PER­SO­NA­JES

LA ALE­MA­NA KA­RIN PFEIFF BOSCHEK, AR­TIS­TA, CO­CI­NE­RA Y FO­TÓ­GRA­FA, HA LLE­VA­DO A LO AR­TÍS­TI­CO LA DE­CO­RA­CIÓN DE PIES. HOY TIE­NE MÁS DE 75 MIL SE­GUI­DO­RES EN INSTAGRAMY UN SIN­NÚ­ME­RO DE IDEAS PA­RA CREAR.

Cocina (Colombia) - - MISE EN PLACE - Por Ju­lia­na Du­que Mahe­cha Editora re­vis­ta Co­ci­na Se­ma­na y au­to­ra del li­bro Sa­bor de ca­sa: 12 ma­ne­ras de ha­cer co­ci­na co­lom­bia­na y la his­to­ria de sus pro­ta­go­nis­tas.

‘Pie art’: pa­ra ver y co­mer

¿Có­mo em­pe­zó a de­co­rar pies?

Tra­ba­jé un cuar­to de si­glo en el di­se­ño de tex­ti­les y ha­cien­do edre­do­nes. A lo lar­go de esos años apren­dí a to­mar fo­to­graf ías y em­pe­cé a re­tra­tar la co­mi­da que pre­pa­ra­ba con mi es­po­so, un es­ta­dou­ni­den­se cu­ya ma­dre fue pre­mia­da por los ex­qui­si­tos pies que hor­nea­ba. Bru­ce y yo so­mos co­ci­ne­ros ávidos y cree­mos que pri­me­ro se co­me vi­sual­men­te; por eso, la pre­sen­ta­ción es de­ter­mi­nan­te. Un día, mien­tras él pre­pa­ra­ba un pie, apos­té men­tal­men­te a que se po­día de­co­rar y el re­sul­ta­do, aun­que no muy bo­ni­to, me dio pa­ra pen­sar que lo­gra­ría do­mi­nar el ar­te de de­co­rar la ma­sa que­bra­da. El pri­me­ro que subí a Ins­ta­gram, el 16 de sep­tiem­bre de 2015, fue uno de pe­ras con una cu­bier­ta de en­re­ja­do y bor­des de flo­res de ma­sa. Des­de en­ton­ces van cer­ca de 140 fo­to­graf ías y 75 mil se­gui­do­res.

¿Es­co­ge el si­guien­te di­se­ño?

Di­bu­jo las ideas y me ins­pi­ro en las flo­res o en los ár­bo­les y has­ta en ob­je­tos co­mo una al­can­ta­ri­lla, cu­yo di­se­ño uti­li­cé de fon­do en al­gu­na de­co­ra­ción. Pe­ro el re­sul­ta­do, en reali­dad, re­fle­ja va­ga­men­te el plan ori­gi­nal y ter­mi­na sien­do un di­se­ño que cons­tru­yo a me­di­da que tra­ba­jo.

¿Trabaja con su es­po­so en es­ta pro­duc­ción?

Sí. Él pro­ce­sa la ma­yo­ría de la in­for­ma­ción en el compu­tador, co­ci­na ca­si to­dos los pla­tos que

ha­ce­mos y a ve­ces pre­pa­ra la ma­sa de los pies. Bru­ce es un cien­tí­fi­co ya re­ti­ra­do y desa­rro­lló la re­ce­ta que uso pa­ra la ma­sa que­bra­da, adap­tan­do la fór­mu­la que he­re­dó de su ma­dre. Yo ha­go y de­co­ro los pies y to­mo las fo­to­graf ías.

Re­tra­ta la ma­sa an­tes y des­pués de co­cer­la…

An­tes del horno, pa­ra mu­chos, los pies re­sul­tan muy atrac­ti­vos: el con­tras­te es más cla­ro; los bor­des, más de­fi­ni­dos y las su­per­fi­cies, más pla­nas y sua­ves. Pe­ro un pie es un lo­gro so­lo cuan­do sa­le del horno: na­die se sen­ta­ría fe­liz a la me­sa si le pon­go en fren­te una ma­sa cru­da, así luz­ca muy bo­ni­ta.

¿Los in­gre­dien­tes afec­tan el tra­ba­jo de de­co­ra­ción?

Ca­si no ex­pe­ri­men­to con in­gre­dien­tes: he apren­di­do cuá­les fun­cio­nan me­jor. A ve­ces uso un co­lo­ran­te na­tu­ral co­mo pol­vo con­ge­la­do de arán­da­nos secos y sé que las ha­ri­nas li­bres de glu­ten y las in­te­gra­les no son apro­pia­das pa­ra di­se­ños con mu­chos de­ta­lles. Y cla­ro, nin­gún pie se­rá un éxi­to si no es de­li­cio­so; por eso, la ma­sa de­be ser li­ge­ra, que­bra­di­za y sa­bro­sa (uso man­te­qui­lla pu­ra, le da el me­jor sa­bor). La re­ce­ta de es­ta ma­sa la en­cuen­tran en nues­tro blog.

¿Qué he­rra­mien­tas de tra­ba­jo son esen­cia­les?

Pre­pa­ra­mos la ma­sa usan­do un pro­ce­sa­dor Braun, con la ven­ta­ja de que el re­sul­ta­do se pue­de re­pli­car, pe­ro se pue­de ha­cer a mano con un cor­ta­dor de ma­sa, dos cu­chi­llos o in­clu­so un te­ne­dor. Un buen re­fri­ge­ra­dor es bá­si­co por­que la ma­sa de­be en­friar­se en dis­tin­tas eta­pas y el ca­lor es enemi­go de es­tas ma­sas an­tes del horno, en par­ti­cu­lar por­que pue­de to­mar has­ta seis ho­ras ha­cer un di­se­ño com­ple­jo.

Tam­bién uso un ro­di­llo ci­lín­dri­co de ma­de­ra de Ha­ya, es­pá­tu­las de me­tal y de plás­ti­co pa­ra pas­te­le­ría, al­re­de­dor de 200 cor­ta­do­res de ga­lle­tas y pies, bro­chas pas­te­le­ras, cu­chi­llos de dis­tin­tos ti­pos y bis­tu­rís qui­rúr­gi­cos. Otros ob­je­tos me sir­ven pa­ra hen­di­du­ras y cor­tes so­bre la ma­sa.

¿Qué res­pues­ta ha te­ni­do?

En 2017, Martha Ste­wart es­cri­bió: “@ka­rinp­feiff­bos­chek ha con­ver­ti­do la de­co­ra­ción de cu­bier­tas de pie en una for­ma de ar­te”. Es­ta ci­ta se trans­for­mó en un ar­tícu­lo pu­bli­ca­do en el LA Ti­mes y, re­cien­te­men­te, el Was­hing­ton Post ela­bo­ró un re­por­ta­je ex­ten­so acer­ca de mi tra­ba­jo, así co­mo han apa­re­ci­do re­se­ñas en va­rios pe­rió­di­cos tan­to es­ta­dou­ni­den­ses co­mo ca­na­dien­ses.

¿En sus crea­cio­nes par­ti­ci­pan co­le­gas ar­tis­tas, fo­tó­gra­fos o co­ci­ne­ros?

Vi­vir en Ale­ma­nia, un país sin ‘cul­tu­ra de pies,’ me man­tie­ne más bien ais­la­da de otros pas­te­le­ros de­di­ca­dos a te­mas si­mi­la­res y, real­men­te, no ha­blo de es­to sino con mi es­po­so. Dis­fru­to mu­cho, eso sí, in­ter­cam­biar ideas con la su­per ta­len­to­sa ar­tis­ta ca­na­dien­se y co­ci­ne­ra de pies Jes­si­ca Leigh Clark-bo­jin (@the­pieous). Y es una gran sa­tis­fac­ción re­ci­bir tan­tos comentarios en Ins­ta­gram.

¿Có­mo de­ci­de a quién re­ga­lar los pies? Se los pue­de lle­var el que es­té cer­ca. Mu­chos los re­ga­lo en el tra­ba­jo (soy se­cre­ta­ria del di­rec­tor del de­par­ta­men­to de ve­te­ri­na­ria de una uni­ver­si­dad ale­ma­na) y los es­tu­dian­tes los re­ci­ben agra­de­ci­dos, con o sin he­la­do. Tam­bién dono mu­chos a las fe­rias lo­ca­les.

“La ma­sa de­be ser li­ge­ra, que­bra­di­za y sa­bro­sa (uso man­te­qui­lla pu­ra, le da el me­jor sa­bor)”, Ka­rin Pfeiff Boschek.

Blog: www.our­de­li­cious­food.com, Ins­ta­gram: @ka­rinp­feiff­bos­chek

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.