ne pa­ra un asado ame­ni­za­do con que­sos y vino; cuan­do se pre­pa­ra un arroz o una pasta con igual cien­cia que ca­ri­ño, o se pla­nea un me­nú pa­ra agra­de­cer, enamo­rar, ce­le­brar y con­ti­nuar.

El es­pa­cio se ha­ce cá­li­do con el ca­lor de los fo­go­nes y el jue­go de re­sol­ver có­mo in­gre­dien­tes tan di­sí­mi­les en for­ma, tex­tu­ra, co­lor y ori­gen se ar­mo­ni­zan en una ló­gi­ca que hue­le y, an­te to­do, sa­be bien. Una ló­gi­ca mo­ti­va­da por el ca­ri­ño en sus múl­ti­ples for­mas, desa­rro­lla­da por la crea­ti­vi­dad y la ha­bi­li­dad, y sen­ci­lla­men­te po­si­ble gra­cias a nues­tra sen­si­bi­li­dad.

Los sen­ti­dos son cru­cia­les. El aro­ma, el sa­bor, el tac­to, la vis­ta, ac­ti­va­dos por un ali­men­to, des­pier­tan la amíg­da­la ce­re­bral, el ho­gar de los re­cuer­dos. Así, co­mo el olor a lá­pi­ces y bo­rra­do­res se­gu­ra­men­te ha­ce re­cor­dar la épo­ca del co­le­gio, el de la gua­ya­ba pue­de evo­car la in­fan­cia si en la ca­sa era una fiel tra­di­ción ha­cer ja­lea o con­fi­tu­ras. O cual­quier otra re­ce­ta in­de­le­ble.

Es­ta ac­ti­vi­dad de los sen­ti­dos se po­ten­cia con la com­pa­ñía. Un es­tu­dio lle­va­do a ca­bo por la fir­ma Lights­peed GMI, re­fe­ren­cia­do por la re­vis­ta Bri­des, en­con­tró que 87 por cien­to de 1.000 per­so­nas en­cues­ta­das en Es­ta­dos Uni­dos (ma­yo­res de 18 años) cree que co­ci­nar es una de las ac­ti­vi­da­des más im­por­tan­tes y prio­ri­ta­rias pa­ra for­ta­le­cer la re­la­ción de una pa­re­ja, por ser un es­pa­cio que pro­mue­ve y es­ti­mu­la tan­to la co­mu­ni­ca­ción co­mo el en­ten­di­mien­to.

El as­pec­to fa­mi­liar no se que­da atrás. Un es­tu­dio rea­li­za­do por la Uni­ver­si­dad de Co­lum­bia, ci­ta­do por el dia­rio La Van­guar­dia de Es­pa­ña, de­ter­mi­nó que los ado­les­cen­tes que no ce­nan con fre­cuen­cia jun­to a sus pa­dres son más pro­pen­sos a con­su­mir ta­ba­co, al­cohol y dro­gas. Jo­seph Ca­li­fano, di­rec­tor de la agen­cia uni­ver­si­ta­ria que li­de­ró la in­ves­ti­ga­ción, afir­ma que “si pu­die­ra agi­tar una va­ri­ta má­gi­ca pa­ra con­ven­cer a la gen­te so­bre los pro­ble­mas de adic­ción, me ase­gu­ra­ría que ca­da ni­ño tu­vie­ra una cena en fa­mi­lia al me­nos cin­co ve­ces por se­ma­na”.

No en vano, la pa­la­bra ‘com­pa­ñe­ro’ se de­ri­va del la­tín ‘cum­pa­nis‘. ‘Cum’ sig­ni­fi­ca ‘con’ y ‘pa­nis’ ‘pan,’ lo que pue­de in­ter­pre­tar­se co­mo “aquel con el que com­par­to o co­mo el mis­mo pan”.

La ba­se de to­do es­to es la quí­mi­ca de los in­gre­dien­tes. En nu­me­ro­sas oca­sio­nes son sus pro­pios com­po­nen­tes los que in­du­cen la fe­li­ci­dad, o bien, un me­jor es­ta­do de áni­mo. Es el ca­so del trip­tó­fano, un ami­noá­ci­do que no es pro­du­ci­do na­tu­ral­men­te por el or­ga­nis­mo. Es ne­ce­sa­rio con­su­mir­lo pa­ra que pue­da po­ten­ciar y es­ti­mu­lar la ac­ti­vi­dad de la se­ro­to­ni­na y las en­dor­fi­nas, las hor­mo­nas que me­jo­ran el hu­mor.

Y no son po­cos los ali­men­tos que apor­tan trip­tó­fano: la car­ne y los hue­vos, la le­va­du­ra de cer­ve­za, ver­du­ras co­mo las ha­bi­chue­las, las ar­ve­jas o el bró­co­li, o fru­tas co­mo la na­ran­ja, la man­da­ri­na y el li­món. Tam­bién el ma­ní. Es bueno sa­ber que di­cho ami­noá­ci­do se asi­mi­la me­jor con el com­ple­men­to de los car­bohi­dra­tos: pa­pas, arroz, pan...

El chocolate, re­cu­rren­te­men­te aso­cia­do con el amor, me­re­ce un ca­pí­tu­lo es­pe­cial. En­tre otras pro­pie­da­des, los an­ti­oxi­dan­tes del chocolate os­cu­ro re­du­cen la pre­sión san­guí­nea y op­ti­mi­zan la cir­cu­la­ción. Una in­ves­ti­ga­ción

li­de­ra­da por la Ame­ri­can Che­mi­cal So­ciety, men­cio­na­da en la re­vis­ta Health, en­con­tró que el con­su­mo de 42,5243 gra­mos de chocolate os­cu­ro, a dia­rio por dos se­ma­nas, fue ca­paz de re­du­cir la ac­ti­vi­dad de hor­mo­nas del es­trés en per­so­nas que su­fren es­te pro­ble­ma.

Ni ha­blar del ca­fé. Un es­tu­dio de JAMA In­ter­nal Me­di­ci­ne con­clu­yó que las mu­je­res que to­man dos o tres ta­zas de ca­fé al día lo­gran re­du­cir, en un 15 por cien­to, la pro­ba­bi­li­dad de su­frir de­pre­sión en un pla­zo de 10 años.

El pes­ca­do no se que­da atrás. En un ar­tícu­lo pu­bli­ca­do por la re­vis­ta Es­qui­re, el chef Jo­zef Yous­sef, edi­tor aso­cia­do de la Re­vis­ta In­ter­na­cio­nal de Gas­tro­no­mía y Cien­cia de Ali­men­tos jun­to a Uber Eats, ase­gu­ra que el Ome­ga 3 pre­sen­te en el sal­món o la ca­ba­lla be­ne­fi­cia la ac­ti­vi­dad ce­re­bral y se pue­de re­la­cio­nar con la re­duc­ción de la de­pre­sión. Es­to tam­bién apli­ca pa­ra el ca­so de las nue­ces y el to­fu.

Otro buen ejem­plo es la fre­sa. Es ri­ca fuen­te de vi­ta­mi­na C, con fun­cio­nes an­ti­oxi­dan­tes —que ayu­dan a pre­ve­nir el en­ve­je­ci­mien­to—. Tam­bién se ‘jac­ta’ de su áci­do fó­li­co, el cual equi­li­bra la quí­mi­ca del ce­re­bro, pro­du­cien­do pla­cer y bie­nes­tar.

En su­ma, “en el sen­ti­do sim­bó­li­co y me­ta­fó­ri­co de la pa­la­bra, la co­mi­da es un re­ga­lo del cie­lo. Es de­li­cio­sa. Es pla­cen­te­ra. Nos ha­ce sen­tir bien. Co­mer al­go nu­tri­ti­vo, pre­pa­rar al­go sa­lu­da­ble, ali­men­tar a otros, ce­le­brar con otros. Si eso no es amor, en­ton­ces ¿qué es?”, es­cri­bió al­gu­na vez Marc David, fun­da­dor del Ins­ti­tu­te for the Psy­cho­logy of Ea­ting.

Por­que to­dos los pro­ce­sos de la co­ci­na —la elec­ción de los in­gre­dien­tes, la pre­pa­ra­ción, el ser­vir, el buen co­mer— se con­vier­ten, al fi­nal, en una opor­tu­ni­dad pa­ra ser fe­li­ces. Y ese tren no se pue­de de­jar pa­sar. En me­dio de es­tos ires y ve­ni­res ca­da se­gun­do en el mun­do al­guien trae en­tre ma­nos un nue­vo pla­to, una nue­va com­pli­ci­dad cu­li­na­ria y una ex­pe­rien­cia que, en mu­chos ca­sos, nun­ca di­ce ‘adiós.’

La pa­la­bra ‘com­pa­ñe­ro’ se de­ri­va del la­tín ‘cum­pa­nis‘. ‘Cum’ sig­ni­fi­ca ‘con’ y ‘pa­nis’ ‘pan’, lo que pue­de in­ter­pre­tar­se co­mo “aquel con el que com­par­to o co­mo el mis­mo pan”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.